Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar

Blog Con Aval Sí

Página 1
errores financiar pyme

Muchas pymes necesitan financiación en algún momento a lo largo de su vida, ya sea al inicio de la actividad o más adelante, para superar un bache financiero o ampliar sus operaciones. Existen diferentes opciones de financiación, pero todas no son igualmente válidas o ventajosas. Elegir la financiación inadecuada puede llegar a ser un error costoso que termine poniendo en riesgo la supervivencia del negocio.

Las cinco equivocaciones más comunes al buscar financiación

1. Elegir el instrumento de financiación inadecuado

Un error común a la hora de financiar una pyme consiste en elegir modalidades de financiación que no se ajustan a las necesidades del negocio. Pedir un crédito a corto plazo para cubrir necesidades a largo plazo, como puede ser el proceso de internacionalización de tu pyme, hará que tengas que amortizar el préstamo antes de que la inversión comience a dar sus frutos, lo cual pondrá en una situación muy delicada las finanzas de la empresa.

2. Realizar un apalancamiento excesivo

Solicitar una financiación excesiva, más allá de las posibilidades de la pyme, es un error que suele pagarse caro. Como regla general, el nivel de endeudamiento no debe superar 3 veces el EBITDA, el beneficio bruto de explotación antes de deducir los gastos financieros. Si la empresa está creciendo y vas a destinar esa financiación a impulsar la expansión de tu pyme o proyectos de gran envergadura, la deuda puede ser mayor, pero aun así no debe superar 5 veces el EBITDA.

3. Apostar por la concentración bancaria

Un error habitual a la hora de financiar la pyme consiste en concentrar toda la deuda en una sola entidad bancaria, generalmente porque es aquella con la que se trabaja. El problema es que, si el banco reduce sus niveles de riesgo, es probable que tengas dificultades para refinanciar la deuda porque aumentarán las tasas de interés.

De la misma forma en que adoptas estrategias para diversificar tus clientes y proveedores para reducir tu nivel de exposición al riesgo, también debes diversificar las entidades bancarias con las que trabajas. Lo ideal es que cuentes con fuentes de financiación alternativas a la banca, como el crowdlending, la deuda privada o la financiación pública.

4. No buscar alternativas a la financiación

En 2018, el 28,2 % de las pymes españolas recurrieron a una línea de crédito y el 20,6 % a un préstamo bancario para satisfacer sus necesidades de financiación, según el VIII Informe sobre Financiación de la Pyme, realizado por Cesgar. Más allá del crédito bancario, que a menudo aplica unas tasas de interés elevadas y demanda plazos de amortización demasiado cortos, existen otras formas de financiación para pymes que pueden ayudarlas a conseguir la financiación necesaria .

Antes de pedir un crédito, es importante valorar las diferentes opciones y elegir la que mejor satisfaga las necesidades de la pyme. El leasing y el renting, por ejemplo, son dos opciones que están creciendo en popularidad entre las pymes, ya que son alternativas excelentes para utilizar determinados bienes o inmuebles sin necesidad de comprarlos. Además, al no considerarse crédito bancario, no afectan a la capacidad crediticia de tu pyme.

5. Descuidar los plazos de amortización

Antes de firmar un crédito, es importante que te asegures de que podrás cumplir con los plazos de amortización previstos. Un error común de los emprendedores consiste en ser demasiado optimistas y pensar que podrán saldar la deuda rápidamente. Para evitar esta situación es importante que estimes cuánto tiempo necesitarás para recuperar la inversión y luego añadas, al menos, seis meses más para estar seguro de que podrás cumplir con los plazos. Ten en cuenta que incumplir los plazos no solo afectará al historial crediticio de tu pyme, dificultándole el acceso futuro a otros créditos, sino que también aumentará los intereses a pagar.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
Digitalización de pymes

En la era de las nuevas tecnologías, la digitalización de las pymes no es una opción sino una necesidad de primer orden para que puedan seguir siendo competitivas en el mercado. Digitalizar tu pyme agilizará sus operaciones cotidianas, aumentará la productividad e impulsará su crecimiento.

En España, el 83,2 % de las pymes ya cuentan con un sitio web propio, pero el uso de aplicaciones avanzadas que realmente pueden marcar la diferencia en el negocio es más limitado. Solo el 38,4 % utilizan programas CRM para la gestión de clientes y el 35,6 % trabajan con aplicaciones ERP, según el informe “Análisis estratégico para el desarrollo de la pyme en España”. El desconocimiento de estas tecnologías y su coste de implantación siguen siendo las principales barreras para la digitalización de las pymes.

¿Qué es la digitalización de las pymes?

La digitalización permite aprovechar las ventajas competitivas que puede aportar la tecnología a una empresa. No se trata únicamente de diseñar un sitio web o tener presencia en las redes sociales, sino que es un proceso estratégico dentro del negocio que facilita la gestión y el funcionamiento empresarial, mejorando procesos y productos con el objetivo de ganar en eficiencia, aportar valor a los clientes y/o descubrir nuevas oportunidades de negocio.

¿Cómo la digitalización contribuye al crecimiento empresarial?

La digitalización, llevada a cabo de manera adecuada e inteligente, reporta grandes ventajas a las pymes. Mejora la eficiencia operativa del negocio, le permite abrirse a un mercado mayor y es un elemento competitivo de diferenciación.

Las cifras no dejan lugar a dudas. La digitalización permite que las empresas satisfagan las demandas del mercado un 33 % más rápido, mejora en un 40 % la satisfacción del cliente, reduce los costes fijos en un 37 % y aumenta en esa misma medida las ganancias provenientes de otras fuentes de ingresos, según un estudio realizado por CA Technologies.

¿Cómo preparar tu pyme para la digitalización paso a paso?

  1. Realiza un diagnóstico digital de tu pyme. Antes de implementar cualquier tipo de transformación digital, necesitas analizar las diferentes áreas de tu negocio para saber en qué punto se encuentran. Analiza desde la infraestructura y la tecnología de la que ya dispones hasta los canales de venta y los procesos de gestión del negocio, para detectar tus puntos fuertes y débiles, así como aquellas áreas que demandan una transformación digital.
  2. Elabora un plan de digitalización. Todas las pymes no tienen las mismas necesidades de digitalización. Utiliza el diagnóstico para determinar los objetivos de digitalización para tu modelo de negocio y diseñar los diferentes pasos necesarios para llevarlos a cabo, preferentemente de manera paralela a las actividades habituales de la empresa.
  3. Elige las tecnologías necesarias. No se trata de digitalizar por digitalizar, malgastando tiempo, recursos y esfuerzos valiosos, sino de determinar qué tecnologías pueden aportar valor real a tu pyme. Si vendes productos o servicios y estás pensando en internacionalizar tu negocio, por ejemplo, abrir un e-commerce puede ser una buena alternativa para llegar a nuevos clientes, o instalar un chatbot para captar leads y/o centralizar la atención de los clientes. Si una parte de tu plantilla puede trabajar a distancia, necesitarás una plataforma para la gestión de tareas y proyectos. Y también es probable que necesites un software de gestión empresarial que te ayude a llevar desde la contabilidad hasta la gestión del personal.
  4. Determina los recursos que necesitarás. No demanda la misma inversión y esfuerzo instalar un software de gestión empresarial, aunque este implique cambios organizativos, que apostar por el Big Data o la Inteligencia Artificial. Según los objetivos que te hayas planteado, debes estimar los recursos que necesitas para digitalizar tu pyme. Tendrás que reclutar a personas dentro de tu organización que puedan liderar ese cambio y es probable que también necesites buscar ayuda externa.
  5. Comienza a desarrollar una cultura digital. El objetivo final es que tu pyme avance hacia un modelo digital, por lo que necesitarás instaurar una cultura digital que asuma esos cambios como una nueva manera de hacer las cosas. Quizá tengas que formar a los empleados en las nuevas tecnologías que vayas a implementar, teniendo en cuenta que se trata de una formación continua, ya que la tecnología cambia constantemente y lo último que necesitas es que tu pyme se quede desactualizada.
Autor: ConAvalSí
Categoría: Marketing y Ventas
crear una pyme en España

El año pasado se crearon 55 000 pymes más que en 2017 en España, según el VIII informe de CESGAR. Con la recuperación económica, muchos emprendedores se han animado a poner en marcha sus ideas de negocio, de manera que si tú también estás pensando en crear tu empresa, te explicamos, paso a paso, cómo formalizar su constitución para que puedas comenzar a facturar lo más rápido posible.

10 pasos para formalizar la constitución de tu pyme

1. Elige la forma jurídica

El primer paso para crear una pyme es decidir su forma jurídica, la cual dependerá de factores como la naturaleza de la actividad, el alcance del proyecto, el número de socios y la responsabilidad legal que estás dispuesto a asumir. Si no tienes socios, puedes crear una sociedad limitada unipersonal (SLU), pero si vas a asociarte con otras personas, podrías crear una sociedad de responsabilidad limitada (SL).

2. Obtén la certificación negativa del nombre

En el Registro Mercantil Central, ya sea en sus oficinas físicas o en su sede online, debes solicitar la certificación negativa de la denominación de tu empresa, un documento que te sirve para acreditar que no existe otra sociedad operando con ese mismo nombre.

3. Redacta los estatutos sociales

Los estatutos sociales regulan el papel de los socios en la empresa, así como la manera en que se administrará la sociedad, cómo se distribuirán las utilidades y pérdidas, cuál será el fondo de reserva y cómo se pueden transmitir las participaciones. Dejar todo claro desde el inicio es esencial para evitar problemas a largo plazo.

4. Abre una cuenta bancaria a nombre de la empresa

Según el tipo de sociedad que constituyas, tendrás que depositar un capital social en una cuenta bancaria a nombre de la empresa. En el caso de una sociedad limitada, el capital mínimo establecido por ley es de 3 000 euros.

5. Solicita el número de identificación fiscal en la Agencia Tributaria

Debes rellenar el modelo 036, que puedes presentar telemáticamente. Recibirás un NIF provisional con el que puedes comenzar a facturar y recibirás el definitivo en un plazo de seis meses, cuando presentes una copia de la escritura de constitución de la sociedad.

6. Firma la escritura pública ante notario

Si tienes socios, tendréis que acudir ante un notario para firmar la escritura pública de constitución de la sociedad. Tendrás que presentar una serie de documentos, entre ellos los estatutos sociales, la certificación negativa del nombre de la empresa, la certificación bancaria del depósito del capital social y los documentos de identificación de cada uno de los socios.

7. Inscribe la empresa en el Registro Mercantil

Acude a la oficina del Registro Mercantil de la provincia donde esté domiciliado tu negocio e inscríbelo. Tendrás que presentar todos los documentos que acrediten la constitución de la sociedad. Y no olvides legalizar los libros de sociedades. Para realizar este trámite tienes un plazo de dos meses a partir del momento en que firmes la escritura de la constitución.

8. Date de alta en IAE

Debes tramitar el alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas en la Agencia Tributaria, indicando la actividad empresarial que vas a desarrollar. Si vas a ejercer como administrador de la sociedad, también tendrás que darte de alta en el censo de empresarios de la Agencia Tributaria y en el RETA, donde figurarás como autónomo societario. Ten en cuenta que los autónomos societarios no pueden acogerse a las bonificaciones para autónomos y que tu cuota de la Seguridad Social será más elevada que la de los autónomos inscritos en el régimen general.

9. Registra patentes y marcas

El hecho de que hayas inscrito tu empresa en el Registro Mercantil no te garantiza que tu logotipo, eslogan o cualquier cosa que crees estén protegidos. Necesitas registrarlos en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

10. Obtén el certificado electrónico

La Administración está apostando cada vez más por los medios electrónicos, de manera que tendrás que obtener el certificado electrónico para tu empresa, el cual te facilitará muchos trámites y te ahorrará muchísimo tiempo. La buena noticia es que puedes solicitar el certificado electrónico como administrador único por Internet.

Por último, recuerda que, según el tipo de actividad que vayas a desarrollar, quizá tengas que solicitar una licencia municipal de apertura, con la cual acreditas que tu oficina, comercio o nave industrial cumple los requisitos de la normativa vigente.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
satisfacción del cliente

En un mercado cada vez más competitivo, la satisfacción del cliente es un elemento diferenciador que puede ser decisivo para el éxito del negocio. No es casual que cada vez más empresas estén considerando la opinión de sus clientes como un indicador clave de desempeño, para comprender el futuro comportamiento de compra de los consumidores y proyectar su estrategia de negocio.

¿Qué es la satisfacción del cliente?

La satisfacción del cliente indica el grado en que una empresa cumple con las expectativas de sus consumidores. Es el resultado de la comparación entre las expectativas previas a la adquisición del producto o servicio y el valor que percibe el cliente cuando termina la relación comercial.

Ventajas de la calidad en la pyme

El cliente es quien determina el valor del producto o servicio recibido y su nivel de satisfacción. No obstante, si mejoras la calidad en el servicio al cliente, podrás incrementar el valor percibido y la satisfacción final del cliente. Apostar por la calidad te permitirá:

Lograr una ventaja competitiva en tu sector, diferenciándote de tus competidores gracias a la excelencia de tus productos, servicios y/o atención al cliente.

Fidelizar a los clientes con mayor facilidad, de manera que éstos se conviertan en embajadores de tu marca. Considera que retener a tus clientes mejora el retorno de la inversión y puede costarte entre 5 y 25 veces menos que atraer a nuevos consumidores, según HubSpot.

Proyectar una imagen más profesional y fiable, que te ayudará a posicionarte como un referente en tu sector, llegar al Top of Mind del consumidor e, incluso, atraer talento a tu empresa.

Mejorar la eficacia operativa, instaurando diferentes procesos de calidad en tu pyme que faciliten la estandarización y el control de procesos, lo cual también implicará una reducción de costes.

Acciones para mejorar la calidad en el servicio al cliente

Determina los objetivos y procedimientos de calidad. Aunque no vayas a certificar tu empresa con las normas ISO, es conveniente que establezcas unos objetivos de calidad que marquen el camino a seguir para mejorar la gestión de la empresa, sus productos o servicios. Partiendo de los procesos críticos de tu negocio, define los procedimientos que los trabajadores deben seguir. No olvides que contar con unos estándares de calidad predeterminados, orientará el trabajo de tus empleados y mejorará la productividad, lo cual se revertirá en una mayor satisfacción del cliente.

Implanta un sistema de medición y control de la calidad. No basta con tener claros los objetivos y los medios para alcanzarlos, debes determinar cómo vas a dar seguimiento a cada una de las acciones, así como las herramientas que utilizarás para recoger y evaluar los datos. Puedes crear formularios y listas de verificación que te ayuden a supervisar los puntos críticos de los procesos productivos o comerciales de tu negocio. Estas acciones de control también contribuyen a que los trabajadores se conciencien de la importancia de mantener los estándares de calidad y de ofrecer una buena atención al cliente.

Aplica técnicas de retroalimentación. Para mejorar la satisfacción del cliente, necesitas conocer cuáles son tus puntos fuertes y débiles desde la perspectiva del consumidor. Por tanto, debes aplicar instrumentos que te permitan medir la satisfacción de los clientes, ya sean grupos de discusión o encuestas post-servicio. También puedes usar las redes sociales para obtener retroalimentación, sin olvidar el buzón de quejas y sugerencias, una herramienta ideal para los pequeños negocios que cuentan con un número reducido de clientes.

Comprueba la satisfacción del personal. La satisfacción de los trabajadores influye en la calidad del servicio. Un estudio realizado en la Universidad de California comprobó que el nivel de satisfacción de los empleados repercute directamente en la satisfacción de los clientes. Por eso es importante que, como parte de una filosofía de mejora continua, cada cierto tiempo reúnas a tus empleados para analizar los problemas que han encontrado en el desempeño de su trabajo y busquéis soluciones que os permitan mejorar el servicio al cliente. Recuerda que escuchar a los trabajadores y darles un papel activo en la organización, mejorará su compromiso y motivación laboral.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Marketing y Ventas
espacios de trabajo

La llegada del open space a las oficinas supuso una auténtica revolución a la hora de proyectar los espacios de trabajo. Desde ese momento, el diseño de oficinas no ha dejado de evolucionar, cambiando la mentalidad de las empresas, que ahora comprenden cómo la distribución del espacio físico puede mejorar la productividad y potenciar el bienestar físico y psicológico de sus trabajadores.

Un diseño flexible del espacio de trabajo, que fomente la colaboración y el trabajo en equipo, por ejemplo, reduce el estrés laboral y mejora la productividad, como comprobó una investigación llevada a cabo en Michigan. Otro estudio, realizado en Sídney, descubrió que un buen diseño del espacio de trabajo aumenta significativamente el atractivo de la empresa para los candidatos y mejora la retención del talento.

Tres tendencias actuales en el diseño de espacios de trabajo

1. Máxima personalización para que los empleados elijan dónde quieren trabajar

Los espacios estandarizados ya no satisfacen las necesidades de las empresas y sus trabajadores, por lo que la tendencia en el diseño de oficinas se mueve hacia la personalización. El objetivo es lograr un equilibrio entre los espacios abiertos y aquellos más privados, de manera que cada persona pueda elegir dónde quiere trabajar en cada momento.

Como resultado, los espacios abiertos se funden con nuevos conceptos, como el “Plug and Work”, puestos de trabajo de tamaño más reducido, que generalmente se encuentran distribuidos por diferentes zonas de la oficina, perfectos para realizar trabajos rápidos que no demanden mucha concentración y que también sirven para acomodar a los invitados o los teletrabajadores.

Esos espacios se funden con los “Silent Room”, pequeños cubículos cerrados e insonorizados, especialmente diseñados para quienes necesitan una dosis extra de tranquilidad y concentración, o para realizar llamadas confidenciales, lejos de los sonidos de los espacios abiertos.

2. Espacios flexibles que fomentan sinergias

Cada vez más empresas apuestan por un modelo de trabajo flexible, lo cual significa que sus oficinas deben adaptarse a sus cambiantes necesidades. Los espacios flexibles, que se pueden utilizar de diferentes maneras según la necesidad del momento, no solo contribuyen a reducir los costes en infraestructura, sino que representan una auténtica revolución en la cultura organizacional, ya que estimulan un ambiente de trabajo compartido, conectado y más informal.

En los espacios flexibles se promueve lo que en el mundo anglosajón se conoce como “casual collision”, cuyos máximos exponentes han sido compañías como Google y Pixar. Un emprendedor o directivo no puede programar cuándo surgirá una idea innovadora, pero puede diseñar un espacio de trabajo que produzca las sinergias necesarias entre los empleados, para facilitar la aparición de nuevas ideas.

Para diseñar espacios que promuevan el encuentro entre los empleados sin tener que recurrir a las reuniones formales programadas, hay que incluir elementos como pizarras desplegables y un mobiliario flexible que puedan convertir un espacio común en un punto de reunión improvisado perfectamente funcional.

3. Diseños biofílicos y ecológicos

La conciencia medioambiental corporativa ha llegado al diseño de los espacios de trabajo, que cada vez son más sostenibles. La tendencia es apostar por el uso de materiales ecológicos, reciclados o naturales; todo con escasa manufacturación para reducir su impacto ecológico.

Esa creciente conciencia ecológica también está haciendo que la naturaleza entre en los espacios de trabajo. El diseño biofílico se ha colado en las oficinas y va mucho más allá de poner una planta encima del escritorio. Este tipo de espacios aprovechan al máximo la luz natural, apostando por grandes ventanales con vistas a elementos naturales.

De hecho, un estudio realizado en Italia comprobó que la exposición a la luz solar y los elementos naturales incrementa la satisfacción laboral y el compromiso organizacional, disminuyendo el estrés en los empleados. Los espacios de trabajo de diseño biofílico también incluyen jardines verticales, fuentes con cascadas de agua o incluso olores naturales, que favorecen la concentración y el bienestar de los trabajadores.

internacionalización para pequeñas empresas

La internacionalización es un gran paso, sobre todo para las pequeñas empresas, ya que siempre representa un gran riesgo. Sin embargo, internacionalizar tu negocio te permitirá acceder a nuevos mercados, incrementar los beneficios y consolidar tu marca. La clave radica en implementar las estrategias de internacionalización adecuadas, que te permitan minimizar los riesgos y entrar rápidamente en el mercado local.

Siete aspectos fundamentales para internacionalizar tu negocio

1. Dedica un equipo a la internacionalización

El proceso de internacionalización es complejo, demanda gestionar múltiples detalles, por lo que es conveniente que designes a las personas más capacitadas de tu equipo para llevar adelante este proyecto. Ese equipo tendrá la función de guiar la internacionalización de la empresa a través de las diferentes fases, desde la selección del mercado correcto hasta la búsqueda de los canales de comercialización más rentables y el contacto con posibles socios locales

2. Marca objetivos progresivos

En un proyecto internacional, el seguimiento es esencial para lograr los objetivos a largo plazo. Lo ideal es que te plantees objetivos modulares que se puedan alcanzar a corto plazo y que te permitan ir evaluando el desarrollo del proyecto y el retorno de la inversión. Esos objetivos también mantendrán más motivado a tu equipo, aumentando su compromiso con el proceso de internacionalización.

3. Selecciona los productos adecuados

Entre toda la gama de productos y servicios de tu pyme, debes elegir los más adecuados para el nuevo mercado. No solo es fundamental que cumplan los estándares de calidad que se aplican en el país, sino que puedan ser fácilmente comercializados y brinden un margen comercial interesante. Una vez que tengas los productos, tendrás que valorar si es necesario adaptar algunas de sus características al nuevo mercado, para facilitar su introducción.

4. Busca recursos complementarios

Dado que las pymes no suelen contar con muchos recursos, una estrategia de internacionalización consiste en establecer relaciones con otras empresas. Puede tratarse de una relación accionarial, como cuando se abre el capital a nuevos accionistas, o de cooperación, estableciendo alianzas estratégicas. Contar con otros socios, te brindará la posibilidad de utilizar sus recursos y tecnología, aprovechar su experiencia en mercados extranjeros y/o apoyarte en sus canales de distribución, lo cual puede ser determinante para el éxito internacional.

5. Implica a equipos locales

La internacionalización es un proceso complejo a lo largo del cual, probablemente, encontrarás diferentes barreras, desde aquellas lingüísticas y culturales hasta otras de carácter legislativo o estructural. Apoyarte en un equipo local que esté asentado en el territorio y conozca de primera mano todos los riesgos y obstáculos que pueden existir, te ayudará a penetrar con mayor rapidez y eficacia en ese mercado.

6. Refuerza tu marca

Un estudio realizado por la Oficina Española de Patentes y Marcas reveló que el 89,9 % de las empresas internacionalizadas reconocen que la marca desempeña un papel protagónico en la estrategia de internacionalización. Cada vez más emprendedores ven la marca como un activo clave, por lo que es importante que trabajes desde el primer momento en el branding y la diferenciación de tus productos en el nuevo mercado. Eso implica pasar de una simple estrategia de distribución a realizar acciones de marketing y publicidad encaminadas a posicionar tu marca.

7. Elige los canales de comercialización adecuados

La estrategia que elijas para comercializar tus productos será esencial para el éxito de la internacionalización. Si decides que necesitas tener presencia física para la venta, lo mejor es que cuentes con un socio local, pero ten en cuenta que esto complica la logística e incrementa los gastos. Si optas por apoyarte en un distribuidor comercial externo, ganarás en funcionalidad y disminuirás los riesgos, de manera que podrás realizar envíos más grandes y sistemáticos.

Recuerda que entrar a un nuevo mercado suele ser un proceso largo y complejo, pero si lo planificas bien, puede generar frutos muy interesantes para la empresa, no solo en términos de crecimiento y ganancias sino también en reconocimiento de marca, prestigio y profesionalidad.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Internacionalización
Luz barata para autónomos

El precio de la luz no solo preocupa a las familias españolas sino también a los autónomos. No es para menos, puesto que el precio de la electricidad abrió este año con un incremento del 25 % respecto al 2018, según datos de la OCU.

Las subidas de la luz pueden encarecer los costes de producción, y si el autónomo no puede repercutir ese incremento en el costo final de su producto o servicio, perderá poder adquisitivo. Por eso, es fundamental aplicar fórmulas de ahorro que permitan tener una factura de la luz barata.

¿Cómo ahorrar en la factura de la luz de tu negocio?

No dejes los equipos funcionando en stand-by. Dejar los aparatos conectados sigue consumiendo energía. En un hogar medio, puede representar el 6,6 % del consumo total en la factura de la luz, según el último informe de IDAE. Una estrategia sencilla para ahorrar consiste en conectar los equipos a una regleta con interruptor que puedas apagar cuando termine tu jornada laboral.

Contrata la potencia adecuada. Si te fijas en tu factura de la luz, notarás que una parte de lo que pagas es fijo, independiente del consumo. Un porcentaje de esos gastos fijos cubren la potencia que tienes contratada, por lo que una estrategia para tener luz más barata y no incurrir en sobrecostes innecesarios consiste en ajustar la potencia. Para saber qué potencia necesitas solo debes sumar la potencia de todos los equipos que tienes y multiplicar el resultado por 0,3, lo que se conoce como factor de simultaneidad. El resultado te indicará, aproximadamente, la potencia eléctrica que necesitas contratar para tu negocio.

Apuesta por equipos de bajo consumo. Si por las características de tu trabajo necesitas tener los equipos encendidos durante mucho tiempo, una manera para ahorrar en la factura de la luz consiste en apostar por modelos de bajo consumo que sean más eficientes. Tendrás que realizar una inversión inicial, pero puedes desgravar esos costes y, a la larga, amortizarás una parte con el ahorro en términos de energía. Considera que solo cambiando las bombillas incandescentes por unas LED podrías ahorrar un 80 % de la energía que destinas a la iluminación.

Regula la temperatura del local. ¿Sabías que cada grado adicional representa un incremento de los costes de la electricidad que oscila entre un 7 y un 11%? Por tanto, asegúrate de regular los grados de la calefacción y el aire acondicionado. La temperatura ideal para trabajar en una oficina es de 20º C.

No olvides el mantenimiento de los equipos. Cuando los equipos están sucios, no solo consumen más energía, sino que existen más probabilidades de que sufran una rotura. La falta de lubricación o unos filtros sucios harán que el motor trabaje más, lo cual aumentará el gasto de electricidad. Eso significa que, si quieres ahorrar en la factura de la electricidad, debes cerciorarte de que todos los equipos están en óptimas condiciones.

Comercializadoras de energía: La solución para pymes y autónomos

Otra alternativa para tener acceso a una luz más barata consiste en cambiar de comercializadora de energía. En el mercado libre existen muchas opciones interesantes para los autónomos, puesto que las comercializadoras han diseñado diferentes planes de energía adaptados a distintos tipos de negocios.

Existen tarifas especiales para los comercios que abren solo durante las mañanas y las tardes, los negocios de restauración y aquellos que trabajan más durante el verano o los fines de semana, por ejemplo. Solo necesitas comparar diferentes tarifas y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades. Si analizas con detenimiento tus necesidades energéticas y los precios del mercado, podrás evitar sobresaltos en la factura de la luz y disminuir los costes energéticos.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
declarar el IVA tienda online

El comercio electrónico no para de crecer. Con 7 de cada 10 internautas españoles comprando online, el tercer trimestre de 2018 cerró con 10 000 millones de euros en ventas en España, casi el 30 % más respecto al año anterior, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Si te estás planteando aprovechar el potencial de este sector y abrir tu propio e-commerce, es importante que tengas claro el sistema de tributación.

No olvides que el IVA a la tienda online repercutirá sobre el precio final de tus productos y, por ende, en tus ventas y ganancias. Saber cuánto tendrás que pagar trimestralmente a Hacienda también te permitirá formarte una idea más precisa de tus gastos, para que puedas estimar tus beneficios y tomes medidas correctoras a tiempo.

¿Tengo que declarar el IVA de mi tienda online?

Ante todo, ten en cuenta que para operar una tienda online debes darte de alta en Hacienda y en la Seguridad Social, aunque no vendas mucho ya que la obligatoriedad de regularizar tu situación fiscal proviene de la regularidad con que realizas la actividad, no de los ingresos que obtienes. No obstante, la declaración de IVA de tu tienda e-commerce dependerá de la figura fiscal que elijas.

Si te das de alta como autónomo, debes indicar tu sector en el epígrafe de Impuesto de Actividades Económicas. Las tiendas online se pueden catalogar como “Comercio al por menor por correo o por catálogo”. Eso significa que tu negocio online se encuentra bajo el régimen fiscal de recargo de equivalencia, de manera que cuando compres a tu proveedor, tendrás que pagar un recargo adicional al IVA.

Los tipos de recargo de equivalencia que se aplican en la actualidad son:

IVA general al 21 % – recargo de equivalencia de un 5,2 %

IVA reducido al 10 % – recargo de equivalencia de un 1,4 %

IVA superreducido a un 4 % – recargo de equivalencia de un 0,5 %

La principal ventaja de este régimen es que no necesitas declarar a Hacienda el IVA de la tienda online en tus impuestos trimestrales, lo cual facilita la contabilidad. El aspecto negativo es que no puedes deducir el IVA de tus compras, ya que este sistema está pensado para que pagues directamente este impuesto a tus proveedores. También debes valorar que, al aplicar el recargo de equivalencia, si quieres ser rentable, tendrás que aumentar las ventas o alzar el precio al consumidor.

Si no quieres tributar según el recargo de equivalencia, que es obligatorio para los autónomos minoristas, o sea, aquellos que actúan como intermediarios entre el mayorista y los clientes finales, ya que no se aplica si vendes tus propios productos, debes gestionar el IVA de tu tienda online como una sociedad mercantil. Eso significa que tendrás que declarar y devolver a Hacienda todo el IVA que incluyes en cada una de tus ventas online, aunque también podrás deducir el IVA que pagues por tus compras.

¿Qué sucede si trabajo con proveedores extranjeros?

Si tus proveedores no están en España, no tendrás que pagarles el IVA, pues esas empresas no son responsables de ingresar ese dinero a la Agencia Tributaria española. En ese caso, tendrás que declarar el IVA e ingresarlo a Hacienda trimestralmente, además de pagar el recargo de equivalencia sobre las compras realizadas a tus proveedores.

Si tus proveedores son de la Unión Europea, debes presentar el modelo anual informativo de operaciones intracomunitarias. De hecho, tienes que estar dado de alta en el registro de operadores intracomunitarios y tener el VAT, el número de identificación de quienes realizan operaciones a nivel europeo. Si tus proveedores se encuentran fuera de la Unión Europea, tendrás que pagar el IVA y el recargo de equivalencia directamente en Aduana.
Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
Avales ante la administración

Con la Ley de Contratos del Sector Público que se aprobó en 2017, la administración ha intentado favorecer el acceso de las pymes y autónomos a las licitaciones públicas, agilizando los procedimientos, dividiendo los proyectos en lotes más pequeños y fáciles de gestionar, eliminando algunos requisitos y mejorando la transparencia a la hora de publicitar las licitaciones. No obstante, las ofertas deben ir acompañadas de un aval ante la administración.

¿Qué son los avales ante la administración?

La ley exige una serie de garantías para poder firmar un contrato público, uno de ellos es el aval. El artículo 108 indica que una de las formas aceptadas es el “aval de alguno de los bancos, cajas de ahorros, cooperativas de crédito, establecimientos financieros de crédito y sociedades de garantía recíproca autorizados para operar en España”.

El aval ante la administración tiene el fin de garantizar que las empresas cumplirán con las obligaciones legales y formales que han contraído con el organismo público correspondiente, demostrando que cumplen con las condiciones para acceder a los procesos de licitación y avalando la ejecución del contrato en tiempo y forma.

Tipos de avales ante la administración

Aval de Licitación. Es un aval provisional que debe presentar la empresa que quiera realizar una oferta para participar en un concurso público. Este tipo de aval garantiza que, si la empresa llega a ser la adjudicataria, firmará el contrato de ejecución con la administración, manteniendo las mismas condiciones que realizó en su oferta inicial

Aval de Cumplimiento. Es un aval definitivo que sustituye al aval de licitación y se aporta cuando la empresa ha sido adjudicataria del concurso. También conocido como aval de ejecución de contrato, garantiza el cumplimiento de las obligaciones que ha adquirido la empresa ante la administración.

¿Qué garantías ofrecen?

Fianza provisional. Mediante el aval de licitación, el avalista responde por el mantenimiento de la oferta que presentó la empresa para que le concedan determinada obra o servicio. En práctica, garantiza que la empresa tiene la capacidad técnica y/o financiera para mantener las condiciones de su oferta.

Ejecución de obra o prestación de servicios. Garantiza la adecuada ejecución del contrato, según las condiciones pactadas, de manera que la empresa se ajuste al presupuesto, tiempo y forma acordados. Esta cobertura se extiende, además, al periodo de garantía que pacten la empresa y la administración.

Acopio de materiales o anticipos. Durante la ejecución de una obra pública, es habitual que la administración realice un anticipo del presupuesto o una entrega a cuenta para la realización de la misma, destinada a la compra de los materiales necesarios. Esta cobertura garantiza que el material acopiado se destinará a la obra en cuestión o que los anticipos a cuenta se utilizarán según los términos previstos.

Garantía de retenciones. En los contratos de construcción y prestación de servicios que se extienden por largos periodos de tiempo, es habitual realizar diferentes pagos distribuidos a lo largo del contrato, en vez de hacer un único pago. Esta garantía sustituye las retenciones de las certificaciones de obra pactadas en contrato y se destina a cubrir cualquier defecto o vicio oculto, respondiendo por la buena ejecución de las obras o servicio contratado.

Ventajas de contar con los avales ante la administración

El aval de una SGR te permitirá presentar tu oferta en los concursos públicos, garantizando que cuentas con los recursos necesarios para encargarte de la obra o los servicios de la licitación. No solo te ayudará a transmitir una imagen más profesional y demostrar tu capacidad técnica o solvencia económica, sino que también te permitirá obtener parte de la liquidez que necesitas para ir poniendo en marcha las operaciones antes de la ejecución de las obras.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Legal
negocios sin empleados

Los primeros dos años de un negocio suelen ser los más difíciles, por lo que es comprensible que el emprendedor necesite ahorrar costes. Dado que uno de los principales costes que deben asumir las empresas es el del personal, no es extraño que el 56 % de las pymes españolas solo tengan una persona empleada, el propio trabajador autónomo, como indicó el VIII informe de Cesgar. Si estás pensando en emprender, te damos algunas ideas de negocios sin empleados.

Cinco negocios rentables, sin empleados y con poca inversión

1. Tienda online de nicho

El comercio electrónico sigue ganando terreno. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia reveló que el e-commerce superó en España los 10 000 millones de euros en el tercer trimestre de 2018, lo que representa un incremento de casi el 30 % respecto al año anterior.

La clave consiste en apostar por un modelo de dropshipping, un tipo de venta al por menor en el que no necesitas guardar los bienes en tu inventario, sino que te limitas a tomar los pedidos y pasarlos al mayorista, quien se encarga de realizar la entrega al cliente final, de manera que solo tienes que encargarte del marketing y la publicidad. Para que el negocio sea rentable y crezca rápido, necesitas encontrar un nicho descuidado que tenga poca competencia.

2. Servicios de coaching

Si eres bueno en un sector y tienes una formación profesional que te avale, puedes brindar servicios de coaching, tanto de manera presencial como online. El último Global Coaching Study reveló que en Europa Occidental los ingresos medios de un coach profesional ronda los 49 000 euros al año. Además, tres de cada cuatro coaches entrevistados prevén que sus clientes y ganancias aumenten.

Este sector es muy amplio: puedes ayudar a las personas a cambiar algunos de sus hábitos dañinos y seguir un estilo de vida más saludable, convertirte en su entrenador personal diseñándoles una rutina de ejercicios personalizada, ayudar a los emprendedores en ciernes a rentabilizar su negocio o incluso orientar a otros profesionales para que construyan su marca personal.

3. Organizador de eventos

El sector de los eventos está viviendo una nueva época dorada, por lo que también está aumentando la demanda de organizadores profesionales. Según el informe “El evento como generador de valor estratégico”, las grandes empresas prevén un incremento del 3,8 % en el presupuesto destinado a los eventos y las agencias dedicadas a su organización piensan aumentar su plantilla en un 10,1 %.

Si tienes las competencias y los contactos necesarios, puedes emprender un negocio sin empleados en este sector, con una inversión mínima en publicidad. Tu función será la de diseñar y planificar todos los detalles del evento, gestionar los recursos disponibles, coordinar a las otras empresas o profesionales implicados, y supervisar el trabajo de preparación y puesta en práctica del evento.

4. Agente inmobiliario

La recuperación económica ha reactivado el mercado inmobiliario, el cual está atravesando una nueva época de bonanza. Lo demuestran las cifras: en los últimos cuatro años han abierto más de 12 000 agencias inmobiliarias en España, según La Vanguardia.

Dado que el mercado sigue creciendo a un ritmo sostenido, hay sitio para nuevos actores, sobre todo si llegan con propuestas novedosas o incluyen servicios adicionales diferenciadores. Uno de los aspectos más interesantes de este negocio es que requiere una inversión relativamente pequeña que se suele recuperar rápidamente, en el lapso de un año.

5. Tienda física de segunda mano especializada

La crisis revivió la compraventa de productos de segunda mano y plataformas como Wallapop, Vibbo y Chicfy han contribuido a llevar esta tendencia a los más jóvenes. Hoy la economía circular y la cultura del reciclaje hacen que cada vez más personas quieran dar una segunda vida a diferentes productos.

El sector de la reventa textil, por ejemplo, ya está valorado en 21 312 millones de euros y se estima que, en 2028, alcance los 56 830 millones, expandiéndose, según datos de El País. La clave para comenzar un negocio de segunda mano consiste en detectar un nicho desatendido y aportar un toque diferenciador, que atraiga a una clientela con necesidades específicas.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 66.249.64.241