Consentimiento legal de cookies

Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.

Guardar preferencias Aceptar todas las cookies

Blog Con Aval Sí

Nuevos Negocios: Nuevos negocios para pymes y autónomos

Página 1
Idea de negocio

La idea de negocio es de vital importancia, puesto que es el punto de partida sobre el que se construirá el proyecto empresarial. No obstante, una idea de negocio, por muy original y novedosa que sea, no siempre es sinónimo de oportunidad y éxito, es fundamental que sea rentable y encuentre acogida en el mercado. Por esa razón, si estás pensando en emprender un proyecto como autónomo o poner en marcha una pyme, será mejor que primero evalúes cuidadosamente tu idea de negocio.

Siete detalles que distinguen a una idea de negocio exitosa

  1. Original e innovadora

  2. Copiar a la competencia casi siempre es sinónimo de fracaso. Fue lo que le sucedió a Microsoft en 2006 con el lanzamiento del reproductor MP3 Zune, cuando Apple ya había alcanzado una gran cuota de mercado con su iPod. Microsoft gastó 9 millones en publicidad, pero durante el primer año solo vendió un millón de dispositivos. Sus siguientes versiones tampoco tuvieron éxito, por lo que la compañía terminó perdiendo 1,3 mil millones de dólares.

    Su caso demuestra que la originalidad y la novedad son dos características esenciales para que una idea de negocio destaque en el mercado y atraiga inversores. También es importante que no sea fácilmente reproducible o que pueda patentarse, en especial para las pymes, porque es una “garantía” de que los competidores más grandes no podrán copiarla rápidamente.

    No obstante, una buena idea de negocio no siempre implica el lanzamiento de un producto o servicio inédito. No es imprescindible que inventes la rueda, también puede tratarse de una modificación, pero en ese caso debes asegurarte de que aporte un valor añadido que marque realmente la diferencia para los consumidores.

  3. Enfocada en el público

  4. Muchas ideas de negocio han fracasado porque los emprendedores no han sabido perfilar adecuadamente a su público. McDonald's cometió ese error en 1996, cuando lanzó una línea exclusiva de hamburguesas. El problema fue que la Arch Deluxe no difería mucho de la Big Mac, pero era más cara. La empresa perdió aproximadamente 100 millones de dólares en publicidad, ya que los clientes que buscaban comida rápida no estaban dispuestos a pagar más por una hamburguesa gourmet.

    Su ejemplo revela la importancia de conocer a los clientes potenciales y profundizar en sus necesidades, preferencias y expectativas. No cometas el error de pensar que, solo porque un producto o servicio es “estupendo y original”, la gente lo comprará. Debes descubrir las necesidades de los consumidores y ajustar tu idea de negocio a las mismas, no a la inversa. Para determinar tu propuesta única de valor, pregúntate si tu idea de negocio es realmente útil y por qué las personas comprarían tu producto o contratarían tus servicios, en vez de recurrir a la competencia o a otras soluciones ya existentes en el mercado.

  5. Sencilla e intuitiva

  6. Aunque pocas personas conocen la historia, en 2002 la empresa tecnológica Xybernaut Corporation lanzó “Xybernaut Poma”, el primer wearable y un fracaso comercial total. La unidad de procesamiento era lo suficientemente pequeña como para caber en un bolsillo, pero la genialidad de la idea de negocio colapsó cuando la empresa agregó un teclado en el antebrazo y una pieza óptica montada en la cabeza.

    Xybernaut Poma no solo tenía un hardware muy rudimentario, un rendimiento deficiente y un precio elevado de 1 500 dólares, lo peor de todo era que el wearable en realidad era muy difícil de usar fuera de casa, por lo que no cumplía su promesa.

    Su historia muestra que las mejores ideas de negocio no solo deben resolver los problemas de los consumidores de manera única y original, sino que las soluciones deben ser intuitivas y fáciles de usar. Un producto que quiera convencer al gran público no puede ser muy complicado. Por tanto, asegúrate de que tu idea de negocio sea lo suficientemente sencilla como para poder implementarla con las personas y los recursos que tienes a tu disposición, al menos al inicio. Si la idea demanda una gran cantidad de recursos y resulta difícil de entender para los consumidores potenciales, es probable que termine siendo un fiasco.

  7. Rentable a corto o medio plazo

  8. Toda empresa necesita generar ganancias, por lo que una buena idea de negocio tiene que ser rentable. De hecho, es importante que no cometas el error de elegir una idea “espectacular” sin potencial de ganancias, como hizo hace algunas décadas la DeLorean Motor Company.

    La empresa fabricante de automóviles se propuso crear un nuevo coche deportivo con el respaldo de 200 millones de dólares en fondos de inversión. En 1981, comenzó la producción del DMC con puertas de ala de gaviota de apertura vertical. Sin embargo, el aumento desmesurado de los costos duplicó el precio del coche cuando salió al mercado. Su precio elevado y las malas críticas hicieron que DeLorean vendiera solo la mitad de las unidades esperadas, por lo que al año siguiente la compañía se declaró en bancarrota.

    Para no cometer ese error, evalúa el tipo de inversión que tendrás que realizar para poner en marcha el negocio y estima cuándo podrás comenzar a ver el retorno de la inversión. Considera el presupuesto mensual de costes y los gastos fijos y variables. Para que el negocio sea rentable, los costes fijos no pueden superar las utilidades generadas. Ten en cuenta, además, que las necesidades del mercado cambian continuamente, por lo que amortizar una inversión a largo plazo es una decisión financiera que suele implicar un gran riesgo. Por eso, lo ideal es que la idea de negocio comience a ser rentable a corto o medio plazo.

  9. Contextualizada en su tiempo

  10. Muchas ideas de negocio innovadoras han fracasado porque se han lanzado antes de tiempo, cuando el mercado no estaba listo para asumir esos productos o servicios. Uno de los fracasos más famosos es el de Pets.com, que surgió a finales de 1990. Se trataba de un e-commerce especializado en productos para mascotas con precios más competitivos que las tiendas físicas. Tras invertir 300 millones de dólares en dos años, el negocio fracasó simplemente porque en aquel momento los consumidores no estaban preparados para realizar sus compras online.

    Eso significa que es conveniente que la idea de negocio encuadre en un mercado en crecimientoCambiar los hábitos de consumo de las personas no es imposible, pero cuesta mucho tiempo y dinero, algo que no suele estar al alcance de los autónomos y las pymes, que necesitan una idea de negocio viable, que pueda ponerse en marcha rápidamente y que comience a generar beneficios cuanto antes.

  11. Potencial para crecer

  12. Una buena idea de negocio debe permitir que la empresa crezca a un ritmo sostenido. Así no tendrás que alcanzar cierto número de clientes para funcionar, pero el negocio tampoco colapsará si aumenta la demanda. Gigantes tecnológicos como Netflix y Amazon son excelentes ejemplos de negocios fácilmente escalables con una estructura flexible que se adapta rápidamente a los cambios en el mercado.

    Una idea de negocio es escalable cuando la empresa puede ofrecer la misma solución a una gran cantidad de consumidores sin que el producto o servicio pierda sus características originales. Este tipo de negocios utilizan los recursos que necesitan según la demanda, evitan realizar grandes inversiones iniciales y se van adaptando a medida que ganan clientes, gracias a un modelo de negocio eficiente.

  13. Sostenible

  14. Las empresas que no se sumen a la economía sostenible se quedarán atrás rápidamente. Por eso, las mejores ideas de negocio siempre son sostenibles a largo plazo. Eso significa que deben tener costes fijos relativamente bajos, ya que unos costes demasiado altos implican un riesgo mayor, no solo al inicio del negocio, sino a lo largo de toda su vida.

    No obstante, la sostenibilidad económica debe ir de la mano de la sostenibilidad ambiental y social. Un negocio que no sea rentable económicamente, no sobrevivirá, pero la creciente presión de los consumidores, clientes, empleados y reguladores está obligando a las empresas a mejorar las condiciones de sus trabajadores y reducir el impacto medioambiental de su actividad.

    Por consiguiente, antes de poner en marcha tu idea de negocio, cerciórate de haber valorado su impacto social y ambiental. Para que una empresa sea sostenible, lo ideal es que tenga acceso a recursos que duren mucho tiempo, pues el agotamiento o encarecimiento excesivo de los mismos podría ponerla en riesgo. Utilizar recursos renovables o establecer alianzas con proveedores sostenibles es una excelente manera para empezar un negocio con buen pie en los tiempos que corren.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Qué es el dropshipping

Si estás pensando en abrir un negocio online, el dropshipping es uno de los modelos más interesantes, pues demanda una inversión inicial pequeña y disminuye los riesgos que representa la apertura de una actividad empresarial. De hecho, el dropshipping no es un modelo nuevo, minoristas como Zappos comenzaron a aplicarlo a finales de 1990 y otras grandes empresas del comercio electrónico, como Amazon y Sears, también lo usan desde hace tiempo.

¿Qué es el dropshipping?

El dropshipping es un modelo de negocio en el cual el minorista toma los pedidos para pasarlos al mayorista, que es quien se encarga del almacenamiento de los productos y la gestión logística hasta que el producto llega a las manos del cliente final.

Por consiguiente, el minorista no manipula los productos, no almacena stock ni se preocupa por la logística, sino que se encarga fundamentalmente de la venta a través de Internet, enfocándose más en las actividades de promoción y el marketing.

Las principales ventajas del dropshipping para los emprendedores

  • Inversión inicial más pequeña. En comparación con otros modelos de negocio, el dropshipping no demanda una gran inversión inicial, pues el minorista no tiene que comprar mercancías por adelantado. Tampoco tiene que alquilar grandes almacenes, pagar depósitos o comprar maquinaria costosa.
  • Apertura sencilla. Es más fácil poner en marcha una actividad de dropshipping que un negocio convencional porque el emprendedor no tendrá que lidiar con los permisos que implica la apertura de un local o almacén, la recepción y almacenaje de mercancías, el envío de productos, el control de inventario, las devoluciones o la contratación de personal.
  • Menos gastos fijos. Los gastos fijos que genera un negocio tradicional pueden convertirse en un agujero negro que ponga en jaque su rentabilidad. En cambio, los costes de una actividad de dropshipping son infinitamente más pequeños, ya que generalmente se limitan al hosting del e-commerce, la creación de contenidos y el marketing.
  • Mayor escalabilidad. Otra de las grandes ventajas del dropshipping es que facilita la expansión del negocio. Aunque el aumento de las ventas siempre implica un trabajo adicional, sobre todo en materia de atención al cliente, si el minorista quiere incluir nuevos productos en la tienda online, solo tiene que cerrar tratos con otras marcas, no tendrá que realizar costosas pruebas de productos. Asimismo, la inversión para acceder a nuevos mercados será mínima en comparación con los costes de la internacionalización tradicional para las empresas.
  • Reducción del riesgo. Emprender un negocio de dropshipping implica menos riesgos, ya que la inversión inicial es mínima y los costes de ampliación son reducidos. Si un producto no funciona, basta con buscar otras opciones más atractivas para el público, sin que ello represente una pérdida considerable para el negocio.

¿Cuáles son los mejores productos para dropshipping?

Con el dropshipping no es necesario comprar la mercancía con antelación, por lo que podrás ofrecer una amplia gama de productos a tus clientes potenciales. Si los proveedores los tienen en existencia, puedes incluirlos en tu tienda online. Sin embargo, no vale cualquier mercancía. El éxito del dropshipping depende, en gran medida, de la elección de los productos, por lo que es importante que encuentres un nicho rentable donde tu negocio supere el umbral de rentabilidad y pueda crecer.

Enfócate en un sector que no esté saturado en el que exista una necesidad real que no ha sido completamente satisfecha. Sectores como el de los productos electrónicos, suministros técnicos, estilo de vida, complementos para mascotas, y belleza y salud han presentado una demanda creciente en los últimos años, por lo que podrías encontrar productos interesantes menos comercializados.

Puedes centrarte en productos poco comunes cuya demanda esté aumentando, como los soportes de móvil para cuello, fundas a prueba de agua para teléfonos, impermeables para mascotas, cinturones de corrección de postura o freidoras de aire. Tan solo recuerda que los productos que elijas deben dejar un margen de beneficio interesante.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Tendencias 2022: Invertir en ETF

Los fondos cotizados llegaron a España hace más de una década, pero ahora se han consolidado despertando el interés tanto de los particulares como de los gestores institucionales. Los ETF brindan un amplio abanico de posibilidades a los inversores, permitiéndoles tomar exposición a diferentes países, sectores y clases de activos realizando una simple operación en Bolsa, la cual se produce en tiempo real y tiene un coste inferior al que suponen otras formas de inversión.

¿Qué son los ETFs?

Los fondos cotizados, también conocidos como ETF (exchanged traded funds), “son instrumentos de inversión híbridos entre los fondos y las acciones, que reúnen la diversificación que ofrece la cartera de un fondo con la flexibilidad que supone poder entrar y salir de ese fondo con una simple operación en bolsa”, según la Bolsa de Madrid.

Los ETF replican y rastrean un índice, como el iShares Core S&P 500, que versiona el S&P 500, o el Eurozone Government Bond, que sigue un índice de renta fija. En cambio, fondos cotizados como el Ishares Oil Gas Explr&prod o el Wisdomtree Physical Gold están diseñados para imitar la rentabilidad del petróleo y el oro, respectivamente.

A lo largo del tiempo, la ampliación de la oferta de índices ha producido una diversificación de los ETFs, de manera que en la actualidad existen muchos otros fondos cotizados sectoriales que siguen la industria petrolífera, tecnológica o farmacéutica. También hay ETFs para invertir en divisas y fondos inversos que ganan con la caída de cierto índice.

Las principales ventajas de los fondos cotizados

Los ETFs cotizan en cualquier Bolsa, de manera que se pueden comprar y vender como las acciones. Ofrecen una gran flexibilidad operativa, pues a diferencia de un fondo de inversión tradicional, los fondos cotizados funcionan como acciones, de manera que su valor se calcula en tiempo real, no se determina al cierre del día. Eso significa que no tendrás que esperar a valorar la cartera del fondo y tener un precio al finalizar la sesión, sino que puedes comprar y vender en cualquier momento de la sesión bursátil.

Los fondos cotizados también son una opción de inversión interesante por su transparencia, pues al representar a un índice, podrás conocer en todo momento la composición del ETF y acceder a información en tiempo real de sus cotizaciones. Puedes comprobar sus precios fácilmente durante el horario de contratación. El mercado te ofrece toda la información que necesitas, desde los precios y volúmenes hasta la composición diaria de la cartera del fondo, el valor liquidativo diario y el indicativo en tiempo real. 

Los costes de invertir en ETF y su fiscalidad

Otra de las principales ventajas de los ETFs es que sus comisiones de gestión oscilan entre el 0,1 y el 0,9 %, bastante bajas si se comparan con las que aplican los fondos de inversión clásicos, en los que la máxima es de un 2,25 % en España. A las inversiones tradicionales también debes sumar la comisión de depósito, que puede ser de un 0,2 %, más las comisiones de suscripción de hasta el 5 % y de éxito, que alcanza el 18 % respecto a las plusvalías.

Al ser fondos de gestión pasiva, la figura del gestor no es tan importante, de manera que los ETFs no tienen grandes costes internos añadidos. De hecho, algunos brókeres ofrecen tarifas especiales para varios fondos cotizados. Incluso existen productos sin costes de intermediación negociados en determinados mercados. Otros intermediarios tienen una tarifa plana o sin comisiones de custodia.

Sin embargo, una de las principales desventajas de los ETFs es que no permiten aplazar el pago de impuestos si traspasas el dinero. En las inversiones clásicas, solo tributas cuando haces el reembolso de las participaciones en caso de plusvalía, pues es en ese momento cuando se genera un rendimiento positivo que supone una ganancia patrimonial.

En cambio, si quieres cambiar de ETF o trasladar el dinero a un fondo de inversión tradicional, tendrás que pagar la tasa correspondiente, que oscila entre el 19 y el 27 %. Eso se debe a que la Agencia Tributaria aplica a los fondos cotizados la normativa de las acciones, de manera que no hay exención por reinversión. No obstante, hace poco comenzó a diferenciar entre los fondos cotizados nacionales y extranjeros: a los primeros se les aplica la fiscalidad de las acciones y a los segundos la de los fondos.

Por último, debes saber que actualmente en España cotizan cinco ETF ligados al Ibex, pero la mayoría de los brókeres brindan acceso a casi todos los fondos cotizados de la Unión Europea.

 

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Microsegmentación

En un mercado tan saturado y competitivo como el actual, muchos emprendedores están encontrando un espacio gracias a la microsegmentación. Tal es el caso de Shared Practices, un negocio que se enfoca en los dentistas recién graduados para brindarles las herramientas que necesitan para poner en marcha su primera clínica, o Design Cuts, que propone recursos y herramientas de calidad a los diseñadores web a precios muy competitivos.

¿Qué es la microsegmentación?

La microsegmentación consiste en dividir el target en grupos más pequeños que comparten cierta característica y/o necesidad común. El objetivo es encontrar la mejor manera para relacionarse con esos consumidores y satisfacer sus necesidades, mientras se maximiza su valor para el negocio.

El secreto radica en que esos segmentos de mercado no suelen representar un volumen considerable para las grandes compañías, por lo que suelen ser un nicho desatendido. No obstante, dado que tienen una necesidad insatisfecha y a menudo están dispuestos a consumir productos o servicios hechos a su medida e incluso pagar más por ellos, representan una cuota de mercado interesante para las pequeñas y medianas empresas que estén dispuestas a desarrollar una estrategia de comercialización personalizada y busquen un sector donde exista menos competencia.

¿Cuál es la diferencia entre la segmentación tradicional y la microsegmentación?

Existen diferentes estrategias de segmentación, pero en sentido general se puede hacer referencia a dos grandes tipos: la microsegmentación y la macrosegmentación. La diferencia entre ambas radica en el nivel de granularidad que demanda cada una. Mientras la macrosegmentación divide a la audiencia usando datos de carácter demográficos de carácter general, como el género, edad, idioma o ciudad, la microsegmentación utiliza variables mucho más específicas, como los productos preferidos, hábitos de compra o intereses.

Como resultado, los grupos de una estrategia de macro o micro segmentación difieren en tamaño y homogeneidad. La macrosegmentación genera segmentos más grandes con un mayor nivel de heterogeneidad, por lo que es más difícil personalizar los mensajes, productos y/o servicios. En cambio, la microsegmentación genera grupos más pequeños con una mayor homogeneidad, de manera que es más sencillo personalizar las estrategias de marketing y comercialización.

Las ventajas de microsegmentar para las pymes

  1. Identificar y satisfacer las necesidades de un segmento específico del mercado. Con un estudio de mercado podrás detectar los nichos desatendidos y profundizar en sus necesidades y demandas, descubriendo oportunidades de negocio que no han sido explotadas para crear productos y/o servicios a su medida.
  2. Personalizar la estrategia de marketing. Tener un perfil preciso de tu buyer persona te permitirá diseñar e implementar estrategias de marketing más específicas, lo cual aumenta su relevancia y eficacia, mejorando el retorno de la inversión.
  3. Aprovechar mejor los recursos. Con la microsegmentación podrás comprender mejor las características y demandas de tu buyer persona para delimitar las prioridades de tu negocio y asignar los recursos de forma más eficiente, en aras de alcanzar los objetivos que te has planteado.
  4. Facilitar el posicionamiento de marca. La microsegmentación te permitirá destacar entre tus competidores, posicionándote en el Top of Mind del consumidor. Y cuanto más mejore tu posicionamiento de marca, más crecerá tu empresa, convirtiéndose en un referente en el sector.
  5. Aumentar el índice de fidelización. Brindar productos y/o servicios con un mayor nivel de personalización mejorará la satisfacción de tus clientes, aumentará su identificación con tu marca y te ayudará a fidelizarlos.

¿Cómo aprovechar un nicho de mercado gracias a la microsegmentación?

Antes de poner en marcha un negocio, debes plantearte si el segmento de mercado que has detectado es lo suficientemente grande como para que tu empresa sea rentable. Elabora un plan de negocio que incluya una adecuada segmentación de mercado y una estimación realista de las ventas.

  • Sé el primero. Para tener éxito con la microsegmentación, lo ideal es que seas pionero en el segmento de mercado que has elegido, o al menos uno de los primeros en ofrecer ese tipo de producto o servicio.
  • Segmenta, segmenta, segmenta. Cuando determines tu target, realiza otra segmentación de mercado para perfilar dos o tres grupos, en base a los cuales podrás diseñar una estrategia de marketing diferenciada. Así concentrarás tus esfuerzos y recursos en el segmento de mercado más interesante.
  • Especialízate. El secreto de la microsegmentación radica en la especialización. Necesitas diseñar productos o servicios especializados que atraigan a ese nicho de mercado dispuesto a pagar por cierta exclusividad.
  • Apuesta por la calidad y la innovación. Prácticamente todos los productos o servicios se pueden copiar rápidamente, por lo que es importante que pongas en el centro de tu negocio la calidad y te mantengas innovando. Asegúrate, además, de que tu buyer persona comprende tu propuesta única de valor.
  • Personaliza. El 71 % de los consumidores se sienten frustrados cuando su experiencia de compra es impersonal, pero el 49 % reconoce haber realizado una compra no planificada gracias a una recomendación personalizada, según este estudio. Mantener una relación directa y personalizada con tu buyer persona, buscando fórmulas que te permitan adaptar tus productos o servicios a sus necesidades, puede ser la clave para que tu negocio tenga éxito.
  • Enfócate en la fidelización. Conseguir un nuevo cliente cuesta diez veces más que retenerlo, según la EAE Business School. Cuando trabajas con un segmento de mercado tan pequeño, la fidelización se sobredimensiona, por lo que necesitas diseñar una estrategia que te permita retener al mayor número de clientes posible.

De la teoría a la práctica: 3 ideas para microsegmentar tu target

  1. Segmentar los usuarios según su valor potencial
  2. En los negocios, lo habitual es segmentar a los usuarios a medida que avanzan en el embudo de ventas, generalmente según la etapa en la que se encuentran. Por consiguiente, cuando mueves un usuario del grupo “lead cualificado para marketing” a “lead cualificado para la venta” es porque ha mostrado interés en alguna oferta.

    Sin embargo, con la mirosegmentación puedes ser más preciso para diferenciar aquellos leads del grupo inicial que solo consumirán información de manera pasiva de los que están buscando activamente una solución. Puedes crear un lead magnet potente que les aporte un valor añadido, a cambio de que esos usuarios te proporcionen información. Así, podrás adaptar tus mensajes a ese nuevo microsegmento para no perder ninguna oportunidad madura que tu sistema de ventas actual no haya captado.

  3. Segmentar por intereses en las redes sociales
  4. Las redes sociales son una excelente herramienta para aplicar la microsegmentación, ya que ofrecen la oportunidad de crear grupos diferentes a los cuales impactar con distintos anuncios. Puedes segmentar al público usando una infinidad de variables, desde el nivel educativo, los ingresos, el sector profesional y el puesto que ocupan en la empresa, hasta sus intereses, estilo de vida, comportamientos de compra o hábitos de navegación.

    Si ya cuentas con una base de datos de clientes, puedes utilizarla para detectar las características comunes que te permitan crear audiencias personalizadas a las que puedes dirigir tu mensaje. Diseñar campañas de marketing más específicas hará que sean más relevantes y memorables para la audiencia, lo cual aumentará tu ROI.

  5. Segmentar por comportamientos y ubicación
  6. La microsegmentación tiene un potencial enorme si decides usar las notificaciones automáticas para promocionar tu negocio y conectar con tu target, ya que estas no demandan que el usuario esté dentro de la aplicación, sino tan solo que se haya registrado en la misma. Con la segmentación por comportamiento podrás maximizar tus esfuerzos de marketing, reduciendo los mensajes irrelevantes que pueden resultar intrusivos para enfocarte en aquellos que realmente conviertan.

    Con el uso de servicios de ubicación geográfica y los registros de redes sociales puedes configurar notificaciones automáticas para que se activen cuando un cliente se acerque a tu negocio físico. Teniendo en cuenta sus preferencias y compras anteriores, podrías invitarle a tomar su café favorito o echar un vistazo a los nuevos bolsos.

    Con la microsegmentación, las posibilidades son prácticamente infinitas. Solo tienes que asegurarte de perfilar adecuadamente  tu target, siendo lo más específico posible, y adaptar tus mensajes a sus necesidades para aumentar tus ventas.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
crear una pyme en España

El año pasado se crearon 102 169 nuevas empresas en España, lo cual significa que la actividad emprendedora registró su tercer máximo histórico desde el año 2008, superando la barrera de las 100 000 nuevas constituciones en un ejercicio, según reveló Axesor.

Tras la caída de la actividad empresarial provocada por la pandemia, una recuperación económica más rápida y sólida de lo previsto ha incitado al optimismo, de manera que muchos emprendedores se han animado a poner en marcha sus ideas de negocio. Si tú también estás pensando en abrir una empresa, te explicamos los requisitos y pasos para formalizar su constitución, de forma que puedas comenzar a facturar lo más rápido posible.

10 pasos para crear una empresa en España

1. Elige la forma jurídica

El primer paso para abrir una empresa es decidir su forma jurídica, la cual dependerá de factores como la naturaleza de la actividad, el alcance del proyecto, el número de socios y la responsabilidad legal que estás dispuesto a asumir. De esa elección también dependerán las obligaciones fiscales y de contabilidad que asumirás, así como la inversión económica inicial para la constitución de la empresa.

Si no tienes socios, puedes crear una sociedad limitada unipersonal (SLU) para restringir tu responsabilidad fiscal al capital aportado. En cambio, si vas a asociarte con otras personas, podrías crear una sociedad de responsabilidad limitada (SL). Otra posibilidad es crear una sociedad anónima (SA), cuyo capital puede ser fraccionado en acciones y repartido entre los socios, o una sociedad cooperativa, en cuyo caso necesitarás al menos tres socios y estos ejercerán al mismo tiempo como trabajadores de la empresa.

2. Obtén la certificación negativa del nombre

Entre los requisitos para montar una empresa se encuentra obtener la certificación negativa del nombre que hayas elegido para tu negocio. Puedes pedirla en el Registro Mercantil Central acudiendo a sus oficinas físicas, rellenando el formulario web en su sede online o remitiendo una carta por correo postal.

Este documento acredita que no existe otra sociedad operando con ese mismo nombre, por lo que evita duplicidades y problemas legales de cara al futuro. Si el nombre que solicitas está libre, quedará reservado durante seis meses. Transcurrido este periodo de tiempo, si no has inscrito la sociedad en el Registro Mercantil Provincial, el nombre quedará libre y otras entidades podrán reclamarlo. De hecho, la certificación negativa tiene una vigencia de tres meses, prorrogable por otros tres, el tiempo necesario para realizar el resto de los trámites legales para constituir la empresa.

3. Redacta los estatutos sociales

Los estatutos sociales rigen el funcionamiento de la empresa y, aunque se pueden modificar posteriormente, lo ideal es dejarlos claros desde el inicio para evitar posibles controversias entre los socios.

Deben reflejar la información básica de la empresa, como su denominación, domicilio social, duración prevista, objeto social y público al que se dirige. También deben recoger todo lo relacionado con el capital social inicial para constituir la empresa, así como la política de participaciones; es decir, su división entre los socios y formas y circunstancias de los traspasos.

Los estatutos sociales también deben incluir la estructura organizativa de la empresa, indicando desde cómo se administrará hasta qué retribución recibirá el administrador. Señalarán, además, cómo se votan las decisiones y cómo se distribuyen los beneficios y pérdidas entre los socios, cuál será el fondo de reserva y por qué causas y cauces se puede disolver la sociedad.

4. Abre una cuenta bancaria a nombre de la empresa

Uno de los requisitos para montar una empresa consiste en aportar un capital social mínimo. Según el tipo de sociedad que constituyas, tendrás que depositar ese dinero en una cuenta bancaria a nombre de la empresa. 

En el caso de una sociedad de responsabilidad limitada, el capital mínimo que establece la ley es de 3 000 euros, mientras que para las sociedades anónimas esa cifra asciende a 60 000 euros. En cambio, para las sociedades cooperativas, el capital social mínimo depende de la regulación autonómica y del sector de actividad, aunque normalmente oscila entre 1 500 y 3 000 euros.

5. Solicita el número de identificación fiscal en la Agencia Tributaria

El Número de Identificación Fiscal (NIF) es un código alfanumérico que tendrás que usar en todos los documentos relacionados con tu negocio, tanto para la constitución de la sociedad como para la presentación de impuestos y la facturación de la actividad.

Para obtener el NIF, tendrás que rellenar el modelo 036, que puedes presentar telemáticamente en la Agencia Tributaria. Recibirás un NIF provisional con el que puedes comenzar a facturar y en un plazo de seis meses te proporcionarán el definitivo, cuando presentes una copia de la escritura de constitución de la sociedad.

6. Firma la escritura pública ante notario

Si tienes socios, tendréis que acudir ante un notario para firmar la escritura pública de constitución de la sociedad. Tendrás que presentar una serie de documentos, entre ellos los estatutos sociales, la certificación negativa del nombre de la empresa expedida por el Registro Mercantil Central, la certificación bancaria del depósito del capital social y los documentos de identificación de cada uno de los socios.

Cabe aclarar que, si los socios están casados en régimen de separación de bienes, tendrán que presentar las capitulaciones matrimoniales. Si están casados en régimen de gananciales, el cónyuge tendrá que acudir a la firma de la escritura pública.

Si la aportación al capital social de alguno de los socios no es dineraria, deberá presentar una relación de los bienes en la que se desglose su descripción y valoración, así como la cantidad de acciones o participaciones que se atribuyen a esa aportación. Cuando se trata de bienes inmuebles, por ejemplo, tendrá que presentar los datos registrales.

7. Inscribe la empresa en el Registro Mercantil

El Registro Mercantil da constancia de la creación de la empresa. Al inscribir los actos de los empresarios, otorga a la sociedad plena capacidad jurídica y le permite ser reconocida por proveedores, entidades bancarias, inversores, entidades públicas y otras figuras con las que se relacionen. De hecho, todas las sociedades deben estar inscritas en el Registro Mercantil.

Para ello, solo tienes que acudir a la oficina del Registro Mercantil de la provincia donde esté domiciliado tu negocio e inscribirlo. Deberás presentar todos los documentos que acrediten la constitución de la sociedad, como la escritura pública y el NIF. Y no olvides legalizar los libros de sociedades. Para realizar este trámite tienes un plazo de dos meses desde el momento en que firmes la escritura de la constitución.

8. Date de alta en IAE

El Impuesto de Actividades Económicas se aplica a todas las pymes y autónomos que desempeñan una actividad profesional, empresarial o artística en España. Por consiguiente, para abrir una empresa tienes que tramitar el alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas en la Agencia Tributaria, indicando la actividad empresarial que vas a desarrollar, un trámite que puedes hacer de manera presencial en las sedes físicas o directamente online. 

Si vas a ejercer como administrador de la sociedad, también tendrás que darte de alta en el censo de empresarios de la Agencia Tributaria y en el RETA, donde figurarás como autónomo societario. Ten en cuenta que los autónomos societarios no pueden acogerse a las bonificaciones para autónomos y que tu cuota de la Seguridad Social será más alta que la de los autónomos inscritos en el régimen general.

9. Registra patentes y marcas

Inscribir tu empresa en el Registro Mercantil no te garantiza que tu logotipo, eslogan o cualquier producto que crees estén protegidos. Necesitas registrarlos en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Tu marca es uno de los activos intangibles de tu negocio y cuando la registras, la proteges para que otras empresas o personas no puedan usarla, lo cual aporta un valor añadido a tu actividad. Por otra parte, registrar la patente te ofrecerá la titularidad y derecho exclusivo de explotación, impidiendo que terceros puedan plagiarla o usarla sin tu consentimiento.

10. Obtén el certificado electrónico

La Administración está apostando cada vez más por los medios electrónicos, por lo que el último paso para crear una empresa en España consiste en obtener el certificado electrónico para tu negocio, el cual te facilitará muchos trámites y te ahorrará muchísimo tiempo. La buena noticia es que puedes solicitar el certificado electrónico como administrador único por Internet.

Por último, recuerda que, según el tipo de actividad que vayas a desarrollar, quizá tengas que solicitar una licencia municipal de apertura, con la cual acreditarás que tu oficina, comercio o nave industrial cumple los requisitos de la normativa vigente.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
infoproductos o productos digitales

Las reglas del juego han cambiado. La manera en que aprendemos y consumimos productos ha experimentado una transformación sin precedentes debido al uso de Internet. En ese contexto, los infoproductos están experimentando una demanda creciente, de manera que tanto las pymes como los autónomos deberían explorar sus ventajas para impulsar su negocio.

¿Qué son los infoproductos?

Un infoproducto es un material producido en formato digital y distribuido a través de Internet. Los infoproductos digitales no se envían físicamente ni demandan encuentros presenciales cara a cara, sino que se distribuyen mediante plataformas que permiten automatizar prácticamente todo el proceso.

En su gran mayoría, estos contenidos digitales están diseñados para un público objetivo muy específico y suelen tener un carácter educativo. Muchos están enfocados a las personas interesadas en desarrollar determinadas habilidades o adquirir ciertos conocimientos.

¿Cuáles son los principales formatos de los infoproductos digitales?

Existen diferentes tipos de infoproductos, algunos son más sencillos y otros implican un proceso de diseño y producción más complejo. Los ebooks son el formato más simple para resolver problemas concretos, por lo que pueden ser tu primera opción si estás empezando a crear infoproductos. Las guías y manuales digitales son otro recurso sencillo que funciona muy bien.

Si quieres ir un paso más allá, puedes apostar por los cursos digitales, que suelen tener un diseño más complejo y mezclan diferentes formatos (escrito, audio y/o vídeo). Los podcasts y videoblogs son otras opciones para dar visibilidad a tu negocio, ganar autoridad o incluso convertirte en un referente en tu sector.

Las plantillas son otro ejemplo de infoproducto muy útil, ya que los clientes puede adaptarlas a su proyecto, partiendo de un modelo predefinido. Las aplicaciones y los softwares también son otros productos digitales muy populares, ya que permiten automatizar diferentes tareas. Asimismo, los servicios de suscripción o membresía son otro tipo de infoproducto interesante, ya que suelen implicar el pago de una cuota periódica a cambio de contenidos Premium.

Las ventajas de los infoproductos

  1. Proceso de creación rápido y sencillo. Un infoproducto puede ser un ebook de 50 páginas o un curso compuesto por vídeos cortos. Crear este tipo de contenidos es relativamente fácil y solo te llevará algunos días. Además, si lo haces tú mismo, no tendrás que asumir grandes costes, más allá del profesional encargado del diseño o la producción final.
  2. Costes de distribución mínimos. Distribuir un producto físico por correo postal o brindar formación presencial suele tener un coste alto, pero los gastos se reducen considerablemente en los infoproductos, ya que su logística es mínima. Muchas de las plataformas de distribución de productos digitales aplican cuotas pequeñas y otras, incluso, son gratuitas. Además, la automatización de la entrega del infoproducto al cliente final te permitirá ahorrar tiempo y recursos.
  3. Mayor control sobre el proceso. Otra de las ventajas de los infoproductos es que te permiten mantener el control a lo largo del proceso, desde la creación hasta que llega al cliente final. Podrás determinar el precio, los descuentos, los canales de distribución y las estrategias de marketing para su comercialización.
  4. Genera ingresos pasivos. Una vez que has creado un infoproducto, solo tendrás que promocionarlo y brindar el soporte. Si se trata de un producto digital que sigue despertando interés a lo largo del tiempo, te generará unos ingresos pasivos con un esfuerzo mínimo. De hecho, los infoproductos tienen un potencial escalable, sobre todo a través del marketing de afiliados.
  5. Aumenta el alcance. Como los infoproductos se comercializan a través de Internet, te permitirán ampliar tu alcance, llegando a personas de todo el mundo que puedan estar interesadas en tus productos o servicios. Si aprovechas esta oportunidad para atraer nuevos clientes y fidelizar a los existentes, podrás vender más, ganar cuota de mercado y hacer crecer tu negocio.

Por último, cabe añadir que los infoproductos también son beneficiosos para los consumidores. No solo les permiten acceder a contenidos producidos por empresas y profesionales de cualquier parte del mundo, sino que esos productos digitales también suelen ser más asequibles y económicos que las versiones físicas.

 

 

 

 

 

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Metodología Lean Startup

Tener una buena idea de negocio no basta para emprender una actividad exitosa. Si lanzas tu producto o servicio sin tantear el mercado, no sabrás qué nivel de aceptación tendrá y aumentan las probabilidades de que fracase. Con la metodología Lean Startup podrás minimizar los riesgos que implica el emprendimiento y el lanzamiento de productos nuevos.

¿Qué es la metodología Lean Startup?

La metodología Lean Startup es un sistema basado en el aprendizaje, validado para determinar el valor de una idea de negocio antes de ponerla en marcha. Este método trabaja con la retroalimentación del público objetivo para ir dando forma al producto final y poder escalar el negocio.

Es un enfoque sistemático que permite ir definiendo cada vez con mayor claridad los ciclos de desarrollo, a través del lanzamiento de diferentes propuestas en las que se van adaptando los productos o servicios a las necesidades de los clientes potenciales y la demanda del mercado.

Con el ciclo metodológico Lean Startup no solo disminuyes la exposición al riesgo, sino que también reduces costes, ya que optimizas el proceso de producción y te centras en las características que aportan más valor al público objetivo. A la larga, ello redunda en una mayor satisfacción de los clientes, ya que tus productos o servicios realmente se ajustan a sus necesidades.

¿Cómo aplicar la metodología Lean Startup en 3 pasos?

El principal objetivo de la metodología Lean Startup consiste en transformar las ideas en productos para evaluar cómo reacciona el público objetivo. Así, podrás decidir si vale la pena seguir adelante o tienes que pivotar. Los pasos a seguir son:

  1. Crea
  2. Antes de lanzar un producto, la primera pregunta que debes plantearte es: ¿se debe fabricar? Es decir, si el producto que tienes en mente puede resolver un problema real de los consumidores. Para determinar las necesidades y preocupaciones de tu público objetivo, puedes aplicar encuestas o entrevistas a grupos focales.

    En esta fase también debes comprobar si esas personas están dispuestas a pagar por tu producto o servicio. Para ello, debes crear un producto mínimo viable (PMV), que sería un prototipo o versión del producto que quieres lanzar. Ese producto debe tener las características básicas para darlo a conocer y recopilar los datos que necesitas para determinar qué funciona y qué no.

  3. Mide
  4. Si no mides, no podrás saber si tu idea de negocio tendrá éxito. Desde el mismo momento en que lances tu producto mínimo viable, debes empezar a evaluar tus hipótesis de trabajo. Para ello, tendrás que identificar los indicadores de rendimiento (KPIs) más relevantes para tu negocio, como el porcentaje de activación, el engagement o la conversión.

    En este paso de la metodología Lean Startup podrás medir la reacción de los consumidores a las características del producto para distinguir las más importantes de aquellas prescindibles. Así, podrás valorar si se ajusta a lo que quiere tu público objetivo y comprobar qué acogida ha tenido. Con estos datos podrás calcular con mayor precisión los costes y estimar las ventas.

  5. Aprende
  6. Todos los datos que has recopilado te permitirán conocer mejor a tu público objetivo para tomar decisiones de negocio fundamentadas en las evidencias. Si tu producto ha tenido una buena acogida, puedes seguir adelante y realizar los cambios que sean necesarios para depurar la idea y optimizar costes.

    En cambio, si el experimento ha demostrado que tu producto no es viable, tendrás que pivotar; o sea, corregir el curso y repetir el ciclo metodológico de Lean Startup, formulando nuevas hipótesis y poniendo a prueba otros productos o ideas de negocio.

Muchos negocios han aplicado esta metodología, aunque Dropbox es uno de los ejemplos de Lean Startup más emblemáticos. La empresa de transferencia de archivos comenzó con un producto mínimo viable en forma de vídeo de 3 minutos en el que mostraba sus funcionalidades a los consumidores. Así, comprobó si había demanda de ese tipo de producto, captó a una audiencia inicial usando una lista de espera y utilizó los comentarios de los usuarios para crear un producto que respondiera a sus necesidades.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
crowdfunding

La mayoría de las empresas necesitan recurrir a la financiación externa en algún momento de su vida, ya sea para superar una etapa difícil, lanzar un nuevo proyecto o internacionalizarse. El crowdfunding es una alternativa a la financiación convencional, sobre todo cuando es difícil acceder a esta o tiene costes muy elevados. Este tipo de financiación te permitirá mantener un mayor control sobre tu proyecto e incluso puede servirte para validar de manera rápida y fiable tu modelo de negocio o el producto que quieres lanzar.

¿Qué es el crowdfunding?

El crowdfunding, cuyo significado es micromecenazgo en castellano, es una fuente de financiación en la que el capital se obtiene a través de pequeñas aportaciones individuales. Es una forma de financiación colectiva a la que se suele recurrir para financiar proyectos novedosos de diversa índole, que suelen tener un impacto positivo a nivel social o ambiental. 


De hecho, existen diferentes modelos de crowdfunding. Las personas pueden realizar donaciones sin recibir nada a cambio o pueden ser recompensadas por su contribución, generalmente con el producto o servicio que están financiando.

También existe un modelo de crowdfunding por acciones, en el que los mecenas reciben participaciones de la empresa, y un modelo de royalties, en el que cobran una parte de los beneficios. Otro modelo interesante es el crowdlending, en cuyo caso las aportaciones fungen como un préstamo, de manera que la empresa debe devolverlo y pagar un tipo de interés por el capital prestado.

¿Cómo funciona el crowdfunding?

Las plataformas de crowdfunding suelen operar online, de manera que personas de todo el mundo pueden financiar los proyectos que les resulten interesantes. Primero, tendrás que enviar tu proyecto o idea a la plataforma. La comunidad o la propia plataforma lo valorará y analizará el modelo de crowdfunding más adecuado.

Si el proyecto es aceptado, se publicará en la plataforma, donde permanecerá durante un período de tiempo para que los mecenas puedan hacer las aportaciones. Tras ese plazo, se cierra el proyecto y se comprueba si ha alcanzado los objetivos de financiación.

Las principales plataformas de crowdfunding

Existen muchas plataformas de crowdfunding, pero si estás pensando en elegir esta vía de financiación, es importante que compruebes que se trata de una plataforma autorizada por los organismos reguladores correspondientes.

  1. Kickstarter. Esta plataforma de crowdfunding se enfoca en ayudar a artistas, músicos, cineastas, diseñadores y otros creadores de contenidos, a hacer realidad sus ideas. Desde su lanzamiento en 2009, ha contribuido a la realización de 207 200 proyectos. No obstante, su modelo de financiación es de “todo o nada”, de manera que si el proyecto no cumple los objetivos en el tiempo previsto, los mecenas recuperan su dinero.
  2. Indiegogo. Esta opción de crowdfunding también sirve como plataforma de lanzamiento de nuevos productos antes de que se generalicen. Desde su creación, en 2008, ha contribuido a que más de 800 000 ideas innovadoras cobren vida. Su principal ventaja es que dispone de una financiación flexible que no está sujeta a fondos o plazos. 
  3. Ulule. Catalogada como la primera plataforma de crowdfunding en Europa, lidera proyectos de impacto positivo. Desde que se fundó en 2010 ha dado vida a unos 30 000 proyectos de todo tipo. Funciona con el modelo de “todo o nada”, por lo que, si no se alcanzan los objetivos, los mecenas recuperan su dinero, pero no tendrás que pagar comisiones. 
  4. Patreon. Es una de las plataformas de crowdfunding más singulares ya que se enfoca en los creadores de contenidos digitales, ya sean blogueros, youtubers, músicos o streamers. Cuenta con más de 200 000 creadores activos, los cuales encuentran un público fiel que les genera ingresos recurrentes a través de membresías de pago.
  5. Lánzanos. Promocionada como la primera plataforma de crowdfunding en España, desde 2015 ha financiado 2 780 proyectos. Además de encontrar financiación, podrás recibir formación y aprovechar el conocimiento de los expertos. Otro detalle a considerar es que para optar a la financiación, los proyectos deben contar con votos suficientes de la comunidad.
Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Libros para emprendedores

Emprender un negocio no es sencillo. Los emprendedores tienen que lidiar con la incertidumbre propia del mercado y ser capaces de solucionar los desafíos que se presentan a lo largo del camino, desde encontrar financiación hasta gestionar la imagen de marca. La formación es clave para tener éxito en esa aventura, de manera que, si te estás planteando abrir un negocio, estos libros para emprendedores te vendrán como anillo al dedo.

Los libros para emprendedores más valiosos para tu negocio

  1. El libro negro del emprendedor, de Fernando Trías de Bes

  2. ¿Sabías que el 90 % de las iniciativas empresariales fracasan antes de cuatro años? Antes de comenzar una aventura empresarial, es importante que tengas claro lo que no debes hacer. Este libro para emprendedores analiza los diferentes factores que conducen al fracaso de un proyecto de negocio, para que puedas evitarlos.

    Trías de Bes es economista y considera que ser emprendedor es una postura vital. De hecho, en este libro también desgrana las características de los emprendedores de éxito, desde el espíritu luchador, la imaginación y la flexibilidad para afrontar los imprevistos, hasta la motivación, la ilusión, la tolerancia a la incertidumbre y la capacidad de recuperación tras un fracaso. Basado en datos, presenta situaciones reales a las que se enfrentan los emprendedores en su día a día para que puedas prepararte para esos imprevistos.

  3. Reinicia, de Jason Fried y David Heinemeier Hansson

  4. Este libro para emprendedores brinda auténticas perlas de sabiduría condensadas. Con claridad y sencillez, sus autores, los creadores de 37signals, una empresa de software pionera en la creación de productos que usan millones de usuarios en todo el mundo, proporcionan una visión diferente, fresca y clara del emprendimiento.

    A diferencia de los libros clásicos sobre cómo crear un negocio, “Reinicia” enfatiza en la importancia de experimentar, construir rápido en vez de dedicar demasiado tiempo a la planificación y tomar decisiones para avanzar. También hace referencia a la necesidad de aprender a medir el progreso, olvidarse de copiar a la competencia y crear audiencias. Este libro hará que te cuestiones cómo estás planteando o gestionando tu negocio, así como la pertinencia de los productos o servicios que ofreces.

  5. Generación de modelos de negocio, de Álex Osterwalder e Yves Pigneur

  6. Un buen producto o servicio no es suficiente para construir una empresa exitosa, es necesario diseñar un modelo de negocio eficaz. Estos profesores de la Universidad de Lausana, los creadores del modelo Canvas, han contado con la colaboración de 470 expertos en todo el mundo para analizar los nuevos modelos de negocio que están triunfando en el mercado global.

    Este libro para emprendedores es una guía práctica sobre la innovación empresarial en el entorno tradicional y online. Brinda herramientas de eficacia probada para que puedas diseñar e implementar un modelo de negocio eficaz. También revela las técnicas y modelos más innovadores que están utilizando las principales empresas para que puedas tomar nota de lo que está funcionando.

  7. Finanzas para emprendedores, de Antonio Manzanera Escribano

  8. ¿Cómo conseguir la financiación que necesitas para comenzar tu negocio? La falta de medios económicos suele ser un obstáculo para muchos proyectos empresariales. Este libro para emprendedores te enseñará a encontrar inversores y atraer capital.

    Enfocado en las startups, analiza su modelo económico y valoración, las fuentes de financiación disponibles y el proceso de negociación con los inversores hasta llegar al acuerdo y su ulterior salida de la empresa. De la mano de Antonio Manzanera, economista especializado en capital riesgo y emprendimiento empresarial, podrás profundizar en las Finanzas para que puedas redactar un plan de negocio sólido y hagas una buena planificación financiera que brinde confianza a los inversores y te permita negociar en términos más ventajosos.

  9. El método Lean Startup, de Eric Ries

  10. Este valioso libro para emprender te brindará las herramientas necesarias para que uses de manera más racional el capital del que dispones. Explica el método Lean Startup para que abordes adecuadamente el lanzamiento de productos y servicios, basándote en el aprendizaje validado, la experimentación científica y la iteración.

    Con su ayuda, podrás acortar los ciclos de desarrollo, medir los avances y obtener una retroalimentación valiosa. Este método te ayudará a comprender la importancia del Producto Mínimo Viable y te permitirá acelerar el proceso de fabricación y la búsqueda de capital, mientras eliminas las prácticas ineficientes que implican un gasto de tiempo y recursos.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
analisis CAME

Ya estés dando tus primeros pasos en el mundo del emprendimiento o necesites reorientar la actividad de tu empresa, debes contar con un plan de negocios claro que te permita racionalizar tus recursos y conseguir tus objetivos. El análisis CAME es una herramienta imprescindible que te ayudará a determinar las estrategias más adecuadas para alcanzar el éxito empresarial.

¿Qué es el análisis CAME?

Cuando conoces las debilidades y fortalezas de tu negocio, así como las oportunidades y amenazas a las que se expone, puedes definir las mejores estrategias para alcanzar tus objetivos. El análisis CAME es la técnica que te permitirá establecer un plan de acción después de aplicar la matriz DAFO.

CAME es un acrónimo de Corregir, Afrontar, Mantener y Explotar. Cada una de esas acciones se aplica sobre los principales factores que hayas identificado en tu análisis DAFO:

Corregir las debilidades de tu negocio. Las debilidades son problemas intrínsecos a tu negocio que le restan competitividad en el mercado donde operas. Aplicar acciones correctivas te permitirá solventar o atenuar esas dificultades.

Afrontar las amenazas externas para tu negocio. Las amenazas son factores externos que suponen un riesgo para la estabilidad o el crecimiento de tu negocio. Aunque no siempre puedes controlar esos factores, debes aplicar estrategias de afrontamiento encaminadas a reducir su impacto.

Mantener las fortalezas de tu negocio. Las fortalezas son los puntos en los que destaca tu negocio en el mercado y aportan un valor añadido. Para ganar en competitividad, necesitas seguir desarrollando esas fortalezas con estrategias que te ayuden a sacarles el máximo partido.

Explotar las oportunidades que ofrece el mercado. Los cambios en la sociedad y el mercado pueden representar nuevas oportunidades de desarrollo para tu negocio. Es importante que seas capaz de detectarlas antes que la competencia y cuentes con un plan sólido para aprovecharlas.

Las cuatro estrategias CAME que pueden guiar tu negocio

Si eres un autónomo o tienes una pyme, es probable que dispongas de recursos limitados, por lo que es difícil trabajar todos los aspectos de tu negocio al mismo tiempo. La solución más inteligente es priorizar teniendo en cuenta diferentes factores, desde el presupuesto y el personal del que dispones hasta el tiempo que tardarás en implementar la estrategia CAME y su impacto potencial a medio y largo plazo. En base a esa información, puedes elegir una de estas estrategias CAME:

  1. Estrategia ofensiva. Esta estrategia se enfoca en explotar las fortalezas de tu negocio y aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado. Se centra, fundamentalmente, en mejorar el posicionamiento en el mercado, por lo que es ideal para las pymes y los autónomos que aportan un valor diferenciador que los hace únicos.
  2. Estrategia defensiva. Esta estrategia se basa en desarrollar las fortalezas del negocio, aprovechando sus ventajas competitivas, para afrontar las amenazas del mercado. Suele ser una táctica eficaz para los negocios sólidos, que pueden usar su experiencia y posicionamiento para hacer frente a la competencia.
  3. Estrategia de supervivencia. Esta estrategia se centra en enfrentar las amenazas externas que ponen en riesgo el negocio, intentando corregir los problemas y dificultades intrínsecos a la empresa. Suele ser válida para los negocios que están dando sus primeros pasos y tienen ideas muy novedosas, pero se enfrentan a un mercado muy cambiante.
  4. Estrategia de reorientación. Esta estrategia implica cambiar el rumbo del negocio, incluso de manera radical, para aprovechar las nuevas oportunidades que han surgido en el mercado. Es una oportunidad para incursionar en mercados menos competitivos o satisfacer nuevas necesidades de los consumidores.

Para aplicar el plan de acción CAME, es conveniente crear un calendario que recoja las tareas necesarias. Sé preciso: indica la persona responsable, el coste de cada acción, las fechas en que se realizarán, los objetivos a alcanzar y los indicadores para evaluar los resultados. Así, cada trabajador sabrá cómo puede contribuir al negocio y podrás reorientar la estrategia CAME si no está brindando los resultados esperados.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 3.238.199.4