Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar

Blog Con Aval Sí

Autor: ConAvalSí

Página 1
encuesta de satisfacción clientes

La satisfacción del cliente es un indicador fundamental para cualquier negocio. Saber en qué medida tus productos o servicios han cumplido las expectativas de los consumidores, te permitirá diseñar estrategias más eficaces para ser más competitivo. Las encuestas de satisfacción del cliente son una herramienta para determinar si vas por el buen camino o necesitas aplicar cambios.

Los beneficios de una encuesta de satisfacción del cliente

-        Enriquece la experiencia del cliente. Realizar encuestas de satisfacción al cliente demuestra el compromiso de la marca con los consumidores. Estos se sentirán más valorados al saber que la empresa escucha y valora sus opiniones.

-        Favorece la fidelización. Las encuestas brindan información importante sobre las expectativas, necesidades y preferencias de los clientes, de manera que podrás conocerlos mejor y mejorar su experiencia con la marca para que se conviertan en clientes fieles.

-        Revela áreas de oportunidad. Los resultados de las encuestas de satisfacción del cliente pueden indicarte áreas de tu negocio susceptibles de mejora o incluso nuevas oportunidades que no habías detectado, ya sea en el diseño de productos o en el proceso comercial.

-        Diferencia tu marca. La búsqueda de la excelencia tiene recompensa. Tener en cuenta las opiniones de los clientes para mejorar la calidad hará que tu marca se diferencie del resto de competidores y es probable que termines ampliando tu cuota de mercado.

Los pasos para elaborar una encuesta de satisfacción de clientes

Determina el área a evaluar y elige las preguntas

Antes de diseñar una encuesta de satisfacción del cliente necesitas definir qué área vas a evaluar. Las encuestas interminables causan agotamiento, tienen un elevado índice de abandono y sus resultados son menos fiables, ya que las personas terminan rellenándolas automáticamente. Por tanto, elige inteligentemente las preguntas que más información te aporten.

Puedes realizar una encuesta para evaluar, por ejemplo, el grado de satisfacción de los clientes con tu tienda online o ser aún más preciso y enfocarte en la usabilidad y experiencia de compra. Algunos ejemplos de preguntas de encuestas de satisfacción del cliente que puedes incluir son: ¿La web carga rápido?, ¿Has encontrado con facilidad el producto que buscabas?, ¿Encuentras útil la descripción de los productos?, ¿Pudiste comprar en la web?

El formato de encuesta de satisfacción del cliente ideal mezcla preguntas cerradas que se responden con un sí o un no, con aquellas que incluyen sistemas de puntuación y preguntas abiertas que permiten que el cliente exprese su opinión como, por ejemplo: ¿Qué mejorarías en la web?

Selecciona los canales de comunicación para aplicar la encuesta

Para realizar una encuesta de satisfacción a los clientes debes elegir el medio a través del cual les harás llegar la información. Si tienes puntos de venta, puedes crear encuestas presenciales cortas que los clientes respondan a la salida. Una alternativa consiste en instalar terminales de feedback para obtener una retroalimentación rápida de tus clientes.

También puedes recurrir a las llamadas telefónicas, aunque este medio suele tener un coste más elevado, sobre todo si tienes que recurrir a agentes encuestadores. Además, como muchos consumidores se encuentran saturados con el telemarketing, el índice de respuesta suele ser bajo.

Otras alternativas más interesantes consisten en enviar encuestas a través del correo electrónico o directamente a los dispositivos móviles de los clientes. Plataformas como QuestionPro ofrecen plantillas para encuestas de satisfacción del cliente que permiten crear, distribuir y analizar las encuestas. También puedes recurrir a las redes sociales, sobre todo si tienes una comunidad activa.

Crea indicadores de evaluación y seguimiento

Para aprovechar los beneficios de una encuesta de satisfacción del cliente, necesitas aplicar los resultados a tu negocio y evaluar su impacto. Por tanto, debes determinar indicadores de satisfacción que te permitan evaluar a través del tiempo si las acciones que estás llevando a cabo brindan los resultados previstos.

Existen diferentes indicadores de rendimiento, desde el índice de satisfacción general hasta la puntuación de esfuerzo del cliente, que evalúa el grado de dificultad que tiene un consumidor para resolver un problema, o el Net Promoter Score que mide a cuántos clientes les gusta tanto tu marca que la recomendarían a otras personas. Elige los indicadores más relevantes para tu negocio y úsalos con el fin de dar seguimiento a tu estrategia para mejorar la satisfacción del cliente.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
estrategias comerciales

Los últimos meses han sido particularmente difíciles para muchas pymes y autónomos y es probable que todavía queden varios meses complicados por delante. Las medidas restrictivas para detener la difusión del coronavirus han afectado a muchos negocios, independientemente de cuán bien funcionaran antes de la crisis. En este escenario, diseñar una buena estrategia comercial puede marcar la diferencia entre sobrevivir y echar el cierre.

¿Qué debes considerar en tu modelo de estrategia comercial?

Digitaliza tus ventas

Quizá en este momento no tengas tiempo ni recursos para digitalizar todo tu negocio, pero deberías plantearte la posibilidad de comenzar a vender por Internet o enfocarte en aumentar las ventas a través de este canal pues, aunque la pandemia termine, el 88 % de los españoles reconoce que seguirá comprando online cuando vuelva a la normalidad, según un estudio de DS Smith.

Existen diferentes opciones. Abrir tu propio e-commerce es más costoso, pero tendrás más independencia y posibilidades de personalización. Hay plataformas como Shopify y BigCommerce que facilitan la creación de una tienda online. Otra alternativa es vender tus productos a través de terceros, como Amazon.

Apuesta por la omnicanalidad

Las barreras entre el mundo offline y online se difuminan cada vez más, por lo que tu modelo de estrategia comercial debe tener en cuenta la omnicanalidad. Debes asegurar a tus clientes una experiencia homogénea a través de los diferentes canales, ya acudan a tu negocio físico o te contacten mediante el correo electrónico o las redes sociales.

Una estrategia para ir derribando esas barreras consiste en incluir códigos QR en los productos de tu negocio físico, sobre todo los que están en el escaparate, de manera que quienes no se animen a entrar puedan comprarlos online. Otra estrategia consiste en enviar notificaciones push usando el geofencing para llamar la atención de los clientes potenciales que estén cerca de tu negocio con ofertas que puedan interesarles.

Refuerza tu presencia en las redes sociales

En estos momentos, las redes sociales se han convertido en un medio idóneo para mantener el contacto con tus clientes y desarrollar planes de fidelización, brindándoles información de calidad u ofreciéndoles servicios Premium.

También son una plataforma para captar nuevos clientes con ofertas interesantes como el envío gratuito o la recogida en el negocio. Solo debes asegurarte de estar presente en las redes sociales que utiliza tu target y hallar un equilibrio entre los contenidos comerciales y aquellos informativos.

Invierte en una estrategia de marketing digital

Para tener presencia en Internet no basta con lanzar un sitio web o una tienda online. Tu estrategia comercial de ventas debe ir de la mano de una estrategia de marketing digital que te permita posicionarte en tu sector. Esa estrategia debe incluir tanto elementos SEO, para atraer tráfico de calidad, como campañas de anuncios en motores de búsqueda y/o redes sociales.

Si ya tenías un blog o un perfil en las redes sociales, haz una auditoría para saber en qué punto te encuentras respecto a la competencia. Ten presente que las empresas que inviertan en el marketing digital ahora, estarán en una posición mejor cuando termine la crisis, ya que podrán aventajar a todos aquellos negocios que recorten su presupuesto de marketing.

Explora la posibilidad de internacionalizar tu negocio

Entrar a nuevos mercados emergentes puede ser todo lo que tu negocio necesita para seguir siendo competitivo. Encontrar nuevos clientes en mercados que no hayan sido tan golpeados por la pandemia, o que ya se estén recuperando, puede ayudarte a mantener el nivel de facturación.

La posibilidad de operar en mercados mejor posicionados también te permitirá ser más competitivo y te ayudará a reducir el riesgo económico doméstico. Por tanto, analiza si tu producto o servicio es exportable y selecciona los mercados en los que podría tener buena aceptación en estos tiempos.

Reorganiza tu negocio alrededor de las nuevas demandas

En muchas empresas, el 20 % de los productos representan el 80 % del valor total de las ventas. Identifica los productos que más salida tienen y diseña una estrategia comercial de ventas para impulsarlos.

Ten en cuenta que, en los tiempos que corren, la mayoría de los consumidores están más preocupados por abastecerse de productos esenciales, pero también se han disparado las ventas de productos como consolas, vino, libros, materiales para entrenar en casa y reproductores de streaming. Pregúntate cómo puedes utilizar tus activos para satisfacer esas nuevas demandas del mercado.

Crea nuevas alianzas estratégicas

En plena pandemia, más que cerrar sus puertas completamente, muchos restaurantes establecieron alianzas estratégicas con las empresas que brindan servicios de entrega a domicilio. Ese tipo de alianzas pueden ser clave para la supervivencia de un negocio.

Puedes establecer alianzas para crear nuevos productos a nivel nacional o internacional, establecer nuevos canales de distribución que te permitan aumentar las ventas, acceder a nuevos mercados o mejorar la visibilidad de tu marca. Las posibilidades son infinitas, por lo que debes contemplarlas en tu estrategia comercial.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Marketing y Ventas
autónomo colaborador

En España aproximadamente el 89 % del total de las empresas son negocios familiares. Si llevas un negocio y te estás planteando contratar a un empleado, te conviene conocer la figura del autónomo colaborador. Contratar a un familiar tiene varias ventajas desde el punto de vista fiscal, pero también debes cumplir con ciertos requisitos.

¿Qué es un autónomo colaborador?

El autónomo colaborador es un familiar del autónomo titular que vive bajo su mismo techo y trabaja con él de manera sistemática. Puede tratarse de su cónyuge o un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad.

El autónomo colaborador familiar puede ser por vía consanguínea: progenitores, hijos, padres, nietos y abuelos; pero también incluye a la familia política, como los cuñados y suegros, así como los abuelos, nietos y hermanos de la pareja.

Vale aclarar que la pareja de hecho también cataloga como autónomo colaborador. Durante algunos años este vínculo no era reconocido, pero la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo de 2017 confirmó ese derecho.

Los requisitos del autónomo colaborador

Para ser catalogado como autónomo colaborador es necesario cumplir una serie de requisitos:

Ser familiar directo del autónomo por vía consanguínea o afinidad hasta el segundo grado.

Vivir en el hogar del autónomo titular y estar a su cargo.

Estar empleado de forma habitual con el autónomo titular, no puede tratarse de una colaboración puntual o esporádica.

No trabajar por cuenta ajena; o sea, el autónomo colaborador no debe cotizar en el régimen general de la seguridad social.

Las ventajas de contratar a un autónomo colaborador familiar

Una de las principales ventajas de contratar a un autónomo colaborador es que tiene derecho a bonificaciones, las cuales se aprobaron con el objetivo de favorecer que los familiares de los autónomos que trabajan en el negocio familiar, pero no cotizan, puedan hacerlo. 

Durante los primeros 18 meses después del alta en la Seguridad Social, el autónomo colaborador tiene derecho a una bonificación del 50 % de su cuota como autónomo. Esa bonificación pasa a ser del 25 % desde el mes 19 hasta los dos años. De hecho, en 2015 se amplió la bonificación de los 19 meses originales hasta los 24, para facilitar la transición al pago de la cuota completa. La condición para acceder a estas bonificaciones es que la persona no haya estado dada de alta como autónomo en los cinco años anteriores.

Otra ventaja importante de la figura del autónomo colaborador es que no figura como obligado tributario en Hacienda. Eso significa que no tiene que hacer la declaración de impuestos trimestrales de IVA e IRPF que debe realizar el autónomo titular del negocio, lo cual facilita la gestión contable del negocio.

La única obligación tributaria del autónomo colaborador es presentar anualmente la declaración de IRPF, como cualquier trabajador por cuenta ajena, y pagar los impuestos correspondientes según los ingresos obtenidos, que deben estar justificados mediante recibos o nóminas.

Dar de alta al autónomo colaborador en la Seguridad Social

El trámite para dar de alta a un autónomo colaborador es muy sencillo, pues ni siquiera tiene que darse de alta en Hacienda. La persona debe darse de alta en la Seguridad Social como familiar colaborador rellenando el modelo TA0825/2.

También debe aportar la documentación que acredite el vínculo, como el DNI y libro de familia. Tendrá que presentar, además, una copia del alta en Hacienda del familiar dado de alta como autónomo que ejerce como titular del negocio.

Por último, vale aclarar que el autónomo titular es el encargado de pagar las cuotas a la Seguridad Social del autónomo colaborador y el salario correspondiente. En cambio, podrá contabilizar esas partidas como gastos deducibles de su negocio cuando realice sus declaraciones de impuestos.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
tipos de IVA

Todos los autónomos y pymes, así como las sociedades mercantiles, promotores inmobiliarios y arrendadores de bienes o inmuebles, deben presentar la declaración de IVA. Si olvidas liquidar el IVA y Hacienda te lo notifica, te expondrás a una sanción que equivale a pagar el 100 % del valor del impuesto. Los errores en la factura a la hora de aplicar el IVA también se sancionan. Por eso es importante que tengas claro qué tipos de IVA existen y a qué productos o servicios se aplican.

¿Qué es el IVA?

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) es un tributo indirecto que se aplica al consumo doméstico de bienes y servicios, de manera que recae sobre el consumidor final. Los autónomos y las pymes actúan básicamente como intermediarios entre Hacienda y ese consumidor. Por eso debes pagar la diferencia entre el IVA que repercutes y cobras a tus clientes, y el que has soportado al comprar a tus proveedores.

En práctica, debes aplicar el IVA a los productos o servicios que ofreces e ingresarlo en las arcas públicas. En cambio, puedes deducir de tus declaraciones o liquidaciones el IVA que pagas por los productos o servicios que adquieres para desempeñar tu trabajo.

Tipos de IVA

La legislación actual distingue tres tipos de IVA, los cuales se diferencian por el porcentaje que se aplica. La idea es que cuanto más esencial sea un producto, más pequeño será el IVA que se aplica, ya que se considera de primera necesidad.

IVA general

El tipo general del 21 % se aplica por defecto a cualquier producto o servicio. Algunos de los productos y servicios más comunes sujetos al IVA general son:

Tabaco y bebidas alcohólicas

Cosméticos y productos de higiene personal.

Servicios de peluquería.

Accesorios, recambios y piezas de repuesto de equipos, aparatos e instrumental médico.

Suministro y recepción de servicios de radiodifusión y televisión digital.

Material escolar como cuadernos, hojas de papel o rotuladores.

Locales de ocio.

IVA reducido

El tipo reducido es del 10 % y se aplica a algunos alimentos, transporte de viajeros y servicios de hostelería o viviendas como, por ejemplo:

Medicamentos para uso animal.

Transporte de viajeros y sus equipajes.

Productos farmacéuticos de uso directo del consumidor, como gasas, vendas, compresas, tampones, protege slips y preservativos.

Productos de uso personal de quienes sufren una discapacidad, como las gafas graduadas, lentillas y productos destinados a su cuidado.

Entradas a bibliotecas, archivos, centros de documentación, museos, galerías de arte y pinacotecas.

Bienes utilizados en la realización de actividades agrícolas, forestales o ganaderas, como semillas, fertilizantes, herbicidas, plaguicidas o plásticos para los cultivos.

Servicios de hostelería, campamento y balneario, los de restaurantes y el suministro de comidas y bebidas para consumir en el acto.

Servicios de limpieza de las vías públicas, parques y jardines públicos.

Exposiciones y ferias de carácter comercial.

Ejecuciones de obras de renovación y reparación realizadas en las viviendas.

IVA superreducido

Con este tipo del 4 % se gravan los productos de primera necesidad, fundamentalmente alimentarios, aunque también se incluyen los medicamentos y productos para las personas con discapacidad. Algunos de los productos o servicios sujetos al IVA superreducido son:

Alimentos básicos, como el pan común, harinas panificables, leche, queso, huevos, frutas, verduras, hortalizas, legumbres, tubérculos y cereales.

Medicamentos de uso humano y preparados oficiales.

Vehículos para personas con movilidad reducida y sillas de ruedas que se destinen a su uso exclusivo.

Prótesis, órtesis e implantes internos para personas que tienen alguna discapacidad.

Viviendas de protección oficial de régimen especial o de promoción pública, siempre y cuando las entreguen los promotores.

En la web de la Agencia Tributaria puedes consultar todos los tipos de IVA vigentes.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Legal
Marketing B2B para autónomo

El marketing B2B ha abierto nuevas oportunidades de negocio, fundamentalmente para los autónomos y pequeñas empresas. Este tipo de marketing les proporciona la oportunidad de darse a conocer en su sector, alcanzando a empresas con las que pueden hacer negocios para impulsar su actividad. Todo con un presupuesto más limitado.

¿Qué es el marketing B2B?

El marketing B2B, la abreviación de “marketing business to business”, es aquel en el que una empresa o autónomo vende sus productos o servicios a otra empresa. A diferencia del marketing B2C, que se centra en la relación de venta directa entre la empresa y el consumidor, en el marketing B2B las transacciones se producen entre dos empresas o profesionales. No hay venta directa final, sino que una empresa funge como intermediaria entre el producto y el consumidor.

Dado que el target es una empresa, lo habitual es que este tipo de marketing se centre en las características objetivas del producto y su funcionalidad. Suele aplicar un enfoque más directo e informativo, además de hacer  hincapié en los aspectos técnicos y el valor que aporta a la empresa, para ayudarle a dar a conocer sus productos y servicios, atraer clientes y/o vender más.

En los últimos años se han desarrollado diferentes modelos de negocio que utilizan el marketing B2B. WeWork, por ejemplo, lo usa para llegar a profesionales autónomos interesados en alquilar sus espacios de oficina. Slack se promociona como una herramienta de comunicación en equipo​ que facilita la gestión de proyectos a distancia, y Printful brinda servicios de almacenamiento y serigrafía bajo pedido para pymes y autónomos.

Los beneficios del marketing B2B para los autónomos

El marketing B2B tiene un universo de consumidores más reducido, en comparación con el marketing B2C, que abarca a todos los posibles clientes que puedan comprar el producto final. Sin embargo, actuar en un mercado más pequeño no es necesariamente una limitación, sino que puede aportar numerosas ventajas, en especial para los autónomos. 

Para que un negocio sea rentable, suele necesitar cientos o incluso miles de clientes finales. Con el marketing B2B no es necesario llegar a tantos clientes, una decena de empresas puede bastar para alcanzar la misma facturación, o incluso más, ya que el volumen de pedidos por cada cliente suele ser mayor.

Mayor grado de personalización. En un mercado cada vez más saturado, donde todos los productos se parecen, una comunicación y relación personalizada puede aportar un valor añadido a la hora de vender. El marketing B2B permite diseñar una estrategia prácticamente para cada cliente que se desea captar. Es posible tener en cuenta sus necesidades y expectativas diseñando una comunicación a su medida, lo cual también suele brindar una imagen más profesional.

Optimización de los recursos. Los autónomos no suelen contar con muchos recursos, por lo que aplicar el marketing B2B les permitirá hacer un uso más eficiente de los mismos. Podrán aprovechar al máximo su presupuesto de marketing obteniendo el mayor retorno de la inversión posible, pues las campañas se focalizan en un público objetivo más pequeño, pero con altas probabilidades de conversión.

Agilidad en el proceso. Atraer a un cliente suele ser un proceso largo y costoso que pasa a través de una estrategia de lead nurturing. El marketing B2B suele brindar beneficios más rápidos, ya que las empresas dispuestas a adquirir el producto o servicio también están interesadas en optimizar el proceso de compra, de manera que todo se agiliza.

Elevado nivel de fidelización. Si se ofrece un producto de calidad y un valor añadido que permita destacar de la competencia, con el marketing B2B para autónomos es más fácil fidelizar a los clientes. Las relaciones comerciales que se establecen con empresas suelen prolongarse a lo largo de los años, por lo que el autónomo podrá contar con una base sólida de clientes que le permita hacer crecer su negocio.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Marketing y Ventas
plan de negocio

El bloqueo de la economía y las medidas de confinamiento han obligado a muchos negocios a cerrar sus puertas. A medida que nos adentramos en la nueva normalidad, esas empresas necesitan reanudar su actividad. Diseñar un plan de negocio les ayudará a perfilar el camino hacia la recuperación y anticiparse a posibles obstáculos.

¿Cómo hacer un plan de negocio en 6 pasos?

Un plan de negocio para reactivar la actividad comercial debe centrarse en los aspectos prácticos, teniendo en cuenta las posibles trabas y soluciones durante, al menos, los próximos seis meses. Este es un ejemplo de plan de negocio sencillo en el que se abordan las áreas clave para las pymes:

Público objetivo

En la nueva normalidad muchos negocios tendrán que replantearse su público objetivo, las personas a las que venden sus productos y/o servicios. Aunque es importante recuperar a los viejos clientes, la posibilidad de brindar servicios y productos por Internet abre el abanico de consumidores y extiende el rango de acción geográfico para aumentar la facturación. Por tanto, el nuevo modelo de plan de negocio debe concebir esa ampliación del target.

Estructura organizacional

Los negocios que se mantienen a flote son aquellos capaces de adaptarse a las circunstancias. Quizá debas revalorar la estructura de tu empresa de cara al futuro para que sea más flexible y funcional. Si tus empleados pueden trabajar desde casa, por ejemplo, no tiene mucho sentido mantener una férrea estructura jerárquica si una estructura matricial puede brindar mejores resultados. Quizá también debas plantearte realizar ajustes en tu plantilla y aplicar un ERTE, o disminuir el número de horas hasta que el negocio remonte.

Liquidez

Uno de los principales problemas de las pymes en estos momentos es la falta de liquidez para afrontar los pagos urgentes. Dado que muchas empresas se encuentran en la misma situación, es probable que se produzcan retrasos en los pagos, por lo que debes tenerlo en cuenta en tu plan de negocio. Prevé cuál puede ser la caída de ingresos, calcula tus gastos y analiza qué costes fijos puedes reducir.

Recuerda que una gestión inteligente de los cobros puede ayudarte a mantener a flote tu negocio. Quizá tengas que renegociar con tus proveedores los plazos de los pagos para ampliar tu margen de acción. Otra posibilidad consiste en concentrar las compras en pocos proveedores para intentar conseguir mejores condiciones de pago.

Administración del stock

Si tienes un almacén, una buena gestión de las materias primas y los productos te permitirá ahorrar costes y evitar pérdidas. Es probable que tengas que reducir tus pedidos de materias primas. En el caso de los productos semi elaborados o terminados, debes evitar los cuellos de botella en la producción para que la mercancía no se acumule y termine dañándose. Valora la posibilidad de realizar ofertas para dar salida a los productos con menos demanda y, si es posible, produce solo con venta en firme.

Financiación

Calcula cuánto necesitarás para mantener el negocio, teniendo en cuenta todos tus gastos, y blinda tu liquidez recurriendo a la financiación externa. Existen líneas de financiación aprobadas por el Gobierno que brindan condiciones más ventajosas. A través de Con Aval Sí, podrás acceder a las diferentes líneas de avales puestas en marcha por las SGR, que facilitan el acceso a  la financiación a emprendedores, autónomos y pymes según sus necesidades. Las líneas ICO, por ejemplo, dan un año de carencia con hasta 5 años de amortización. Los bancos también han lanzado sus propias líneas de préstamos para ayudar a las pymes y autónomos a reiniciar su actividad. Puedes explorar, además, vías de financiación alternativas, como los business angels, el crowdfunding, el factoring o la posibilidad de encontrar un nuevo socio que realice una inyección de capital.

Gestión de las deudas

Después de meses sin trabajar, muchas pymes pueden tener problemas para afrontar los pagos. Como norma, se recomienda comenzar a pagar lo corriente e intentar renegociar las deudas que se hayan acumulado durante este tiempo de inactividad. Puedes renegociar el pago del alquiler del local en base a su valor real, teniendo en cuenta la disminución de afluencia de tráfico. También puedes aprovechar el aplazamiento de los impuestos que ofrece el Gobierno de hasta 6 meses, los 3 primeros sin intereses.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Marketing y Ventas
importar productos para pyme

Importar productos es una opción muy interesante para empresas de todos los tamaños, incluidas las pymes. Gracias a los diferentes tratados de libre comercio que se han firmado en los últimos años, es mucho más fácil importar productos para vender y ahorrar en los insumos de tu negocio, pero antes de dar ese paso debes atar todos los cabos sueltos para que no tengas que afrontar sobrecostes inesperados.

Pasos a seguir para importar un producto

Busca asesoría especializada en comercio internacional

Como importar productos de Estados Unidos no es lo mismo que traerlos desde China o India, es conveniente que te asesores con un especialista en el mercado donde quieres operar. Un asesor en comercio exterior podrá decirte si existen mercancías prohibidas o restringidas, por ejemplo. También podrá indicarte los documentos que necesitas para la importación y te dirá cuáles son los aranceles aduaneros que se aplican. Con esta información podrás evaluar la viabilidad de la operación comercial.

Elige inteligentemente a tus proveedores

La elección adecuada de los proveedores puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso en un negocio de importación. El precio es un factor importante y, a menudo, decisivo, pero existen otros factores que debes tener en cuenta, como la reputación corporativa. Elegir proveedores eficientes y de confianza que envíen la cantidad correcta de productos, en buen estado y dentro del plazo pactado, te evitará problemas y sobrecostes. No descartes proveedores más pequeños ya que, siempre que se trate de empresas fiables y estables, podrían brindarte un mejor servicio y una atención más personalizada.

Prepara toda la documentación

Antes de que lleguen a tus manos los productos, tendrás que realizar una serie de trámites de comercio exterior, desde solicitar el número de registro e identificación de operadores económicos (EORI) para identificar a tu pyme como importadora ante Hacienda, hasta pedir la identificación como Operador Económico Autorizado (OEA), la cual te identificará como empresa de confianza. Recuerda, además, que cada cargamento debe tener el Documento Único Administrativo (DUA), que contiene información sobre el producto de la operación comercial y que te servirá de base para realizar la declaración tributaria.

Determina los términos del acuerdo

Antes de importar productos, tendrás que llegar a un acuerdo con el vendedor. La Cámara de Comercio Internacional facilita ese marco de negociación, fijando una serie de términos conocidos como Incoterms. Esas cláusulas sirven para repartir, de manera clara, las funciones y responsabilidades a lo largo del tránsito de las mercancías, delimitando desde cómo se distribuyen los gastos logísticos y aduanales entre el vendedor y el comprador, hasta quién se encarga del transporte o de la documentación.

Elige un buen agente de carga

La logística representa uno de los mayores costes a la hora de importar un producto, por lo que contar con un buen agente de carga internacional te ahorrará muchos problemas y retrasos que pueden traducirse en sobrecostes. El transitario podrá asesorarte en los costes del envío, preparar y presentar la documentación necesaria y realizar las gestiones aduaneras. A la hora de elegir, asegúrate de que el agente de carga tenga presencia en el país donde quieres operar y, si es posible, que esté especializado, pues no es lo mismo importar productos perecederos que material de construcción.

Encuentra financiación para la importación

Trabajar con el extranjero suele suponer unos tiempos más largos, por lo que entre la compra de la mercancía y el momento en que puedes disponer de ella para venderla, pueden pasar varios días o incluso semanas. Para tener la liquidez necesaria durante ese lapso de tiempo, puedes recurrir a diferentes opciones de financiación. Con el factoring, por ejemplo, podrás ceder las facturas a la entidad financiera y esta te anticipará el cobro de las mismas, deduciendo los intereses y las comisiones correspondientes. Muchas entidades bancarias también han diseñado líneas de financiación para importaciones con tipos de interés atractivos en algunas divisas.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Internacionalización
financiación negocio

La mayoría de las pymes necesitan inversión, ya sea al inicio para poner en marcha el negocio o más adelante para afrontar problemas de liquidez, internacionalizar su actividad o ampliar su capacidad productiva. En muchos casos el emprendedor no puede afrontar esa inversión con recursos propios y necesita buscar financiación externa.

¿Cómo buscar financiación para un negocio en 5 pasos?

  1. Calcula cuánto necesitas

El primer paso para buscar financiación para un negocio consiste en determinar sus necesidades reales. Así podrás calcular el capital que necesitas y no caer en un sobreendeudamiento. En ese cálculo preliminar debes considerar todos tus gastos, desde los gastos de personal hasta los costes fijos como el alquiler del local, seguros, recibos de suministros y pagos a proveedores.

Si aún no has puesto en marcha la actividad, al buscar financiación para una idea de negocio tendrás que tener en cuenta los gastos de apertura del local, las licencias y trámites iniciales, así como los gastos de constitución de la empresa y la inversión inicial destinada a la compra de suministros y/o mercancía.

  1. Haz un plan de negocio

Buscar financiación para empresas o proyectos de negocio suele implicar llamar a la puerta de entidades financieras o inversionistas. Tendrás que presentarles un plan de negocio sólido y fiable que les convenza y anime a invertir.

Ese plan de negocio debe dejar clara tu propuesta de valor única, eso que te diferencia de la competencia y hace que las personas quieran contratar tus servicios o comprar tus productos. También debes esbozar la viabilidad económica de tu proyecto, detallando tanto tu modelo de negocio como la previsión de costes y ganancias a corto, medio y largo plazo.

  1. Elige la fuente de financiación más adecuada

Existen diferentes formas de financiación, la elección de una u otra puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso de un proyecto empresarial. Si tienes una empresa tecnológica, por ejemplo, las líneas de financiación de proyectos I+D+i del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial pueden ser una excelente opción, así como las aceleradoras e incubadoras de startups o el Venture Capital.

Si tienes un negocio más tradicional o ya consolidado, además de los préstamos bancarios puedes recurrir a las líneas ICO, las cuales contribuyen a mejorar la liquidez de las pymes o las ayudan a crecer y/o internacionalizarse. Existen otras estrategias de financiación, como el leasing, que te permite usar determinados bienes o inmuebles pagando una renta durante cierto periodo de tiempo y, al terminar el contrato, puedes comprarlos pagando el precio residual.

  1. Prepara la documentación

Buscar financiación para tu proyecto implica que tendrás que preparar diferentes documentos. Si ya tienes una pyme, el pool bancario es fundamental, pues en este documento se detallan todos los productos de financiación bancaria que tienes contratados y las entidades con las que trabajas.

También tendrás que demostrar tu capacidad de reembolso, aportando la documentación económica y financiera de tu negocio. Puedes justificarla recurriendo a facturas proforma, previsiones de crecimiento, declaración de bienes, certificados de valores y/o los saldos en cuenta de la empresa.

  1. Negocia con garantías

Cuando decidas cuál es la fuente de financiación más adecuada para suplir las necesidades de tu negocio, habrá llegado la hora de la negociación. Contar con el aval de una SGR te allanará el camino.

No solo podrás brindar una imagen más profesional y solvente, sino que también te permitirá ampliar tu capacidad de endeudamiento para tener acceso a préstamos que inicialmente no estaban a tu alcance. Un aval para buscar financiación para tu negocio también puede reducir los costes financieros de la operación, ya que este disminuye el riesgo de cara a las entidades financieras. Además, te permitirá negociar plazos de devolución más ventajosos y/o acceder a tasas de interés más bajas.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
autónomo y trabajar por cuenta ajena

La pluriactividad y el pluriempleo no son fenómenos nuevos, pero con el aumento de los empleos a tiempo parcial cada vez más personas compatibilizan dos trabajos. En otros casos, la pluriactividad es una opción para ir desarrollando un proyecto profesional más apasionante, mientras se cuenta con la seguridad económica que brinda un empleo por cuenta ajena.

¿Qué es la pluriactividad?

En el pluriempleo la persona trabaja por cuenta ajena para dos o más empresas diferentes. En situación de pluriactividad, la persona realiza un trabajo por cuenta propia y ajena, de manera que está dada de alta y cotiza en dos o más regímenes del Sistema de la Seguridad Social.

¿Puedo trabajar por cuenta propia y ajena a la vez?

La legislación española contempla la pluriactividad, de manera que puedes trabajar por cuenta ajena y tener una empresa o ser autónomo a la vez. Solo debes estar dado de alta y cotizar por los regímenes correspondientes a la Seguridad Social.

No obstante, antes de poner en marcha un negocio propio, debes asegurarte de que la empresa donde trabajas lo permite. El artículo sobre el pacto de no concurrencia y permanencia en la empresa del Estatuto de los Trabajadores indica que una empresa puede pactar con un trabajador una dedicación exclusiva y que no compatibilice su trabajo con otros empleos, ya sea por cuenta ajena o propia. Esta medida tiene como objetivo proteger a la empresa de una posible competencia desleal.

Si ese es tu caso, puedes rescindir el acuerdo comunicándolo por escrito a la empresa con 30 días de antelación. Sin embargo, si has recibido una formación profesional a cargo de la empresa para poner en marcha determinados proyectos o realizar un trabajo específico, es probable que estés sujeto a un tiempo de permanencia, que no debe superar los dos años. En ese caso, la empresa tiene derecho a una indemnización por daños y perjuicios si abandonas el puesto de trabajo antes del plazo pactado.

Tres ventajas de la pluriactividad

  1. Mayor seguridad económica. Al ser trabajador por cuenta ajena y autónomo tendrás diferentes fuentes de ganancias, lo cual te brindará una base económica más sólida y una mayor estabilidad a largo plazo. Si un negocio va mal, podrás compensar parte de las pérdidas con el otro. 
  2. Conocer el funcionamiento del negocio por dentro. Poner en marcha un negocio desde cero no es sencillo, pero si tienes experiencia en el sector todo será más fácil. Trabajar por cuenta ajena en una empresa consolidada te brindará los conocimientos y habilidades necesarias para tener éxito cuando decidas lanzar tu propio negocio.
  3. Acceder a ayudas y bonificaciones. Los trabajadores en situación de pluriactividad pueden acceder a diferentes ayudas y bonificaciones para reducir la carga fiscal a la que podrían verse sometidos. Si es la primera vez que te das de alta en el RETA, por ejemplo, puedes elegir como base de cotización el 50 % de la base mínima establecida durante los primeros 18 meses y el 75 % durante los siguientes 18 meses. También tienes la opción de acogerte a la tarifa plana para autónomos.

¿Qué tratamiento reciben las cuotas a la Seguridad Social y tu jubilación?

Si estás en situación de pluriactividad, cotizarás en dos regímenes distintos de la Seguridad Social, por lo que si se produce un exceso de cotización, tienes derecho a la devolución de las cuotas. Desde 2017 no es necesario solicitar la devolución del exceso, la Seguridad Social lo reintegra automáticamente. Por tanto, si has cotizado por contingencias comunes más de 13 822,06 euros anuales, tienes derecho a una devolución del 50 % del exceso, hasta un máximo del 50 % de las cuotas ingresadas en el RETA.

En lo que respecta a la jubilación, tendrás derecho a recibir dos pensiones si puedes acreditar los requisitos necesarios para cada una de ellas. Debes haber cotizado un mínimo de 15 años y al menos 2 años en el intervalo de 15 años inmediatamente anteriores a causar el derecho. Si solo causas pensión en uno de los regímenes, las bases de cotización de ambos se sumarán para determinar la base reguladora, aunque esa suma no podrá exceder la base máxima establecida por ley.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Legal
Finiquito por jubilación anticipada

El aumento de la esperanza de vida ha hecho que la mayoría de los estados europeos aprueben leyes para incrementar, de manera gradual, la edad a la que podremos jubilarnos. Como resultado, pasaremos más tiempo en el mercado laboral, aunque también existe la posibilidad de recurrir a la jubilación anticipada.

¿Qué es la jubilación anticipada?

La jubilación anticipada brinda acceso a ciertos trabajadores a jubilarse antes de la edad que les corresponde legalmente. Existen dos tipos de jubilación anticipada: por cese involuntario y por cese voluntario.

La jubilación por cese involuntario es el resultado del despido del trabajador, quien sale del mercado de trabajo antes de tiempo debido a causas objetivas, como una reestructuración empresarial. La jubilación por cese voluntario es aquella a la que se acoge el trabajador por voluntad propia.

Los requisitos para acceder a la jubilación anticipada

En el caso de una jubilación anticipada por cese involuntario, podemos adelantarnos 4 años a la edad de jubilación, pero tendremos que cumplir las siguientes condiciones:

Haber cotizado un mínimo de33 años, a los que se les puede sumar un año de servicio militar u otra prestación social.

Haber cotizado al menos 2 años dentro de los 15 años anteriores a la solicitud de jubilación.

Estar inscrito como demandante de empleo desde al menos seis meses antes de solicitar la jubilación. De hecho, los autónomos no pueden acogerse a esta modalidad de jubilación anticipada.

Si se produce una jubilación anticipada por cese voluntario, podemos adelantarnos 2 años a la jubilación legal, pero los requisitos varían:

-          Haber cotizado un mínimo de 35 años, a los que se les puede añadir un año de servicio militar u otro tipo de prestación social.

-          Haber cotizado al menos 2 años dentro de los 15 años anteriores al momento en que se solicita la jubilación.

-          El importe de la pensión no debe ser inferior a la pensión mínima que, por la situación familiar, nos correspondería al cumplir la edad ordinaria para acceder a la jubilación.

A esta modalidad de jubilación anticipada sí pueden acogerse los autónomos.

Finiquito por jubilación anticipada

El finiquito es un documento de liquidación que refleja las cuentas pendientes de la empresa con el empleado en el momento en que la relación laboral llega a su fin. A diferencia de la indemnización, que solo se aplica tras un despido improcedente o por causas objetivas, el finiquito es obligatorio, independientemente de las razones por las que cesa la relación laboral.

Para calcular el finiquito por jubilación anticipada se tienen en cuenta diferentes factores:

Salario mensual hasta la finalización del contrato. La empresa debe pagar al empleado los días trabajados del mes en curso.

Vacaciones no disfrutadas. Si el empleado ha acumulado días de vacaciones que no ha disfrutado, debe cobrarlos al final del contrato.

Parte proporcional de las pagas extras. Si las pagas no se cobran prorrateadas, ya que en ese caso se incluirían dentro del salario pendiente de pago, también se deben añadir al finiquito.

Horas extraordinarias. Si el empleado ha hecho horas extraordinarias que la empresa no ha pagado, debe contabilizarlas en el finiquito, así como cualquier plus o extra que no haya cobrado.

Si se produce una jubilación anticipada por cese involuntario, el trabajador también tendrá derecho a la indemnización por despido. Ese importe varía en dependencia del motivo de la extinción del contrato.

¿Qué hacer si no estamos de acuerdo con el finiquito por jubilación anticipada?

Lo habitual es que la empresa entregue el finiquito el último día en que acudamos al puesto de trabajo, aunque la ley no establece un plazo específico, a menos que el convenio colectivo lo señale. Para evitar abusos, en el momento de firmar el finiquito debe estar presente algún representante legal.

En cualquier caso, si no estamos de acuerdo, no tenemos la obligación de firmar el finiquito, aunque no recibiremos la cantidad establecida. Si firmamos el documento, las obligaciones de la empresa cesan y no tenemos derecho a reclamar.

Si la empresa no nos facilita el finiquito, podemos reclamar la cantidad que nos corresponde presentando una papeleta de conciliación ante el servicio de mediación, arbitraje y conciliación (SMAC). Este paso es obligatorio antes de presentar una demanda en el juzgado. Es importante recordar que disponemos de un año para reclamar la cantidad que la empresa nos debe abonar, pasado ese plazo la cantidad prescribirá.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 18.208.202.194