Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.
Cerrarcerrar
Contacto Facebook Twitter

Blog Con Aval Sí

Etiqueta:

Créditos Pymes

(Créditos para pymes)
Las pólizas de crédito para pymes y autónomos

Si eres autónomo o tienes una pyme, es probable que la falta de liquidez sea uno de tus principales caballos de batalla, aunque tengas un negocio rentable. El retraso en los pagos de las facturas y las trabas para acceder a la financiación agudizan este problema.

Lo confirma el último informe anual del Banco de España, cuyas conclusiones indican que las pymes españolas se están recuperando pero siguen dependiendo excesivamente de los préstamos bancarios. Una fórmula alternativa más interesante para afrontar los gastos imprevistos son las pólizas de crédito.

¿Qué son las pólizas de crédito?

La póliza de crédito es una herramienta para financiar el circulante. Se trata de un préstamo que el banco te concede, para que puedas recurrir a ese dinero cuando lo necesites. En práctica, la entidad bancaria te concede un derecho temporal a acceder a cierto límite de dinero, de manera que tendrás a tu disposición una reserva económica que podrás usar en casos de emergencia, cuando necesites liquidez. 

Las ventajas de las pólizas de crédito

La principal ventaja que reportan las pólizas de crédito para las pymes y autónomos es que representan un capital al que se puede recurrir inmediatamente, por lo que si un cliente se retrasa con los pagos, tu negocio podrá seguir funcionando sin dificultades. Dado que el crédito está tramitado de antemano, podrás acceder rápidamente al dinero que necesitas para afrontar las liquidaciones trimestrales del IVA, comprar materiales o pagar a tus proveedores.

A diferencia de un préstamo, cuando la entidad bancaria te concede una póliza de crédito lo que hace es abrir una línea de financiación. Eso significa que no se ingresará el capital solicitado en tu cuenta sino que se abre un acceso para que lo recibas cuando lo necesites. Por tanto, otra ventaja de las pólizas de crédito para autónomos y pymes es que solo debes pagar intereses por la cantidad que has usado y no por la totalidad del crédito, si bien algunos bancos aplican una pequeña comisión por la cantidad disponible.

¿Cuáles son sus costes?

Además del interés sobre la cantidad solicitada, las pólizas de crédito están sujetas a una serie de comisiones, que varían de una entidad bancaria a otra:

- Comisión de apertura.

Es un porcentaje sobre el total del crédito solicitado, que normalmente oscila entre el 0,25 – 2 por ciento. Esta comisión se aplica independientemente de que uses el dinero o no.

- Comisión de revisión anual.

Se aplica si decides renovar la póliza de crédito, generalmente sobre el total del capital.

- Comisión de disponibilidad.

Cuando llegue el momento de pagar los intereses, se aplicará un porcentaje sobre la cantidad que no has utilizado, aunque suele ser muy pequeño, del 0,1 por ciento.

- Comisión por saldo excedido.

Se aplica si superas el límite del crédito que te concedió el banco.

¿Cómo acceder a una póliza de crédito?

Para obtener una póliza de crédito, el banco o la entidad donde la solicites realizará una evaluación de los riesgos, que implica evaluar el funcionamiento de tu negocio, tu capacidad de endeudamiento y las necesidades económicas de tu actividad empresarial.

Así determina si el crédito es viable y el importe del mismo. Es usual que los bancos soliciten garantías o avales, como los que concede ConAvalSí, que también te permitirán negociar condiciones más ventajosas que supongan un ahorro en términos de comisiones bancarias.

Internacionalización para empresas

La internalización de las pymes está ganando terreno. El año pasado, la Cámara de España destinó más de 23 millones de euros a apoyar la exportación, ayudando a 3.783 pymes a empezar a exportar o consolidar su presencia internacional. Este año, la Secretaría de Estado de Comercio ya ha puesto en marcha una línea específica para pymes con una dotación de 50 millones para proyectos de internacionalización.

Si estás pensando en solicitar un crédito pyme para dar el salto al mercado internacional, primero debes conocer las diferentes estrategias de internacionalización de empresas. La vía que elijas marcará la diferencia en términos de riesgos y recursos, siendo decisiva para el éxito.

Las estrategias más comunes de internacionalización para pymes

1. Venta directa.

La estrategia de internacionalización de las pymes suele empezar con exportaciones ocasionales, que después adquieren cierta regularidad, hasta que luego se decide establecer filiales de venta o incluso instalar directamente la producción.

Esta estrategia te proporciona un control total, pero es muy arriesgada, por lo que solo se recomienda si tienes muchos recursos y conoces bien el territorio. Una alternativa más cautelosa consiste en exportar mediante los agentes de comisión, que aportan sus conocimientos sobre las peculiaridades del mercado local.

2. Venta compartida.

Esta vía de internacionalización para pymes es una de las más convenientes ya que compartes con otra empresa los riesgos y unificáis recursos que normalmente no están al alcance de una empresa pequeña con menor volumen de negocios. Existen diferentes alternativas:

- Consorcios y grupos de exportación. Un grupo de empresas se asocia para realizar un estudio de mercados y poner en marcha una acción exportadora conjunta.

- Acuerdos de piggy back o portage. Una empresa pone su canal de ventas en el extranjero a disposición de tu pyme, a cambio de una comisión, de manera que puedas implementar tu estrategia de exportación en el mercado internacional sin asumir grandes gastos fijos. 

- Joint venture. Es un acuerdo de cooperación, normalmente entre una empresa extranjera y otra local, para crear una nueva compañía en la que aúnan sus recursos para entrar en un sector del mercado. Una de las empresas aporta el conocimiento del territorio y la red de comercialización, mientras la otra aporta su tecnología e imagen de marca. 

- Acuerdos de distribución cruzada. Consisten en intercambiar mercancía para distribuirla a otros países, de forma que cada empresa logra distribuir sus productos en un mercado donde no tenía presencia.

3. Venta subcontratada o indirecta.

Mediante este tipo de internacionalización, la venta se realiza usando intermediarios externos a la pyme. No necesitas realizar una gran inversión inicial ni destinar muchos recursos pues las ventas se realizan mediante importadores, que se encargarán de distribuir tu producto en el nuevo mercado o mediante una trading company, empresas especializadas en comercio internacional que compran en firme tus productos para luego distribuirlos y venderlos en otros países.

4. Licencia.

Existen otras formas de internacionalización menos costosas, como conceder a una empresa extranjera el derecho a usar tu marca y proceso productivo a cambio de un pago fijo inicial o periódico en base a las unidades vendidas, un porcentaje sobre las ventas totales o los beneficios. Así mantienes cierto control sobre la calidad, pero la empresa local corre con la mayoría de los costos.

5. Franquicia.

Es una especie de licencia especial para la distribución al detalle, de manera que no solo autorizas el uso de tu marca, sino que también proporcionas un producto o sistema estandarizado de operaciones y marketing en el punto de venta. Con esta estrategia aseguras la calidad, pero tendrás que encargarte de ultimar todos los detalles.

Financiación y créditos para expandir tu pyme

La financiación es una herramienta esencial para las pymes que desean expandir su negocio. Por suerte, según un informe del Banco de España y la BCE, por primera vez desde el inicio de la crisis el coste medio de la financiación de las pymes españolas se sitúa en un 2,4%, una cifra inferior a la media de los países más solventes de la Unión Europea, aunque aún existen trabas para acceder a los créditos.

¿Dónde encontrar créditos para pymes?

Con Aval Sí

El 33,6% de las pymes considera que el mayor obstáculo para acceder a la financiación son las garantías solicitadas, según reveló un informe reciente de la CESGAR. En esos casos, las Sociedades de Garantía pueden actuar como garantes de la deuda para facilitar el acceso a la financiación. Con la ayuda de Con Aval Sí podrás negociar condiciones más ventajosas, como reducir los tipos de interés y ampliar los plazos de amortización. También contarás con asesoramiento financiero durante todo el proceso de financiación y te facilitará la tramitación de subvenciones estatales.


ICO

El Instituto de Crédito Oficial, que ha sido uno de los mayores apoyos para las pymes durante la crisis, mantiene una serie de líneas de financiación pública para impulsar a los emprendedores. Estas son: ICO Empresas y Emprendedores enfocada en las inversiones productivas, ICO Garantías SGR SAECA, ICO crédito comercial dirigida a mejorar la liquidez de la pyme, ICO Internacional e ICO Exportadores. No obstante, debes tener claro que las entidades bancarias aplican sus criterios de concesión ya que son quienes asumen el riesgo de impago.

ENISA

La Empresa Nacional de Innovación, de capital público y adscrita al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, cuenta con tienen tres líneas de financiación. La Línea ENISA Crecimiento se enfoca en financiar proyectos empresariales de expansión y mejora competitiva, la Línea ENISA Emprendedores se centra en las pymes de reciente constitución y la Línea ENISA Jóvenes Emprendedores está dirigida a aquellos de menos de 40 años que creen su propio negocio. Estos créditos se conceden siguiendo criterios más flexibles y suelen ofrecer condiciones muy ventajosas, como pagar intereses mínimos si el negocio tiene pérdidas.

CDTI

El Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial brinda diferentes vías de financiación de proyectos de I+D+i, así como para la creación y consolidación de empresas de base tecnológica. La Línea de Innovación Global, especialmente diseñada para las pymes, prevé un préstamo de hasta el 75% del presupuesto total financiable. Su objetivo es financiar proyectos de innovación e incorporación de tecnología innovadora que promuevan el crecimiento de la empresa. 

iPyme

Cada comunidad autónoma tiene un plan de impulso a las pymes que prevé la concesión de créditos y ayudas. Como parte de un programa impulsado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional que se puso en marcha en 2014 y se mantendrá hasta 2020, el Estado amplió las subvenciones a fondo perdido a las autonomías. En iPymes podrás acceder a las últimas ayudas publicadas, muchas de las cuales están dirigidas a la mejora de la competitividad, aunque debes considerar que las subvenciones no están aseguradas y que normalmente pasa un largo periodo de tiempo entre su concesión y el ingreso definitivo.

Otras fórmulas de financiación interesantes para tu negocio

Leasing

Se trata de un contrato de arrendamiento financiero que te permite usar determinados bienes o inmuebles pagando una renta durante cierto periodo de tiempo. Al terminar el plazo puedes renovar el contrato o proceder a la compra pagando el precio residual. Esta opción es interesante porque es de fácil concesión y se puede financiar el 100% de la inversión, aunque a la larga suele ser más costosa.

Renting

Es un contrato de alquiler a largo plazo, por lo que la propiedad continúa siendo del arrendador. A cambio de un importe mensual, tendrás derecho a disfrutar del bien durante un período determinado, además de los servicios asociados al mismo, aunque no tendrás opción a compra. Tiene como ventaja que se puede financiar el 100% de la inversión y es completamente deducible.

Factoring

Es un mecanismo de financiación a corto plazo muy interesante cuando se producen retrasos en el cobro que afectan la liquidez de tu empresa. Consiste en ceder las facturas impagadas a un intermediario comercial o financiero, que te abonará inmediatamente la cantidad acordada, generalmente menor al total de la factura, y se encargará de cobrar al deudor el importe completo. Así podrás reducir los costos administrativos vinculados a la gestión de cobro de las facturas y obtener financiación a partir de las mismas.

Confirming

Te permite cobrar las facturas antes de la fecha de plazo pactada con la empresa. Básicamente, es un servicio de gestión de pagos que corre a cargo de las entidades financieras, que son las que te pagarán de manera anticipada. Por supuesto, la entidad financiera cobrará una comisión por el anticipo y unos intereses en función del tiempo anticipado de cobro.

Forfaiting

Con esta herramienta puedes hacer efectivos inmediatamente los créditos y operaciones con pago diferido, a medio y largo plazo. A diferencia del factoring, lo que cedes son las letras y pagarés y en caso de impago la entidad financiera es la que asume la pérdida. De esta manera mejoras tu liquidez y el ratio de solvencia, además de eliminar el riesgo de impago.

Conseguir dinero para empezar tu negocio

Si tienes una idea de negocio pero no dispones del capital necesario para llevarla a cabo, no siempre es necesario solicitar una línea de crédito convencional con una entidad financiera, un camino particularmente difícil para las startups. Puedes explorar diferentes vías de financiación para emprendedores, autónomos y pymes, tanto en el ámbito estatal como en el privado.

Las mejores vías más para encontrar la financiación que necesitas para tu proyecto:

1. Sociedades de Garantía (SGR). Estas entidades sin ánimo de lucro tienen la misión de facilitarles la financiación a pymes y autónomos a través de la concesión de avales financieros. Al actuar como garantes de tu deuda, podrás acceder a una línea de crédito con condiciones mejoradas, ya sea una reducción de los tipos de interés y/o una ampliación de los plazos de amortización. Las SGR también pueden ayudarte con los anticipos de subvenciones, el aplazamiento de pagos a proveedores y las operaciones de leasing. Para acceder al aval tendrás que adquirir participaciones muy económicas al convertirse en socio de una SGR, pero cuando canceles el crédito podrás recuperar el importe invertido.

2. Crowdfunding. Si tienes una idea de negocio que sea original y pueda generar un gran impacto, una vía para encontrar financiación es a través del crowdfunding. Este tipo de financiación se basa en el micromecenazgo, muchas personas interesadas en tu proyecto se convierten en inversores. Como contraprestación, esas personas pueden recibir el producto que planeas producir, acciones en la empresa, una parte de los beneficios de la misma o simplemente aprovechar los intereses sobre el préstamo. A diferencia de los préstamos de las entidades financieras, en el crowdfunding el aval es la confianza en el proyecto, por lo que es fundamental que conectes con el público y propongas una idea innovadora y de calidad. Todo lo relacionado con esta forma de financiación para autónomos y pymes está regulado mediante la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial.

3. Concursos de ayudas para emprendedores. Si quieres crear una startup o tienes una idea en fase de desarrollo, los encuentros y concursos para emprendedores que se realizan en España a lo largo del año son ideales. En estos actos, el Estado reúne a los emprendedores con un grupo de expertos, asesores y empresarios de éxito para que compartan sus conocimientos. No solo podrás aprender de los mejores, sino que los premios incluyen ayudas económicas y/o asesoramiento individualizado para tu negocio. El Premio Emprendedor de la Fundación Everis, por ejemplo, brinda 60.000 euros y 10.000 en apoyo y asesoramiento, aunque existen más opciones.

4. Ayudas del estado para las startups. El Estado también brinda ayuda y subvenciones para facilitar el camino a las startups. Existen diferentes organismos que operan a nivel regional, aunque uno de los más conocidos a nivel nacional es el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial, entre cuyas funciones se encuentra proporcionar ayudas económicas a los proyectos empresariales de I+D+i.

Las Sociedades de Garantía te ayudan para obtener un crédito

El 60,5 por ciento de las pymes consideran que tienen más dificultades que antes de la crisis para acceder al crédito, según reveló una encuesta realizada por la Fundación ICO. Ahora el principal problema de la financiación para autónomos y pymes no son los tipos de interés sino que las entidades bancarias piden más garantías y se ha producido un aumento de las comisiones y los gastos asociados. Si ese es tu caso, las Sociedades de Garantía pueden ser la solución.

¿Qué son las Sociedades de Garantía?

El objetivo principal de las Sociedades de Garantía (SGR) es facilitar la financiación para pymes y autónomos, mejorando además las condiciones del crédito. Estas entidades sin ánimo de lucro se encargan de conceder avales financieros para respaldar a las pequeñas y medianas empresas ante la entidad bancaria, actuando como garantes de la deuda.

¿Por qué te conviene contar con las SGR?

- Te facilitan el acceso a la financiación, con la posibilidad de reducir los tipos de interés de la deuda y ampliar los plazos de amortización.
- Tendrás acceso a todos los servicios que proporcionan las SGR, incluyendo asesoramiento financiero y tramitación de subvenciones estatales.
- Puedes recuperar el importe invertido en las participaciones cuando canceles el crédito obtenido.
- No tendrás que lidiar con tantos trámites administrativos, lo cual representa un ahorro de tiempo y recursos que te permitirá iniciar la actividad cuanto antes.

¿Cómo puedes obtener el aval de las SGR?

Para acceder al aval, necesitas convertirte en socio de las SGR, lo cual significa que tendrás que adquirir participaciones en las mismas en proporción con el aval que solicites pues estas entidades se financian, en parte, con los fondos de las aportaciones que realizan sus socios, que ya suman 120.000 pymes.

Los expertos de la SGR realizarán un análisis previo de tu actividad empresarial para aprobar o rechazar tu solicitud de ingreso pero, a diferencia de las entidades financieras, se centran en la viabilidad del proyecto, por lo que pueden ofrecerte una solución hecha a tu medida.

Para solicitar el aval tendrás que presentar la operación relacionada con el crédito, así como la documentación empresarial y crediticia necesaria para realizar un análisis de riesgo. Tendrás que pagar una comisión de estudio y, si te aceptan, otra comisión de aval anual que dependerá del importe pendiente de amortización. No obstante, estos gastos se compensan con los beneficios en términos económicos que reporta ese aval.

¿Dónde encontrar las SGR?

Las SGR son entidades reguladas por el Banco de España, coordinadas y representadas por la CESGAR. Actualmente existen 19 Sociedades de Garantía Recíproca, 18 de las cuales operan de forma regional, por lo que tendrás que dirigirte a la entidad que trabaje en tu Comunidad Autónoma, aunque a lo largo del territorio nacional hay 60 sucursales.

Financiación PYMES Financiación Autónomos Mapa web Política de Privacidad Política de Cookies ©2018 Desarrollado por SGRSoft, S.L.
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 191.37.163.27