Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar

Blog Con Aval Sí

Nuevos Negocios: Nuevos negocios para pymes y autónomos

Estudio de mercado para pymes y autónomos

Para poner en marcha una empresa o lanzar un nuevo producto o servicio, es fundamental conocer el mercado, saber cuáles son las necesidades de los compradores y en qué dirección se está moviendo la competencia. Las grandes empresas realizan estudios de mercado para disminuir su nivel de riesgo y proyectar mejor su estrategia, pero esta herramienta también es muy útil para las pymes y autónomos.

¿Qué es un estudio de mercado?

El estudio de mercado es un proceso de recolección y análisis de datos e información sobre los clientes y competidores, que se realiza generalmente para crear un plan de negocios viable o lanzar un nuevo producto o servicio.

El objetivo del estudio de mercado en una empresa es conocer el perfil y comportamiento del prospecto o cliente potencial, ante el lanzamiento o reposicionamiento del producto o servicio. También permite identificar elementos innovadores que puedan representar una oportunidad de negocio para anticiparse a la competencia.

¿Para qué sirve el estudio de mercado a las pymes?

Segmentarás mejor a tu target.

Un estudio de mercado te permitirá conocer y comprender mejor las características de tu prospecto. Usando diferentes herramientas de segmentación podrás crear distintos perfiles de consumidores que te permitirán diseñar mejor tu producto o servicio o lanzar una campaña de marketing más eficaz para promocionarlo.

Conocerás mejor a la competencia.

El estudio de mercado también implica un análisis profundo de tu sector y la competencia. Podrás saber qué están haciendo tus competidores, descubrir las estrategias que funcionan y detectar nichos desatendidos o necesidades insatisfechas en los consumidores.

Minimizarás los riesgos.

El estudio de mercado te brinda diferentes herramientas de análisis que puedes usar para tomar decisiones estratégicas que te permitan minimizar los riesgos que suelen entrañar los cambios e innovaciones. Conocer los movimientos de los compradores y vendedores te permitirá tomar decisiones más acertadas para el crecimiento de tu negocio, descartando aquellas que tienen más probabilidades de fracasar.

Ahorrarás costes y tiempo.

El estudio de mercado te permitirá conocer las tendencias y planificar mejor los recursos de tu negocio, lo cual se revertirá en un ahorro de costes y tiempo. También podrás saber cómo cambian los gustos y preferencias de los consumidores para adaptarte rápidamente a ellos y aventajar a la competencia.

¿Cómo realizar un estudio de mercado en una empresa?

Define tu objetivo

Antes de comenzar, debes definir qué quieres lograr con tu investigación. ¿Quieres determinar la viabilidad y rentabilidad de un nuevo producto o servicio antes de introducirlo en el mercado? ¿O quizá necesitas analizar el posicionamiento de tu empresa?

Recoge información

Recopila información de terceros haciendo uso, por ejemplo, de Internet, donde podrás encontrar informes especializados en tu sector con estadísticas y datos útiles, sobre todo en los sitios web del Instituto Nacional de Estadística y las Cámaras de Comercio e Industria. También puedes recurrir a herramientas y técnicas propias como la observación directa de la competencia, encuestas o entrevistas en profundidad a los clientes y/o grupos de discusión.

Analiza la competencia

Una parte del estudio de mercado se centra en descubrir cómo están trabajando las empresas similares a la tuya. Determina quiénes son los líderes del mercado para que puedas saber qué estrategias están funcionando y cuáles no. Identifica oportunidades interesantes y nuevas tendencias. En plataformas como eInforma podrás conocer detalles sobre sus cuentas anuales y la evolución de las ventas, pero en sus propios sitios web y redes sociales también podrás hallar pistas sobre sus estrategias de marketing.

Define a tu target

El estudio de mercado te permitirá realizar un perfil de tu prospecto, teniendo en cuenta no solo sus datos demográficos sino también sus intereses, comportamientos de compra, aficiones y valores. Al segmentar a tu público podrás lanzar campañas de marketing más específicas que conviertan mejor.

Realiza un análisis DAFO

El estudio de mercado termina con un análisis de las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de tu empresa en el mercado. Así podrás tener claro cómo enfocar tu estrategia de negocios y qué puntos necesitas reforzar.

Ideas de negocios para 2019

Una buena idea de negocio parte de las tendencias actuales, pero se proyecta en el futuro. Un negocio rentable y sólido a lo largo del tiempo es aquel que no solo satisface las necesidades de los consumidores, sino que también vislumbra los cambios que se producirán en el sector en los próximos años, para adelantarse a la competencia. El año pasado te dimos algunas ideas de negocio rentables en 2018, ahora volvemos a la carga con nuevas ideas de negocio para 2019.

¿Cuáles son los negocios más rentables para emprender en 2019?

Servicios para viviendas vacacionales

El fenómeno de la vivienda vacacional sigue creciendo y fidelizando a sus clientes. En los últimos dos años el uso de las viviendas vacacionales aumentó un 32,8 % frente al crecimiento del 2,5 % que experimentaron los hoteles, según el Barómetro del Alquiler Vacacional en España. Más allá del típico servicio de limpieza, hay otros negocios para emprender en la industria de la hospitalidad. Puedes ofrecer servicios de marketing para mejorar la visibilidad de las viviendas vacacionales, por ejemplo, comercializar packs de bienvenida a precios competitivos o gestionar las reservas y entradas y salidas de los huéspedes.

Marketing de afiliación

Las ventas online no paran de crecer. La facturación del comercio electrónico en España alcanzó los 30.406 millones de euros en 2017, lo que representa un 25,7 % más que el año precedente, según El Economista. Puedes aprovechar la buena salud de este sector a través del marketing de afiliación. Se trata de un negocio rentable ya que requiere una inversión mínima y no tendrás que encargarte de la logística y los envíos sino tan solo de la publicidad a cambio de una comisión por cada venta. El secreto radica en construir un sitio web vertical, preferentemente en un nicho desatendido, para facilitar su posicionamiento en los buscadores e incrementar tus ganancias.

Alimentos ecológicos

¿Sabías que España es el primer productor europeo de alimentos ecológicos y uno de los diez mayores consumidores a nivel mundial? El sector de la alimentación ecológica mueve 1.686 millones de euros, según ABC, y aún hay mucho margen de crecimiento. Puedes poner en marcha una tienda online de café ecológico, una bebida cuyo consumo también va en aumento, montar una empresa de catering de productos ecológicos o instalar máquinas expendedoras de alimentos ecológicos y saludables, una opción que podría encontrar respaldo en la administración pública y en las clínicas y colegios.

Proveedor de servicios IoT

Internet de las Cosas (IoT) ya ha llegado. El índice de penetración a nivel mundial de los dispositivos IoT es del 23 % y en España ya alcanza el 17 %, según un informe de Deloitte. La domótica ha irrumpido en los hogares, donde cada vez hay más sistemas de iluminación, climatización y entretenimiento inteligente. Para que estos dispositivos funcionen de manera adecuada e integrada en una casa domótica, es necesario contar con una infraestructura, sensores y un sistema de soporte permanente. Por tanto, poner en marcha esta idea de negocio en 2019 te permitirá ser un pionero en el sector.

Instalador de puntos de recarga eléctricos

La Unión Europea prohibirá los coches de combustión interna en 2050, el empujón final que los coches eléctricos necesitan para popularizarse definitivamente. En España están ganando terreno: el año pasado se matricularon 13.021 unidades, entre eléctricos puros e híbridos enchufables, lo cual representa un incremento del 110,6 % respecto al 2016, según la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de Vehículo Eléctrico. Aunque ya existen negocios rentables que se dedican a la instalación de puntos de recarga para los vehículos eléctricos, el mercado puede absorber a otros profesionales, sobre todo si brindas un servicio personalizado que ayude a los consumidores a aprovechar las ayudas estatales o autonómicas que existen.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Ley de contratos públicos. Ventajas para las Pymes

La nueva Ley de Contratos Públicos que entró en vigor en marzo de 2018 ha traído buenas noticias para las pymes. Con esta normativa las pymes tendrán más oportunidades de contratación ya que se eliminan algunas trabas en los requisitos de solvencia, se reduce el tamaño de los proyectos y se simplifica el proceso para acceder a las licitaciones públicas.

Uno de los objetivos de esta ley de contratos en el sector público es impulsar el crecimiento de las pymes liberándolas del yugo que suponen muchas subcontratas de las grandes empresas. La Oficina Independiente de Regulación y Supervisión de la contratación será la encargada de velar por su correcta aplicación.

Las principales novedades de la ley de contratos públicos que benefician a las pymes

División de los contratos en lotes.

Con esta medida es obligatorio dividir los contratos en proyectos más pequeños, de manera que sean más asequibles para las pymes y autónomos. El objetivo del servicio a contratar también debe corresponder con el proyecto y no solo guardar relación con el mismo, lo cual abre las puertas a una mayor especialización.

Primará la oferta con mejor relación calidad/precio.

Con la ley de contratos en el sector público cambian los criterios de valoración, de manera que las entidades no deben limitarse a elegir la oferta económica más baja, sino que también deben considerar la calidad y asignar el contrato al mejor licitador. Así se evita adjudicar los contratos a las ofertas más económicas, que suelen provenir de las grandes empresas pues son quienes pueden ofrecer servicios a un bajo coste.

Control de la morosidad.

Esta ley incorpora una condición especial en ciertos contratos que impide a las empresas adjudicatarias retrasar el pago a sus proveedores. Se intenta evitar que las grandes empresas terminen financiándose a costa de las pymes, que eran quienes soportaban el mayor peso del proyecto, pero se quedaban sin liquidez debido a los impagos. Por primera vez se ha incluido la posibilidad de realizar pagos directos a los subcontratistas, para facilitar el trabajo de las pymes y no dejarlas desprotegidas ante la posición dominante del adjudicatario principal.

Transparencia.

La nueva ley de contratos públicos fomenta un procedimiento más transparente, de manera que las pymes ya no tendrán trabas para presentar sus ofertas a aquellas licitaciones a las que solo se podía acceder mediante invitación pues, debido a su cuantía, no se realizaba publicidad. Ahora todas las licitaciones y sus resultados se publicarán en la Plataforma de Contratación del Sector Público.

Simplificación de los procedimientos administrativos.

Uno de los principales objetivos de la ley de contratos en el sector público es reducir las cargas administrativas, facilitar el procedimiento de licitación y adjudicar rápidamente los contratos. Por tanto, se extiende el uso de la declaración responsable y se pone en marcha un nuevo procedimiento abierto simplificado para contratos de obras por debajo de los 2 millones de euros o para contratos de suministros o servicios hasta los 100 000 euros.

Flexibilización de los criterios de solvencia.

La nueva ley de contratos públicos indica que los requisitos de solvencia se deben adaptar a las características de cada proyecto, de manera que incluso las pymes de reciente creación puedan tener acceso a ellos. Esta flexibilización también implica que no se exigirá la constitución de garantía provisional.

Esta ley de contratos en el sector público no pretende beneficiar a las pymes sino más bien marcar pautas para que todos los licitadores reciban un trato justo e igualitario. Ahora muchas pymes y autónomos podrán ampliar su cartera de clientes accediendo a un mercado que mueve unos 200 mil millones de euros y que hasta el momento era bastante restringido.

Inspección de trabajo en Pymes

Cualquier autónomo, pyme o empresa que tenga empleados en su plantilla puede estar sujeto a una inspección de trabajo. No siempre se debe a una denuncia, en muchos casos se trata de un procedimiento rutinario del Ministerio de Trabajo para asegurarse de que los empresarios cumplen con las condiciones laborales que establece la normativa vigente. 

Si el inspector detecta que estás incumpliendo la ley, puede aplicar diferentes sanciones según la gravedad de la infracción. Esa sanción también implicará la pérdida automática de ayudas, bonificaciones y cualquier beneficio de programas para el empleo y la formación durante dos años, o cinco si se trata de una infracción muy grave. No obstante, si bien es cierto que estar bajo la lupa suele generar tensión, si sigues estos consejos no tendrás que preocuparte.

Muéstrate colaborativo

Una inspección de trabajo puede realizarse sin preaviso, por lo que es importante que estés preparado para recibir al inspector en cualquier momento. Recuerda que todos aquellos comportamientos que retrasen, perturben o impidan la labor del inspector, desde un retraso en la comparecencia hasta intentar impedir que acceda al lugar de trabajo, se consideran obstrucción a la justicia

Lo mejor es facilitar la labor del inspector y poner a su disposición toda la documentación que te pida. No olvides que también puede solicitar el acceso a cualquier zona del lugar de trabajo, tomar declaración a tus empleados, fotografiar el sitio e incluso pedir claves de acceso a los ordenadores. Obviamente, para facilitarle el acceso puedes pedirle que primero se identifique. 

Asegúrate de tener toda la documentación en regla

Si tienes todos los documentos en regla, no tendrás por qué preocuparte, pero recuerda que la inspección de trabajo puede remontarse hasta 4 años atrás, por lo que estás obligado a guardar toda la documentación de ese periodo.

El inspector puede pedirte desde la escritura de constitución de la sociedad y el resguardo de inscripción de la misma en la Seguridad Social hasta la Inscripción y Declaración del Impuesto de Sociedades, las retenciones del IRP, los justificantes del pago de las retribuciones, los registros contables y, por supuesto, los documentos de inscripción, afiliación, alta y baja a la Seguridad Social de los trabajadores, así como los justificantes del abono de las cuotas de la Seguridad Social. Es probable que también quiera echarle un vistazo al calendario de trabajo, el registro diario de las horas de entrada y salida de cada trabajador, las nóminas y los contratos de trabajo.

No olvides el plan de prevención de riesgos laborales

El Ministerio de Trabajo señala que “el empresario debe garantizar la salud y seguridad de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con su trabajo”, por lo que las inspecciones de trabajo en las pymes suelen hacer hincapié en la prevención de riesgos laborales.

Para cumplir la ley, debes elaborar, implantar y aplicar un plan de prevención de riesgos laborales; que consiste en evaluar los riesgos que existen en tu pyme y diseñar medidas preventivas para evitarlos o minimizarlos en la medida de lo posible. En ese plan debes especificar qué vas a hacer y cómo, así como las tareas que corresponden a cada miembro de la plantilla. Si tienes pocos trabajadores y el nivel de peligrosidad es bajo, puedes realizar un plan de prevención de riesgos laborales simplificado.

Cómo reinventar un negocio

Una de las mayores ventajas de las pymes y los autónomos es su pequeño tamaño, el cual les confiere una gran versatilidad para adaptarse rápidamente a los cambios que tienen lugar en la economía y el mercado.

Cuando la competencia crece o la situación económica empeora, la capacidad para reinventar un negocio es clave para mantenerse a flote o incluso crecer.

Ideas prácticas para relanzar tu negocio con éxito

1. Aprovecha las debilidades de la competencia.

Toda crisis encierra una oportunidad, solo necesitas cambiar la perspectiva. Así lo demuestra el eslogan de la empresa estadounidense Santa Fe Finishing: “Convertimos tus problemas en ganancias”.

Con la deslocalización de la producción de las empresas textiles, estos emprendedores notaron que llegaban más prendas con taras, pero el envío de vuelta al país de producción era demasiado costoso, por lo que decidieron brindarles un servicio económico para arreglar allí mismo las prendas.


2. Aumenta tu público.

Si tu nicho de consumidores es demasiado pequeño, deberías plantearte ampliar tu mercado objetivo. Esa ha sido la estrategia para impulsar los negocios que ha seguido Inditex. El gigante de la moda, luego de conquistar un público específico con Zara, comenzó a expandirse con nuevas marcas que captaron la atención de otros clientes, como Bershka, enfocada en el público femenino más joven y Massimo Dutti, dirigida a la clase media-alta.


3. Incluye nuevos productos.

Para relanzar un negocio, puedes introducir nuevos productos que enriquezcan tu oferta. Dove, la marca de productos de higiene personal que comenzó su andadura vendiendo únicamente jabones de pH neutro que incorporaban crema humectante, es un buen ejemplo.

En la década de 1990 introdujo otros productos femeninos que la en todo el mundo y en 2010 volvió a ampliar su oferta lanzando una nueva línea para hombres. Seis décadas después de su constitución, ha desarrollado unos 130 productos.


4. Reenfoca el negocio.

Con la irrupción de Internet y los gigantes de la venta online como Amazon, muchos comercios minoristas están teniendo dificultades. Si es tu caso, una alternativa para impulsar el negocio consiste en reenfocar la actividad, como han hecho muchas tiendas de bicis, que han pasado de la venta de bicicletas y accesorios a convertirse en comunidades activas que ofrecen desde servicios de reparación de bicis y talleres de mecánica hasta la organización de rutas de ciclismo. 


5. Inventa un negocio híbrido.

Si tu negocio no va muy bien, puedes apostar por un modelo híbrido que resalte por su originalidad y aporte valor. LG, por ejemplo, abrió en París un bar donde los clientes podían tomarse unas copas o consumir algún refrigerio mientras hacían la colada.

También puedes crear una alianza estratégica con otro socio para compartir los gastos del local y brindar un servicio más completo a vuestros clientes.

6. Enriquece el servicio al cliente.

En algunos casos, para impulsar un negocio basta con incluir algunas mejoras en el servicio de atención al cliente. Muchas cafeterías, por ejemplo, han visto crecer su clientela simplemente ofreciendo WiFi gratis, pero existen muchos otros pequeños servicios con un costo mínimo que pueden hacerte destacar de la competencia.


7. Incluye las nuevas tendencias.

Lo peor para un negocio es quedarse desfasado, por lo que siempre es conveniente encontrar nuevas fuentes de inspiración que asombren a tus clientes. Una estrategia para reinventar un negocio consiste en incluir las nuevas tendencias aportando un valor adicional. Por ejemplo, si eres un fotógrafo que trabaja en exteriores, podrías comprar un dron para tomar nuevas perspectivas.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Tags: Autónomos , Pymes
Ubicación comercial  para abrir tu negocio

Ray Kroc, el legendario promotor de McDonald’s, afirmaba que existen tres detalles esenciales para que un negocio sea exitoso: ubicación, ubicación y ubicación. Sin duda, en los negocios de venta al por menor o de servicios directos al cliente, la ubicación comercial puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Por eso, si estás pensando en abrir una actividad, deberías sopesar cuidadosamente la ubicación de tu negocio de cara al marketing y las ventas potenciales.

Cinco factores para elegir la ubicación comercial perfecta para tu negocio

1. Zona.

El barrio donde ubicar tu negocio dependerá básicamente del tipo de producto que vendas y el cliente que desees atraer, por lo que antes de elegir la ubicación comercial deberías hacer un breve estudio sociodemográfico. Si se trata de un producto de lujo, las millas de oro de las grandes ciudades son el sitio más adecuado, pero si es un despacho profesional o un negocio de servicios, querrás estar cerca de las zonas de influencia donde se mueven tus clientes potenciales. Un restaurante de comida rápida, por ejemplo, podría funcionar bien en las zonas universitarias, comerciales o empresariales donde abundan los clientes con prisas.

2. Facilidad de acceso.

La accesibilidad es un detalle importante a la hora de decidir dónde ubicar el negocio. Las avenidas peatonales suelen ser una buena opción, sobre todo para los restaurantes y las tiendas, ya que cuanto más tráfico peatonal tenga la calle, más probabilidades habrá de que las personas entren a tu negocio.

La existencia de aparcamientos cercanos, una boca de metro o una parada de autobús es un valor añadido. Y no olvides que pequeños detalles como un simple semáforo o un paso de cebra pueden suponer el doble de tráfico para un local comercial que otro situado unos metros más arriba.

3. Competencia.

La localización de un negocio también dependerá del grado de competencia. Como regla general, no es conveniente ofrecer el mismo tipo de producto o servicio que los negocios cercanos, ya que cuanto mayor sea la concentración de competidores, más pequeños serán los márgenes. Al contrario, si los negocios no representan una competencia directa, su presencia suele aumentar las probabilidades de ventas ya que las zonas comerciales atraen más clientes. Por supuesto, existen excepciones, como las tiendas de muebles, que pueden aumentar sus ventas si se concentran en una misma zona pues al tratarse de un desembolso significativo, las personas prefieren visitar varios negocios antes de comprar.

4. Proyectos urbanísticos.

Antes de elegir la localización de un negocio, sería conveniente conocer los proyectos urbanísticos previstos para la zona. Detalles como la peatonalización de la calle, la modificación del sentido de la circulación, la apertura de una boca de metro o pasar de aparcamiento gratuito a una línea azul o verde pueden marcar una diferencia importante en el funcionamiento del negocio.

5. Acera.

En las ciudades, algunas aceras tienen más tráfico que otras, por lo que la diferencia de precio entre los locales puede ser considerable. Dado que cuando las personas caminan suelen mirar a la derecha, un local ubicado a la derecha del sentido del desplazamiento principal tendrá más éxito que uno situado en la otra acera.

Pasar de ser autónomo a sociedad limitada

Al inicio de una actividad, es más fácil adoptar la forma jurídica del autónomo, pero a medio o largo plazo suele ser más conveniente convertirse en una sociedad limitada. Cuando la facturación supera los 40.000 euros, la carga tributaria que se soporta es elevada, lo cual, unido a las dificultades para hallar financiación y las trabas para trabajar con grandes empresas, hacen que sea más recomendable pasar de autónomo a sociedad limitada.

Una sociedad limitada (SL) brinda una imagen más profesional y abre las puertas a contratos mayores ya que las grandes empresas se sienten más seguras cuando pueden solicitar información empresarial que les permita valorar tus capacidades y solvencia. El cambio de autónomo a sociedad limitada también mejorará tu capacidad negociadora con otras empresas y entidades bancarias.

¿Qué trámites debo hacer para pasar de autónomo a sociedad limitada?

1. Solicitar la baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

Como autónomo, debes estar dado de alta en el RETA, por lo que tendrás que darte de baja. Dado que la baja se hace efectiva a partir del primer día del mes siguiente de la solicitud, es recomendable que apenas la solicites, te des de alta como administrador de la sociedad. Así no perderás la cobertura de la Seguridad Social.

2. Solicita una certificación negativa de denominación social

A través del sitio web del Registro Mercantil Central para acreditar que el nombre de tu sociedad es único.

3. Deposita el capital social.

Abre una cuenta bancaria a nombre de la SL e ingresa 3.000 euros. 

4. Firma la escritura de Constitución.

Acude al notario para formalizar la SL, llevando los estatutos previamente redactados, que puedes escribir tú mismo basándote en este modelo.

5. Solicita el NIF.

Primero te darán un NIF provisional, el definitivo llegará en un plazo de seis meses desde el momento en que presentes la escritura de constitución de la SL. Para obtener el NIF, solo tienes que seguir estos pasos en la Agencia Tributaria

6. Inscribe la empresa en el Registro Mercantil.

Para que la sociedad limitada tenga competencias jurídicas, debes inscribirla en la oficina del Registro Mercantil de la provincia donde esté domiciliada.

7. Date de alta en IAE y presenta la Declaración Censal en la Agencia Tributaria.

Da de alta la empresa en el Impuesto sobre Actividades Económicas, indicando la actividad empresarial, y presenta la declaración censal, el resumen de la situación y obligaciones fiscales de la SL para comunicar el inicio de la actividad.

8. Traspaso de activos. Para pasar de autónomo a sociedad limitada, debes trasferir los activos que tenías.

Lo más aconsejable es incluirlos como una aportación no dineraria a la SL, con una tributación del 1 por ciento del valor escriturado, de manera que pasan a formar parte del patrimonio de la empresa. También puedes arrendarlos a la nueva sociedad limitada manteniendo su propiedad o venderlos como persona física, pero en ese caso tendrían que tributar el IAJD, ITP o IVA.

9. Atar todos los cabos sueltos al pasar de autónomo a sociedad limitada

Si habías contratado empleados, debes realizar una subrogación empresarial, para garantizarles los derechos adquiridos y mantener sus obligaciones, como explica el artículo 44 del Texto Refundido del Estatuto de los Trabajadores.
Si tenías un crédito, préstamo o póliza como autónomo, solo debes comunicar a la entidad tu nueva forma jurídica para realizar la subrogación. En caso de que tengas un local alquilado o algún leasing, tendrás que cancelar el contrato y firmar uno nuevo.
Si tienes dudas, puedes acudir al punto de Atención al Emprendedor (PAE) más cercano, donde te ayudarán a realizar el cambio de autónomo a sociedad limitada.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Tags: Autónomos
Trámites para abrir una pyme

Abrir un negocio no es muy complicado, pero tendrás que realizar varios trámites, tanto para formalizar la constitución de la sociedad como para obtener la licencia de actividad. Los pasos generales para los nuevos negocios suelen ser estándares, aunque algunos requisitos varían de una Comunidad Autónoma a otra, por lo que es conveniente que te informes sobre los detalles específicos en tu Ayuntamiento.

¿Cómo empezar un negocio en 10 pasos?

1. Elegir la forma jurídica.

Uno de los pasos más importantes para emprender un negocio es elegir la forma jurídica de tu pyme. Debes considerar desde el tipo de actividad que desarrollarás hasta el número de socios que participarán. La mayoría de las pymes suelen elegir la Sociedad Limitada y en el sector primario se constituyen como Sociedades Cooperativas. En ambos casos se tributa por el Impuesto de Sociedades y la responsabilidad de los socios se limita al capital inicial aportado.

2. Solicitar la Certificación Negativa.

Así acreditas que el nombre de tu sociedad es único, un trámite que puedes hacer online a través del sitio web del Registro Mercantil Central asegurándote de presentar tres posibles nombres para tu pyme.

3. Depositar el capital social.

Tendrás que abrir una cuenta bancaria y depositar cierta cantidad, según la forma jurídica que hayas elegido. En las Sociedades Limitadas el mínimo son 3.000 euros y en la Sociedad Anónima 60.000 euros. El banco te dará un certificado donde conste el ingreso.

4. Constituir la sociedad.

Para formalizar la sociedad, tendrás que realizar junto a todos los socios una escritura pública ante notario, en la cual se incluyen los Estatutos Sociales, las normas que regirán la empresa que tenéis que llevar redactadas de antemano.

5. Solicitar el NIF.

En un primer momento te darán un NIF provisional y en un plazo de seis meses, cuando presentes la escritura de constitución, te darán el definitivo. Para realizar este trámite basta seguir los pasos que detalla la Agencia Tributaria

6. Inscribir la empresa en el Registro Mercantil.

Para que tu pyme tenga competencias jurídicas, debes dirigirte a la oficina del Registro Mercantil de la provincia donde esté domiciliada y presentar algunos documentos, entre ellos el CIF provisional, la copia auténtica de la escritura de constitución y la certificación negativa.

7. Darte de alta en IAE y presentar la Declaración Censal.

En las oficinas de la Agencia Tributaria deberás dar de alta la empresa en el Impuesto sobre Actividades Económicas indicando la actividad empresarial que vas a realizar. También debes presentar la declaración censal, el resumen de la situación y obligaciones fiscales de la sociedad para comunicar el inicio de la actividad, rellenando el modelo 036 o 037.

8. Legalizar los libros de sociedades.

En la oficina del Registro Mercantil pondrán un certificado oficial en la primera página de los libros y marcarán el resto de las hojas con el sello del Registro.

9. Registrar la marca y/o patentes.

Si tienes una marca o patente, es conveniente que la registres en la OEPM para que puedas protegerla.

10. Solicitar las licencias.

Según el tipo de actividad a desarrollar, es probable que tengas que realizar otros trámites. Para abrir nuevos negocios normalmente es necesario solicitar una licencia municipal de apertura, que se aplica a los locales, naves u oficinas donde ejercerás tu actividad y sirve para acreditar que ese espacio cumple la normativa vigente.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Ideas de negocio rentables en 2018

Abrir un negocio rentable no es tan sencillo. Es probable que al inicio tengas muchas ideas de negocios pero no sepas en cuál vale la pena invertir o quizá tienes una idea brillante pero el mercado aún no está preparado para asumirla.

Una buena estrategia, tanto para los autónomos como para las pymes, consiste en aprovechar las tendencias actuales que más interés despiertan pues así tendrás una parte del camino recorrido, al menos desde el punto de vista del marketing. Los negocios en auge son una apuesta más segura que ofrece una mayor rentabilidad a corto y medio plazo.

Pequeños negocios rentables en los que vale la pena invertir

- Drones.

El interés por los drones está aumentando: en España ya se han registrado 4.283 drones pero con la aprobación de la nueva normativa, mucho más flexible que la anterior puesto que permite volar de noche y cerca de los edificios, se abre un nuevo filón de negocio para invertir.

En los próximos cinco años la venta de drones civiles podría triplicarse, por lo que las posibilidades en este sector son enormes. Una de las nuevas tendencias por explorar son los drones selfie, un pequeño gadget con tecnología de reconocimiento facial que sigue a la persona para tomar fotos o vídeos.

- Tiendas online especializadas.

El comercio online no para de crecer, hasta el punto que España se ha convertido en el cuarto país con más ventas por Internet de Europa. Es cierto que colosos como Amazon lideran las ventas, pero aún existen espacios vacíos que puedes llenar, sobre todo en los sectores de nicho.

Puedes lanzar tu propia tienda online especializada o crear un sitio web cuyas ganancias provengan de las afiliaciones, una idea de negocio rentable pues la logística y sus costos corren a cargo de otras empresas.

- Bicis.

En España, las ventas de artículos de ciclismo superan los 1.500 millones de euros al año, un negocio que no para de crecer y que supera las ventas de cualquier otro deporte.

Este interés está impulsando todo tipo de ideas de negocios sobre dos ruedas, desde pequeños talleres de reparación hasta tiendas de alquiler, empresas especializadas en excursiones guiadas de cicloturismo y aparcamientos seguros para bicis cerca de los intercambiadores de autobuses y metro.

- Food truck.

Si amas la cocina, un food truck te dará la libertad que necesitas minimizando la inversión. En España esta tendencia es reciente, pero en países como Estados Unidos y Francia está consolidada entre los consumidores de todas las edades. Si esta idea de negocio te seduce, existen sitios como Foodtruckya en los que puedes alquilar estos vehículos durante un tiempo para que puedas valorar su rentabilidad.

- Crowdfunding.

El crowdfunding es una excelente herramienta para financiar ideas de negocios. Según el último análisis de Universo Crowdfunding, en España esta tendencia ha superado los 100 millones de recaudación anuales y se estima que seguirá creciendo. Sin embargo, encontrar mecenas no es tan sencillo.

En Kickstarter, por ejemplo, el promedio de mecenas es de 106, lo cual significa que hay muchos proyectos que ni siquiera llegan a esa cifra. Un proyecto exitoso apenas logra recaudar 3.000 euros. Por eso, especializarse en estas plataformas para brindar un servicio de asesoría personalizada es un excelente negocio de futuro.

Trabajar como autónomo o crear una SL

La crisis ha motivado a muchas personas a emprender por su cuenta. Una encuesta realizada por investigadores de la ESADE a 800 emprendedores reveló que el 29 por ciento de ellos había iniciado su proyecto empresarial debido a la incertidumbre laboral. Si estás pensando en seguir sus pasos, es probable que tengas muchas dudas, como qué forma jurídica te conviene más: ser autónomo o constituir una sociedad mercantil.

Los puntos a favor y en contra que debes sopesar

Constitución de la actividad.

Hacerte autónomo es un proceso más rápido y sencillo que crear una sociedad limitada (SL). Si no necesitas permisos especiales, solo tendrás que darte de alta en Hacienda y en la Seguridad Social, por lo que al día siguiente ya podrás comenzar a trabajar. Abrir una SL demanda más papeleo y puede tardar entre cinco días y dos semanas.

Responsabilidad.

Muchos emprendedores deciden crear sociedades mercantiles para limitar su responsabilidad legal ante posibles deudas. Si contraes deudas y trabajas como autónomo, responderás ante terceros con tu patrimonio personal, incluyendo tu vivienda, pero en una SL la responsabilidad se limita al patrimonio de la empresa. 

Costos.

Crear una sociedad es más costoso que darte de alta como autónomo, algo que puedes hacer tú mismo de manera gratuita. Para constituir una SL tendrás que aportar un capital mínimo de 3.000 euros y también debes considerar que como la contabilidad es más compleja, el costo de la gestoría es más elevado. Tampoco podrás aprovechar la tarifa plana para autónomos pues en una SL tendrás que cotizar en la Seguridad Social como socio administrador, lo cual supone un 20% más respecto a la cuota normal que paga un autónomo que no se beneficia de ninguna deducción.

Impuestos.

Si trabajas como autónomo, tributarás a través del IRPF mientras que la SL lo hará por el Impuesto sobre Sociedades. Tributar a través del IRPF es más fácil, pero no es la opción más conveniente si obtienes grandes beneficios ya que a las sociedades no se les aplica un impuesto progresivo sino un tipo general del 25%. Sin embargo, considera que si quieres llevarte todo el beneficio a casa, tendrás que tributar por el IRPF. 

Financiación.

A pesar de que las entidades bancarias brindan pequeños créditos para autónomos, las SL gozan de mayores ventajas para acceder a financiaciones más cuantiosas, así como a subvenciones estatales.

Imagen.

Las SL suelen proyectar una imagen más formal y profesional, transmitiendo una mayor sensación de seguridad y solvencia que el autónomo, lo cual puede abrirte nuevos horizontes profesionales y facilitarte el acceso a clientes y/o proyectos más importantes.

¿Cuál es la mejor opción?

Lo más conveniente suele ser comenzar como autónomo y más adelante, si el proyecto funciona bien, crear una sociedad mercantil. Existen otras formas jurídicas, como la SLU y la SLNE, que pueden ser una opción interesante durante esa fase de transición.

Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 149.202.84.149