Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.
Cerrarcerrar
Contacto Facebook Twitter

Blog Con Aval Sí

Financiero y Contabilidad: Información financiera y contabilidad para pymes y autónomos

Tarifa plana autónomos 2018: novedades y ampliación

La tarifa plana para autónomos ha allanado el camino a muchas personas que querían emprender. Según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, gracias a esta medida 1,2 millones de personas se dieron de alta como autónomos y comenzaron a trabajar. El nuevo año llega con otra buena noticia: la ampliación de la tarifa plana para autónomos.

La ampliación de la tarifa plana para autónomos en 2018

A partir del 1 de enero de 2018, la tarifa plana para autónomos se extenderá durante 24 meses, según indica la Ley 6/2017, de 24 de octubre, de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo publicada en el BOE. Durante los primeros doce meses de trabajo, si eres autónomo podrás aprovechar una bonificación del 80 por ciento sobre la base de tu cotización, lo cual significa que pagarás tan solo 50 euros a la Seguridad Social.

Durante los seis meses posteriores, las bonificaciones a los autónomos serán del 50 por ciento, lo cual implica que deberás pagar 137,97 euros al mes. La bonificación durante el último medio año será del 30 por ciento, de manera que tendrás que pagar una cuota de autónomos de 192,79 euros al mes.

Respecto a la ley anterior, esta nueva medida amplía el primer tramo de ayuda, de seis a doce meses, para dar un mayor margen de maniobra a los autónomos y que puedan consolidar su proyecto y cartera de clientes.

Si optas por una base de cotización superior a la mínima, también podrás aprovechar durante tus doce primeros meses de ejercicio una reducción del 80 por ciento sobre la cuota por contingencias comunes. Y si te das de alta a mediados de mes, no tienes que pagar la tarifa plana completa sino tan solo los días efectivos de trabajo.

Los jóvenes de menos de 30 años y las mujeres de menos de 35 años podrán beneficiarse de unas bonificaciones a autónomos adicionales. Cuando finalice el periodo de dos años, podrán aprovechar una bonificación del 30 por ciento en las cuotas a la Seguridad Social durante los doce meses siguientes, lo cual significa que tendrán un periodo de reducción de 36 meses.

Más oportunidades para acceder a las bonificaciones para autónomos

Otro de los cambios más esperados que recoge esta nueva ley es la reducción del tiempo necesario para optar por la tarifa plana para autónomos. La ley anterior exigía no haber estado dado de alta en el RETA en los últimos cinco años, pero la nueva normativa lo ha reducido a los dos años. Significa que puedes volver a emprender aunque hayas fracasado en un negocio reciente anterior. No obstante, si ya has aprovechado algún tipo de bonificación para autónomos, tendrás que esperar tres años, durante los cuales debes haber estado dado de baja en el RETA.

Las mujeres que hayan dejado de trabajar debido a la maternidad, adopción, acogimiento o tutela, también tendrán derecho a la ampliación de la tarifa plana para autónomos de 50 euros durante los doce meses después que se reincorporen al trabajo.

Por último, debes saber que la nueva ley reduce a la mitad los recargos que se aplican por el retraso en el pago de las cuotas a la Seguridad Social, pasando en el primer mes del 20 al 10 por ciento.

Pluriactividad autónomos

Si trabajas como autónomo y asalariado, es probable que estés pagando de más a la Seguridad Social, ya que cotizas por dos regímenes diferentes. Es lo que se conoce como pluriactividad, una situación en la que se realizan dos o más actividades laborales que obligan a cotizar en más de un régimen. 

La cotización en la Seguridad Social como empleado y autónomo

Cuando trabajas por cuenta ajena, la empresa se encarga de darte de alta en la Seguridad Social y cotizará por ti en el régimen correspondiente, descontando directamente de tu salario la parte que corresponde a las cuotas. Si también trabajas por cuenta propia, debes darte de alta en la Seguridad Social en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

Dado que pagas una cuota de autónomo y otra como empleado, puedes llegar a superar el techo máximo de cotización, que en 2016 fue de 12.368,23 euros. En ese caso tienes derecho a solicitar que te reintegren la mitad de lo que has abonado en exceso, exactamente el 50 por ciento de la cotización a la Seguridad Social como autónomo.

¿Existe un plazo límite para solicitar la devolución?

Debes mantenerte atento porque la Seguridad Social no te avisará que estás cotizando de más y el reembolso no es automático. Existe un límite de tiempo, pasado el cual, pierdes el derecho a reclamar ese dinero. Según indica la Seguridad Social, tienes cuatro meses una vez finalizado el ejercicio anterior, hasta el 30 de abril de 2017.

Para solicitar la devolución de la cotización a la Seguridad Social debes rellenar este impreso. La buena noticia es que el reembolso es bastante rápido.

¿Qué cuotas debes pagar si comienzas a trabajar ahora como autónomo?

Según la Ley General de la Seguridad Social, Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, si estás en situación de pluriactividad la cotización aplicable en 2017 es:

- 50 por ciento de la base mínima de cotización: 446,70 euros
- 75 por ciento de la base mínima de cotización: 669,90 euros
- 85 por ciento de la base mínima de cotización: 759,00 euros

Para evitar que cotices de más, la Orden ESS/106/2017, de 9 de febrero introdujo algunas modificaciones en las cuotas:

- Si tienes una jornada de trabajo por cuenta ajena a tiempo completo, durante los primeros 18 primeros meses puedes elegir el 50 por ciento de la base mínima de cotización establecida anualmente y durante los dieciocho meses siguientes el 75 por ciento.
- Si tu jornada de trabajo por cuenta ajena es a tiempo parcial pero supera el 50 por ciento, podrás elegir durante los primeros 18 meses el 75 por ciento de la base mínima de cotización establecida y el 85 por ciento durante los próximos dieciocho meses.

Vale aclarar que con esta bonificación especial no podrás beneficiarte de la tarifa plana que se aplica a la cotización de autónomos que empiezan su actividad.

Financiación y créditos para expandir tu pyme

La financiación es una herramienta esencial para las pymes que desean expandir su negocio. Por suerte, según un informe del Banco de España y la BCE, por primera vez desde el inicio de la crisis el coste medio de la financiación de las pymes españolas se sitúa en un 2,4%, una cifra inferior a la media de los países más solventes de la Unión Europea, aunque aún existen trabas para acceder a los créditos.

¿Dónde encontrar créditos para pymes?

Con Aval Sí

El 33,6% de las pymes considera que el mayor obstáculo para acceder a la financiación son las garantías solicitadas, según reveló un informe reciente de la CESGAR. En esos casos, las Sociedades de Garantía pueden actuar como garantes de la deuda para facilitar el acceso a la financiación. Con la ayuda de Con Aval Sí podrás negociar condiciones más ventajosas, como reducir los tipos de interés y ampliar los plazos de amortización. También contarás con asesoramiento financiero durante todo el proceso de financiación y te facilitará la tramitación de subvenciones estatales.


ICO

El Instituto de Crédito Oficial, que ha sido uno de los mayores apoyos para las pymes durante la crisis, mantiene una serie de líneas de financiación pública para impulsar a los emprendedores. Estas son: ICO Empresas y Emprendedores enfocada en las inversiones productivas, ICO Garantías SGR SAECA, ICO crédito comercial dirigida a mejorar la liquidez de la pyme, ICO Internacional e ICO Exportadores. No obstante, debes tener claro que las entidades bancarias aplican sus criterios de concesión ya que son quienes asumen el riesgo de impago.

ENISA

La Empresa Nacional de Innovación, de capital público y adscrita al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, cuenta con tienen tres líneas de financiación. La Línea ENISA Crecimiento se enfoca en financiar proyectos empresariales de expansión y mejora competitiva, la Línea ENISA Emprendedores se centra en las pymes de reciente constitución y la Línea ENISA Jóvenes Emprendedores está dirigida a aquellos de menos de 40 años que creen su propio negocio. Estos créditos se conceden siguiendo criterios más flexibles y suelen ofrecer condiciones muy ventajosas, como pagar intereses mínimos si el negocio tiene pérdidas.

CDTI

El Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial brinda diferentes vías de financiación de proyectos de I+D+i, así como para la creación y consolidación de empresas de base tecnológica. La Línea de Innovación Global, especialmente diseñada para las pymes, prevé un préstamo de hasta el 75% del presupuesto total financiable. Su objetivo es financiar proyectos de innovación e incorporación de tecnología innovadora que promuevan el crecimiento de la empresa. 

iPyme

Cada comunidad autónoma tiene un plan de impulso a las pymes que prevé la concesión de créditos y ayudas. Como parte de un programa impulsado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional que se puso en marcha en 2014 y se mantendrá hasta 2020, el Estado amplió las subvenciones a fondo perdido a las autonomías. En iPymes podrás acceder a las últimas ayudas publicadas, muchas de las cuales están dirigidas a la mejora de la competitividad, aunque debes considerar que las subvenciones no están aseguradas y que normalmente pasa un largo periodo de tiempo entre su concesión y el ingreso definitivo.

Otras fórmulas de financiación interesantes para tu negocio

Leasing

Se trata de un contrato de arrendamiento financiero que te permite usar determinados bienes o inmuebles pagando una renta durante cierto periodo de tiempo. Al terminar el plazo puedes renovar el contrato o proceder a la compra pagando el precio residual. Esta opción es interesante porque es de fácil concesión y se puede financiar el 100% de la inversión, aunque a la larga suele ser más costosa.

Renting

Es un contrato de alquiler a largo plazo, por lo que la propiedad continúa siendo del arrendador. A cambio de un importe mensual, tendrás derecho a disfrutar del bien durante un período determinado, además de los servicios asociados al mismo, aunque no tendrás opción a compra. Tiene como ventaja que se puede financiar el 100% de la inversión y es completamente deducible.

Factoring

Es un mecanismo de financiación a corto plazo muy interesante cuando se producen retrasos en el cobro que afectan la liquidez de tu empresa. Consiste en ceder las facturas impagadas a un intermediario comercial o financiero, que te abonará inmediatamente la cantidad acordada, generalmente menor al total de la factura, y se encargará de cobrar al deudor el importe completo. Así podrás reducir los costos administrativos vinculados a la gestión de cobro de las facturas y obtener financiación a partir de las mismas.

Confirming

Te permite cobrar las facturas antes de la fecha de plazo pactada con la empresa. Básicamente, es un servicio de gestión de pagos que corre a cargo de las entidades financieras, que son las que te pagarán de manera anticipada. Por supuesto, la entidad financiera cobrará una comisión por el anticipo y unos intereses en función del tiempo anticipado de cobro.

Forfaiting

Con esta herramienta puedes hacer efectivos inmediatamente los créditos y operaciones con pago diferido, a medio y largo plazo. A diferencia del factoring, lo que cedes son las letras y pagarés y en caso de impago la entidad financiera es la que asume la pérdida. De esta manera mejoras tu liquidez y el ratio de solvencia, además de eliminar el riesgo de impago.

Pyme o empresa familiar

En España la mayoría de las pymes son empresas familiares, aproximadamente el 70 por ciento, pero todas las empresas familiares no son pymes puesto que también existen grandes empresas familiares que forman parte del IBEX 35, como Inditex, Ferrovial y Acciona.

Es importante que tengas claro si diriges una pyme o una empresa familiar, ya que en algunas situaciones se aplica un tratamiento fiscal distinto.

¿En qué se diferencia una empresa familiar de una pyme?

La principal diferencia entre las pymes y las empresas familiares radica en la naturaleza de su propiedad. Para que una empresa sea considerada familiar desde el punto de vista fiscal debe estar constituida como una SL o SA y el grupo familiar debe poseer una participación mínima del 20 por ciento o un 5 por ciento a nivel individual.

Lo usual es que este tipo de negocios comiencen siendo una pyme debido a que durante las primeras etapas es muy difícil acceder a la financiación necesaria para ampliarse. Más adelante, si la familia sabe detectar buenas oportunidades, asume riesgos y encuentra nuevas fuentes de financiación para la pyme y puede seguir creciendo.

No obstante, las diferencias entre las pymes y las empresas familiares no se limitan únicamente a la propiedad. Se ha constatado que las empresas familiares suelen crecer de manera más estable y constante a lo largo del tiempo, son más rentables en comparación con las pymes y se gestionan de manera más eficiente y transparente.

¿Existe alguna ventaja fiscal para la empresa familiar?

Las pymes pueden beneficiarse de programas de apoyo público a los que no pueden acceder las grandes empresas, como las ayudas estatales, los fondos estructurales y los programas comunitarios. Con el objetivo de impulsar el crecimiento de las pymes, el Estado les brinda algunos beneficios fiscales, como la posibilidad de deducir totalmente los gastos en inversiones siempre y cuando contraten a nuevos empleados o poder compensar las bases imponibles negativas aplicando una reducción fiscal de hasta un millón de euros a la base imponible positiva.

Todas las empresas familiares que se cataloguen como pymes, lo cual significa que no deben tener más de 50 trabajadores y su nivel de su facturación no puede superar los 5,7 millones de euros, pueden aprovechar esos beneficios fiscales.

La empresa familiar puede acogerse a un beneficio fiscal adicional que no se aplica al resto de las pymes: reducciones de hasta el 95 o el 99 por ciento en comunidades como Madrid de la base imponible en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Esta reducción se aplica a los descendientes directos o al cónyuge, aunque no es obligatorio que el heredero que asuma la dirección haya tenido participación previa en el negocio. En algunos casos, las acciones de las empresas familiares también pueden estar exentas del Impuesto sobre el Patrimonio.

Qué es un aval

La financiación para pymes y autónomos suele ser un escollo difícil de superar. Según la Confederación Española se Sociedades de Garantía (SGR-Cesgar), casi el 50 por ciento de las empresas que solicitan un crédito tienen problemas porque no pueden aportar las garantías necesarias. Si ese es tu caso, tendrás que presentar un aval, cuyo objetivo es minimizar el riesgo de la operación.

¿En qué consiste un aval?

El aval es un contrato en el que se refleja el compromiso de cumplimiento de ciertas obligaciones ante un tercero. En la práctica, una persona o entidad se compromete a garantizar tu deuda ante un acreedor. Para que ese compromiso sea válido, debe existir un contrato por escrito, que generalmente se firma ante notario.

Los más comunes son los avales económicos, para garantizar un pago futuro. El avalista puede ser de una persona física o jurídica que actúa en nombre propio y garantiza la operación con todos sus bienes, o puede tratarse de un aval bancario emitido por una entidad financiera. También existen avales técnicos, en los que el avalista garantiza que proporcionarás cierto servicio según las condiciones pactadas, habitualmente ante las administraciones.

SGR: La vía más sencilla, rápida y económica para obtener un aval

El 2016 las Sociedades de Garantía (SGR) concedieron un 13% más de avales que el año anterior. El principal objetivo de estas sociedades sin ánimo de lucro es facilitar la financiación para autónomos y pymes, brindándoles la posibilidad de reducir los tipos de interés de la deuda y ampliar los plazos de financiación.

La gama de productos para autónomos de las SGR y los avales para pymes es muy amplia. Pueden avalarte tanto si necesitas un microcrédito de 25.000 euros, como si solicitas un préstamo de hasta 100.000 euros, ya sea ante entidades bancarias o el ICO. También pueden ayudarte si necesitas aplazar el pago de las compras a proveedores, recibir un anticipo de subvenciones o realizar operaciones de leasing.

¿Qué comisiones debes pagar?

El aval suele tener tres tipos de comisiones. Te cobrarán una sola vez por el estudio y la apertura, y según el acuerdo que hayas firmado tendrás que pagar de manera trimestral, semestral o anual una comisión de riesgo. Debes sumar los gastos de notario, que normalmente ascienden al 0,3 por ciento de la operación. 

En el caso de las SGR, éstas aplican una comisión de estudio y, si aceptan tu proyecto, tendrás que adquirir participaciones en proporción a la deuda que vas a contraer. Además, debes pagar una comisión de aval anual.

Si bien, es un proceso sencillo.

Las Pymes y la necesidad de financiación en España

El panorama de las Pymes en España en los últimos seis meses, refleja claramente la necesidad de inversión y financiación de las pequeñas y medianas empresas en nuestro país.

El IV Informe “LA FINANCIACIÓN DE LA PYME EN ESPAÑA” publicado por CESGAR el pasado mes de marzo, es un fiel y detallado reflejo del panorama. Un estudio que realiza un recorrido por los diferentes ámbitos, destacando los principales sectores y áreas con necesidades de financiación y las dificultades e impedimentos que encuentran las Pymes para financiarse.

Dentro de estas dificultades se analizan los diferentes instrumentos de financiación.
 
Año tras años las SGRs, con proyectos como Con Aval Sí, se muestran como una de las vías de éxito ante la dificultad de encontrar avales y garantías que solicitan las entidades bancarias para la financiación de las pymes y definiéndose como un instrumento indispensable para conseguir una financiación con condiciones más competitivas para los empresarios.

Las Pymes y la necesidad de financiación en España

Conseguir dinero para empezar tu negocio

Si tienes una idea de negocio pero no dispones del capital necesario para llevarla a cabo, no siempre es necesario solicitar una línea de crédito convencional con una entidad financiera, un camino particularmente difícil para las startups. Puedes explorar diferentes vías de financiación para emprendedores, autónomos y pymes, tanto en el ámbito estatal como en el privado.

Las mejores vías más para encontrar la financiación que necesitas para tu proyecto:

1. Sociedades de Garantía (SGR). Estas entidades sin ánimo de lucro tienen la misión de facilitarles la financiación a pymes y autónomos a través de la concesión de avales financieros. Al actuar como garantes de tu deuda, podrás acceder a una línea de crédito con condiciones mejoradas, ya sea una reducción de los tipos de interés y/o una ampliación de los plazos de amortización. Las SGR también pueden ayudarte con los anticipos de subvenciones, el aplazamiento de pagos a proveedores y las operaciones de leasing. Para acceder al aval tendrás que adquirir participaciones muy económicas al convertirse en socio de una SGR, pero cuando canceles el crédito podrás recuperar el importe invertido.

2. Crowdfunding. Si tienes una idea de negocio que sea original y pueda generar un gran impacto, una vía para encontrar financiación es a través del crowdfunding. Este tipo de financiación se basa en el micromecenazgo, muchas personas interesadas en tu proyecto se convierten en inversores. Como contraprestación, esas personas pueden recibir el producto que planeas producir, acciones en la empresa, una parte de los beneficios de la misma o simplemente aprovechar los intereses sobre el préstamo. A diferencia de los préstamos de las entidades financieras, en el crowdfunding el aval es la confianza en el proyecto, por lo que es fundamental que conectes con el público y propongas una idea innovadora y de calidad. Todo lo relacionado con esta forma de financiación para autónomos y pymes está regulado mediante la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial.

3. Concursos de ayudas para emprendedores. Si quieres crear una startup o tienes una idea en fase de desarrollo, los encuentros y concursos para emprendedores que se realizan en España a lo largo del año son ideales. En estos actos, el Estado reúne a los emprendedores con un grupo de expertos, asesores y empresarios de éxito para que compartan sus conocimientos. No solo podrás aprender de los mejores, sino que los premios incluyen ayudas económicas y/o asesoramiento individualizado para tu negocio. El Premio Emprendedor de la Fundación Everis, por ejemplo, brinda 60.000 euros y 10.000 en apoyo y asesoramiento, aunque existen más opciones.

4. Ayudas del estado para las startups. El Estado también brinda ayuda y subvenciones para facilitar el camino a las startups. Existen diferentes organismos que operan a nivel regional, aunque uno de los más conocidos a nivel nacional es el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial, entre cuyas funciones se encuentra proporcionar ayudas económicas a los proyectos empresariales de I+D+i.

Las Sociedades de Garantía te ayudan para obtener un crédito

El 60,5 por ciento de las pymes consideran que tienen más dificultades que antes de la crisis para acceder al crédito, según reveló una encuesta realizada por la Fundación ICO. Ahora el principal problema de la financiación para autónomos y pymes no son los tipos de interés sino que las entidades bancarias piden más garantías y se ha producido un aumento de las comisiones y los gastos asociados. Si ese es tu caso, las Sociedades de Garantía pueden ser la solución.

¿Qué son las Sociedades de Garantía?

El objetivo principal de las Sociedades de Garantía (SGR) es facilitar la financiación para pymes y autónomos, mejorando además las condiciones del crédito. Estas entidades sin ánimo de lucro se encargan de conceder avales financieros para respaldar a las pequeñas y medianas empresas ante la entidad bancaria, actuando como garantes de la deuda.

¿Por qué te conviene contar con las SGR?

- Te facilitan el acceso a la financiación, con la posibilidad de reducir los tipos de interés de la deuda y ampliar los plazos de amortización.
- Tendrás acceso a todos los servicios que proporcionan las SGR, incluyendo asesoramiento financiero y tramitación de subvenciones estatales.
- Puedes recuperar el importe invertido en las participaciones cuando canceles el crédito obtenido.
- No tendrás que lidiar con tantos trámites administrativos, lo cual representa un ahorro de tiempo y recursos que te permitirá iniciar la actividad cuanto antes.

¿Cómo puedes obtener el aval de las SGR?

Para acceder al aval, necesitas convertirte en socio de las SGR, lo cual significa que tendrás que adquirir participaciones en las mismas en proporción con el aval que solicites pues estas entidades se financian, en parte, con los fondos de las aportaciones que realizan sus socios, que ya suman 120.000 pymes.

Los expertos de la SGR realizarán un análisis previo de tu actividad empresarial para aprobar o rechazar tu solicitud de ingreso pero, a diferencia de las entidades financieras, se centran en la viabilidad del proyecto, por lo que pueden ofrecerte una solución hecha a tu medida.

Para solicitar el aval tendrás que presentar la operación relacionada con el crédito, así como la documentación empresarial y crediticia necesaria para realizar un análisis de riesgo. Tendrás que pagar una comisión de estudio y, si te aceptan, otra comisión de aval anual que dependerá del importe pendiente de amortización. No obstante, estos gastos se compensan con los beneficios en términos económicos que reporta ese aval.

¿Dónde encontrar las SGR?

Las SGR son entidades reguladas por el Banco de España, coordinadas y representadas por la CESGAR. Actualmente existen 19 Sociedades de Garantía Recíproca, 18 de las cuales operan de forma regional, por lo que tendrás que dirigirte a la entidad que trabaje en tu Comunidad Autónoma, aunque a lo largo del territorio nacional hay 60 sucursales.

Gastos a deducir si eres autónomo

Si eres autónomo, existen una serie de gastos que puedes deducir, pero es conveniente que sepas exactamente cuáles son. Ya que la Agencia Tributaria los revisará con lupa. La regla general es muy sencilla: puedes deducir todos los gastos que estén directamente relacionados con tu actividad económica, siempre y cuando estén justificados con las correspondientes facturas y registrados en tu contabilidad.

Los principales gastos que puedes deducir:

1. Consumos y mantenimiento. Puedes deducir todas las compras de productos, ya se trate de mercancías o materias primas, que necesites para realizar tu actividad económica. También puedes desgravar los gastos en los que incurras por concepto de mantenimiento y/o reparación, ya sea del local donde trabajas o de los equipos que utilizas, a menos que se cataloguen como mejoras.

2. Gastos de los trabajadores. Si tienes empleados a tu cargo, todos los gastos en los que incurras son deducibles, desde su nómina, retribuciones e indemnizaciones hasta las cuotas de la Seguridad Social, los gastos de formación y las contribuciones a los planes de pensiones.

3. Arrendamientos, cánones y tributos. Puedes desgravar el alquiler del local donde trabajas o las cuotas del vehículo en leasing, así como los cánones que debas pagar. También podrás deducir el impuesto de bienes inmuebles, el impuesto de actividades económicas y cualquier otro tributo o tasa estatal.

4. Servicios de profesionales independientes. Puedes deducir las facturas de todos los profesionales independientes a los que hayas recurrido para realizar tu actividad, así como de mediadores y agentes comerciales.

5. Gastos financieros. Si tienes un crédito como autónomo, puedes deducir los intereses así como los gastos por servicios bancarios y los recargos por aplazamientos de pago, incluyendo los de la Agencia Tributaria.

6. Servicios externos. Puedes desgravar los gastos en publicidad, relaciones públicas, subscripción a revistas profesionales, gastos de eventos y cursos, cuotas a asociaciones empresariales, facturas de agua, luz y gas e incluso las primas del seguro de enfermedad, también las de tu pareja e hijos menores de 25 años que vivan contigo, hasta un máximo de 500 euros por persona.

En el caso del IVA soportado, solo podrás deducirlo del IRPF si no es desgravable de la declaración trimestral del IVA.

Las deducciones más controvertidas con las que debes tener cuidado

El principal problema suele surgir cuando se trabaja en casa, aunque desde el año pasado los autónomos pueden deducir del IRPF los suministros del hogar en proporción al espacio que utilizan. Si vives en alquiler, puedes pedirle al propietario que te haga dos facturas y podrás deducir una de ellas.

En el caso del vehículo, si lo destinas únicamente a tu actividad económica, puedes desgravar el gasto de combustible y el IVA, pero si no es así, podrás deducir el 50 por ciento del IVA del coche y de los gastos que conlleva. Respecto al teléfono y ADSL, si solo tienes una línea de móvil podrás deducir el 50 por ciento del gasto ya que se considera que el resto se destina a uso personal.

Cobrar el paro si soy autónomo

En el pasado las palabras paro y autónomos eran prácticamente incompatibles pero, a partir de la Ley 32/2010, de 5 de agosto, quienes trabajan por cuenta propia tienen la posibilidad de acceder a lo que se conoce como prestación por cese de actividad.

Por cada año cotizado podrás cobrar dos meses, un importe que suele ser el 70 por ciento del promedio de las bases por las que has cotizado durante los doce meses anteriores al cese de la actividad. Sin embargo, para cobrar este paro como autónomo no solo debes haber cotizado a la Seguridad Social, sino que también tienes que cumplir una serie de requisitos.

¿Cuáles son las condiciones para cobrar el paro siendo autónomo?

1. Estar dado de alta en la Seguridad Social y haber pagado todas las cuotas. Para cobrar el paro como autónomo, en el momento de presentar la solicitud, que debe ser antes del último día del mes siguiente en el que dejaste de trabajar, todavía debes estar dado de alta en la Seguridad Social. También debes estar al corriente en el pago de la cotización como autónomo, por lo que si tienes pendiente alguna cuota, primero tendrás que saldarla.

2. Cotizar por cese de actividad al menos durante 12 meses. Para tener derecho al paro debes haber cotizado por contingencias profesionales, aunque desde 2015 también se puede cotizar de manera independiente, lo cual representa un costo añadido a la cotización de autónomos del 2,2 por ciento. Además, tienes que haber pagado las cuotas de autónomos de manera sistemática durante los 12 meses previos a la solicitud, incluyendo el mes en que dejaste de trabajar.

3. Justificar el cese de la actividad. Cuando solicites el paro debes explicar por qué has dejado de trabajar, ya sea por motivos económicos, organizativos o técnicos, porque perdiste la licencia administrativa u otras causas. Con la nueva ley de mutuas, puedes aducir motivos económicos si has tenido pérdidas de al menos el 10 por ciento durante el año anterior al cese. Tendrás que entregar una declaración jurada en la que indiques la causa del cese, acompañada de la documentación fiscal que muestre tu situación económica. 

4. Suscribir el compromiso de actividad en el INEM. Tienes que comprometerte a realizar las actividades de los servicios públicos de empleo, como la formación u orientación profesional o los trabajos de colaboración social, así como inscribirte como solicitante de empleo y sellar el paro en las fechas establecidas.
Por supuesto, existen algunas incompatibilidades, como haber alcanzado la edad de jubilación o cobrar otras prestaciones de la Seguridad Social.

¿Puedes recibir el paro y trabajar como autónomo?

Según la Ley de Fomento del Trabajo Autónomo, si estás en paro puedes recibir el 100% de la prestación por desempleo durante nueve meses como máximo aunque te des de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, una medida dirigida a facilitar la inversión y los gastos iniciales en los que normalmente se incurre para abrir un negocio.

SGR
Colaboradores
Supervisor
Financiación PYMES Financiación Autónomos Mapa web Política de Privacidad Política de Cookies ©2018 Desarrollado por SGRSoft, S.L.
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 49.207.194.72