Consentimiento legal de cookies

Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web o configuralas o recházalas pulsando en nuestro gestor de configuración

Las cookies técnicas sirven para garantizar el correcto funcionamiento del portal web, así como para proporcionar comodidad y fluidez a la navegación del usuario.

Las cookies analíticas o de medición ayudan a los propietarios de páginas web a comprender como interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima.

Cookies para integrar funcionalidades de redes sociales en el sitio Web y compartir contenidos del sitio Web en dichas redes sociales.

Guardar preferencias Rechazar cookies Aceptar todas las cookies

Blog Con Aval Sí

Infraestructura de una empresa: Infraestructura empresarial para pymes y autónomos

Página 1
como elaborar un modelo canvas

Todo negocio comienza siendo una idea. Llevarla a la práctica y lograr que sea rentable no suele ser fácil. Afortunadamente, existen diferentes herramientas que te ayudarán a proyectar tu empresa y aumentar las probabilidades de que tenga éxito. Una de las más eficaces es el modelo Canvas, que se puede aplicar a cualquier tipo de negocio, independientemente de su tamaño, el sector donde opere y la actividad que desarrolle.

¿Qué es el modelo Canvas?

El modelo Canvas, desarrollado por el consultor y empresario Alexander Osterwalder y el científico computacional Yves Pigneur, es una herramienta que permite definir, crear y representar gráficamente un modelo de negocio.

Se divide en dos grandes secciones: una parte se centra en el valor que el negocio quiere aportar a los clientes y la otra se enfoca en el funcionamiento interno, incluyendo las actividades de la empresa y la forma de estructurar sus operaciones, con el objetivo de tener claro el método a seguir para generar ingresos.

¿Para qué sirve? Las principales ventajas del modelo Canvas

El modelo Canvas es particularmente útil porque resume en un lienzo tu modelo de negocio. Sintetiza y simplifica tus ideas, logrando que sean comprensibles para todo el mundo e, incluso, puede aportarte claridad para que emprendas con mayor confianza y agilidad. 

-        Proporciona una representación esquemática sencilla del negocio

El modelo de negocios Canvas se basa en un lenguaje eminentemente visual, compuesto por una serie de bloques que permiten captar, de manera rápida y sencilla, la estructura del negocio y cómo genera valor logrando ser competitivo en el mercado. Al ser una representación intuitiva y fácil de interpretar, se convierte en una referencia directa y transparente que se puede usar en todos los departamentos de la empresa, así como a nivel externo con los asesores, inversores y socios. De hecho, es particularmente útil para facilitar la comprensión de los modelos de negocios innovadores o complejos.

-        Fomenta un enfoque integral y sistémico

El modelo Canvas resume los elementos internos y externos del negocio, brindando una imagen global del mismo. Permite comprender cómo cada aspecto del negocio se relaciona con los demás, resaltando el vínculo existente entre las diferentes funciones, actividades y procesos de la empresa. Así, facilita la detección de las incoherencias entre las diferentes áreas y fomenta un pensamiento más sistemático e integral sobre el negocio, sustentado en un conocimiento profundo de la interrelación entre sus áreas clave.

-        Resalta las fortalezas y debilidades del negocio

La representación gráfica del plan de negocio en Canvas permite detectar los puntos fuertes que pueden impulsar el crecimiento de la empresa, así como aquellas áreas que es necesario reforzar para mejorar la competitividad. Mantener visible la propuesta de valor sobre la cual gira el resto de los elementos proporciona una guía clara en todo momento, fomentando un enfoque en los elementos estratégicos más importantes, para asignarles más recursos y promover el crecimiento del negocio.

-        Impulsa la innovación y la toma de decisiones estratégicas

El modelo Canvas es una poderosa herramienta para tomar decisiones estratégicas que favorezcan la innovación en el modelo de negocio, siendo un punto de partida para analizar la viabilidad económica de las nuevas ideas. Es un documento vivo cuyos bloques se pueden desarrollar, cambiar y reelaborar para explorar la viabilidad de diferentes alternativas dentro del modelo de negocio y comprender cómo responde el sistema en su totalidad.

¿Cómo hacer un modelo Canvas?

El modelo Canvas está compuesto por nueve módulos que cubren las cuatro áreas principales de un negocio: clientes, oferta, infraestructuras y viabilidad económica.

  1. Tu propuesta de valor

La propuesta de valor es el núcleo del negocio, por lo que se ubica en el centro del lienzo. Es aquello que diferencia a tu empresa y la razón por la que los clientes se decantarán por tus productos o servicios, en vez de elegir los de la competencia. En este módulo debes dejar claro qué valor proporcionas a esos consumidores, qué problema solucionas o qué necesidad satisfaces. Si tienes diferentes segmentos de clientes, también debes tener distintas propuestas de valor para cada uno de ellos.

Una buena propuesta de valor es una combinación única de características que resuelven el problema del cliente o le brindan un valor adicional. La plataforma Aaptiv, por ejemplo, tiene una propuesta de valor clara: brinda entrenamientos de audio dirigidos por un profesional a un coste menor que un entrenador personal. Como resultado, ya cuenta con 2 500 programas de entrenamiento y unos 200 000 usuarios que pagan una media de 80 dólares al año.

  1. Segmentos de mercado

Esta área del modelo Canvas refleja los diferentes segmentos de mercado a los que te diriges. En este módulo debes responder dos preguntas clave: para quién creas valor y cuáles son tus clientes más importantes. Por tanto, debe incluir tus diferentes buyer persona. Considera que, cuantos más detalles conozcas de tus clientes, más eficaces y específicas serán tus estrategias de marketing y comercialización.

Cuando elabores el modelo Canvas, ten en cuenta que una empresa puede tener diferentes segmentos de clientes, desde particulares hasta organizaciones que operen a nivel global, de manera que cada uno de ellos demandará diferentes tipos de relaciones, canales de distribución y opciones de pago.

Por ejemplo, Bimbo tiene, fundamentalmente, dos segmentos de clientes para sus panes de molde: los consumidores finales que lo compran y los supermercados, que son quienes lo colocan al alcance de estos. La marca debe considerar las necesidades de ambos, pues de lo contrario corre el riesgo, como ya ha ocurrido, de que las cadenas retiren sus productos de los estantes, lo cual impedirá que llegue a su cliente final.

  1. Relaciones con los clientes

Resume tu estrategia para atraer, retener y fidelizar a los clientes, así como el tipo de relación que establecerás con ellos, si es automatizada, personal o externalizarás ese servicio. En este módulo debes plantearte qué tipo de vínculo esperan los diferentes segmentos del mercado y cómo se integran en tu modelo de negocio.

No olvides que de esa relación depende, en gran medida, la reputación de tu marca. Mantener canales de contacto directo puede ser muy satisfactorio para tus clientes y te permitirá personalizar el servicio, pero también suele ser costoso. Empresas como Oracle, por ejemplo, han apostado por facilitar la conexión entre los usuarios para crear una comunidad alrededor de sus productos, que muchas veces actúa como un servicio de asistencia técnica.

  1. Canales de distribución 

Esta área del modelo de negocio Canvas resume cómo tus clientes podrán comprar el producto y el sistema de distribución que utilizarás. Incluye tu estrategia para transmitir la propuesta de valor al mercado, partiendo de la experiencia que deseas generar en tu buyer persona. Puedes utilizar una red de tiendas, por ejemplo, vender a través de tu e-commerce o reclutar una fuerza de ventas, pero también podrías llegar a tu público objetivo a través de sitios web y redes de ventas de terceros o al por mayor.

En este módulo debes reflejar qué canales prefieren los segmentos del mercado en los que te enfocas y cuáles son los más rentables o los que aportan mejores resultados. Especifica, además, los canales que usarás para crear conciencia de marca y brindar atención al cliente tras la compra. Podrías recurrir a la publicidad online o los medios de comunicación convencionales para dar a conocer tus productos y servicios o implementar el servicio de posventa en tu tienda física, por teléfono o incluso en las redes sociales.

Apple, por ejemplo, no solo atiende en sus negocios, sino que también brinda asistencia por teléfono, permite rastrear pedidos a través de su sitio online, cuenta con un chat en línea e, incluso, posee una aplicación que brinda acceso a diferentes soluciones para todos sus productos. Sean cuales sean los canales que elijas, inclúyelos en tu modelo Canvas.

  1. Fuentes de ingresos

¿Establecerás precios fijos o dinámicos? ¿Venderás productos y servicios directamente o instaurarás un modelo de subscripción? Esta área del modelo Canvas proporciona una comprensión clara de la forma en que cada segmento de clientes generará ingresos. Incluye las fuentes de ingresos que harán que tu negocio sea rentable, considerando el precio límite, el umbral por debajo del cual no puedes situar el precio de venta y el precio que puede pagar tu buyer persona.

Si vas a emprender un negocio digital, por ejemplo, existen diferentes maneras de monetizarlo, desde la publicidad y las redes de afiliados hasta las suscripciones o el patrocinio. Netflix utiliza un modelo de suscripción, Google funciona gracias a la publicidad, mientras Slack y Asana siguen un modelo SaaS enfocado en las empresas que pagan por usar su software y servicios. En cualquier caso, este módulo debe dejar claro por qué valor están dispuestos a pagar tus clientes, cómo les gustaría abonar esa cantidad y cuánto aportan las diferentes fuentes de ingresos al total de la empresa.

  1. Recursos clave

Se trata de todo lo que tu negocio necesita para desarrollar su actividad, desde maquinarias y tecnología hasta espacios físicos, como oficinas o naves industriales, además de los recursos humanos. También debes incluir los recursos financieros que necesitarás y las vías por los que vas a obtenerlos, ya sea un préstamo bancario, anticipo de clientes estratégicos, capital de riesgo o una campaña de crowdfunding.

Sin embargo, será mejor que te enfoques en los recursos de importancia estratégica para tu tipo de negocio. En el caso de Amazon Prime, un recurso clave es la licencia para transmitir los contenidos audiovisuales, mientras que para Microsoft o Apple son las patentes. 

Si piensas montar una empresa tecnológica, tus recursos clave serán los ingenieros y desarrolladores de software, junto a la infraestructura técnica (como ordenadores y servidores), necesaria para que puedan programar o brindar los servicios. En cambio, en una empresa de transporte los recursos clave que debes incluir en tu modelo Canvas son los conductores, los vehículos y los sistemas de monitoreo para garantizar la seguridad de los trayectos y la eficiencia en las entregas.

  1. Actividades clave

Esta área del modelo Canvas recoge todas aquellas acciones, tareas y procesos esenciales para proporcionar valor a tu buyer persona y diferenciarte de la competencia, desde la producción hasta las plataformas que usarás, el servicio de postventa o el marketing. Esas actividades son las que posibilitan el funcionamiento del modelo de negocio.

Una aplicación de reparto de comida a domicilio, por ejemplo, necesitaría asegurar conexiones rápidas y sin problemas con los restaurantes adscritos, garantizar una entrega veloz y actualizar automáticamente los menús. Amazon tiene que enfocarse en su gestión de inventario y logística, sin descuidar las acciones de marketing, el servicio al cliente, el análisis de datos y el desarrollo de productos y tecnologías.

Según el negocio que emprendas, tu actividad clave podría ser la producción y fabricación de productos, la atención al cliente y soporte técnico, o la gestión de proveedores y adquisición de materiales. También podría tratarse de la comercialización y promoción de servicios, el mantenimiento y actualización de sistemas y softwares, o la investigación y desarrollo de productos. Lo importante es que identifiques adecuadamente esas acciones esenciales que te permitirán destacar en el mercado.

  1. Asociaciones clave

Todo plan de negocios en Canvas debe recoger los acuerdos de colaboración y las alianzas estratégicas necesarias para poner en marcha la empresa y garantizar su sostenibilidad a lo largo del tiempo. Identifica a proveedores, distribuidores, socios y/o inversores con los que puedas compartir experiencias, costes y recursos.

Obviamente, todas las relaciones que establezcas no serán clave para la empresa, por lo que debes identificar las asociaciones esenciales. Determina los proveedores que son una fuente de suministro fiable y los compradores más importantes. Si vas a abrir una empresa dedicada a la instalación fotovoltaica, los fabricantes de placas solares podrían convertirse en tus socios estratégicos. Sin embargo, si operas un negocio de gestión de residuos, las alianzas gubernamentales podrían ser clave para tu éxito.

También puedes definir las alianzas estratégicas entre no competidores, como son FedEx, DHL y UPS para Amazon, por ejemplo, o incluso con empresas de tu propio sector con las que podrías colaborar para lanzar nuevos productos o servicios compartiendo el riesgo, una tendencia que se ha vuelto cada vez más habitual en el mundo de la moda.

  1. Estructura de costes

La entrega de valor, la adquisición de los recursos y el mantenimiento de las relaciones con los clientes implican costes. Para hacer un modelo Canvas, debes evaluar los costes fijos que tendrá tu negocio, así como las estrategias para obtener la máxima rentabilidad posible.

Además de los costes operativos, este módulo debe incluir los de financiación y de capital destinados a adquirir o actualizar los recursos físicos, así como los costes de personal. Debes determinar los costes más importantes inherentes al modelo de negocioespecificando los recursos y actividades clave que más inversión requieren.

Por ejemplo, si estás pensando en abrir una peluquería, debes calcular la inversión necesaria para acondicionar el local y comprar los utensilios de trabajo. También tendrás que considerar los costes fijos, como el alquiler del espacio, y añadir los costes variables, como las facturas de luz y agua.

En resumen, el modelo Canvas es una herramienta valiosa para analizar con claridad los principales aspectos que componen tu negocio. Te ayudará a diseñar estrategias eficaces, identificar oportunidades de crecimiento y tomar decisiones informadas, por lo que es válido tanto para empresas que están dando sus primeros pasos como para aquellas que se encuentran más consolidadas.

Qué son los ODS

El cambio climático, el colapso de los sistemas de salud, la falta de recursos naturales y los conflictos armados son algunos de los principales problemas a los que se enfrenta el mundo en la actualidad. No cabe duda de que las transformaciones sociales, económicas y ambientales que se han producido en las últimas décadas representan retos significativos que demandan medidas urgentes, tanto a nivel gubernamental como empresarial. Para intentar darles respuesta han surgido los ODS.

¿Qué son los ODS? Descubriendo sus huellas y relevancia a nivel mundial

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son una serie de prioridades a nivel mundial que fueron establecidas en 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Incluidos en la Agenda 2030, representan un marco de desarrollo global mucho más ambicioso que los Objetivos de Desarrollo del Milenio, de los cuales son herederos directos.

De hecho, en el año 2000 ya se había aprobado la Declaración del Milenio, cuyas metas se conocieron como los Objetivos de Desarrollo del Milenio (OMD), aunque en realidad no se trataba de un programa completamente nuevo, sino más bien del intento de aunar todos los esfuerzos bajo un enfoque holístico que permitiera hacer frente a la pobreza de manera más eficaz y promover el desarrollo económico y social.

Objetivos como reducir la pobreza y el hambre, lograr que la enseñanza primaria sea universal y promover la igualdad de género siempre han ocupado un lugar prioritario en el programa de Naciones Unidas. De una forma u otra, la ONU lleva más de 60 años trabajando para lograr esas metas.

En 1961, por ejemplo, proclamó el “Decenio de las Naciones Unidas para el Desarrollo” para incentivar una tasa mínima de crecimiento anual del 5 % en los países en vías de desarrollo mientras lanzaba el Programa Mundial de Alimentos (PMA) en colaboración con la FAO para poner a disposición de estas naciones la mayor cantidad posible de excedentes de alimentos para combatir el hambre.

Una década más tarde, en 1974, la Asamblea General también enumeró 20 principios sobre los que debía basarse el nuevo orden económico internacional realizando propuestas para reformar el sistema monetario y financiar los objetivos de desarrollo de los países que más lo necesitaban. 

Los actuales ODS concentran todos esos esfuerzos, actividades, compromisos e iniciativas con un fin común, destacando su interrelación y la necesidad de avanzar en todas las direcciones para lograr cualquiera de esas metas. Estos 17 objetivos intentan garantizar un ritmo de desarrollo que satisfaga nuestras necesidades sin comprometer el futuro de las nuevas generaciones. Gobiernos de 193 países se han comprometido con su puesta en marcha:

  1. Erradicar la pobreza
  2. Poner fin al hambre
  3. Promover la salud y el bienestar de todos
  4. Garantizar una educación de calidad
  5. Lograr la igualdad de género
  6. Garantizar el agua limpia y el saneamiento
  7. Proporcionar una energía asequible y no contaminante
  8. Promover un crecimiento económico sostenible e inclusivo
  9. Modernizar la industria y las infraestructuras
  10. Reducir las desigualdades sociales
  11. Desarrollar ciudades y comunidades seguras y sostenibles
  12. Promover una producción y consumo responsables
  13. Combatir el cambio climático
  14. Preservar los océanos y la vida marina
  15. Proteger la biodiversidad de los ecosistemas terrestres
  16. Promover la paz, justicia e instituciones sólidas
  17. Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son “un llamamiento universal a la acción para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y mejorar las vidas y las perspectivas de las personas en todo el mundo”, como reconoce Naciones Unidas.

Son una exhortación a todos los países, independientemente de su nivel socioeconómico, para que promulguen y apliquen medidas encaminadas a promover la prosperidad de sus ciudadanos mientras protegen el planeta y gestionan mejor los recursos de los que disponen. Sin embargo, esta tarea no es exclusiva de los gobiernos, sino que también implica un compromiso de las organizaciones sociales y las empresas.

¿Cómo están impactando los ODS en las empresas?

Todas las empresas, independientemente de su tamaño, el sector en el que operan y su enclave geográfico, deben cumplir con la ley, respetar los estándares mínimos reconocidos a nivel internacional y proteger los derechos universales de sus trabajadores y grupos con los que interactúa. Por tanto, a medida que los ODS se extiendan, irán cambiando la manera de operar de los negocios.

Las empresas pueden usar los ODS como un marco general para proyectar, dirigir y comunicar sus estrategias de negocios, objetivos y actividades. De hecho, en la actualidad casi todas las grandes empresas han puesto en marcha medidas para alinearse con los ODS. En España, 9 de cada 10 organizaciones están trabajando en algunos de los ámbitos que señalan los ODS, según reveló el Pacto Mundial de Naciones Unidas.

Más allá de los activos que la empresa posee o controla, uno de los mayores impactos de los ODS se concentra en la cadena de valor, que se convierte en el punto de partida para analizar su influencia a nivel empresarial y redefinir las prioridades. Por tanto, es necesario reevaluar la base del suministro y la logística de entrada a lo largo de la producción y las operaciones hasta la distribución, uso y fin de la vida útil de los productos.

No es casual que el 38 % de las empresas españolas ya tenga en cuenta los ODS vinculados a la economía circular y la acción climática en el desarrollo de sus productos y servicios. En este sentido, la sostenibilidad ha ido ganando protagonismo en la estructura empresarial, hasta el punto que los criterios ambientales, sociales y de gobernanza están cada vez más presentes en su día a día.

La apuesta por la sostenibilidad no se limita a un departamento o profesional que supervisa estos temas, sino que se está integrando en el ADN empresarial. En España, el 41 % de los negocios poseen una estrategia de sostenibilidad, el 78 % de las cuales están alineadas con los ODS.

¿Cómo aplicar los ODS en las empresas?

Una vez que la empresa haya establecido sus nuevos objetivos, prioridades estratégicas e indicadores de rendimiento, tendrá que lograr que su actividad principal sea sostenible. Es probable que tenga que aplicar transformaciones importantes en diferentes áreas de su actividad principal, incluyendo su oferta de productos y servicios, segmentos de clientes, gestión de la cadena de suministro, elección y uso de materias primas, redes de transporte y distribución y gestión del producto al final de su vida útil. Las empresas también tendrán que contar con equipos de sostenibilidad e invertir mucho más en I+D.

No obstante, estos cambios tienen recompensa, ya que los ODS pretenden redirigir los recursos de las inversiones públicas y privadas a nivel mundial hacia las empresas que puedan ofrecer soluciones innovadoras, por lo que representan una ocasión para identificar nuevas oportunidades de negocio. También se reforzarán los incentivos económicos para que las empresas utilicen los recursos de forma más eficiente o cambien a alternativas más sostenibles.

En realidad, existen muchas maneras de aplicar los ODS en las empresas. Un informe reciente del Ministerio de Asuntos Exteriores señaló varios ejemplos de aplicación de los ODS en empresas españolas. BBVA se comprometió a movilizar 100 mil millones de euros para frenar el cambio climático y utilizar el 70% de energía renovable en 2025. También ha desarrollado un Plan Global de Diversidad e Inclusión para fomentar la diversidad en su plantilla y ha desembolsado 13.697 millones de dólares a través de su Fundación Microfinanzas BBVA para ayudar a 6,8 millones de personas con pocos recursos a emprender en América Latina.

Sin duda, las empresas que se alineen con los ODS podrán fortalecer su relación con los clientes, empleados y otras partes interesadas. Así podrán seguir creciendo de manera sostenible mientras mejoran su imagen de marca y employer branding. En cambio, los negocios que no se alineen quedarán más expuestos a riesgos legales y de reputación. Por tanto, a la larga, aplicar los ODS en las empresas aportará una gran ventaja competitiva.

organización Data Driven

En el mundo actual, los datos se han convertido en un activo valioso para las empresas, prácticamente a la par del talento humano, la maquinaria o el capital. Si se utilizan de manera adecuada, son una fuente de crecimiento empresarial que impulsa la eficiencia y competitividad, pero es necesario aprender a separar el grano de la paja en el momento de su recolección, sacarles provecho con inteligencia y generar una cultura organizacional que sea capaz de usar todo su poder.

Organizaciones data driven, ¿qué son exactamente?

Muchas organizaciones ya recopilan y analizan datos con regularidad, elaboran informes y toman decisiones basándose en ellos. Sin embargo, ese nivel de gestión no es suficiente para considerarse una empresa data driven.  

Una compañía data driven es aquella que “trata culturalmente los datos como un activo estratégico y genera capacidades para usarlos, no solo para tomar las decisiones más importantes, sino también para la acción cotidiana en la primera línea”, según Ishit Vachhrajani, estratega corporativo de AWS.

Una organización data driven es aquella que usa los datos para optimizar su funcionamiento, adaptando su cultura empresarial a un entorno digitalizado. Son empresas que aplican las últimas tecnologías para analizar la información e implementan un sistema de analítica de datos bien estructurado que les permite dar seguimiento a los principales KPI del negocio. Todo con el objetivo de tomar decisiones óptimas que fomenten el éxito empresarial a largo plazo.

¿Cuáles son los beneficios de convertirse en una empresa data driven?

Potencia la eficiencia. Las empresas data driven suelen ser más eficientes que aquellas que no utilizan inteligentemente los datos, ya que estos permiten medir los procesos, detectar tendencias de mercado e identificar problemas con rapidez para reaccionar en consecuencia. Así, las organizaciones también pueden invertir sus recursos de manera óptima en las áreas clave, lo cual conduce a mejores resultados.

  • Mejora la toma de decisiones. Los datos proporcionan una visión global de los elementos que influyen en el funcionamiento de la organización, un conocimiento que se puede aprovechar para tomar mejores decisiones sobre la asignación de recursos, las estrategias de mercado o los cambios internos. Así, las empresas evitan perder un tiempo precioso y pueden eliminar las actividades que no aportan valor.
  • Profundiza en los clientes. Las organizaciones data driven pueden desarrollar una visión más profunda de las necesidades de sus clientes, lo cual les dará una ventaja a la hora de diseñar sus productos y servicios. Los datos también permiten lanzar campañas de marketing más específicas que respondan a las necesidades de los clientes, generando mayores tasas de adquisición y retención. 
  • Incrementa los ingresos. Con el poder de los datos, las empresas pueden aumentar sus ganancias tomando decisiones más informadas sobre los precios, el desarrollo de productos o las campañas publicitarias. Analizar los datos antes de lanzar un producto o servicio, por ejemplo, las ayudaría a estimar si podrían tener éxito para realizar inversiones más seguras.

La buena noticia es que el desarrollo empresarial basado en datos no es exclusivo de las grandes empresas. Las pymes también pueden aprovechar estas soluciones para mejorar las experiencias de sus clientes y generar valor a partir de sus operaciones. Existen diferentes vías para convertirse en una organización data driven, pero generalmente todo comienza con un proceso de digitalización que incluya iniciativas de Big Data y Business Analytics para ampliar la capacidad de recopilación y análisis de los datos.

Por supuesto, a lo largo del proceso las empresas tendrán que enfrentar varios desafíos, desde la cantidad y calidad de los datos que gestionan hasta las restricciones de tiempo y presupuesto, pero generalmente el mayor obstáculo no es técnico sino la resistencia al cambio. Por tanto, si quieres aprovechar el potencial de los datos en tu negocio, debes asegurarte de desarrollar la cultura adecuada, de manera que las habilidades de análisis no se circunscriban a los científicos de datos, sino que se extiendan a todos los puestos de la organización.

 

ERP para empresas

En el mercado actual, las empresas que quieran seguir siendo competitivas necesitan agilizar sus operaciones y ganar en eficiencia. Digitalizar sus procesos estratégicos mediante un software ERP les permitirá optimizar el flujo de trabajo, optimizar la comunicación interna y, en última instancia, responder con mayor rapidez para adaptarse a las demandas de sus clientes y los tiempos que corren.

No es casual que casi la mitad de las empresas estén interesadas en aplicar las soluciones ERP para mejorar la gestión de su negocio. Se trata del software más implantado en España, con un índice de penetración que duplica al del resto de las soluciones informáticas, según el “Estudio anual sobre la demanda de software empresarial en España”.

¿Qué es un ERP y para qué sirve?

La planificación de recursos empresariales (ERP, por sus siglas en inglés) es un sistema de software que permite automatizar los procesos de negocio relacionados con la operatividad y productividad de la empresa, desde las finanzas y los recursos humanos hasta la fabricación, cadena de suministro, compras, marketing o atención al cliente.

Básicamente, el software ERP es un programa de gestión empresarial que agiliza el trabajo del día a día ya que sirve para conectar los diferentes departamentos y las labores que realizan. Como resultado, permite ahorrar tiempo en el procesamiento de la información y facilita enormemente la gestión empresarial. De hecho, una de sus principales ventajas consiste en que los registros se realizan en una base de datos común, de manera que una vez que se introducen los datos, los otros departamentos pueden acceder a ellos.

Este tipo de software suele caracterizarse por su flexibilidad y escalabilidad, lo cual significa que contiene módulos que se pueden añadir y configurar para adaptarse a las peculiaridades de la empresa. Existen ERPs generalistas orientados a satisfacer las necesidades básicas de la mayoría de los negocios mientras que otras soluciones son más verticales ya que han sido especialmente creadas para dar respuesta a las demandas de sectores específicos.

Cinco ventajas de implementar un ERP en las empresas

  1. Automatización de los procesos de gestión empresarial. Con un software ERP podrás automatizar muchas de las tareas rutinarias de tu empresa, desde la emisión de facturas hasta el envío de notificaciones a los clientes. Así agilizarás el flujo de trabajo y liberarás al personal para que pueda encargarse de aquellas tareas que aportan más valor.
  2. Mejora la toma de decisiones. Centralizar la información y tenerla disponible en tiempo real te permitirá analizar los datos rápidamente para que puedas sacar conclusiones más fiables y tomar decisiones estratégicas para tu organización. Como resultado, podrás anticiparte a los problemas o responder con celeridad cuando se produce un fallo conduciendo tu negocio en la dirección correcta.
  3. Aumenta la eficiencia. La implantación de un ERP supone el inicio de una nueva etapa en la que dejarás atrás las formas obsoletas de trabajar que lastraban el crecimiento de tu negocio. Automatizar muchos de los procesos disminuye los errores y reduce los costes, lo cual impacta positivamente en la eficiencia y eficacia organizacional. Como resultado, tu empresa podrá ser más competitiva y tendrá el camino despejado para seguir creciendo.
  4. Mayor control del negocio. En un ERP todas las interacciones quedan registradas, lo cual posibilita un seguimiento más exhaustivo de los diferentes procesos. Ese nivel de control facilita la auditoría y mejora la trazabilidad. También podrás supervisar de manera más sencilla e integral las operaciones de tu empresa para solucionar rápidamente cualquier imprevisto.
  5. Datos más seguros. Con un ERP los datos no solo ganan en coherencia, homogeneidad y calidad sino que, al centralizar toda la información, también es posible protegerla mejor que cuando está dispersa por diferentes servidores u ordenadores. Podrás restringir el acceso a la misma e implementar soluciones de ciberseguridad, además de facilitar las tareas de mantenimiento y backup.

Por último, cabe aclarar que aunque los softwares ERP suelen ser sencillos, tienen una curva de aprendizaje, por lo que tendrás que formar a tus empleados para que lo usen adecuadamente. También es fundamental que elijas una opción modulable y escalable que pueda ir creciendo con tu empresa, de manera que solo contrates los servicios que realmente necesitas.

ciberseguridad en tu empresa

A medida que las empresas se digitalizan, la seguridad informática se convierte en una prioridad. No es una preocupación baladí, puesto que el 94 % de las empresas sufrió al menos un incidente grave de ciberseguridad a lo largo de 2021 en España, según indicó un estudio de Deloitte. Además, no solo se ha experimentado un aumento notable de los ciberataques, sino que las amenazas son cada vez más sofisticadas y su coste para los negocios es mucho más elevado, por lo que es fundamental tomar todas las medidas de precaución posibles.

Cinco medidas para aumentar la ciberseguridad en tu empresa

Para reforzar la seguridad digital de tu empresa, debes contar con un buen antimalware en todos los equipos y dispositivos, incluidos los móviles y medios de almacenamiento externo. Sin embargo, esa no es la única medida necesaria para prevenir, detectar y contener las ciberamenazas a las que se encuentra expuesto tu negocio.

1. Formar a los empleados

Si quieres prevenir los ciberataques, es fundamental que capacites a tus empleados en materia de ciberseguridad, ya que a menudo estos son el eslabón más débil de la cadena. Muchos ciberdelincuentes aprovechan su desconocimiento para acceder a los servidores y los datos de las organizaciones, por lo que cada trabajador debe conocer los principales tipos de ciberataques para que pueda reconocerlos, evitar fallos de seguridad humanos y responder a las amenazas potenciales para la red de la empresa.

2. Actualizar el software

En cada actualización de software, los desarrolladores solucionan vulnerabilidades y refuerzan la seguridad. Por esa razón, un software desactualizado es más vulnerable. Para evitar que los ciberdelincuentes aprovechen esas vulnerabilidades, elimina las aplicaciones que no uses, aquellas que se han quedado obsoletas o las que no han recibido los parches necesarios. Implementa las actualizaciones automáticas y asegúrate de que todos tus equipos, servidores y dispositivos móviles funcionen con las últimas versiones del sistema operativo.

3. Gestión de acceso y privilegios

Tener a muchas personas conectadas con las mismas credenciales implica un mayor riesgo para el sistema. Por ese motivo, cada empleado debe tener una cuenta personal con su propio inicio de sesión. Además, debes restringir los privilegios de acceso y conceder solo los permisos mínimos a los servicios y sistemas que necesita cada empleado para desempeñar sus funciones. También conviene verificar los accesos cada cierto tiempo, con el fin de detectar desviaciones e implementar un procedimiento destinado a revocar las asignaciones y eliminar los permisos que ya no sean necesarios.

4. Implementar sistemas de autenticación

El teletrabajo ha supuesto para muchas empresas una mayor exposición a los ciberriesgos. Esos accesos en remoto representan nuevas brechas que los ciberdelincuentes pueden aprovechar. Por eso, es esencial reforzar los controles de ciberseguridad. Implanta un sistema de verificación en dos pasos para agregar una capa adicional de seguridad al proceso de acceso de los empleados que se conectan a la red de tu empresa. De esta forma, no solo podrás comprobar que se trata de un acceso autorizado y evitar la suplantación de identidad, sino que si se produce un acceso desde un dispositivo diferente al habitual, se activarán las alarmas.

5. Hacer copias de seguridad de los datos

Un ciberataque puede dejar inoperativo el sistema informático de tu empresa. Sin embargo, si cuentas con copias de seguridad, el daño será menor. Por eso, es recomendable hacer copias de seguridad de forma periódica de los archivos y datos cruciales para tu negocio. De esa manera, si el sistema falla o sufres un ataque, podrás recuperarlos rápidamente. Y no olvides hacer pruebas de restauración periódicas, pues así podrás estar seguro de que no se producirán problemas si necesitas recuperar la información.

En cualquier caso, es importante que monitorices las acciones dirigidas a proteger digitalmente a tu empresa. Usa herramientas que te permitan detectar posibles problemas o deficiencias en los sistemas de información, evaluar los parámetros de calidad y seguridad de los distintos servicios, así como identificar problemas físicos y de rendimiento. Esa proactividad te ayudará a minimizar el riesgo de sufrir ciberataques.

anticipo de subvenciones SGR

En los últimos años se han activado diferentes subvenciones para ayudar a los emprendedores que quieran poner en marcha un negocio, aquellos que se propongan digitalizar su empresa, mejorar su sostenibilidad o iniciar un proceso de internacionalización. No obstante, la concesión de las subvenciones suele tardar y no siempre sigue el paso que marca el mercado.

¿Cuánto puedes tardar en cobrar la subvención?

Para obtener una subvención, debes pasar por diferentes etapas. Primero, tendrás que esperar a que se publicite una ayuda que se ajuste a las características y necesidades de tu empresa. Quizá encuentres subvenciones que encajan con tu proyecto, pero es probable que sus plazos estén cerrados o que no te dé tiempo a reunir toda la información necesaria, ya que normalmente las convocatorias se lanzan solo una vez al año durante plazos cortos. Por tanto, tendrás que mantenerte atento hasta que se publique la nueva convocatoria.

Una vez efectuada la convocatoria, el próximo paso será formalizar tu solicitud para entrar en la fase de instrucción, en la que se comprueba que cumples con los requisitos de participación en el procedimiento. Esa evaluación suele estar a cargo de un órgano colegiado que brinda una garantía de objetividad y emite un informe que se traslada al órgano instructor del procedimiento. A su vez, este elabora una propuesta de resolución provisional que, en algunos casos, se notifica a los interesados para que formulen alegaciones. Si te piden más datos sobre el proyecto, lo habitual es que te brinden un plazo de diez días para subsanar las carencias o añadir la información adicional.

Si el programa de subvenciones se guía por el principio de la concurrencia competitiva; o sea, reparte el capital entre los mejores proyectos, tendrás que esperar hasta que finalice el plazo de tramitación, que normalmente oscila entre 1 y 3 meses. Si el programa reparte las ayudas hasta agotar los fondos, se guiará por el orden de presentación, en cuyo caso el proceso de concesión de las subvenciones será más rápido.

En general, la Ley General de Subvenciones indica que “el plazo máximo para resolver y notificar la resolución del procedimiento no podrá exceder de seis meses, salvo que una norma con rango de ley establezca un plazo mayor”. Ese plazo se computa a partir de la publicación de la convocatoria.

Lo normal es que, desde el momento en que se publica la resolución, la Administración ingrese el dinero en un plazo que oscila entre los 3 y 6 meses. Sin embargo, en algunos casos, ese cobro podría tardar incluso más de un año, ya que depende del presupuesto público. Además, aunque lo habitual es recibir un pago único, no siempre se cobra la totalidad de la subvención, puesto que algunos programas prevén un pago fraccionado, generalmente el 50 por ciento antes de comenzar el proyecto y el resto una vez que este se encuentre en marcha. Una solución para disponer de ese capital inmediatamente es pedir un anticipo de subvenciones.

¿Qué son los anticipos de subvenciones?

El anticipo de subvenciones es una especie de crédito mediante el cual una entidad te facilita un porcentaje del importe que te ha concedido el organismo público. Así, podrás disponer del dinero antes de los plazos legales que marca la Administración para que puedas ir poniendo en marcha el proyecto y, por ejemplo, comprar los materiales necesarios.

Básicamente, lo que haces es ceder los derechos de cobro de la subvención a esa entidad. La cantidad que recibirás varía de una entidad a otra, aunque el importe máximo suele ser el 90 por ciento de la subvención otorgada, ya que tendrás que afrontar algunos costes añadidos.

¿Cuál es el coste de la operación?

Para obtener el anticipo de la subvención, tendrás que pagar unos intereses, ya sea a través de cuotas mensuales o en el momento del vencimiento de la operación, cuando finalmente se cobre la subvención. Esos intereses varían de una entidad a otra, así como del instrumento que elijas para solicitar el anticipo de la subvención, aunque también dependen del nivel de riesgo que representa la operación.

En algunos casos, la entidad puede aplicar comisiones de apertura y estudio, aunque otras no las aplican y tampoco añaden penalizaciones por amortización anticipada, en caso de que recibas la subvención antes de lo previsto. Por eso, es conveniente que antes de solicitar el anticipo de la subvención, valores las diferentes opciones que se encuentran disponibles.

Las opciones para acceder a un anticipo de subvenciones

Existen diferentes vías para acceder al anticipo de subvenciones, una de las más comunes consiste en recurrir a las entidades bancarias. Aunque cada banco establece sus propios requisitos, lo habitual es que, además del proyecto empresarial, soliciten garantías personales y la domiciliación de los cobros. No obstante, generalmente las entidades bancarias solo conceden hasta un 80 por ciento del importe de la subvención y establecen un plazo de vencimiento máximo de 12 meses.

Otra alternativa son los seguros de caución para subvenciones, los cuales actúan cuando el tomador recibe una subvención, permitiéndole solicitar el abono del importe previsto antes de la conclusión del objetivo a cumplir. Al anticipar la subvención, este tipo de seguro proporciona tranquilidad a las empresas y se convierte en una fuente de financiación.

Cabe aclarar que, en muchos casos, la propia regulación de la ayuda, sobre todo de aquellas que se conceden a fondo perdido, concibe la solicitud del pago anticipado de parte del importe concedido, pero siempre exigiendo la presentación de una garantía.

En ese caso, puedes contar con las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR), entidades destinadas a facilitar el acceso al crédito a los autónomos y pymes. Con el aval de una SGR, podrás cobrar anticipadamente la subvención para financiar tu inversión.

Dado que estas sociedades funcionan mediante un mecanismo de contragarantías, es decir, están formadas por socios que aportan fondos según la suma que soliciten, cuando aprueben tu aval tendrás que convertirte en socio de la SGR, adquiriendo un número de participaciones sociales en función del capital y el riesgo avalado, pero se trata de un depósito reembolsable cuando canceles la operación, de manera que podrás recuperar el importe invertido en las participaciones.

Las ventajas de contar con el aval de una SGR para recibir un adelanto de una subvención pública

Ahorrarás gastos, ya que el pago de intereses será menor. En los avales de las SGR se aplica una comisión de estudio y una comisión de riesgo del importe de la operación avalada.  

Podrás contar con la asesoría de especialistas en la tramitación de avales ante las Administraciones Públicas, lo cual no solo te ahorrará tiempo y gestiones, sino que también aumentará las probabilidades de que te concedan la subvención.

Mantendrás tu capacidad para solicitar préstamos o créditos a entidades bancarias, ya que este tipo de aval no afecta a tu capacidad de endeudamiento con la entidad de crédito, de manera que puedes seguir invirtiendo para que tu negocio crezca.

Transmites una imagen profesional y fiable, ya que este aval asegura a la Administración el buen fin de la subvención que vas a recibir.

Programa de Apoyo al Emprendimiento Industrial

Las SGR gestionan este programa en exclusiva desde abril de 2022, proporcionando apoyo en la financiación a las pymes y autónomos para que realicen proyectos industriales de emprendimiento o crecimiento desarrollados. Para ello, se bonifican los costes de la financiación que se solicite, que incluirán: la comisión de aval de las SGR, los intereses del préstamo y los gastos de estudio y apertura de la operación de aval y del préstamo. Las principales entidades de crédito colaboran en el programa y los fondos de esta subvención se canalizan a través del Ministerio de Industria. Las pymes y autónomos puede tramitar la solicitud de la subvención a través de la web que tienen operativa las SGR: https://www.conavalsi.com/conseguir-aval.

Open Innovation

Hace unos años, las empresas que querían innovar solo contaban con sus recursos, de manera que el tiempo, el dinero y el talento se convertían en grandes obstáculos para la creatividad, lastraban su potencial y, a menudo, les impedían aprovechar nuevas oportunidades. La Open Innovation ha cambiado esa realidad. Ese modelo anima a las empresas a buscar apoyo fuera de su ámbito organizacional para que puedan reaccionar con mayor rapidez a los cambios del mercado y operen de manera más eficaz.

¿Qué es la Open Innovation exactamente?

El uso del término Open Innovation ha sido promovido por Henry Chesbrough, profesor de la Escuela de Negocios Haas de la Universidad de California. Originalmente se utilizó para referirse a un paradigma en el que las empresas recurren tanto a ideas internas como externas, siguiendo caminos propios o de terceros para insertarse en el mercado y avanzar en su desarrollo tecnológico.

No obstante, con el paso del tiempo, el concepto de Open Innovation ha ido perfilándose mejor y ahora se refiere a un proceso de innovación distribuido, basado en flujos de conocimientos que la organización gestiona utilizando diferentes mecanismos en consonancia con su modelo de negocio. De esta manera, la innovación deja de ser un proceso que ocurre únicamente en la empresa, para incluir a los consumidores creativos y a las comunidades de usuarios innovadores.

En práctica, las empresas que se adscriben al paradigma de la innovación abierta no solo tienen en cuenta las ideas de sus empleados, sino también aquellas que provienen de fuentes externas. Se abren a la participación de diferentes agentes para desarrollar soluciones, afrontar retos y resolver problemas de manera más eficaz. 

El cambio de paradigma que supone la Open Innovation

El modelo cerrado de innovación que solían seguir las empresas solo permitía poner en marcha pocos proyectos, ya que existían límites al conocimiento científico y tecnológico del que disponía la organización. Cuando los productos pasaban esa primera etapa, comenzaba la fase de desarrollo. Como resultado, al mercado llegaban muy pocos proyectos y, a menudo, con gran retraso. Todo ello con un gran coste.

El modelo de innovación abierta no es lineal, los productos pueden entrar y salir del mercado en diferentes momentos de cada una de sus fases de desarrollo. Además, prevé diferentes estrategias de lanzamiento.

Las empresas que sigan el enfoque de plataformas de la Open Innovation, por ejemplo, pueden introducir un producto parcialmente completado en el mercado para proporcionar un marco o conjunto de herramientas a los contribuyentes, los cuales amplían la funcionalidad del producto y, por ende, su valor general, una estrategia común en el desarrollo de APIs.

En cambio, los modelos de Open Innovation basados en el concurso de ideas promueven la implementación de un sistema que fomenta la competitividad entre los contribuyentes, premiando las presentaciones más valiosas, como ocurre en un hackathon o en las iniciativas de crowdsourcing. De esta forma las empresas tienen acceso a una gran cantidad de ideas innovadoras y pueden profundizar en las necesidades de sus clientes o colaboradores a un coste asequible.

Las ventajas de la Open Innovation para las empresas

-          Reducir los costes que implican las fases de investigación y desarrollo de nuevas ideas y productos, así como gestionar de manera más eficaz el tiempo que conlleva dicho proceso.

-          Optimizar y acelerar la fase de desarrollo de producto aumentando la productividad, ya que al externalizar algunos de los procesos, el personal interno puede enfocarse en las tareas que aportan más valor.

-          Incorporar a los clientes al inicio del proceso de desarrollo para conocer mejor sus necesidades, expectativas y preferencias sobre el producto o servicio que se está desarrollando.

-          Potenciar la sinergia entre innovaciones internas y externas para conseguir ideas más originales y creativas, pues cuantas más personas se unan al proyecto, más soluciones podrá obtener la empresa.

-          Realizar una investigación de mercados más precisa y orientada a los clientes que mejore las probabilidades de éxito del producto o permita descubrir nuevas oportunidades y alternativas.

-          Potenciar el marketing viral para promover los nuevos productos o servicios aprovechando los early adopters, una estrategia que reducirá los costes de publicidad.

-          Aumentar la velocidad de respuesta de la organización acelerando los procesos de trabajo, gracias a la combinación de distintos enfoques, propuestas y metodologías que agilizan la búsqueda de soluciones, lo cual le permitirá ser más competitiva en el mercado.

-          Diversificar y ampliar el talento en la empresa, ya que la construcción de redes de colaboración externas facilita la detección y contratación de nuevos profesionales con gran potencial. 

herramientas para fortalecer la seguridad digital de tu empresa

En un mundo híper conectado, la digitalización se ha convertido en una necesidad de primer orden para los negocios que quieran seguir siendo competitivos. La pandemia ha acelerado esa tendencia de la mano del teletrabajo y el consumo digital, pero también ha expuesto las brechas de seguridad digital de las empresas, allanando el camino a los ciberdelincuentes.

En 2021, el 94 % de las empresas sufrieron al menos un incidente grave de ciberseguridad, según reveló un informe desarrollado por Deloitte. A lo largo de ese año, los ciberataques aumentaron un 26 %, lo cual ha puesto de manifiesto la importancia de implementar mecanismos de protección digital para los negocios que salvaguarden tanto la integridad de los datos almacenados como el funcionamiento de sus sistemas informáticos.

Softwares enfocados en la protección digital de negocios

Countercraft

Los expertos en ciberseguridad creen que la seguridad digital de las empresas se verá comprometida en algún momento a lo largo de su vida, por lo que esta compañía ofrece una protección activa contra los ciberataques, basada en los conceptos de contrainteligencia y engaño cibernético.

Countercraft detecta y responde a las amenazas informáticas, usando un sistema de protección inteligente con el que atrae a los ciberdelincuentes a un entorno ficticio e indistinguible de uno real, lleno de servidores, perfiles y datos falsos que actúan como “cebos” para detectar a los atacantes en una fase temprana y estudiar las técnicas, tácticas y procedimientos que utilizan. Así, las empresas recopilan una información valiosa que les permite tomar mejores decisiones para reforzar su estrategia de ciberseguridad.

Ironchip

Con la implantación del trabajo a distancia, las empresas afrontan nuevos retos de ciberseguridad. Esta tecnológica se encarga, precisamente, de proteger el entorno virtual de trabajo recurriendo a un sistema de ubicación basado en ondas. Garantiza espacios y operaciones seguros, usando una tecnología que protege de la suplantación de ubicación.

En práctica, analiza las ondas que detecta un dispositivo en una ubicación particular y crea una identidad digital que permite reconocer a los usuarios fiables en función de sus patrones de comportamiento únicos. Utiliza la ubicación como clave para acceder y controlar los sistemas, permitiendo configurar una zona segura, así como supervisar, conceder y denegar accesos. Ironchip analiza, además, las transacciones y emite alertas en tiempo real sobre la ubicación de la operación para reducir el tiempo de respuesta de los negocios ante un ciberataque.

Internxt Drive

Cada vez más empresas recurren a soluciones en la nube para reducir los costes en infraestructuras y facilitar el trabajo colaborativo. Internxt Drive proporciona un nivel superior de protección digital de negocios, ya que cuenta con un cloud encriptado.

Los archivos subidos a su nube se encriptan desde el origen y la clave de desencriptación se almacena en el dispositivo del usuario, por lo que solo este puede acceder a ellos. Este cloud se basa en una tecnología descentralizada como el blockchain, de manera que los archivos encriptados en Internxt se dividen y suben a múltiples servidores en diferentes partes del mundo. Por esa razón, si un ciberdelincuente accede a un servidor, solo podrá obtener una pequeña parte del archivo, cuya contraseña no podrá conocer, pues solo la tiene el usuario.

Nymiz

Las soluciones de seguridad digital para empresas también se encargan del cumplimiento de la normativa RGPD. Nymiz, por ejemplo, proporciona un software de anonimización y seudo anonimización de datos personales, junto a algoritmos basados en Inteligencia Artificial, Machine Learning y Procesamiento de Lenguaje Natural.

Una de sus funciones consiste en detectar información personal en datos no estructurados como documentos Word, PDF, TXT, Excel o CSV para que las empresas puedan proteger la información de sus clientes. Así, pueden aplicar herramientas de analítica de datos y Big Data con la certeza de que, si son atacadas, los ciberdelincuentes no podrán sustraer ningún tipo de información personal que ponga en riesgo la reputación empresarial o la privacidad de sus clientes.
Cómo conseguir que tu empresa sea más sostenible

La conciencia medioambiental está creciendo. No solo existen leyes ambientales más restrictivas, sino que los consumidores son cada vez más exigentes, de manera que las empresas se enfrentan al reto de lograr que su actividad sea más sostenible.

En este sentido, una encuesta realizada por Appinio reveló que el 81 % de los consumidores ha comprobado en alguna ocasión que una empresa respete el medio ambiente y un 58 % ha dejado de usar una marca porque consideraba que no se preocupaba lo suficiente por el cuidado del planeta. Esa tendencia también se traslada al mercado laboral. Un informe realizado por el Institute for Business Value de IBM reveló que dos de cada tres personas prefieren trabajar en empresas sostenibles. En ese contexto, la sostenibilidad se convierte en un valor añadido y una ventaja competitiva para los negocios.

¿Cómo puede ser sostenible una empresa?

  1. Diseñar una estrategia empresarial de sostenibilidad
  2. El primer paso para lograr que tu negocio sea sostenible consiste en diseñar una estrategia empresarial con un enfoque verde. Intenta comprender cómo la sostenibilidad puede aportar valor al negocio, partiendo del impacto de la actividad empresarial en la sociedad y el medio ambiente. De hecho, la sostenibilidad no implica únicamente la protección de la naturaleza, sino también el cuidado de la comunidad y la sociedad, por lo que a menudo demanda un cambio en la gestión y la propia identidad corporativa.

    Por consiguiente, la estrategia de desarrollo sostenible debe partir de una evaluación del impacto económico, social y ambiental de tu empresa. Determina las áreas del negocio que se pueden mejorar, identifica nuevas oportunidades para reducir el desperdicio, consumir menos energía y fabricar de manera más limpia. Busca proveedores cuyos valores se alineen con los de tu negocio, contrata servicios sostenibles, implementa programas sociales, utiliza la banca ética y fomenta la transparencia publicando tu huella fiscal, hídrica y de carbono, lo cual aumentará la confianza en tu negocio.

  3. Seguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)
  4. En 2015, los líderes mundiales acordaron un conjunto de objetivos globales para promover un desarrollo sostenible y un futuro más positivo para todos. Se trata de 17 objetivos y 169 metas específicas que deberíamos alcanzar en los próximos 15 años, enfocadas en temas como la desigualdad, la degradación ambiental, el clima y la prosperidad.

    El cumplimiento de los ODS es un buen indicador del nivel de compromiso medioambiental de las empresas. Un informe de Deloitte reveló que el 40 % de las grandes empresas españolas cotizadas en el IBEX 35 ya contemplan los ODS en sus informes de sostenibilidad y páginas web, aunque solo la mitad de ellas mide el impacto de esas acciones. Si quieres aplicar estos objetivos, la Organización de Naciones Unidas ha creado una herramienta gratuita llamada SDG Action Manager, con la que podrás medir la contribución de tu negocio a los ODS, de manera que puede convertirse en una brújula para redirigir la gestión interna.

  5. Solicitar el sello B Corp
  6. Contar con un sello que acredite que tu negocio es sostenible te abrirá muchas puertas. B Corp es el estándar global más prestigioso que reconoce a las empresas con propósito. Creado por personas de todo el mundo, va más allá de la certificación de un producto o servicio porque su objetivo es promover un nuevo modelo de negocio en el que las empresas generen una economía más sostenible e inclusiva para las personas y el planeta.

    A diferencia de los negocios que persiguen únicamente las ganancias económicas, las B Corps siguen férreos estándares de desempeño social y ambiental, transparencia pública y responsabilidad legal. También se les exige que tengan en cuenta a sus trabajadores, clientes, proveedores, comunidad y el medio ambiente en la toma de decisiones empresariales. Si te interesa obtener este sello, puedes evaluar el impacto de tu negocio a través de B Impact Assessment, una herramienta online, gratuita y confidencial que garantiza que tu estrategia está teniendo repercusiones positivas reales en el planeta y la sociedad. Para obtener el sello, que por el momento solo ostentan 4 400 empresas en todo el mundo, se deben alcanzar al menos 80 puntos en esa evaluación.

ayudas restructurar deuda para pymes

Si tienes un negocio y solicitaste los préstamos otorgados a través de las líneas Covid I y Covid II, podrás acceder a las nuevas ayudas para pymes que permiten la negociación de la deuda. En mayo se publicó en el BOE el Código de Buenas Prácticas que apoya la solvencia de las pymes y los autónomos en dificultades que recibieron financiación con aval público del Instituto de Crédito Oficial (ICO), la Compañía Española de Reafianzamiento (Cersa) y la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE).

Las tres medidas principales de las nuevas ayudas para pymes son:

  1. Extender el plazo de amortización de los créditos avalados. Las pymes con deudas iguales o inferiores a 1,8 millones de euros, que ya hayan sido objeto de una extensión del plazo, pueden solicitar una prórroga adicional de otros 2 años. Las empresas que no se hayan beneficiado de esa ampliación pueden solicitar una extensión de 5 años. El tope de la deuda es menor para las empresas pesqueras, 270 000 euros, y 225 000 para las agrícolas. En cualquier caso, la extensión de la deuda no superará los 10 años.
  2. Mantener el aval cuando los créditos se conviertan en préstamos participativos. La entidad bancaria debe considerar la posibilidad de convertir las operaciones de financiación con aval público en préstamos participativos no convertibles en capital. Así, la empresa podrá reforzar sus recursos, ya que este tipo de préstamos se cataloga como capital desde el punto de vista mercantil.
  3. Acordar una reducción de la deuda pendiente. Es un último recurso que permite a la pyme negociar con el banco la reducción del capital pendiente de pago, de manera que la entidad reclame una parte del importe reducido al avalista y asuma otra parte. El importe a reducir puede ser de hasta el 50 % del principal avalado pendiente de cada operación, si la caída de la facturación en 2020 fue inferior al 70 %. Si las pérdidas fueron superiores, ese importe puede aumentar hasta el 75 %.

Cabe aclarar que los bancos concederán la extensión del vencimiento de los créditos cuando el cliente cumple los requisitos, pero pueden decidir sobre la conversión en préstamo participativo o la quita de la deuda pendiente.

¿Cuáles son los requisitos para solicitar las ayudas?

Puedes solicitar la aplicación de una o varias medidas, ya sea de una vez o de forma sucesiva, ante el banco con el que tengas la deuda mayor con aval público, ya que este se encargará de coordinar e informar al resto de acreedores para llegar a un acuerdo.

Para ampliar el plazo de devolución del crédito avalado, tendrás que, entre otros requisitos:

  • Demostrar que tu facturación cayó un 30 % en 2020. Si tu facturación no disminuyó tanto, puedes pedir la extensión del plazo de vencimiento, pero el banco no está obligado a concederla.
  • Estar al corriente en el pago del crédito avalado u otro otorgado por el mismo banco, por lo que no debes haber incurrido en un impago de más de 90 días.
  • No aparecer en los ficheros de morosos de la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE), ni estar sujeto a un procedimiento concursal.
  • No haber sido condenado con anterioridad por delitos contra Hacienda o la Seguridad Social.

Para solicitar la conversión del préstamo en participativo, sin perder las coberturas del aval o la reducción de la deuda pendiente, además de los requisitos anteriores, tendrás que presentar un resultado negativo después de impuestos en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio 2020.

¿Qué entidades están adheridas al Código de Buenas Prácticas?

El Código de Buenas Prácticas es de adhesión voluntaria por parte de las entidades financieras. La Secretaría General del Tesoro publicará los nombres de las entidades que se sumen. Las entidades que lo hagan informarán a sus clientes y se comprometen a facilitar la renegociación.

Esas entidades financieras remitirán trimestralmente al Banco de España la información que requiera la Comisión de Control, en la que participarán vocales designados por el ICO, Cersa y Cesgar, entre otros. De hecho, las SGR se han adherido recientemente a este código en calidad de entidades financieras.

¿Cuáles son los plazos para solicitar estas ayudas?

El plazo para solicitar estas nuevas ayudas para pymes vence el 15 de octubre de 2021. Las entidades financieras tendrán 45 días, desde que reciban la petición con la documentación completa, para realizar una propuesta a la pyme o autónomo.

Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 66.249.69.161