Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar

Blog Con Aval Sí

RRHH: Consejos para gestionar los RRHH

Qué es el contrato mercantil

El contrato mercantil es un documento esencial para que los autónomos puedan trabajar con otras empresas. Poner por escrito todos los detalles de la relación comercial te brindará más tranquilidad ya que representa un resguardo desde el punto de vista legal. Por tanto, si estás pensando en darte de alta como autónomo, deberías conocer este tipo de contrato.

¿Qué es el contrato mercantil?

El contrato mercantil determina las pautas de la prestación de servicios entre dos personas físicas o jurídicas. Se trata de un acuerdo mutuo, voluntario y en igualdad de condiciones en el que la parte contratante, normalmente una empresa, se compromete a pagar cierta suma a quien presta los servicios, generalmente el autónomo.

A diferencia del contrato laboral, con el contrato mercantil el autónomo actúa como un trabajador independiente, no depende de la empresa ni está bajo su dirección. Eso implica que la empresa no tiene que realizar pagos a la Seguridad Social, ya que estos corren a cargo del autónomo, y que no recibirá una indemnización por la finalización del contrato, a menos que este sea rescindido unilateralmente y en sus cláusulas prevea una penalización.

¿Cuáles son las ventajas del contrato mercantil para los autónomos?

Minimiza los riesgos y brinda estabilidad.

Trabajar para clientes sin un contrato firmado implica que la relación comercial se puede romper en cualquier momento sin previo aviso, lo cual puede dejar al autónomo en una posición de precariedad. Con un contrato mercantil de autónomo te blindas ante esa posibilidad ya que puedes incluir una cláusula de penalización económica en caso de que la empresa decida prescindir de tus servicios antes del tiempo previsto por causas ajenas a ti. Así tendrás una mayor estabilidad laboral y unos ingresos más estables.

Flexibilidad en el trabajo.

A diferencia del contrato laboral, con un contrato de autónomo eres tu propio jefe, de manera que tienes cierta libertad para planificar el trabajo y la jornada laboral, siempre dentro de los límites pactados en el contrato. Esa autonomía te permitirá conciliar mejor tu vida laboral y personal.

Más ingresos y clientes.

Dado que puedes firmar diferentes contratos mercantiles con distintas empresas, según tu capacidad de trabajo, la posibilidad de aumentar los ingresos a fin de mes es mayor. Los contratos a autónomos también representan un ahorro para las empresas ya que eliminan los costes que representa un empleado, por lo que pueden pagarte más por tus servicios. Y si tu cartera de clientes crece, puedes contratar otros empleados como autónomo.

¿Qué tipos de contratos mercantiles existen?

Existen diferentes tipos de contratos mercantiles, según el tipo de relación comercial que se establece. En los contratos de cambio, por ejemplo, se intercambia un bien o servicio por otro, pero también existen contratos de préstamo, seguros o de garantía.

En el día a día del autónomo los contratos de colaboración son los más comunes. Son aquellos en los que una parte se compromete a realizar una actividad para la otra con el objetivo de conseguir un resultado específico. Los más comunes son los contratos de comisión, edición o agencia.

Otro tipo de contrato comercial común que han subscrito 188.000 autónomos en España, según datos de la Agencia EFE, es el TRADE (Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes). Este contrato se firma cuando el autónomo recibe un 75% o más de sus ingresos de un solo cliente, por lo que tiene una dependencia de este. A diferencia de otros contratos mercantiles, en este caso el autónomo tiene derecho a cobrar una prestación por desempleo si es despedido o si el cliente incumple su parte del acuerdo. También puede disfrutar de 18 días de vacaciones no remuneradas y de permiso de maternidad.

¿Cómo se realiza un contrato mercantil?

Para que el contrato mercantil sea legítimo debe contener al menos esta información:

-          Identificación de las partes implicadas. El contrato mercantil debe tener el NIF, nombre comercial, razón social y domicilio de la empresa y el autónomo, así como la firma de ambos.

-          Objeto del contrato. El documento debe dejar claro cuáles son los servicios brindados.

-          Obligaciones y derechos. El contrato mercantil debe recoger las condiciones con las que ambas partes se comprometen, así como las posibles penalizaciones en caso de incumplimiento de las mismas.

-          Duración. Es conveniente indicar el periodo de validez del contrato, señalando la fecha de inicio y fin de la relación comercial.

-          Forma de pago. El contrato comercial debe reflejar la forma de pago, el precio total del servicio incluidos los impuestos, la manera en que se abona y los plazos de pago.

Dado que la empresa no cotiza por el autónomo ni le paga una nómina mensual, debes emitir una factura cuando termines el trabajo. Esas ganancias están sujetas a los impuestos y debes pagar las cuotas a la Seguridad Social.

funciones de recursos humanos

Una gran visión sin grandes personas es irrelevante”, escribió Jim Collins, consultor de negocios y gestión empresarial. Las personas son el alma de una empresa, por lo que no solo tienes que asegurarte de contratar a los mejores sino también de retenerlos y formarlos. Todas esas son funciones de Recursos Humanos, un departamento que no es exclusivo de las grandes empresas, sino que puede aportar mucho valor a las pymes.

¿Cuáles son las funciones de RRHH?

Selección del personal

La selección de personal es una de las funciones más conocidas de Recursos Humanos. Este departamento se encarga de reclutar a las personas más adecuadas para un puesto, no solo aquellas que tengan la formación y competencias necesarias, sino que además compartan los valores de la empresa.

RRHH lanzará la convocatoria, comprobará los currículos, realizará las entrevistas y aplicará las pruebas de aptitud. Suya también es la tarea de describir los puestos de trabajo, de manera que no se produzca un solapamiento de funciones y tareas que afecte la productividad de la pyme.

Gestión de personal

Recursos Humanos no solo se encarga de las contrataciones sino también de la administración del personal, asumiendo toda la gestión documental de los trabajadores. Entre las funciones de RRHH se encuentra supervisar los permisos y vacaciones de los trabajadores, así como los días trabajados, las bajas por enfermedad y las horas extra. También confecciona el inventario de personal, gracias al cual se puede planificar a medio y largo plazo las necesidades de personal, teniendo en cuenta la rotación del mismo y el crecimiento de la empresa.

Retribución laboral

Todos los aspectos relacionados con la retribución laboral entran dentro de las funciones de Recursos Humanos. Este departamento no se limita a determinar las nóminas y bonificaciones, sino que realiza un trabajo más profundo. Analiza cuál es la retribución más adecuada para cada puesto de trabajo y diseña las escalas laborales, realizando además la evaluación de desempeño de los trabajadores. También se encarga de planificar la política de incentivos de la empresa y proponer medidas de conciliación laboral.

Formación de los trabajadores

Entre las funciones de RRHH se encuentra la formación de los trabajadores, la cual es esencial para el desarrollo de la empresa. Este departamento analiza las necesidades formativas de la pyme y el potencial de sus trabajadores para diseñar el plan de formación más adecuado. Gestiona todo lo relacionado con la búsqueda y planificación de los cursos de formación, así como las bonificaciones a las que la pyme tiene derecho.

Legislación y relaciones laborales

El departamento de RRHH asume todo lo relacionado con la legislación laboral, desde los convenios colectivos hasta la negociación con los representantes de los trabajadores si surge algún conflicto laboral. Determina qué tipo de contratos son más adecuados y se encarga de formalizarlos, así como de elaborar el régimen disciplinario que se aplicará en la empresa.

La prevención de riesgos laborales es otra de las funciones de Recursos Humanos. Este departamento establece el nivel de protección adecuado para la salud de los trabajadores y marca las condiciones mínimas de higiene y seguridad que se deben cumplir en cada puesto de trabajo.

Comunicación interna y clima laboral

La gestión de la comunicación interna y el clima laboral son las funciones de RRHH menos conocidas, pero de vital importancia para la empresa. Este departamento debe asegurarse de que existan los canales adecuados para que la comunicación fluya con rapidez y claridad en la organización.

También realizará estudios de clima laboral y analizará las causas del absentismo para proponer cambios que aumenten la motivación laboral y el compromiso de los trabajadores con la organización. Su aplicación mejorará la satisfacción laboral, impulsará la marca empleadora y aumentará la productividad.

En resumen, el departamento de RRHH no solo se encarga de optimizar la gestión del personal, sino que también te brinda información valiosa sobre todo lo que ocurre en tu pyme para que puedas tomar decisiones estratégicas que hagan crecer tu negocio.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Tags: Pymes
Autónomos colaboradores

Cuando los autónomos ganan nuevos clientes o deciden emprender proyectos más ambiciosos, tendrán que empezar a pensar en la contratación de personal. Es habitual que terminen contratando a familiares que ya les echaban una mano en el negocio, los cuales podrían entrar dentro de la categoría “autónomos colaboradores”, una figura que puede beneficiarse de algunas bonificaciones.

¿Qué es un autónomo colaborador?

Los autónomos colaboradores son los familiares directos de los autónomos titulares, que trabajan para él y conviven bajo su mismo techo. A efectos de la Agencia Tributaria, solo los siguientes familiares pueden catalogarse como autónomos colaboradores:

  • Cónyuge, excepto las parejas de hecho
  • Padres
  • Hijos mayores de 16 años
  • Otros familiares por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado, por lo que podría tratarse de abuelos, nietos, hermanos, cuñados, suegros y yernos o nueras.

Para entrar en la categoría de autónomo colaborador no basta con ser familiar, también hay que cumplir otros requisitos:

  • Vivir en el mismo hogar del autónomo titular y estar a su cargo.
  • No estar dado de alta como trabajador por cuenta ajena
  • Que no sea una colaboración puntual, sino que debe estar empleado por el autónomo titular de manera habitual.

Vale aclarar que esta figura no tiene cabida cuando se trata de autónomos societarios que ejercen su actividad profesional a través de una Sociedad Limitada.

¿Qué bonificaciones tienen los autónomos colaboradores?

En 2015 se aprobó una nueva normativa en materia de autoempleo que incluyó bonificaciones para los autónomos colaboradores. El objetivo de esta medida es favorecer la cotización de los familiares de los autónomos que trabajan en el negocio familiar. De hecho, si decides incorporar a tu actividad a un familiar, debes tener en cuenta que debe cotizar a la Seguridad Social independientemente de las horas trabajadas, aunque podrás aprovechar una bonificación durante los primeros meses.

  • Bonificación del 50% de la cuota de autónomos durante los 18 meses después de haberse dado de alta en la Seguridad Social. Con esta bonificación podrás contratar a un familiar pagando solo 139,43 euros al mes, en vez de los 278,87 que representa la cuota de autónomos.
  • Bonificación del 25% desde el mes 19 al 24 después del alta en la Seguridad Social. Esta bonificación de seis meses tiene el objetivo de facilitar la transición al pago de la cuota completa, para que puedas ir ajustando tus cuentas.

Estas bonificaciones solo se pueden aprovechar una vez, no se podrán solicitar si el autónomo colaborador ya se ha beneficiado de este descuento en las cuotas a la Seguridad Social.

¿Cómo darse de alta como autónomo colaborador?

Los trámites para darse de alta como autónomo colaborador son bastante sencillos ya que no debe darse de alta en Hacienda, solo en la Seguridad Social. Tendrá que presentar la Solicitud de alta en el régimen especial de autónomos como “Familiar colaborador del titular de la explotación” a través del modelo TA0521/2. Deberá presentar además el libro de familia, DNI y una copia del alta en Hacienda del autónomo titular del negocio.

¿Qué obligaciones tiene el autónomo titular?

El autónomo titular que contrate a un familiar como autónomo colaborador debe cumplir con las mismas obligaciones que tiene con el resto de sus trabajadores. Eso significa que debes afrontar las cuotas a la Seguridad Social del autónomo colaborador y pagarle el salario estipulado.

El autónomo colaborador solo tiene la obligación de presentar su declaración de IRPF anual. No debe presentar declaraciones ni impuestos trimestrales de IVA e IRPF ya que estos correrán a cargo del autónomo titular, pues el autónomo colaborador tiene una nómina que tributa como rendimiento del trabajo, al igual que cualquier otro trabajador asalariado, no como una actividad económica por cuenta propia.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Tags: Autónomos
Herramientas para la gestión de recursos humanos en pymes

Los recursos humanos son el corazón de una empresa. Su gestión adecuada no solo reducirá la rotación de personal y contribuirá a la retención del talento sino que creará un clima laboral motivador que incrementará la productividad y mejorará tu marca como empleador. Recurrir a un software para la gestión de los recursos humanos te permitirá encargarte de estas funciones de manera más sencilla y eficaz, ahorrando tiempo y recursos que puedes destinar a hacer crecer tu pyme.

¿Cómo gestionar los recursos humanos de una empresa?

Endalia

Este software para la gestión de los recursos humanos es uno de los más completos que existe en el mercado para mejorar el desempeño laboral, gestionar el talento y aumentar la productividad empresarial. Cuenta con 15 módulos que puedes diseñar a tu medida.

Podrás crear el organigrama de tu organización y asignar funciones y cargas de trabajo. También te brinda la posibilidad de digitalizar los expedientes de los empleados y colaboradores, presupuestar los costes de personal y aplicar reglas de incrementos salariales según los parámetros que configures.

Podrás calcular las nóminas por categorías salariales y tipos de convenios aplicables, así como las prestaciones por incapacidad temporal o las cuotas a la Seguridad Social. Además, podrás gestionar el sistema de formación, controlar los horarios y mejorar la comunicación interna enviando alertas y avisos.

e-volution

Este software automatiza los procesos y actividades de la gestión de recursos humanos. Estructurado en diferentes módulos, facilita la administración del personal manteniendo organizada la información de los empleados y facilitando la asignación de tareas según diferentes parámetros, de manera que podrás realizar un seguimiento exhaustivo de la historia laboral de cada trabajador.

También cuenta con una completa herramienta de administración de tiempo que permite organizar los turnos y planes de rotación, así como supervisar y aprobar las horas de trabajo y descanso. Cuenta además con un sistema automático para atribuir incentivos en base a las horas trabajadas y calcular el índice de absentismo. Si lo necesitas, cuenta con un módulo de gestión de las nóminas y simulaciones presupuestarias.

Factorial

Este software de administración de recursos humanos para las empresas tiene precios competitivos y una interfaz muy intuitiva, por lo que es perfecto para las pymes. Cuenta con un módulo para gestionar las vacaciones, ausencias y bajas médicas, de manera que solo tendrás que aceptar o rechazar las solicitudes que realicen los trabajadores.

También podrás realizar el organigrama de tu empresa y monitorizar la retribución de cada empleado, aplicando planes de retribución personalizados que mejoren la motivación laboral. El software genera informes avanzados de sueldos, absentismo, rotación de personal y otras variables para que sepas en todo momento lo que está ocurriendo en tu empresa y puedas tomar las decisiones necesarias a tiempo.

Cezanne HR

Con una estrategia de precios muy conveniente para las pymes, este software para la gestión de recursos humanos puede ir creciendo a medida que lo haga tu empresa. Se trata de una solución modular configurable que opera en la nube. Te permite llevar un control de las ausencias por enfermedad o vacaciones, permisos y bajas de maternidad o paternidad, gestionar los horarios y permisos y realizar las evaluaciones de los empleados.

También podrás gestionar las nóminas y compartirlas con tus empleados, para que conozcan la información exacta sobre su sueldo, desde el salario base hasta los bonos que reciben. Incluye un módulo de gestión de gastos para los empleados y les permite anexar las facturas, recibos y justificantes de sus gastos. A diferencia de otros softwares de gestión de recursos humanos, esta alternativa también permite automatizar el proceso de selección de personal para reducir los tiempos de contratación.

Autotask

Este software de gestión de negocios brinda soluciones unificadas con una infraestructura en la nube, de manera que podrás acceder desde cualquier parte. Permite gestionar activos en tiempo real, gestionar presupuestos, establecer objetivos de rentabilidad y medir los resultados de las tácticas empresariales para tomar decisiones estratégicas que hagan crecer el negocio.

Podrás personalizar el tablero para acceder rápidamente a la información vital de tus clientes y te ayudará a dar seguimiento a todos los proyectos, analizando variables como los costes, rentabilidad y nivel de alcance del objetivo. También mejora el flujo de trabajo al asignar rápidamente las tareas a los empleados, permitiendo además la sincronización e intercambio de archivos para empresas.

Todas estas herramientas de recursos humanos para las empresas brindan la posibilidad de probar una demo, de manera que puedas elegir la más conveniente. La configuración por módulos les confiere una gran versatilidad y te permitirá usar estos softwares por un precio asequible e ir añadiendo funcionalidades a medida que tu pyme crezca.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Tipos de despidos laborales

Si tienes una pyme, es probable que en algún momento tengas que despedir a un empleado, ya sea porque su productividad es demasiado baja o porque necesitas realizar una reestructuración de personal para mantener a flote tu negocio. En España se contemplan tres tipos de despido: objetivo, disciplinario y colectivo, cada uno se debe justificar para evitar que un juez los considere improcedentes o nulos, lo cual representará un coste añadido para tu empresa y un daño a tu reputación como empleador.

¿Qué es el despido objetivo?

Un despido laboral se clasifica como despido objetivo cuando se produce debido a algunas de las circunstancias recogidas en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores:

  • Incompetencia del trabajador para ejercer las funciones de su puesto de trabajo.
  • Incapacidad del trabajador para adaptarse a los cambios introducidos en su puesto de trabajo, siempre que haya recibido un curso de formación y hayan transcurrido más de dos meses desde su implementación.
  • Absentismo o ausencias reiteradas del puesto de trabajo que sumen el 20 % de la jornada en dos meses consecutivos o el 25 % en cuatro meses discontinuos en un periodo de un año, a menos que se trate de un accidente de trabajo, maternidad o enfermedad cuando se presenta una baja oficial de más de 20 días consecutivos.

Esta clase de despido se debe comunicar por escrito al trabajador, explicando la causa, con 15 días de antelación a la extinción del contrato. Durante ese periodo el empleado tiene derecho a seis horas semanales pagadas para buscar otro empleo. Le corresponderá una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

¿Qué es el despido disciplinario?

El despido disciplinario implica la extinción del contrato al trabajador debido a un incumplimiento grave. El artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores indica las diferentes causas:

  • Absentismo e impuntualidad de forma repetida e injustificada.
  • Ofensas verbales o físicas al empresario o a los trabajadores de la empresa.
  • Indisciplina o desobediencia grave en el trabajo.
  • Abuso de confianza en el desempeño de las funciones laborales.
  • Disminución sistemática y voluntaria del rendimiento laboral.
  • Estado de embriaguez o toxicomanía habitual que afecta el trabajo.
  • Acoso al empresario o a otro trabajador de la empresa.

Esta clase de despido también se debe comunicar por escrito al trabajador, haciéndole constar el motivo y la fecha en que se rescindirá el contrato.

¿Qué es el despido colectivo?

El despido colectivo es aquel que afecta a más de diez empleados en las empresas con menos de cien trabajadores, al 10 % cuando esta posea entre 100 y 300 trabajadores o al 30 % en las empresas de más de 300 trabajadores, en un plazo de 90 días. Existen diferentes motivos que pueden dar pie a este tipo de despido:

  • Causas económicas. Cuando la empresa sufre pérdidas actuales o previstas, o las ventas disminuyen durante tres trimestres consecutivos, siempre y cuando los despidos contribuyan a superar la mala situación económica de la empresa.
  • Causas técnicas, organizativas o de producción. Los despidos laborales pueden deberse a cambios en los medios de producción o a una disminución de la demanda de los productos o servicios de la empresa, pero estos deben garantizar la viabilidad futura de la empresa y el empleo en la misma.

En esta clase de despido la empresa debe comunicar a los trabajadores cuándo comenzará el periodo de consulta de los representantes legales, así como el momento previsto para rescindir los contratos y los criterios considerados para elegir a los trabajadores afectados.

¿Cómo cataloga un juez los diferentes tipos de despidos?

Si el trabajador que has despedido interpone una reclamación judicial, un juez analizará el caso. Puede llegar a tres veredictos:

  • Despido Procedente. Si has acreditado fehacientemente las causas del despido laboral, el juez considerará que es procedente y el contrato del trabajador se extinguirá sin que tengas que indemnizar nada más que lo establecido por ley.
  • Despido improcedente. En este caso, el juez dictamina que no has demostrado las causas del despido laboral, de manera que debes readmitir al trabajador o indemnizarle. Si el contrato es anterior al 11 de febrero de 2012, cuando se aprobó la ley de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, tendrás que calcular la indemnización en base a 45 días de salario por año de trabajo, aunque el importe total no superará las 42 mensualidades. Si el contrato se formalizó con posterioridad, la indemnización se calcula a razón de 33 días de salario por año trabajado y el importe total no superará los 720 días de salario.
  • Despido nulo.Un despido laboral se considera nulo cuando esconde una discriminación o vulnera los derechos fundamentales del trabajador. En este caso tendrás que readmitirlo de manera inmediatay pagarle el salario correspondiente al período durante el cual no estuvo trabajando.
Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Tags: Autónomos , Pymes
Errores de las pymes al gestionar Recursos Humanos

Los recursos humanos en las pymes representan su activo más importante. Unos trabajadores motivados y comprometidos con la visión del negocio pueden marcar una gran diferencia, por lo que es importante que prestes atención a la gestión de tus recursos humanos y evites cometer algunos errores que pueden terminar saliéndote muy caros, ya sea porque incrementan la rotación de personal, dan pie a demandas legales, afectan las ventas o dañan tu reputación como empleador.

RRHH en pymes: Los errores que no debes cometer

Implementar un deficiente proceso de selección de personal

Generalmente la gestión de los RRHH en las pymes queda en manos del propietario del negocio, quien termina contratando a personas que le han recomendado o le han causado una buena impresión sin realizar un proceso de selección exhaustivo para encontrar al candidato idóneo. Contratar a una persona que no está cualificada para el puesto suele suponer un gran coste para tu empresa, por lo que deberías dedicar más tiempo y recursos a la selección de personal. Verifica los datos de los candidatos, pide referencias y haz entrevistas en profundidad. Si no te sientes capacitado, puedes externalizar este servicio dejándolo en manos de empresas especializadas en la selección y gestión de recursos humanos.

No brindar formación a los empleados

La gestión del talento en las pymes sigue siendo su talón de Aquiles, incrementando la rotación del personal y afectando a la productividad. Un plan de formación interna mejorará la cualificación de los trabajadores y su motivación, generando un sentimiento de pertenencia con la empresa que aumentará su periodo de permanencia. Como resultado, tu pyme podrá adaptarse mejor a los cambios del entorno, será más competitiva y brindará productos o servicios de mejor calidad.

No contar con un plan de integración

En la mayoría de las pymes la integración de los nuevos empleados ocurre al azar, lo cual limita su productividad. Se estima que un trabajador necesita entre 3 y 12 meses, en dependencia de la complejidad del trabajo que desempeña, para alcanzar el máximo de su productividad, según reveló el Institute for Corporate Productivity. Un buen plan de integración acelerará ese proceso y reducirá a la mitad los costes. Tus empleados podrán adaptarse más rápido a la cultura organizacional y dominarán antes su trabajo, de manera que comenzarán a contribuir antes a la empresa.

No realizar una descripción de cargos y funciones

Muchas veces las pymes van contratando personal a medida que lo necesitan, por lo que no cuentan con un organigrama que especifique los cargos y funciones de los diferentes miembros de la organización. Ello puede dar pie a un solapamiento de tareas y funciones, así como a un desaprovechamiento de los recursos humanos, que terminará afectando a la productividad. Al contrario, una empresa con una adecuada gestión de los recursos humanos, en la que cada empleado tenga claras sus tareas, funciones y responsabilidades, será mucho más competitiva y facilitará la toma de decisiones rápidas ya que no habrá dobles mandos.

No tener un inventario de recursos humanos

El inventario de recursos humanos es una herramienta de gestión de personal muy poderosa que muy pocas pymes usan pero que puede ayudarles a planificar con bastante precisión la rotación del personal para disminuir sus costes. Con el inventario de recursos humanos podrás detectar el talento y encontrar a candidatos que puedan ocupar puestos clave dentro de tu organización. También te servirá como base para mejorar la escala retributiva de los trabajadores según su rendimiento, cualificación y aptitudes.

Desarrollar un enfoque reactivo ante los problemas del personal

La gestión de los recursos humanos en las pymes suele ser reactiva, lo cual significa que se actúa cuando surgen los problemas, en vez de tomar medidas para evitar su aparición. Ese enfoque suele generar un clima laboral negativo y puede aumentar los costes, además de exponerte a acciones legales por parte de los empleados. Por eso es fundamental contar con un plan de prevención de riesgos laborales y un plan de mejora del clima laboral que contemple un canal de comunicación eficaz.

Recuerda que una buena gestión de los recursos humanos beneficia a todos: tus empleados se sentirán más a gusto trabajando y su productividad aumentará, los clientes estarán más satisfechos y tu pyme mejorará su competitividad y reputación como empresa empleadora.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Tags: Pymes
Gestión del talento en las pymes

El talento debe ser visto como el ingrediente indispensable para el éxito, pero el éxito también depende de cómo se gestiona ese talento”, escribió Allan Schweyer. Por desgracia, las pymes tienen que enfrentarse a diario a tantos desafíos que suelen descuidar la selección y gestión del talento. No se dan cuenta de que un empleado talentoso puede aportar hasta diez veces más valor a la empresa.

¿Qué es la gestión del talento humano y por qué es tan importante?

La gestión del talento implica todas aquellas actividades dirigidas a reclutar y seleccionar a los empleados más capaces para cubrir las necesidades de la empresa. Pero atraer el talento es tan importante como retenerlo. La gestión del talento también implica descubrir el potencial de los trabajadores y aplicar estrategias que faciliten su desarrollo profesional.

En las pymes, la gestión del talento cobra una relevancia especial pues se convierte en una herramienta para diferenciarse de las grandes empresas y aportar un valor añadido. Tener en la plantilla a empleados capaces, motivados y comprometidospuede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso empresarial, influyendo además en el nivel de satisfacción de los clientes.

Además, ser capaces de retener el talento implica un gran ahorro para la empresa ya que una nueva contratación puede salir hasta tres veces más cara que implementar un plan para retener a los empleados.

¿Cómo gestionar el talento en tu pyme?

Mejora tu presencia en las redes sociales. 

El proceso de selección de personal usa cada vez más las redes sociales. El reclutamiento 2.0 te permitirá eliminar las barreras geográficas para encontrar al candidato ideal. Redes sociales como LinkedIn se han convertido en una excelente base de datos para encontrar a profesionales talentosos, a los que incluso podrás entrevistar a través de Skype. También puedes usarlas para difundir tu oferta de empleo y llegar a más personas interesadas.

Desarrolla tu employer branding.

La mayoría de las pymes no disponen de grandes recursos para la gestión del talento como las multinacionales, pero tienen otras cartas que pueden jugar a su favor. Según el último informe de Randstad, los empleados españoles valoran cada vez más detalles ajenos al salario. El 55 % evalúa las posibilidades de conciliación y el 49 % buscan un ambiente laboral agradable. Si trabajas tu marca empleadora potenciando esos aspectos, tu pyme talento de manera natural.

Elabora un buen inventario de personal.

Con esta herramienta podrás planificar el futuro de los recursos humanos a corto, medio y largo plazo así como detectar necesidades de formación y mejorar la escala retributiva. Según un informe de Workmetric, el 53 % de los empleados no se plantearían el abandonar su puesto de trabajo si en su empresa existiese una posibilidad real de ascenso y promoción. Eso significa que debes garantizarles la posibilidad de crecer y actualizarse profesionalmente. Subvencionar cursos de formación profesional o talleres de habilidades directivas no solo aumentará su motivación sino que también mejorará la competitividad de tu empresa.

Incluye un salario emocional.

La compensación económica es importante, pero el salario emocional está ganando cada vez más protagonismo en la gestión del talento humano. Implica brindar incentivos que tus empleados valoren y tengan un impacto económico contenido para tu pyme. El reconocimiento y la valoración del trabajo bien hecho, junto a una mayor autonomía y responsabilidad son detalles que los empleados talentosos valoran mucho. La retribución emocional también implica medidas de conciliación y flexibilidad laboral, las cuales terminan siendo ventajosas para la empresa puesto que pueden mejorar la productividad hasta en un 17 % y reducir el absentismo en un 30 %. También puedes valorar la posibilidad de brindar transporte gratuito, servicio de guardería, seguro de salud y/o abonos al gimnasio.

Si diseñas una buena estrategia de gestión del talento en sintonía con los objetivos de tu pyme, no tardarás en ver los resultados. Contar con un personal talentoso y comprometido hará que tu negocio sobresalga, aumentará la productividad y mejorará su competitividad.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Novedades en el contrato de formación

Los jóvenes no lo tienen fácil para encontrar un empleo. La tasa de desempleo juvenil en España es la segunda más alta de Europa, un 36,3 %, según datos del portal Statista. Para ponerle coto a ese problema, la Unión Europea ha creado un programa de ayudas económicas para las regiones donde la tasa de desempleo juvenil supere el 25 %.

En ese contexto, y gracias a una ley que entró en vigor el pasado 4 de agosto para fomentar el contrato de formación, los jóvenes que estén inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil podrán recibir una ayuda mensual.

¿En qué consiste la ayuda para el contrato de formación?

La ayuda económica de acompañamiento, contemplada en los Presupuestos Generales del Estado, tiene el objetivo de incentivar la entrada al mercado laboral de los jóvenes que tienen una formación básica.

Consiste en una remuneración de 430 euros, los cuales se añaden al salario que paga la empresa, de manera que al sumar la ayuda al salario mínimo interprofesional, esos jóvenes podrían obtener unos ingresos mensuales de más de 1 000 euros.

¿Cuánto tiempo dura la ayuda para el contrato de formación?

La ayuda se extenderá durante el tiempo del contrato, hasta un máximo de 18 meses, que se convierten en 36 meses si el joven tiene una minusvalía superior al 33 %. Si el contrato no supera la duración máxima de la ayuda, el joven podrá solicitarla nuevamente con diferentes contratos, encadenando hasta tres contratos diferentes.

¿Qué condiciones hay que cumplir para acceder a la ayuda?

Para solicitar la ayuda económica de acompañamiento, el joven que haya conseguido un contrato de formación debe:

  • Tener más de 16 años y menos de 30.
  • Estar inscrito en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil.
  • No tener estudios superiores, ESO como máximo. Esta ayuda no aplica para los jóvenes titulados universitarios o con certificado de profesionalidad.
  • Solicitar personalmente la ayuda en un plazo de 15 días desde el momento en que se formaliza el contrato de formación en la oficina del Servicio Estatal de Público de Empleo rellenando este formulario. La solicitud fuera de este plazo supone perder días de derecho.
  • Comprometerse activamente con la formación oficial recibida, si el joven no muestra un aprovechamiento óptimo puede perder la ayuda.

Requisitos del contrato de formación y aprendizaje

El contrato para la formación y el aprendizaje también debe cumplir algunos requisitos:

  • Duración mínima de 1 año.
  • Debe cumplir con los requisitos que indica el artículo 11.2 del Estatuto de los Trabajadores sobre este tipo de contrato.
  • El joven debe someterse a un proceso de formación y seguimiento en un centro acreditado por el SEPE que le otorgue un certificado de profesionalidad.
  • La empresa o centro educativo debe indicar en la solicitud que el contrato de formación se acoge a la ayuda económica de acompañamiento.

¿Cuáles son los beneficios para la empresa?

La ayuda para los jóvenes con un contrato de formación es compatible con el resto de los incentivos a la contratación a los que la empresa tenga derecho por ese tipo de contrato. Además, por la ayuda de acompañamiento no se cotiza a la Seguridad Social.

Cuando el contrato de formación llegue a término, si el empresario decide convertirlo en un contrato indefinido a jornada completa, tendrá derecho a una bonificación en las cuotas empresariales por contingencias comunes a la Seguridad Social, la cual asciende a 250 euros mensuales, con un máximo de 3 000 euros al año, según prevé el artículo 3 de la ley medidas urgentes para la reforma del mercado laboral. La bonificación se aplicará durante un período de 3 años, pero solo se puede aprovechar una vez por cada uno de los jóvenes beneficiados.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Jubilación anticipada en las  pymes

Los españoles suelen jubilarse antes de lo estipulado por ley. El año pasado, 43 de cada 100 trabajadores se jubilaron antes de la edad ordinaria, con una media de 64,2 años. En muchos casos se trata de personas que han acumulado derechos a lo largo de su carrera de cotización, según reveló la INEAF, por lo que si eres una de ellas, también puedes solicitar la jubilación anticipada voluntaria.

¿Cuáles son los requisitos para la jubilación anticipada en las pymes?

Ya hablamos de la jubilación anticipada para autónomos, pero ¿Cuáles son los requisitos de la jubilación anticipada en las pymes?. Desde 2013, el momento de la jubilación se ha comenzado a aplazar progresivamente, de manera que pasará de los 65 años actuales a los 67 años en 2027. Hoy, para jubilarte a los 65 años debes haber cotizado más de 38 años y seis meses o esperar a cumplir los 65 años y seis meses si has cotizado durante un periodo de tiempo inferior. La Ley 27/2011 indica los requisitos para poder anticipar esa fecha y solicitar la jubilación anticipada:

  • Tener dos años menos que la edad ordinaria de jubilación que correspondaEn 2018 la edad de jubilación reglamentaria es de 65 años y 6 meses, pero irá aumentando paulatinamente hasta llegar a los 67 años en 2027.
  • Haber cotizado al menos 35 años a la Seguridad Social, sin computar las pagas extras. Los periodos cotizados también aumentarán gradualmente, de forma que en 2027 serán necesarios 38 años y 6 meses para la jubilación ordinaria. Si has cumplido servicio militar obligatorio o la prestación social sustitutoria, puedes computarlo como un año adicional.
  • El importe de la pensión debe superar la pensión mínima que te correspondería por tu situación familiar al cumplir los 65 años de edad. Significa que si tienes una persona a tu cargo, por ejemplo, y la pensión mínima no es suficiente para el núcleo familiar, te denegarán la pensión anticipada.

Casos especiales para acceder a la jubilación anticipada

Condición de Mutualistas.

Pueden acceder a la jubilación anticipada voluntaria a partir de los 60 años aquellos que hayan cotizado en alguna de las Mutualidades Laborales de trabajadores por cuenta ajena antes del 1 de enero de 1967. También se aplica para quienes se adscribieron al Régimen Especial de Trabajadores del Mar antes del 1 de agosto de 1970 y quienes pertenecen al Régimen Especial de la Minería del Carbón desde antes del 31 de diciembre de 1969. En esos casos, se aplica un coeficiente reductor del 8 % por cada año de anticipo.

Profesiones de naturaleza penosa, peligrosa o tóxica.

Existendeterminadas profesiones que pueden acceder a una jubilación anticipada debido al tipo de trabajo realizado. Tal es el caso de quienes han trabajado bajo el Estatuto del Minero, el personal de vuelo de trabajos aéreos, los trabajadores ferroviarios, los artistas (a los 60 años) y los profesionales taurinos (a los 55 años). No obstante, la edad de jubilación no puede ser inferior a los 52 años.

Discapacidad igual o superior al 45 %.

La edad ordinaria de jubilación se puede reducir cuando la persona padece una discapacidad igual o superior al 65 % o si es del 45 % pero existen otros problemas que demuestran una reducción en la esperanza de vida. En ese caso, la jubilación anticipada voluntaria se puede solicitar a partir de los 58 años.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Tags: Pymes
Consejos para evitar accidentes laborales

El número de bajas por accidentes laborales aumentó en 2017 alcanzando los 583 425 casos, un 5 % más que en 2016. Como resultado de esos accidentes de trabajo murieron 619 personas, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Si tienes una pyme, poner en práctica medidas de prevención y seguridad te permitirá disminuir los costes humanos y económicos.

¿Cómo prevenir los accidentes de trabajo?

Elabora el plan de prevención de riesgos laborales.

Como propietario o administrador de una pyme, tienes la obligación de garantizar la salud y seguridad de tus trabajadores. Debes realizar un plan de prevención de riesgos laborales, el cual consiste en evaluar los riesgos que existen en tu empresa relacionados con los distintos puestos de trabajo y diseñar medidas preventivas para evitarlos o minimizarlos en la medida de lo posible.

Facilita el equipo de protección adecuado.

Usar el equipo correcto minimiza considerablemente la gravedad de las lesiones en caso de accidente laboral. Por eso, una vez que hayas determinado los principales riesgos laborales, debes proporcionar a tus empleados el equipo de protección adecuado, desde tapones para los oídos si trabajan en un ambiente muy ruidoso hasta cascos, guantes o máscaras para la cara. No olvides que todos los elementos relacionados con la seguridad laboral deben estar debidamente certificados y, si es necesario, realizar el mantenimiento preventivo que garantice su adecuado funcionamiento.

Formación básica en materia de seguridad.

Si tus empleados son conscientes de los riesgos laborales y saben cómo trabajar con seguridad, minimizarás las probabilidades de que se produzcan bajas por accidente laboral. Los trabajadores tienen derecho a recibir información sobre los riesgos para su salud y seguridad, así como sobre primeros auxilios y procedimientos de emergencia. También deben aprender a usar correctamente la maquinaria y/o a manipular productos que representen cierto nivel de riesgo.

Diseña el plan de emergencia.

En caso de siniestro, la velocidad de reacción es esencial, tanto para evitar daños materiales como para salvar vidas. Eso significa que todos los empleados deben conocer el protocolo de actuación ante las emergencias. Deben saber, por ejemplo, dónde se encuentran los extintores, las bocas de incendios equipadas, el botiquín de primeros auxilios y las salidas de emergencia. También debes designar a un jefe de emergencia, que será quien evaluará la situación y asumirá la coordinación de los medios humanos, así como a un equipo de emergencia que lo apoye y al personal encargado de los primeros auxilios y de ayudar a las personas con discapacidad que trabajen en tu pyme en caso de siniestro o accidente laboral.

Limpieza y orden.

Si un empleado resbala, tropieza o cae, tendrás que pagarle una indemnización por accidente laboral y es probable que tu aseguradora aumente la cuota a pagar. Para reducir al máximo este riesgo, debes exigir que el lugar de trabajo se mantenga limpio y en orden, lo cual también ayudará a generar un entorno laboral más agradable para todos. Las vías de evacuación, las salidas y las zonas de paso siempre deben mantenerse despejadas y el suelo bien seco para evitar resbalones.

La prevención de los riesgos laborales debe convertirse en una de tus prioridades en la hoja de ruta de tu negocio. Si no proteges al capital humano, el índice de accidentalidad se disparará, de manera que tendrás que afrontar costes directos e indirectos que afectarán tanto la productividad de tu pyme como su reputación. Recuerda que todos ganan cuando existe un entorno de trabajo seguro. Como emprendedor, no solo evitarás posibles multas tras las inspecciones de trabajo y te ahorrarás sobrecostes por conceptos de seguros e indemnizaciones por accidentes laborales sino que también fomentarás un entorno donde dé gusto trabajar.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Tags: Autónomos , Pymes
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 171.33.234.179
Condiciones de Aval
Documentación Necesaria
Cargando información al usuario...