Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar

Blog Con Aval Sí

Nuevos Negocios: Nuevos negocios para pymes y autónomos

Página 1
crear una pyme en España

El año pasado se crearon 55 000 pymes más que en 2017 en España, según el VIII informe de CESGAR. Con la recuperación económica, muchos emprendedores se han animado a poner en marcha sus ideas de negocio, de manera que si tú también estás pensando en crear tu empresa, te explicamos, paso a paso, cómo formalizar su constitución para que puedas comenzar a facturar lo más rápido posible.

10 pasos para formalizar la constitución de tu pyme

1. Elige la forma jurídica

El primer paso para crear una pyme es decidir su forma jurídica, la cual dependerá de factores como la naturaleza de la actividad, el alcance del proyecto, el número de socios y la responsabilidad legal que estás dispuesto a asumir. Si no tienes socios, puedes crear una sociedad limitada unipersonal (SLU), pero si vas a asociarte con otras personas, podrías crear una sociedad de responsabilidad limitada (SL).

2. Obtén la certificación negativa del nombre

En el Registro Mercantil Central, ya sea en sus oficinas físicas o en su sede online, debes solicitar la certificación negativa de la denominación de tu empresa, un documento que te sirve para acreditar que no existe otra sociedad operando con ese mismo nombre.

3. Redacta los estatutos sociales

Los estatutos sociales regulan el papel de los socios en la empresa, así como la manera en que se administrará la sociedad, cómo se distribuirán las utilidades y pérdidas, cuál será el fondo de reserva y cómo se pueden transmitir las participaciones. Dejar todo claro desde el inicio es esencial para evitar problemas a largo plazo.

4. Abre una cuenta bancaria a nombre de la empresa

Según el tipo de sociedad que constituyas, tendrás que depositar un capital social en una cuenta bancaria a nombre de la empresa. En el caso de una sociedad limitada, el capital mínimo establecido por ley es de 3 000 euros.

5. Solicita el número de identificación fiscal en la Agencia Tributaria

Debes rellenar el modelo 036, que puedes presentar telemáticamente. Recibirás un NIF provisional con el que puedes comenzar a facturar y recibirás el definitivo en un plazo de seis meses, cuando presentes una copia de la escritura de constitución de la sociedad.

6. Firma la escritura pública ante notario

Si tienes socios, tendréis que acudir ante un notario para firmar la escritura pública de constitución de la sociedad. Tendrás que presentar una serie de documentos, entre ellos los estatutos sociales, la certificación negativa del nombre de la empresa, la certificación bancaria del depósito del capital social y los documentos de identificación de cada uno de los socios.

7. Inscribe la empresa en el Registro Mercantil

Acude a la oficina del Registro Mercantil de la provincia donde esté domiciliado tu negocio e inscríbelo. Tendrás que presentar todos los documentos que acrediten la constitución de la sociedad. Y no olvides legalizar los libros de sociedades. Para realizar este trámite tienes un plazo de dos meses a partir del momento en que firmes la escritura de la constitución.

8. Date de alta en IAE

Debes tramitar el alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas en la Agencia Tributaria, indicando la actividad empresarial que vas a desarrollar. Si vas a ejercer como administrador de la sociedad, también tendrás que darte de alta en el censo de empresarios de la Agencia Tributaria y en el RETA, donde figurarás como autónomo societario. Ten en cuenta que los autónomos societarios no pueden acogerse a las bonificaciones para autónomos y que tu cuota de la Seguridad Social será más elevada que la de los autónomos inscritos en el régimen general.

9. Registra patentes y marcas

El hecho de que hayas inscrito tu empresa en el Registro Mercantil no te garantiza que tu logotipo, eslogan o cualquier cosa que crees estén protegidos. Necesitas registrarlos en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

10. Obtén el certificado electrónico

La Administración está apostando cada vez más por los medios electrónicos, de manera que tendrás que obtener el certificado electrónico para tu empresa, el cual te facilitará muchos trámites y te ahorrará muchísimo tiempo. La buena noticia es que puedes solicitar el certificado electrónico como administrador único por Internet.

Por último, recuerda que, según el tipo de actividad que vayas a desarrollar, quizá tengas que solicitar una licencia municipal de apertura, con la cual acreditas que tu oficina, comercio o nave industrial cumple los requisitos de la normativa vigente.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Luz barata para autónomos

El precio de la luz no solo preocupa a las familias españolas sino también a los autónomos. No es para menos, puesto que el precio de la electricidad abrió este año con un incremento del 25 % respecto al 2018, según datos de la OCU.

Las subidas de la luz pueden encarecer los costes de producción, y si el autónomo no puede repercutir ese incremento en el costo final de su producto o servicio, perderá poder adquisitivo. Por eso, es fundamental aplicar fórmulas de ahorro que permitan tener una factura de la luz barata.

¿Cómo ahorrar en la factura de la luz de tu negocio?

No dejes los equipos funcionando en stand-by. Dejar los aparatos conectados sigue consumiendo energía. En un hogar medio, puede representar el 6,6 % del consumo total en la factura de la luz, según el último informe de IDAE. Una estrategia sencilla para ahorrar consiste en conectar los equipos a una regleta con interruptor que puedas apagar cuando termine tu jornada laboral.

Contrata la potencia adecuada. Si te fijas en tu factura de la luz, notarás que una parte de lo que pagas es fijo, independiente del consumo. Un porcentaje de esos gastos fijos cubren la potencia que tienes contratada, por lo que una estrategia para tener luz más barata y no incurrir en sobrecostes innecesarios consiste en ajustar la potencia. Para saber qué potencia necesitas solo debes sumar la potencia de todos los equipos que tienes y multiplicar el resultado por 0,3, lo que se conoce como factor de simultaneidad. El resultado te indicará, aproximadamente, la potencia eléctrica que necesitas contratar para tu negocio.

Apuesta por equipos de bajo consumo. Si por las características de tu trabajo necesitas tener los equipos encendidos durante mucho tiempo, una manera para ahorrar en la factura de la luz consiste en apostar por modelos de bajo consumo que sean más eficientes. Tendrás que realizar una inversión inicial, pero puedes desgravar esos costes y, a la larga, amortizarás una parte con el ahorro en términos de energía. Considera que solo cambiando las bombillas incandescentes por unas LED podrías ahorrar un 80 % de la energía que destinas a la iluminación.

Regula la temperatura del local. ¿Sabías que cada grado adicional representa un incremento de los costes de la electricidad que oscila entre un 7 y un 11%? Por tanto, asegúrate de regular los grados de la calefacción y el aire acondicionado. La temperatura ideal para trabajar en una oficina es de 20º C.

No olvides el mantenimiento de los equipos. Cuando los equipos están sucios, no solo consumen más energía, sino que existen más probabilidades de que sufran una rotura. La falta de lubricación o unos filtros sucios harán que el motor trabaje más, lo cual aumentará el gasto de electricidad. Eso significa que, si quieres ahorrar en la factura de la electricidad, debes cerciorarte de que todos los equipos están en óptimas condiciones.

Comercializadoras de energía: La solución para pymes y autónomos

Otra alternativa para tener acceso a una luz más barata consiste en cambiar de comercializadora de energía. En el mercado libre existen muchas opciones interesantes para los autónomos, puesto que las comercializadoras han diseñado diferentes planes de energía adaptados a distintos tipos de negocios.

Existen tarifas especiales para los comercios que abren solo durante las mañanas y las tardes, los negocios de restauración y aquellos que trabajan más durante el verano o los fines de semana, por ejemplo. Solo necesitas comparar diferentes tarifas y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades. Si analizas con detenimiento tus necesidades energéticas y los precios del mercado, podrás evitar sobresaltos en la factura de la luz y disminuir los costes energéticos.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
negocios sin empleados

Los primeros dos años de un negocio suelen ser los más difíciles, por lo que es comprensible que el emprendedor necesite ahorrar costes. Dado que uno de los principales costes que deben asumir las empresas es el del personal, no es extraño que el 56 % de las pymes españolas solo tengan una persona empleada, el propio trabajador autónomo, como indicó el VIII informe de Cesgar. Si estás pensando en emprender, te damos algunas ideas de negocios sin empleados.

Cinco negocios rentables, sin empleados y con poca inversión

1. Tienda online de nicho

El comercio electrónico sigue ganando terreno. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia reveló que el e-commerce superó en España los 10 000 millones de euros en el tercer trimestre de 2018, lo que representa un incremento de casi el 30 % respecto al año anterior.

La clave consiste en apostar por un modelo de dropshipping, un tipo de venta al por menor en el que no necesitas guardar los bienes en tu inventario, sino que te limitas a tomar los pedidos y pasarlos al mayorista, quien se encarga de realizar la entrega al cliente final, de manera que solo tienes que encargarte del marketing y la publicidad. Para que el negocio sea rentable y crezca rápido, necesitas encontrar un nicho descuidado que tenga poca competencia.

2. Servicios de coaching

Si eres bueno en un sector y tienes una formación profesional que te avale, puedes brindar servicios de coaching, tanto de manera presencial como online. El último Global Coaching Study reveló que en Europa Occidental los ingresos medios de un coach profesional ronda los 49 000 euros al año. Además, tres de cada cuatro coaches entrevistados prevén que sus clientes y ganancias aumenten.

Este sector es muy amplio: puedes ayudar a las personas a cambiar algunos de sus hábitos dañinos y seguir un estilo de vida más saludable, convertirte en su entrenador personal diseñándoles una rutina de ejercicios personalizada, ayudar a los emprendedores en ciernes a rentabilizar su negocio o incluso orientar a otros profesionales para que construyan su marca personal.

3. Organizador de eventos

El sector de los eventos está viviendo una nueva época dorada, por lo que también está aumentando la demanda de organizadores profesionales. Según el informe “El evento como generador de valor estratégico”, las grandes empresas prevén un incremento del 3,8 % en el presupuesto destinado a los eventos y las agencias dedicadas a su organización piensan aumentar su plantilla en un 10,1 %.

Si tienes las competencias y los contactos necesarios, puedes emprender un negocio sin empleados en este sector, con una inversión mínima en publicidad. Tu función será la de diseñar y planificar todos los detalles del evento, gestionar los recursos disponibles, coordinar a las otras empresas o profesionales implicados, y supervisar el trabajo de preparación y puesta en práctica del evento.

4. Agente inmobiliario

La recuperación económica ha reactivado el mercado inmobiliario, el cual está atravesando una nueva época de bonanza. Lo demuestran las cifras: en los últimos cuatro años han abierto más de 12 000 agencias inmobiliarias en España, según La Vanguardia.

Dado que el mercado sigue creciendo a un ritmo sostenido, hay sitio para nuevos actores, sobre todo si llegan con propuestas novedosas o incluyen servicios adicionales diferenciadores. Uno de los aspectos más interesantes de este negocio es que requiere una inversión relativamente pequeña que se suele recuperar rápidamente, en el lapso de un año.

5. Tienda física de segunda mano especializada

La crisis revivió la compraventa de productos de segunda mano y plataformas como Wallapop, Vibbo y Chicfy han contribuido a llevar esta tendencia a los más jóvenes. Hoy la economía circular y la cultura del reciclaje hacen que cada vez más personas quieran dar una segunda vida a diferentes productos.

El sector de la reventa textil, por ejemplo, ya está valorado en 21 312 millones de euros y se estima que, en 2028, alcance los 56 830 millones, expandiéndose, según datos de El País. La clave para comenzar un negocio de segunda mano consiste en detectar un nicho desatendido y aportar un toque diferenciador, que atraiga a una clientela con necesidades específicas.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
aval para el alquiler

Si estás pensando en abrir un negocio, es probable que necesites alquilar un local comercial, nave industrial u oficina. Además del importe del alquiler y del coste de las obras que tengas que realizar, debes calcular otro detalle: las garantías del pago de la renta. Es probable que el arrendador te exija un aval para asegurarse de que puedes pagar el alquiler pactado en el contrato.  

¿Cuándo necesitas un aval para alquilar?

En el momento en que negocies el alquiler, es habitual que el propietario exija todas aquellas garantías que considere oportunas para blindar el contrato. Además de la fianza legal, que según el artículo 36 de la Ley de Arrendamientos Urbanos asciende a dos mensualidades de renta en el caso de los locales comerciales y se debe entregar en el momento en que se firme el contrato, es habitual que los propietarios soliciten un aval para el alquiler.

Mediante un aval, el avalista se hace cargo de las obligaciones que ha contraído ante el arrendador, en caso de que no pueda cumplir con los pagos del alquiler. Los avales bancarios son los más comunes. A través de ellos, el banco garantiza el pago de la renta pactada durante un periodo de 3 o 6 meses, según las condiciones del contrato.

La solicitud del aval para alquilar recae sobre el propietario. Es habitual que lo pida cuando se trata de empresas pequeñas o de reciente constitución porque suelen suponer un mayor riesgo de impago. Lo confirma el VIII Informe de Financiación de la Pyme, en el que se apreció que la necesidad de garantías es mayor en las empresas que tienen menos de 10 años de antigüedad.

Si trabajas en el sector de las telecomunicaciones y la información, hostelería y restauración, construcción, o brindas servicios a empresas, también es más probable que te pidan un aval para el alquiler. Si la renta es muy elevada, el arrendador también solicitará garantías, ya que el impago representaría una pérdida considerable.

En otros casos, sobre todo cuando se trata de un local con mucha demanda, presentar por iniciativa propia un aval para el alquiler podría sumarte puntos respecto a las otras empresas que estén interesadas en el local, ayudándote a brindar una imagen más profesional y solvente.

¿Cómo conseguir un aval para alquiler?

Con la ayuda de una SGR podrás conseguir un aval para el alquiler. Gracias a ese contrato de afianzamiento, mediante el cual la SGR garantiza la operación de alquiler, podrías negociar en mejores condiciones el precio y las condiciones del alquiler. No es casual que el 65,6 por ciento de las pymes que han recurrido a los avales de las SGR reconozcan que les han ayudado a reducir los costes de las operaciones, según reveló el citado informe de SGR-Cesgar (¿se puede poner link a la web de Cesgar o al informe otra vez?).

El primer paso para conseguir el aval es elegir la SGR que mejor se adapte a las características de tu negocio. Investiga qué SGR opera en la zona donde se encuentra tu empresa e infórmate sobre sus requisitos para conceder avales para las operaciones de arrendamiento.

Lo usual es que exijan que la empresa no esté en concurso de acreedores y se encuentre al corriente de los pagos en la Seguridad Social y la Agencia Tributaria. También tendrás que presentar tu plan de negocios y tu información crediticia, para que la SGR evalúe el nivel de riesgo que encierra la operación.

Si la SGR acepta tu solicitud, te informará sobre los costes de la operación, que suelen consistir en una comisión de estudio y otra sobre el aval, las cuales dependen directamente de las garantías solicitadas. También tendrás que aportar capital según el importe total cubierto, convirtiéndote en socio de la SGR, pero podrás recuperar esa inversión cuando cese el contrato de alquiler y ya no necesites el aval.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
financiar pymes

La financiación es fundamental para todas las empresas, ya sea en sus inicios para arrancar el proyecto o más adelante para expandirse. No es casual que el 65,6 % de los emprendedores españoles atribuyan el fracaso de su negocio a la falta de respaldo financiero, según un estudio realizado por la Escuela de Organización Industrial. Eso significa que para tener éxito en tu negocio, necesitas contar con un buen plan de financiación.

Tipos de financiación proveniente de fuentes externas

Préstamos. Como empresa, puedes solicitar un préstamo a corto plazo, a devolver antes de un año, o a largo plazo, con un periodo de devolución más largo. Los préstamos a corto plazo se suelen usar para financiar el circulante, cubrir necesidades puntuales de tu actividad o realizar inversiones con un plazo de amortización reducido. Los préstamos a largo plazo se utilizan para financiar inversiones más grandes, generalmente con la vista puesta en el crecimiento empresarial.

Línea de crédito. La póliza de crédito está pensada para casos de emergencia, cuando necesites liquidez inmediata. Es una reserva económica que te concede la entidad bancaria durante un periodo de tiempo. La principal ventaja de esta opción de financiamiento frente al préstamo es que puedes disponer de ella inmediatamente.

Leasing. Este tipo de financiación es muy interesante ya que podrás aprovechar los bienes muebles o inmuebles sin realizar una inversión inicial considerable. Es un contrato de alquiler con opción a compra, de manera que vas pagando unas rentas mensuales y al término del plazo, puedes adquirir el bien pagando un precio residual o devolverlo al arrendador.

Crédito comercial. Es un aplazamiento del pago de las facturas a los proveedores, generalmente de 60 días. Así la empresa puede planificar cómodamente los tiempos de amortización y gana tiempo para vender los productos y/o financiar su actividad con el dinero de terceros.

Anticipo de facturas. El cliente abona de antemano una cantidad determinada por los productos o servicios contratados, de manera que la empresa obtiene la liquidez necesaria para financiar sus operaciones hasta que se realice el pago completo. Con esta opción de financiamiento también garantizas una parte del pago, un detalle esencial considerando que el retraso en el pago de las facturas es de 77 días.

Crowdfunding. Es una opción de financiamiento colectivo, particularmente interesante para las empresas innovadoras o que operan en el sector tecnológico. El proyecto se promociona a través de plataformas como Kickstarter, para que las personas lo financien. A cambio, se suele brindar acceso al producto a precios especiales o se ofrece la posibilidad de hacerse con un pequeño porcentaje de la compañía.

Opciones de financiamiento interno

La financiación de una empresa también puede provenir de fondos propios, de manera que esta no genera gastos adicionales.

Reservas. Son fondos propios que provienen de los beneficios obtenidos por la empresa que no se han repartido en dividendos, sino que se destinan a próximas inversiones.

Subvenciones. Son aquellas ayudas que brinda la administración pública a fondo perdido, que no representan un coste para la empresa. Como no tienes que devolver el capital, este pasa a formar parte del patrimonio de la empresa.

Empréstitos. Las empresas suelen recurrir al empréstito cuando necesitan una gran inversión que no pueden obtener de una sola fuente. Emiten activos financieros de renta fija (deuda corporativa), ya sean pagarés, que normalmente vencen en menos de un año, bonos simples, que se emiten a corto y medio plazo, u obligaciones, las cuales se emiten a largo plazo. Con esta opción de financiamiento, los acreedores reciben una retribución periódica hasta la fecha de vencimiento y la empresa garantiza el empréstito con sus propios activos o con los inmuebles.

Acciones. Las empresas pueden emitir diferentes tipos de acciones con las cuales financiarse. Además de las acciones corrientes, que dan posibilidad de voto a los accionistas, también se encuentran las acciones sin derecho a voto, que ofrecen más dividendos de los beneficios, pero no permiten tomar decisiones en la empresa.

Ventajas de tener un aval

Si necesitas ayuda para conseguir financiación para pymes, recuerda que con el aval de una SGR podrás negociar condiciones más ventajosaspara conseguir financiación, ya sea un tipo de interés más bajo, un plazo de amortización más largo o incluso obtener más capital. Además, contarás con una asesoría especializada, que te ayudará a poner en marcha el plan de financiación más conveniente para tu empresa.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Microsegmentación

En un mercado tan saturado y competitivo como el actual, muchos emprendedores se están haciendo un espacio gracias a la microsegmentación. Tal es el caso de Shared Practices, un negocio que se enfoca en los dentistas recién graduados para brindarles las herramientas que necesitan para poner en marcha su primera clínica, o Design Cuts, que propone recursos y herramientas de calidad a los diseñadores web a precios muy competitivos.

¿Qué es la microsegmentación?

La microsegmentación consiste en dividir al target en grupos más pequeños que comparten una característica y/o necesidad común. Esos segmentos de mercado no suelen representar una masa crítica para las grandes compañías, por lo que suelen ser un nicho desatendido. No obstante, dado que tienen una necesidad insatisfecha y están dispuestos a consumir productos o servicios hechos a su medida, representan una cuota de mercado interesante para las pequeñas y medianas empresas que estén dispuestas a desarrollar una estrategia de comercialización personalizada y busquen un sector con poca competencia.

5 ventajas de microsegmentar

  1. Identificar y satisfacer las necesidades de un segmento específico del mercado. Con un estudio de mercado podrás detectar los nichos desatendidos y profundizar en sus necesidades y demandas descubriendo oportunidades de negocio que no han sido explotadas para crear productos y/o servicios a su medida.
  2. Focalizar la estrategia de marketing. Tener un perfil preciso de tu buyer persona te permitirá diseñar e implementar estrategias de marketing específicas que sean más eficaces y brinden un mejor retorno de la inversión.
  3. Aprovechar mejor los recursos. Con la microsegmentación podrás comprender mejor las características y demandas de tu buyer persona, de manera que podrás establecer prioridades en tu negocio y asignar los recursos de manera más eficiente para lograr los objetivos que te has planteado.
  4. Facilitar el posicionamiento de marca. La microsegmentación te permitirá posicionarte en el Top of Mind del consumidor, brindando a tu negocio un lugar relevante entre tus competidores. Y a medida que mejore tu posicionamiento de marca, más crecerá tu empresa.
  5. Aumentar el índice de fidelización. Brindar productos y/o servicios personalizados mejorará la satisfacción de tus clientes, aumentará su identificación con tu marca y te ayudará a fidelizarlos.

¿Cómo aprovechar un nicho gracias a la microsegmentación?

Antes de poner en marcha un negocio, debes plantearte si el segmento de mercado que has detectado es suficientemente grande como para que tu empresa sea rentable. Elabora un plan de negocio que incluya una adecuada segmentación de mercado y una estimación realista de las ventas.

Sé el primero. Para tener éxito con la microsegmentación, lo ideal es que seas pionero en el segmento de mercado que has elegido, o al menos uno de los primeros en ofrecer ese tipo de producto o servicio.

Segmenta, segmenta, segmenta. Cuando determines tu target, realiza otra segmentación de mercado para perfilar dos o tres grupos, en base a los cuales podrás diseñar una estrategia de marketing diferenciada. Así concentrarás mejor tus esfuerzos y recursos.

Especialízate. El secreto de la microsegmentación radica en la especialización. Necesitas diseñar productos o servicios especializados que atraigan a ese nicho de mercado dispuesto a pagar por la exclusividad.

Apuesta por la calidad y la innovación. Casi cualquier producto o servicio se puede copiar rápidamente, por lo que es importante que pongas en el centro de tu negocio la calidad y te mantengas innovando. Asegúrate además de que tu buyer persona comprende tu propuesta única de valor.

Personaliza. El 71 % de los consumidores se sienten frustrados cuando su experiencia de compra es impersonal, pero el 49 % reconoce haber realizado una compra no planificada gracias a una recomendación personalizada, según este estudio. Mantener una relación directa y personalizada con tu buyer persona, buscando fórmulas para adaptar tus productos o servicios a tus necesidades puede ser la clave para que tu negocio tenga éxito.

Céntrate en la fidelización. Conseguir un nuevo cliente cuesta diez veces más que retenerlo, según la EAE Business School. Cuando trabajas con un segmento de mercado tan pequeño, la fidelización se sobredimensiona, por lo que necesitas diseñar una estrategia para retener al mayor número de clientes posible.
Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
¿Cómo ahorrar dinero para emprender?

Empezar una aventura empresarial puede ser apasionante, pero también encierra numerosos riesgos, sobre todo desde el punto de vista económico, ya que las probabilidades de que el primer negocio fracase son del 50 %, según el Mapa del Emprendimiento. La falta de financiación, los sobrecostes y no contar con un modelo de negocio claro son los principales factores que llevan a la quiebra a una nueva empresa. Recurrir a diferentes métodos de ahorro te permitirá crear un buen colchón financiero que te ayude a mantenerte a flote durante los primeros años.

¿Por qué hay que ahorrar dinero antes de emprender?

El emprendedor actual es ambicioso y aspira a desarrollar un modelo de negocio que le permita crecer rápidamente, pero sus expectativas no siempre se corresponden con la realidad. El Mapa del Emprendimiento detectó que existe una brecha entre los ingresos reales y las expectativas del emprendedor, la cual se va acortando a medida que el negocio genera más beneficios y el empresario conoce mejor el mercado y el funcionamiento de su actividad.

Esto significa que debes asumir que tu negocio no será rentable de la noche a la mañana. Encontrar financiación y poner en marcha la maquinaria empresarial requiere tiempo y paciencia. El tiempo para superar el punto muerto y ser rentable depende de múltiples factores, desde el sector donde operas hasta la inversión que has hecho y los ingresos que generas. Algunos negocios rentables superaron el punto muerto en apenas un año, pero generalmente hay que esperar al menos dos años.

Mientras tanto, necesitas tener unos ahorros que te permitan vivir. Es probable que hasta que tu negocio no sea rentable no puedas pagarte una nómina o que tengas que echar mano a tus ahorros para dar liquidez a la empresa. La buena noticia es que cuando tu negocio despegue, el crecimiento de los beneficios será exponencial.

Formas de ahorrar dinero

Analiza objetivamente tu situación económica

Antes de poner en práctica cualquier método de ahorro, necesitas conocer tu solvencia económica. Revisa tus movimientos bancarios durante los últimos doce meses y determina qué cantidad necesitas durante un par de años para satisfacer tus necesidades básicas y/o las de tu familia.

Ahorra el 20 % de tus ingresos eliminando los gastos superfluos

Lo ideal es que ahorres mensualmente al menos un 20 % de tus ingresos, aunque si al inicio te resulta difícil puedes comenzar ahorrando un 5 %. Transfiere esos fondos a otra cuenta, para que no caigas en la tentación de utilizarlos. La clave radica en detectar todos los gastos innecesarios y eliminarlos, abrazando hábitos de vida más espartanos. Cuando pongas en marcha la empresa, agradecerás tener ese colchón financiero.

Lleva un registro de tus ingresos y gastos

Llevar un registro mensual, semanal o incluso diario de tus ingresos y gastos te irá preparando para administrar tu empresa, además de ayudarte a detectar los gastos superfluos. Puedes anotarlos en un cuaderno o utilizar aplicaciones como Fintonic, que te permite gestionar los datos de diferentes cuentas, obtener balances para saber en qué estás gastando el dinero, además de avisarte si superas el umbral de gasto que has establecido. Esta aplicación es perfecta para detectar esos “gastos hormiga” que, al final, suman a la cuenta, y limitan tu capacidad de ahorro.

Complementa tus ingresos con otras actividades

Una forma de ahorrar dinero para emprender consiste en buscar fuentes de ingresos complementarias a tu nómina. Puedes dar clases particulares, trabajar como comercial en tus horas libres, escribir para webs especializadas o realizar cualquier otro trabajo con el que te sientas cómodo y para el que tengas formación. Destina esas ganancias adicionales a tu futuro negocio.

Calcula la inversión inicial necesaria

Si estás dando tus primeros pasos en el mundo del emprendimiento, deberías comenzar con un negocio que requiera poca inversión. Si la idea funciona, luego podrás hacerla crecer apoyándote en líneas de financiación, socios o inversores. Para saber qué capital necesitas durante los primeros años debes realizar un estudio de mercado minucioso y diseñar tu plan de negocio. Ve ahorrando hasta conseguir esa suma y, si necesitas un empujón adicional, recuerda que con el aval de una SGR podrás negociar condiciones más ventajosas para obtener un préstamo bancario.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Financiación para jóvenes emprendedores

En España, el 62 % de los jóvenes menores de 35 años desea emprender su propio negocio, según reveló el Estudio Global de Emprendimiento Amway. Este colectivo, sin embargo, representa solo el 25,3 % de los emprendedores en su fase inicial, según el Informe GEM. Esa brecha no se debe a la falta de ideas de negocio o al miedo al fracaso, sino a las escasas opciones de financiación disponibles para los jóvenes emprendedores.

¿Quiénes son considerados jóvenes emprendedores?

Los jóvenes emprendedores son todas aquellas personas con menos de 40 años de edad que tienen una idea de negocio y quieren emprender un proyecto por su cuenta. Se trata de una generación con ideas innovadoras, que está dispuesta a enfrentar retos y no se enfoca únicamente en la viabilidad económica de sus proyectos, sino que también les preocupa su impacto social.

¿Dónde encontrar financiación para jóvenes emprendedores?

ENISA (Empresa Nacional de Innovación) es una entidad que depende del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, cuyo objetivo principal es ofrecer préstamos de apoyo a las pymes que necesiten financiación para emprender un proyecto innovador. Hasta la fecha, ha invertido 910 millones de euros en financiar a 5.400 empresas.

Esta entidad cuenta con diferentes líneas de financiación, ajustadas a las distintas fases por las que atraviesan las iniciativas empresariales. A diferencia de los préstamos bancarios, ENISA funciona mediante préstamos participativos, de manera que para conceder el crédito a los emprendedores solo pide que tengan un buen plan de negocios y un proyecto viable.

A cambio de esas facilidades, ENISA obtiene una participación en los beneficios de la empresa financiada, además de cobrar unos intereses vinculados a la evolución económica de la pyme. Esta entidad ha puesto en marcha una línea de financiación para jóvenes emprendedores que se puede utilizar para adquirir activos fijos o cubrir el circulante.

¿Cuáles son los requisitos para conseguir la financiación?

-          Ser una pyme de reciente constitución, que no tenga más de dos años de antigüedad y cuya actividad principal se desarrolle en el territorio nacional.

-          Tener personalidad jurídica propia independiente de la de los socios.

-          Presentar un modelo de negocio innovador, que proporcione ventajas competitivas evidentes en el mercado.

-          Demostrar la viabilidad técnica y económica del proyecto empresarial a lo largo del tiempo.

-          La mayoría del capital debe pertenecer a socios que tengan menos de 40 años de edad.

-          Los socios deben aportar, al menos, un 50 % del préstamo, ya sea mediante fondos propios o capital.

-          Depositar las cuentas del último ejercicio cerrado en el Registro Mercantil u otro registro público al que se pueda acceder.

¿Cuáles son las condiciones de esta financiación para jóvenes emprendedores?

El importe mínimo del préstamo es de 25.000 euros hasta un máximo de 75.000 euros. Para conceder ese crédito a emprendedores, ENISA tendrá en cuenta los fondos propios de la empresa y la solidez de su estructura financiera.

El vencimiento del préstamo es de un máximo de 7 años, con un periodo de carencia máximo de 5 años. Prevé una comisión de apertura del 0,5 % y se aplicará un tipo de interés en dos tramos, con un límite máximo entre el 3 y 6 %.

Vale aclarar que este tipo de financiación para jóvenes emprendedores no demanda garantías, pero recuerda que, si necesitas una ayuda adicional para acceder al crédito, con un aval de SGR podrás negociar en mejores condiciones para ampliar los plazos de devolución u obtener intereses más bajos. Contarás, además, con la asesoría de expertos que analizarán tu modelo de negocio para ayudarte a encontrar el tipo de financiación que mejor se ajuste a las necesidades de tu pyme.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Conseguir un aval

Si tienes un negocio, es probable que en algún momento necesites un préstamo o una línea de crédito para financiar el circulante, ampliar tu almacén o poner en marcha un proceso de internacionalización. Aunque las condiciones de financiación han mejorado, los autónomos y las pymes siguen encontrando trabas para acceder a los préstamos, fundamentalmente debido al precio de la financiación y la falta de garantías, según reveló el VII Informe Cesgar.

Conseguir un aval te brindará una posición más ventajosa frente a la entidad bancaria para que puedas negociar plazos de devolución más cómodos o intereses más bajos. También podría facilitarte el acceso a una mayor financiación y pondrá a tu disposición un asesoramiento financiero personalizado.

¿Qué documentación necesito para conseguir un aval si soy autónomo?

Cada SGR establece sus propios requisitos, aunque en sentido general para conseguir el aval los autónomos deben presentar los siguientes documentos:

Solicitud de aval, en la cual debes indicar tus datos, si se trata de un préstamo o un crédito, su importe y el plazo de devolución, o si necesitas un aval técnico. También debes indicar el objeto de la operación y si existen otros avalistas o créditos bancarios.

Memoria de la actividad económica en la que indiques tus principales objetivos, así como los productos y/o servicios que ofreces.

Cuenta de Pérdidas y Ganancias de los dos últimos ejercicios cerrados y del actual.

IRPF, .resumen anual de IVA, Modelo 347 y último recibo de pago a la Seguridad Social.

¿Qué documentación presentar para conseguir un aval en el caso de las pymes?

Solicitud de aval

Escrituras de constitución de la sociedad.

Impuesto de Sociedades de los dos últimos ejercicios cerrados.

Balance y Cuenta de Pérdidas y Ganancias del ejercicio en curso.

Resumen anual de IVA en curso, Modelo 347 del último ejercicio.

En caso de las sociedades de reciente constitución, deberán presentar su plan de negocio. En éste debes describir tu actividad y productos o servicios, incluyendo un estudio de mercado y un análisis de la competencia. Debes presentar, además, el plan de inversión, con la previsión de los resultados a tres años para demostrar que tienes un modelo de negocio sólido que te permita devolver el préstamo.

Ten en cuenta que la SGR valorará positivamente que estés incursionando en un sector en auge. Contar con un proyecto de internacionalización o con planes para invertir en I+D son otros factores que inclinarán la balanza a tu favor. También se valora muy positivamente la formación profesional y la experiencia laboral en el sector.

Pasos a seguir para conseguir un aval

Para conseguir un aval, necesitas contactar con  una SGR, y una vez que presentes la solicitud, expertos de la SGR valorarán tu petición. Si consideran que es viable, te informarán sobre los costes de la operación y además, tendrás que hacerte socio de la SGR adquiriendo participaciones en un porcentaje equivalente al importe que quieres avalar, cuando termine la operación, podrás recuperar tu dinero.
Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Primera inversión de tu empresa

El año pasado, el 51,2 % de las pymes que solicitaron financiación bancaria consideran que la obtuvieron en mejores condiciones en comparación con dos años atrás, sobre todo porque ha mejorado el tiempo de respuesta de la entidad financiera y el volumen de financiación, según el informe CEPYME.

No cabe duda de que las condiciones de financiación han mejorado para las pequeñas empresas, pero los préstamos para iniciar un negocio siguen siendo una asignatura pendiente ya que sin historial crediticio y un balance de cuentas que mostrar, muchas entidades bancarias se resisten a conceder un préstamo.

¿Cómo conseguir un crédito para iniciar mi negocio?

Existen diferentes modelos de financiación a los que puedes recurrir para obtener esa primera inversión que necesitas para poner en marcha tu idea de negocio. El préstamo bancario es una de las alternativas más comunes ya que te permitirá mantener el control total sobre el capital. Estos préstamos suelen estar sujetos a intereses que oscilan entre el 3,5 % y 7,5 % anual, en función del banco, el capital solicitado y el nivel de riesgo que represente tu proyecto.

Para aumentar las probabilidades de que te concedan el préstamo para abrir un negocio es recomendable que:

Tengas un buen historial crediticio. El banco lleva un registro de tus actividades financieras, incluidos los préstamos y el uso de la tarjeta de crédito. Si ya has solicitado otros préstamos, aunque sea a nivel personal, y has pagado en tiempo, la entidad bancaria lo valorará positivamente y es más probable que financie tu idea de negocio.

Presentes un plan de empresa detallado mediante el cual demuestres la viabilidad de tu idea de negocio. Describe tus productos o servicios, realiza un estudio de mercado en el que analices concienzudamente a la competencia y especifica los recursos que necesitarás para poner en marcha tu actividad. Un buen plan de empresa demuestra que tienes las ideas claras y que cuentas con un proyecto sólido que te permitirá pagar la deuda contraída.

Muestres un contrato con un cliente. Contar con un cliente antes de poner en marcha el negocio es una garantía adicional que el banco valorará positivamente ya que demuestra que existe un público interesado en tus productos o servicios, lo cual disminuye el nivel de riesgo que representa el crédito.

Consigas un aval fiable. El 46,7 % de las pymes que solicitan un crédito se ven obligadas a presentar garantías, una solicitud más común a las empresas con menos de 5 años de vida, según reveló el último informe de CESGAR. Contar con un aval no solo te permitirá brindar una imagen más profesional, sino que disminuirá el riesgo al que se expone el banco y aumentarán las probabilidades de que te concedan el préstamo para iniciar tu negocio.

¿Cómo me puede ayudar una SGR?

Según el mismo informe, el 18 % de las pymes considera que la falta de garantías solicitadas por los bancos es uno de los principales obstáculos para acceder a la financiación. Las SGR pueden ayudarte a conseguir tu primera inversión actuando como avalistas de tu proyecto.

Con el aval de una SGR no solo podrás tener acceso al préstamo para abrir un negocio, sino que también tendrás la oportunidad de mejorar sus condiciones. De hecho, el informe de CESGAR también indica que el 34,7 % de las pymes aún lamenta que los plazos de devolución son demasiado cortos y el 32,1 % indica que los gastos y comisiones que se exigen son muy altos. Con la ayuda de una SGR podrás negociar una reducción de los tipos de interés y la ampliación de los plazos de amortización.

¿Cuáles son los requisitos?

Antes de solicitar un aval de una SGR es importante que te informes sobre sus requisitos. Cada SGR tiene sus propias exigencias para avalar un proyecto de negocio, aunque por lo general demandan que la pyme no se encuentre en concurso de acreedores y esté al corriente de los pagos en la Seguridad Social y la Agencia Tributaria.

Para conocer los requisitos específicos, tendrás que enviar tu solicitud a la SGR que hayas elegido a través del portal ConAvalSí. Una vez que presentes la documentación, la SGR valorará tu proyecto y te informará sobre los costes de la operación.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 54.36.150.78