Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar
Contacto Facebook Twitter

Blog Con Aval Sí

Deducciones e Impuesto de Sociedades

Todas las empresas con sede fiscal en España están obligadas a pagar el Impuesto de Sociedades, cuya recaudación se destina fundamentalmente a sostener el Estado de bienestar. Los tipos impositivos que se aplican a las sociedades y las deducciones a las que tienen derecho se regulan mediante diferentes leyes publicadas en el BOE, aunque las grandes empresas deben mantenerse atentas porque se perfilan cambios en el horizonte.

¿Qué es el Impuesto de Sociedades?

El Impuesto sobre Sociedades grava las ganancias que obtienen las empresas y entidades jurídicas cuyo domicilio fiscal se encuentre en el territorio español. Este impuesto, que se paga de manera anual, se estructura alrededor de la contabilidad de la empresa y se calcula teniendo en cuenta los resultados obtenidos, según la base imponible. Tiene un carácter personal puesto que valora las circunstancias de cada empresa a la hora de determinar la cantidad que deben pagar.

¿Qué tipos impositivos se aplican actualmente?

  •  Tipo general del 25%, el cual se encuentra vigente desde el 1 de enero de 2016 y se aplica a todas las sociedades.
  •  Tipo reducido del 15% para emprendedores, aplicable solo durante los dos primeros años después de constituir la sociedad, excepto las sociedades patrimoniales. Se aplica en el primer periodo impositivo en que la base imponible sea positiva.
  • Tipo reducido del 20% para cooperativas, el cual se aplica a las sociedades cooperativas protegidas fiscalmente, a excepción de las cooperativas de crédito y las cajas rurales. No obstante, los resultados extra cooperativos tributan al tipo general del 25%.

Al margen de estos tipos impositivos, existen ulteriores reducciones para entidades especiales:

  • Tipo reducido del 10% para asociaciones y fundaciones, siempre que sean declaradas de utilidad pública y estén inscritas en el registro correspondiente.
  • Tipo reducido del 1% para sociedades de inversión, aplicable a todas las sociedades de inversión inmobiliaria, fondos de inversión financieros y sociedades de inversión de capital variable.

¿Qué cambios prevé la reforma del Impuesto de Sociedades?

El Ministerio de Hacienda ha anunciado su intención de aumentar el Impuesto sobre Sociedades, de manera que se comience a aplicar un tipo impositivo mínimo del 15% para las grandes empresas y un 18% para la banca y las compañías petroleras.

En práctica, limitarán las deducciones que permiten que esas sociedades, en vez de tributar por el tipo general del 25% que les corresponde, tributen al 12% o incluso al 7%. El problema es que esas empresas pueden aprovechar diferentes beneficios fiscales, como la libertad para determinar el ritmo de depreciación de sus activos fijos e inversiones inmobiliarias o las deducciones por plusvalías reinvertidas e inversiones en I+D+i.

Como resultado, en 2017 las grandes empresas tributaron a un tipo efectivo sobre el resultado contable en el Impuesto de Sociedades de poco más del 6%, mientras que el resto de las empresas lo hicieron alrededor del 15%. Esto significa que las pymes tienen que soportar una carga fiscal que duplica las obligaciones que se imponen a las grandes empresas, según reveló el Informe Anual de Recaudación Tributaria.

Por esa razón el Gobierno se ha propuesto poner fin a la desigualdad en el trato fiscal, amparada por una compleja arquitectura de deducciones que solo benefician a las grandes sociedades, fijando un tipo impositivo mínimo del 15%, que considera de “justicia social”, por debajo del cual no se podrá aplicar ninguna deducción.

¿Cuándo entrará en vigor el Impuesto de Sociedades al 15%?

Muy pronto se presentará el borrador de los Presupuestos Generales de Estado para 2019. Aunque el Gobierno ha señalado que algunas de las medidas fiscales nuevas no estarán incluidas, éstas se irán pasando al Congreso como propuestas de ley para que entren en vigor.
¿Cómo conseguir el aval de una SGR para ampliar el almacén?

Las condiciones más favorables del mercado, sumadas a las mayores facilidades para acceder a los créditos, han hecho que por primera vez en nueve años las pymes señalen un aumento de los beneficios, según reveló un informe del Banco de España. Si tú también estás teniendo éxito en tu negocio, es probable que en algún momento te plantees expandirte y ampliar el almacén. Si necesitas una ayuda externa, contar con un aval de una SGR te facilitará el camino.

¿Cuándo es conveniente ampliar el almacén?

Ampliar el almacén para tener más stock es una buena estrategia para prevenir la escasez y protegerte de los aumentos de precio del mercado o de un posible retraso en el suministro de tus proveedores. Si aumenta la demanda, tener stock en el almacén te permitirá satisfacer rápidamente a tus clientes.

Otra buena razón para ampliar el almacén es la economía de escala. Al aumentar el volumen de compra, reduces el coste unitario por artículo, de manera que podrás ofrecer los productos a un precio más competitivo en el mercado.

Obviamente, ampliar el almacén representará nuevos costes para tu pyme. Tendrás que cubrir el alquiler o compra de las instalaciones, el mantenimiento de las mismas, el seguro y el gasto en personal para administrar y manipular los suministros. Pedir un crédito avalado por una SGR es una buena alternativa para cubrir esos costes y seguir impulsando el crecimiento de tu negocio.

¿Qué tipo de aval debes solicitar?

Para ampliar el almacén debes solicitar un aval económico. Según la naturaleza de la operación que vayas a realizar, tendrás que pedir un aval comercial o financiero. Los avales comerciales garantizan el pago de ciertas cantidades en una operación comercial, por lo que son adecuados si piensas alquilar el almacén o si firmas un acuerdo de compraventa con pagos fraccionados.

Si recurres a una entidad bancaria para cubrir otros costes más allá del alquiler o compra de las instalaciones, tendrás que solicitar un aval financiero. Con este tipo de aval, la SGR garantiza el pago del préstamo o crédito que te concede el banco.

¿Cómo conseguir un aval SGR?

El aval SGR es un contrato de afianzamiento mediante el cual una Sociedad de Garantía Recíproca garantiza la operación y le asegura a la entidad que te brinda el crédito que vas a cumplir con tus obligaciones. Gracias a este aval, no solo tendrás acceso al crédito que necesitas para ampliar el almacén, sino que también podrás negociar unas condiciones más ventajosas. Si decides comprar el almacén, incluso podrías tener acceso a una financiación hasta el 100% del valor de tasación.

  • Busca la SGR adecuada. Existen SGR generalistas, que avalan todo tipo de actividades, y SGR  sectoriales especializadas en determinadas actividades económicas. Algunas tienen un alcance nacional y otras operan dentro de los límites de la Comunidad Autónoma. Elige la SGR que mejor se ajuste a tu tipo de negocio.
  • Asegúrate de cumplir los requisitos. Cada SGR establece diferentes requisitos para ofrecer sus avales, lo más usual es que pidan que la pyme no esté en concurso de acreedores y se encuentre al corriente de los pagos en la Seguridad Social y la Agencia Tributaria.
  • Presenta un plan de negocios viable. Elabora un plan de expansión que muestre la viabilidad de ampliar el almacén. Demuestra que el volumen de negocio está creciendo o indica cómo pretendes incrementar tu cuota de mercado. Recuerda que no solo debes reflejar los costes sino también los beneficios que esperas obtener.

La SGR valorará tu petición y analizará si tu solicitud es viable. De ser así, te informará sobre los costes de la operación. Recuerda que estas sociedades solo brindan avales a los socios, por lo que tendrás que adquirir participaciones en un porcentaje equivalente al importe del aval SGR que solicitas. Cuando termine la operación, podrás recuperar tu dinero.

Categoría: Legal
Tags: SGR
Herramientas para la gestión de recursos humanos en pymes

Los recursos humanos son el corazón de una empresa. Su gestión adecuada no solo reducirá la rotación de personal y contribuirá a la retención del talento sino que creará un clima laboral motivador que incrementará la productividad y mejorará tu marca como empleador. Recurrir a un software para la gestión de los recursos humanos te permitirá encargarte de estas funciones de manera más sencilla y eficaz, ahorrando tiempo y recursos que puedes destinar a hacer crecer tu pyme.

¿Cómo gestionar los recursos humanos de una empresa?

Endalia

Este software para la gestión de los recursos humanos es uno de los más completos que existe en el mercado para mejorar el desempeño laboral, gestionar el talento y aumentar la productividad empresarial. Cuenta con 15 módulos que puedes diseñar a tu medida.

Podrás crear el organigrama de tu organización y asignar funciones y cargas de trabajo. También te brinda la posibilidad de digitalizar los expedientes de los empleados y colaboradores, presupuestar los costes de personal y aplicar reglas de incrementos salariales según los parámetros que configures.

Podrás calcular las nóminas por categorías salariales y tipos de convenios aplicables, así como las prestaciones por incapacidad temporal o las cuotas a la Seguridad Social. Además, podrás gestionar el sistema de formación, controlar los horarios y mejorar la comunicación interna enviando alertas y avisos.

e-volution

Este software automatiza los procesos y actividades de la gestión de recursos humanos. Estructurado en diferentes módulos, facilita la administración del personal manteniendo organizada la información de los empleados y facilitando la asignación de tareas según diferentes parámetros, de manera que podrás realizar un seguimiento exhaustivo de la historia laboral de cada trabajador.

También cuenta con una completa herramienta de administración de tiempo que permite organizar los turnos y planes de rotación, así como supervisar y aprobar las horas de trabajo y descanso. Cuenta además con un sistema automático para atribuir incentivos en base a las horas trabajadas y calcular el índice de absentismo. Si lo necesitas, cuenta con un módulo de gestión de las nóminas y simulaciones presupuestarias.

Factorial

Este software de administración de recursos humanos para las empresas tiene precios competitivos y una interfaz muy intuitiva, por lo que es perfecto para las pymes. Cuenta con un módulo para gestionar las vacaciones, ausencias y bajas médicas, de manera que solo tendrás que aceptar o rechazar las solicitudes que realicen los trabajadores.

También podrás realizar el organigrama de tu empresa y monitorizar la retribución de cada empleado, aplicando planes de retribución personalizados que mejoren la motivación laboral. El software genera informes avanzados de sueldos, absentismo, rotación de personal y otras variables para que sepas en todo momento lo que está ocurriendo en tu empresa y puedas tomar las decisiones necesarias a tiempo.

Cezanne HR

Con una estrategia de precios muy conveniente para las pymes, este software para la gestión de recursos humanos puede ir creciendo a medida que lo haga tu empresa. Se trata de una solución modular configurable que opera en la nube. Te permite llevar un control de las ausencias por enfermedad o vacaciones, permisos y bajas de maternidad o paternidad, gestionar los horarios y permisos y realizar las evaluaciones de los empleados.

También podrás gestionar las nóminas y compartirlas con tus empleados, para que conozcan la información exacta sobre su sueldo, desde el salario base hasta los bonos que reciben. Incluye un módulo de gestión de gastos para los empleados y les permite anexar las facturas, recibos y justificantes de sus gastos. A diferencia de otros softwares de gestión de recursos humanos, esta alternativa también permite automatizar el proceso de selección de personal para reducir los tiempos de contratación.

Autotask

Este software de gestión de negocios brinda soluciones unificadas con una infraestructura en la nube, de manera que podrás acceder desde cualquier parte. Permite gestionar activos en tiempo real, gestionar presupuestos, establecer objetivos de rentabilidad y medir los resultados de las tácticas empresariales para tomar decisiones estratégicas que hagan crecer el negocio.

Podrás personalizar el tablero para acceder rápidamente a la información vital de tus clientes y te ayudará a dar seguimiento a todos los proyectos, analizando variables como los costes, rentabilidad y nivel de alcance del objetivo. También mejora el flujo de trabajo al asignar rápidamente las tareas a los empleados, permitiendo además la sincronización e intercambio de archivos para empresas.

Todas estas herramientas de recursos humanos para las empresas brindan la posibilidad de probar una demo, de manera que puedas elegir la más conveniente. La configuración por módulos les confiere una gran versatilidad y te permitirá usar estos softwares por un precio asequible e ir añadiendo funcionalidades a medida que tu pyme crezca.

Categoría: RRHH
Plan de Marketing para Pymes

Para emprender un negocio y tener éxito, además del plan de empresa, necesitas diseñar un plan de marketing, el cual debe estar en perfecta sintonía con tus objetivos de negocio. Por desgracia, la mayoría de las pymes españolas suspenden en marketing. Solo el 55 % cuentan con un departamento de marketing y comunicación pues los emprendedores no lo consideran importante, según reveló un estudio de Oak Power.

¿Qué es el plan de marketing de una empresa?

El plan de marketing es una herramienta básica en toda empresa que pretenda ser competitiva en el mercado actual. Contiene los objetivos de marketing, las diferentes estrategias para alcanzarlos y los indicadores de evaluación. Brinda una visión clara del objetivo final y el camino a seguir, de manera que permite calcular cuánto tiempo se tardará en lograr determinadas metas y qué recursos serán necesarios.

¿Cuáles son las ventajas del plan de marketing para pymes?

Sin una adecuada planificación, todas las acciones que realices en tu pyme implican un nivel de riesgo más elevado o pueden suponer un desperdicio de recursos y energía. En cambio, tener un plan de marketing para tu empresa te permitirá:

  • Conocer mejor el mercado y diferenciarte de la competencia aportando un valor único.
  • Tener objetivos de marketing claros que conduzcan a un incremento de las ventas.
  • Identificar las estrategias de marketing más rentables para tu pyme, de manera que puedas asignar inteligentemente el presupuesto obteniendo el mayor retorno de la inversión posible.
  • Mejorar el posicionamiento de los productos, ganar cuota de mercado e incrementar el reconocimiento de tu marca.

¿Cómo hacer el plan de marketing de una empresa?

Haz un análisis del mercado

El primer paso para diseñar el plan de marketing de tu pyme consiste en valorar el mercado, para decidir si vale la pena invertir en ese sector o si debes cambiar ligeramente el rumbo. Analiza la competencia para descubrir nichos descuidados y nuevas oportunidades de negocio. Con todos los datos recogidos, realiza un análisis DAFO donde resumas las fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades de la empresa. Así podrás tener una visión más amplia y objetiva de la posición de tu pyme en el sector.

Perfila a tu buyer persona

La estrategia de marketing debe partir de un conocimiento profundo del público objetivo. No basta con segmentar según la edad, género y nivel socioeconómico, debes profundizar más para conocer sus necesidades, deseos, preferencias, valores y hábitos de compra. Crea a tu buyer persona, o diferentes perfiles que te permitan diseñar ofertas a medida dirigidas a satisfacer distintas necesidades.

Plantéate los objetivos de marketing

¿Cuáles son las metas de marketing que te planteas alcanzar a corto y largo plazo? Esos objetivos te guiarán a lo largo del camino, de manera que puedas saber en qué punto te encuentras y cuánto te falta. Lo fundamental es que sean objetivos SMART; es decir, específicos, medibles, alcanzables, relevantes y enmarcados en un plazo de tiempo determinado.

Define tu propuesta única de ventas

En base al análisis de mercado y los objetivos de marketing que te has propuesto, debes crear una propuesta única de ventas que diferencie tu pyme de la competencia. ¿Qué hace especial a tu negocio? ¿Por qué los clientes deberían elegirte? Esa propuesta única de ventas puede ser desde un producto o servicio especial hasta una historia, pero debe reflejar la identidad corporativa y, sobre todo, debe ser relevante y atractiva para tu buyer persona. Federal Express, por ejemplo, triunfó con una propuesta de valor clara: realizar las entregas de la noche a la mañana.

Diseña las estrategias de marketing

El plan de marketing de tu pyme debe contener los pasos necesarios para alcanzar los objetivos. Lo ideal es que vayas profundizando de las acciones generales a las tareas más específicas. ¿Necesitas realizar cambios de packaging, fortalecer el branding o incluir servicios complementarios? ¿Vas a implementar estrategias de up-selling y cross-selling? ¿Tienes que mejorar el servicio de atención al cliente? Además de determinar las estrategias de marketing, debes elegir los canales de comunicación que usarás para transmitir tu mensaje. Recuerda que la mejor campaña publicitaria, trasmitida por los canales erróneos, puede convertirse en un fiasco ya que no llegará a tupúblico objetivo.

Establece los KPIs y evalúa los resultados

Muchos planes de marketing de las empresas obvian este paso, pero si no evalúas los resultados, no podrás corregir el rumbo, optimizar el presupuesto o reenfocar tus campañas publicitarias. Antes de comenzar cualquier acción debes establecer los indicadores clave de rendimiento (KPIs), los cuales te ayudarán a comprobar si estás alcanzando los resultados previstos. También es importante que revises la contabilidad para ver los ingresos y gastos que estás afrontando y saber si las campañas están siendo realmente rentables.

Categoría: Marketing y Ventas
Tags: Pymes
Libros de contabilidad del autónomo

Como autónomo tienes muchas obligaciones, una de ellas consiste en llevar adecuadamente los libros de contabilidad. La ley indica que “todo empresario deberá llevar una contabilidad ordenada, adecuada a la actividad de su empresa y que permita un seguimiento cronológico de todas sus operaciones, así como la elaboración periódica de balances e inventarios”. Si no llevas bien la contabilidad no solo podrías exponerte a una sanción económica, sino que no podrás tener una imagen real del funcionamiento de tu negocio, lo cual puede conducirte a tomar malas decisiones.

¿Qué son los libros contables?

Los libros contables son los archivos donde se recopila la información económica de la actividad que desempeñan las sociedades o los profesionales autónomos. Permiten dar seguimiento a todas las operaciones comerciales, analizar la evolución del negocio y realizar balances trimestrales y anuales.

¿Cómo se llevan los libros contables?

Los libros contables se deben llevar con extrema claridad. Deben seguir un orden cronológico estructurado por periodos de tiempo, ya sea mensual o semanal, si quieres llevar un control más exhaustivo. No puedes alterar el orden de las operaciones referidas ni arrancar hojas o cambiar su orden.

Tampoco puedes dejar espacios en blanco ni realizar tachaduras. Si cometes un error, puedes subsanarlo añadiendo notas aclaratorias al margen que indiquen la equivocación o realizando un nuevo registro. Y no utilices abreviaturas o símbolos que no contemple la práctica mercantil.

Según la normativa fiscal, los libros contables de los autónomos se deben conservar durante al menos 4 años, aunque hayas dejado de trabajar por cuenta propia. No obstante, el artículo 30 del Código de Comercio amplía el plazo: “los empresarios conservarán los libros, correspondencia, documentación y justificantes concernientes a su negocio, debidamente ordenados, durante seis años, a partir del último asiento realizado en los libros”.

¿Qué libros contables debes llevar como autónomo?

La contabilidad del autónomo y sus obligaciones dependen del régimen fiscal mediante el cual tributa:

Estimación directa normal

Libro Diario.

En este libro contable debes registrar todas las operaciones económicas cotidianas de tu negocio. Las operaciones se contabilizan mediante asientos contables según se vayan produciendo, no dejando pasar periodos de tiempo superiores a un mes. En este libro debes indicar la fecha de cada transacción, una breve explicación de la misma, su importe y las cuentas de la operación.

Inventarios y Cuentas Anuales.

Este libro contable seabre con el balance inicial detallado de la actividad económica, en el que se refleja el cierre del ejercicio anterior. También contiene el balance de comprobación de sumas y saldos, que se debe reflejar al menos trimestralmente. Por último, debe incluir el inventario de cierre de la actividad económica y las cuentas anuales.

Estimación directa simplificada

Libro de Ventas e ingresos.

En este libro de contabilidad debes reflejar todas las facturas que emites a tus clientes, siguiendo un estricto orden cronológico. No pueden producirse saltos de numeración ni en las fechas.

Compras y gastos.

En este libro debes anotar todos los gastos en los que hayas incurrido o las compras realizadas para el ejercicio de tu actividad profesional. No es necesario llevar un orden estricto en las fechas, incluso puedes incluir un gasto en el próximo trimestre si olvidaste apuntarlo en su momento.

Libro de bienes de inversión.

En este libro contable se incluyen las compras relacionadas con tu negocio catalogadas como “bienes de larga duración”. Son todos aquellos bienes que irás amortizando con el paso del tiempo, como los equipos informáticos.

Los autónomos que tributan por módulos, en régimen de estimación objetiva, no tienen la obligación de llevar libros de contabilidad, aunque debes guardar todas las facturas, tanto las que emites como las de los gastos ya que Hacienda podría pedírtelas. Si vas a deducir amortizaciones, necesitas llevar un libro registro de Bienes de Inversión.

Ley de la segunda oportunidad para Pymes y autónomos

A raíz de la crisis muchos autónomos y pymes tuvieron que cerrar sus negocios, quedándose con deudas a las que no podían hacer frente. Para paliar esa situación y animar a esos profesionales a emprender de nuevo, en 2015 se aprobó la ley de la segunda oportunidad. En la actualidad hay unas 2 000 solicitudes para acogerse a esta ley, un 40 % más que el año anterior, según reveló el diario Autónomos y Emprendedores. Como resultado, los juzgados están perdonando deudas de hasta medio millón de euros a los autónomos.

¿Qué es la ley de la segunda oportunidad?

La ley de la segunda oportunidad está dirigida a los autónomos y pymes que no tuvieron éxito en su primera aventura emprendedora, para facilitarles la creación de una nueva empresa. Se trata de un procedimiento extrajudicial gracias al cual el emprendedor puede negociar el pago de sus deudas con sus acreedores para obtener condiciones más ventajosas, con la ayuda de un mediador concursal, que se encargará de conciliar los intereses de ambas partes y ofrecer garantías de pago. Si no se llega a un acuerdo o resulta imposible pagar la deuda, se puede solicitar su condonación.

¿Quién puede acogerse a la ley de la segunda oportunidad?

La ley de la segunda oportunidad se aplica a todos los emprendedores que ejerzan una actividad profesional y se encuentren en situación de insolvencia o prevean que no podrán cumplir con sus obligaciones. No obstante, la deuda no puede superar los cinco millones de euros y no aplica a las deudas con Hacienda y la Seguridad Social.

También pueden acogerse a esta ley las personas físicas en estado de insolvencia, en cuyo caso pueden solicitar la exoneración total de sus deudas, o aquellas cuyo patrimonio e ingresos permitan lograr un acuerdo de pago exitoso con los acreedores.

¿Qué requisitos debes cumplir?

  • Encontrarse en un estado de insolvencia actual o inminente.
  • Haber actuado de buena fe, lo cual significa que la insolvencia no puede haber sido auto provocada para no tener que afrontar deudas.
  • No haber sido declarado culpable en un concurso de acreedores.
  • No tener una sentencia firme por delitos contra el patrimonio, el orden socio económico, la Seguridad Social, Hacienda o los derechos de los trabajadores en los últimos 10 años.
  • No haber conseguido un acuerdo extrajudicial con los acreedores.
  • Que la deuda no supere los cinco millones de euros.
  • Que en los últimos 10 años no te hayas acogido a la ley de la segunda oportunidad.
  • Que en los últimos 4 años no hayas rechazado una oferta de empleo “adecuada a tu capacidad”.

¿Cómo solicitar el acuerdo extrajudicial de pagos?

Para acogerte a la ley de la segunda oportunidad para pymes y autónomos primero debes solicitar un mediador concursal. Debes realizar una instancia en la que indiques el efectivo y los activos líquidos, los bienes, derechos e ingresos regulares que tienes previstos. También tienes que presentar una lista de acreedores, indicando la cuantía y el vencimiento de los créditos.

Cuando se nombre al mediador concursal, éste comprobará la cuantía de las deudas y te convocará a una reunión con los acreedores, en un plazo de dos meses. Cuando se abra el expediente no podrás solicitar más préstamos o créditos, y tendrás que devolver tus tarjetas de crédito, pero tu patrimonio estará protegido pues no se puede iniciar ni continuar una ejecución mientras se negocia el acuerdo. Si uno de los acreedores inicia la ejecución, quedará automáticamente excluido del acuerdo extrajudicial de pagos.

El mediador concursal remitirá a los acreedores un plan de pagos de las deudas, teniendo en cuenta que la moratoria no puede superar los tres años y la quita máxima es del 25% del total de los créditos. También puede proponer que cedas tus bienes a los acreedores para cubrir las deudas.

La ley de la segunda oportunidad para autónomos y pymes brinda diez días a los acreedores para presentar propuestas alternativas o modificaciones. Si aceptan el plan de pago, el acuerdo se oficializa con una escritura pública y se cierra el expediente, publicando un anuncio oficialmente. Esto significa que tu nombre o el de tu negocio aparecerá en las listas de morosos, por lo que será difícil obtener un crédito o encontrar nuevos clientes y proveedores.

Si el plan no es aceptado y eres insolvente, se declarará un concurso consecutivo y podrás solicitar la condonación de las deudas. No obstante, si al cabo de cinco años de haber sido exonerado tu situación económica ha mejorado, los acreedores tienen derecho a exigirte los pagos y pedir que se revoque la condonación.

Categoría: Legal
Tags: Autónomos , Pymes
cómo solicitar aval de una SGR

Las pymes y autónomos que necesiten financiación pueden obtener el aval de una SGR para poner en marcha su negocio o mejorar el existente.

La gran cantidad de restricciones e impedimentos que obstaculizan el acceso a la financiación ha llevado a crear otras vías que faciliten y garanticen la obtención del  crédito.

Las empresas de nueva creación, de un determinado sector productivo, que quieren expandirse o ampliar su capital son algunas de las que más necesitan obtener un aval que les garantice el acceso a financiación.

La concesión de avales mediante una SGR ayuda a conseguir financiación con garantías, tanto a la pyme como al autónomo.

Cómo solicitar el Aval de una SGR

Tags: SGR
Tipos de despidos laborales

Si tienes una pyme, es probable que en algún momento tengas que despedir a un empleado, ya sea porque su productividad es demasiado baja o porque necesitas realizar una reestructuración de personal para mantener a flote tu negocio. En España se contemplan tres tipos de despido: objetivo, disciplinario y colectivo, cada uno se debe justificar para evitar que un juez los considere improcedentes o nulos, lo cual representará un coste añadido para tu empresa y un daño a tu reputación como empleador.

¿Qué es el despido objetivo?

Un despido laboral se clasifica como despido objetivo cuando se produce debido a algunas de las circunstancias recogidas en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores:

  • Incompetencia del trabajador para ejercer las funciones de su puesto de trabajo.
  • Incapacidad del trabajador para adaptarse a los cambios introducidos en su puesto de trabajo, siempre que haya recibido un curso de formación y hayan transcurrido más de dos meses desde su implementación.
  • Absentismo o ausencias reiteradas del puesto de trabajo que sumen el 20 % de la jornada en dos meses consecutivos o el 25 % en cuatro meses discontinuos en un periodo de un año, a menos que se trate de un accidente de trabajo, maternidad o enfermedad cuando se presenta una baja oficial de más de 20 días consecutivos.

Esta clase de despido se debe comunicar por escrito al trabajador, explicando la causa, con 15 días de antelación a la extinción del contrato. Durante ese periodo el empleado tiene derecho a seis horas semanales pagadas para buscar otro empleo. Le corresponderá una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

¿Qué es el despido disciplinario?

El despido disciplinario implica la extinción del contrato al trabajador debido a un incumplimiento grave. El artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores indica las diferentes causas:

  • Absentismo e impuntualidad de forma repetida e injustificada.
  • Ofensas verbales o físicas al empresario o a los trabajadores de la empresa.
  • Indisciplina o desobediencia grave en el trabajo.
  • Abuso de confianza en el desempeño de las funciones laborales.
  • Disminución sistemática y voluntaria del rendimiento laboral.
  • Estado de embriaguez o toxicomanía habitual que afecta el trabajo.
  • Acoso al empresario o a otro trabajador de la empresa.

Esta clase de despido también se debe comunicar por escrito al trabajador, haciéndole constar el motivo y la fecha en que se rescindirá el contrato.

¿Qué es el despido colectivo?

El despido colectivo es aquel que afecta a más de diez empleados en las empresas con menos de cien trabajadores, al 10 % cuando esta posea entre 100 y 300 trabajadores o al 30 % en las empresas de más de 300 trabajadores, en un plazo de 90 días. Existen diferentes motivos que pueden dar pie a este tipo de despido:

  • Causas económicas. Cuando la empresa sufre pérdidas actuales o previstas, o las ventas disminuyen durante tres trimestres consecutivos, siempre y cuando los despidos contribuyan a superar la mala situación económica de la empresa.
  • Causas técnicas, organizativas o de producción. Los despidos laborales pueden deberse a cambios en los medios de producción o a una disminución de la demanda de los productos o servicios de la empresa, pero estos deben garantizar la viabilidad futura de la empresa y el empleo en la misma.

En esta clase de despido la empresa debe comunicar a los trabajadores cuándo comenzará el periodo de consulta de los representantes legales, así como el momento previsto para rescindir los contratos y los criterios considerados para elegir a los trabajadores afectados.

¿Cómo cataloga un juez los diferentes tipos de despidos?

Si el trabajador que has despedido interpone una reclamación judicial, un juez analizará el caso. Puede llegar a tres veredictos:

  • Despido Procedente. Si has acreditado fehacientemente las causas del despido laboral, el juez considerará que es procedente y el contrato del trabajador se extinguirá sin que tengas que indemnizar nada más que lo establecido por ley.
  • Despido improcedente. En este caso, el juez dictamina que no has demostrado las causas del despido laboral, de manera que debes readmitir al trabajador o indemnizarle. Si el contrato es anterior al 11 de febrero de 2012, cuando se aprobó la ley de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, tendrás que calcular la indemnización en base a 45 días de salario por año de trabajo, aunque el importe total no superará las 42 mensualidades. Si el contrato se formalizó con posterioridad, la indemnización se calcula a razón de 33 días de salario por año trabajado y el importe total no superará los 720 días de salario.
  • Despido nulo.Un despido laboral se considera nulo cuando esconde una discriminación o vulnera los derechos fundamentales del trabajador. En este caso tendrás que readmitirlo de manera inmediatay pagarle el salario correspondiente al período durante el cual no estuvo trabajando.
Categoría: RRHH
Tags: Autónomos , Pymes
Estrategias de marketing para pymes

Las empresas españolas destinaron 30 569 millones de euros al marketing en 2016, según reveló el último informe de la Asociación de Marketing de España, aunque para muchas pymes sigue siendo una asignatura pendiente, sobre todo el marketing digital y el neuromarketing. No obstante, en un mercado tan saturado y competitivo como el actual, una buena estrategia de marketing para pymes puede ser el factor clave para diferenciarte de la competencia y hacer crecer tu negocio.

¿Cómo desarrollar una buena estrategia de marketing para pymes?

1.      Segmenta adecuadamente el mercado

Tanto si se trata de un anuncio televisivo como de un contenido en las redes sociales o un anuncio en los buscadores, debes utilizar las técnicas de segmentación modernas para asegurarte de que ese contenido llegue directamente a tucliente potencial, también llamado prospecto Así podrás optimizar las conversiones y obtener el máximo retorno de la inversión por cada euro gastado. Para ello, necesitas perfilar con la mayor cantidad de detalles posible a tus prospectos, teniendo en cuenta no solo los datos sociodemográficos sino también sus intereses, necesidades y preferencias.

2.      Céntrate en tu producto estrella

Algunas pymes piensan que cuantos más productos o servicios abarquen en su campaña de marketing, mayores serán las ventas. No siempre es así. Suele ser mejor centrarse en el producto o servicio estrella. Este estudio realizado por Neustar reveló que el 35 % de los productos que se venden a partir de un anuncio no han sido publicitados directamente, lo cual se conoce como efecto halo.

3.      Recurre a los testimonios

Sácales partido a tus clientes animándolos a valorar tus productos o servicios. Sus experiencias y recomendaciones pueden ser el último empujón que otros usuarios necesitan para realizar la compra. Según HubSpot, el 85 % de las personas confía tanto en las reseñas online como en las recomendaciones de sus amigos y familiares y el 91 % las revisa con regularidad antes de realizar una compra. Para aumentar tu prestigio y generar confianza, es importante que brindes testimonios reales que muestren las dos caras de la moneda, a ser posible con datos específicos y contrastables.

4.      Sácale el zumo al marketing de contenidos

Toda estrategia de marketing para pymes debería contemplar la creación de un blog corporativo. El marketing de contenidos aumenta en un 21 % las ventas y los ingresos, genera un 16 % de los clientes e incrementa en un 16 % su visibilidad online, según reveló el III Informe de Marketing de Contenidos en España. El blog será el epicentro donde confluyan tus campañas de marketing online y offline, aprovechándolo para posicionarte de manera natural en los motores de búsqueda y atraer a nuevos clientes. La clave radica en aportar valor con contenidos únicos y de calidad que hagan resonancia emocional en tus clientes potenciales y resuelvan sus necesidades.

5.      Aprovecha las redes sociales

Las redes sociales son un excelente canal de marketing para pymes ya que permiten ampliar el alcance y reconocimiento de la marca con una inversión discreta. Para obtener el máximo impacto debes elegir inteligentemente las redes sociales en las que necesitas tener una presencia activa; es decir, aquellas que más usen tus prospectos. No bombardees a tus seguidores con promociones, nuevos productos y descuentos, debes encontrar un equilibrio entre el social selling y los contenidos de valor que te posicionen como un referente en tu sector.

Por último, no olvides medir y evaluar los resultados. Una buena estrategia de marketing para pymes debe ser lo suficientemente flexible como para cambiar de rumbo si las acciones no están obteniendo los resultados esperados. Determina tus indicadores clave de rendimiento (KPI) y realiza varios test A/B antes de lanzar la campaña definitiva.

Categoría: Marketing y Ventas
Tags: Pymes
Declarar bitcoins y criptomononedas a Hacienda

Las ventajas de las criptomonedas para las empresas han hecho que muchos inviertan en ellas y las comiencen a utilizar como medio de pago. Otros han visto un filón de negocio en el minado o la compraventa de criptomonedas, una actividad que en los últimos tiempos ha reportado elevados beneficios, despertando el interés de Hacienda.

Este año, por primera vez el Plan de Control Tributario hizo referencia a las criptomonedas indicando que “se estudiará la incidencia fiscal de nuevas tecnologías, como blockchain, y, en especial, las criptomonedas”. Luego señala que “se potenciará el uso por las unidades de investigación de la Agencia Tributaria de las nuevas tecnologías de recopilación y análisis de información en todo tipo de redes”. Esto significa que, si estás minando criptomonedas o realizando acciones de compraventa, tienes que declarar el bitcoin o cualquier otra criptomoneda a Hacienda.

¿Qué son las criptomonedas?

Se trata de divisas virtuales cuya creación se basa en un sistema de criptografía, que también se utiliza para controlar las transacciones financieras y verificar las transferencias de activos. Las criptomonedas operan al margen del control tradicional de los gobiernos e instituciones financieras, aunque se pueden usar para realizar todo tipo de transacciones, incluso fuera del entorno online. En España se aceptan como un medio legal de pago desde el año 2015.

¿Cómo declarar el minado de criptomonedas?

Minar criptomonedas implica destinar la potencia de procesamiento de un ordenador para realizar los cálculos necesarios con el fin de verificar las transacciones de esa moneda digital. Como resultado se recibe una compensación económica en esa criptomoneda.

Según el artículo 78 de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, en el que se indica que “el Impuesto sobre Actividades Económicas es un tributo directo de carácter real, cuyo hecho imponible está constituido por el mero ejercicio, en territorio nacional, de actividades empresariales, profesionales o artísticas, se ejerzan o no en local determinado y se hallen o no especificadas en las tarifas del impuesto”, para minar criptomonedas debes estar dado de alta en el Impuesto de Actividades Económicas.

Dado que en ese proceso no existe un cliente final, no puedes emitir factura, de manera que las operaciones de minado de criptomonedas no están sujetas a IVA, ni en España ni en el resto de la Unión Europea, pero tendrás que presentar trimestralmente el modelo 130, mediante el cual vas pagando un anticipo del 20 % de la declaración de la renta sobre el rendimiento de tu actividad. Luego tendrás que declarar a Hacienda los bitcoins u otras monedas virtuales en el IRPF, aunque decidas conservarlas.

¿Cómo declarar bitcoins si te dedicas a su compraventa?

Si en vez de minar criptomonedas te dedicas a la compraventa de las mismas, el escenario es diferente. En primer lugar, las operaciones de venta están sujetas a IVA, aunque exentas de su pago. En lo que respecta al IRPF, las criptomonedas se consideran simples bienes que pueden ser vendidos o transmitidos y, como tal, generan pérdidas o ganancias, las cuales se deben señalar en el IRPF en la categoría “Ganancias patrimoniales de la Base Imponible del Ahorro”.

Lo usual es declarar las inversiones cuando las conviertes en monedas FIAT; como euros o dólares, aunque también deberías declarar el bitcoin si lo conviertes en otra criptomoneda, pues se considera una alteración patrimonial. El porcentaje a tributar dependerá de los beneficios, oscilando entre el 19% para ganancias inferiores a los 6.000 euros hasta el 23 % para ganancias superiores a los 50.000 euros.

¿Tienes que presentar el modelo 720 para declarar bitcoins u otras monedas virtuales?

El modelo 720 es una declaración informativa cuyo objetivo es evitar el fraude fiscal. No hay cuota a pagar o devolver, pero Hacienda lo usa para conocer tu patrimonio y calcular los posibles rendimientos que debes declarar en el IRPF. En el modelo 720 debes declarar las cuentas, valores, seguros, rentas e inmuebles que tienes en el extranjero.

Las criptomonedas no encajan en ninguna de estas categorías. Hacienda las considera más bien como un derecho a cierta cantidad de dinero, un concepto similar al de los cheques, los cuales no se declaran en el modelo 720.

No obstante, dado que no existe una normativa específica al respecto, hay quienes consideran que es necesario declarar el bitcoin u otras criptomonedas como patrimonio en el extranjero cuando el comercio de divisas se encuentra fuera de España. Por eso, es importante que te informes con un asesor fiscal, el cual valorará tu caso y te indicará la manera correcta de declarar a Hacienda el bitcoin o cualquier otra criptomoneda con la que operes.

Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 88.21.158.74