Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar

Blog Con Aval Sí

Nuevos Negocios: Nuevos negocios para pymes y autónomos

Página 1
pago único por desempleo

Durante la última crisis económica muchas personas se encontraron en situación de desempleo, por lo que en 2015 se aprobó una ley para fomentar el trabajo autónomo, que les dio la oportunidad de capitalizar el paro con el fin de poner en marcha su propio negocio. La actual crisis del coronavirus ya ha destruido más de medio millón de empleos y es posible que ese número siga creciendo, por lo que recurrir al pago único puede ser una buena opción para convertirte en autónomo o crear una pyme.

¿Qué es el pago único por desempleo?

La capitalización del desempleo consiste en la posibilidad de cobrar la prestación de desempleo pendiente en un único pago, que se destinará a poner en marcha una empresa. Con esta iniciativa se fomenta el autoempleo, sobre todo en las primeras etapas de un negocio, que es cuando se necesita una mayor inversión.

¿Cuáles son los requisitos para solicitarlo?

Puedes realizar la solicitud de pago único si cumples las siguientes condiciones:

1.     No has iniciado una actividad económica ni estás dado de alta en la Seguridad Social.

2.     Tienes al menos tres mensualidades de paro pendientes.

3.     No has solicitado otro pago único en los cuatro años anteriores.

4.     No has impugnado el despido, en cuyo caso tendrás que esperar hasta que se resuelva el expediente.

También tendrás que acreditar que te has dado de alta como autónomo, has creado una empresa o te has incorporado como socio a una cooperativa o sociedad creada en los últimos 12 meses. Tendrás un plazo máximo de un mes, contando a partir de la aprobación del pago único, para iniciar la actividad.

¿Cuándo conviene capitalizar el paro?

La Unión Europea ha previsto que España viva una de las recesiones más duras de la zona euro, con una caída del PIB del 9,4 % en 2020, lo cual se debe en gran parte a su dependencia del sector servicios. Sin embargo, hay sectores, como la tecnología, la formación a distancia y la higiene, limpieza y desinfección, en los que pueden gestarse nuevas oportunidades de negocio.

Por tanto, antes de capitalizar el paro, debes hallar un sector interesante con buenas perspectivas de crecimiento. Es importante que tengas las ideas claras y sepas qué modelo de negocio implementarás. Debes contar, además, con un colchón económico que te permita seguir adelante durante esos meses “vacíos”, en los que ya no recibes la prestación de desempleo, pero el negocio todavía no es rentable.

¿Cómo se solicita el pago único?

Puedes presentar la solicitud de pago único online en la sede electrónica del SEPE. También puedes solicitarla en la oficina de prestaciones, en cualquier oficina de registro público o mediante correo administrativo. En cualquier caso, tendrás que presentar los siguientes documentos:

-        Modelo de solicitud de pago único.

-        Documento de Identidad.

-        Proyecto de negocio en el que reflejes datos como la actividad a realizar, el capital necesario y la previsión de ingresos y gastos para los primeros años.

¿Cuánto cobrarás?

La capitalización del desempleo prevé el pago del 100 % de la prestación de desempleo que te falte por recibir, aunque se deducirá el importe relativo al interés general del dinero que corresponda en el momento de la solicitud, que en 2020 es el 3 %.

Tienes la opción de recibir solo una parte de la prestación y destinar el resto a la compensación de las cuotas mensuales a la Seguridad Social. La cantidad que recibas está exenta del IRPF y no invalida el acceso a otro tipo de subvenciones y ayudas a nivel nacional, ya que se trata del anticipo de una prestación que te corresponde como trabajador. No obstante, algunas ayudas autonómicas o locales podrían ser incompatibles con el pago único.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Reinvención empresas covid

La crisis de la Covid-19 marcará un antes y un después para muchos negocios y emprendedores. Tras el cierre obligatorio de todos los negocios no esenciales para detener la propagación del virus, quienes retomen la actividad tendrán que adaptarse a las nuevas medidas de seguridad. También tendrán que afrontar cambios en las cadenas de suministro y trabajar en un entorno económico de recesión o recuperación económica lenta, lo cual probablemente conducirá a la reinvención de las empresas.

Las iniciativas de reinvención empresarial en los sectores más afectados por la Covid-19

Viajes y hostelería

El sector del turismo, dentro del cual se encuentra la hostelería y los viajes, ha sido el más golpeado por la crisis de la Covid-19, ya que ha visto cómo su actividad se ha reducido prácticamente a cero. Además, tendrá que seguir enfrentando cancelaciones de las reservas y,  probablemente, será el último en retomar la normalidad.

Las empresas que operan en este sector deberán reducir costes al máximo y reajustar el tamaño de la organización para adaptarse a la nueva realidad. También tendrán que fortalecer su marca, ya que los clientes serán más exigentes a la hora de elegir un turoperador u hotel. Eso implica reforzar la seguridad y las medidas de higiene en las instalaciones y a lo largo del viaje. Los hoteles, por ejemplo, se están planteando dejar las habitaciones libres durante tres días entre un huésped y otro. Airbnb ha respondido diseñando un programa de limpieza avanzada que, entre otras cosas, permite bloquear las reservas durante 72 horas.

Restauración

La restauración está siendo uno de los sectores más dañados por la crisis de la Covid-19. Los bares y restaurantes se están reinventando apoyándose en los servicios de entrega a domicilio. Estos emprendedores se han refugiado en Internet para seguir brindando sus servicios, ya sea a través de compañías de entrega a domicilio o implementando su propio sistema de entrega.

Dado que el aforo de bares y restaurantes se ha limitado, los propietarios podrían compensarlo ampliando los horarios de atención al público y adaptando los menús y precios a las horas de menos demanda, para así atraer clientes. La reinvención de estas empresas también pasa por potenciar las terrazas, ya que los clientes preferirán estar en lugares abiertos para disminuir el riesgo de contagio.

Fitness

Los gimnasios, escuelas de boxeo y otros negocios deportivos han sido uno de los sectores más perjudicados por la crisis de la Covid-19, ya que los usuarios no solo comparten espacio sino también equipos. Muchos de estos negocios han tenido que tomar medidas desde el primer día, como congelar las cuotas de sus afiliados hasta que puedan retomar la actividad. Otros han decidido alquilar sus equipos deportivos para que sus miembros puedan usarlos en casa o han comenzado a brindar sesiones de entrenamiento a distancia.

De hecho, es probable que la reinvención de las empresas en el sector del fitness se traslade a Internet. Los entrenamientos online son una opción cómoda para muchas personas que no quieren o no pueden desplazarse hasta los gimnasios. Por tanto, muchas de estas empresas apostarán por crear sus propias aplicaciones y poner en marcha iniciativas que les permitan brindar entrenamientos personalizados a distancia.

¿Cuáles serán las necesidades de financiación de estas empresas?

El impacto del coronavirus planteará a los emprendedores un reto de tesorería importante. En los próximos meses, la gestión de la caja será esencial para garantizar la supervivencia del negocio, por lo que es necesario limitar los gastos e inversiones no esenciales. Mientras las empresas toman medidas para garantizar la seguridad de trabajadores y clientes, deben explorar nuevos canales que les permitan mantener su flujo comercial.

La principal necesidad de financiación de estas empresas se dirija a cubrir el capital circulante. Para ello, pueden recurrir a las ayudas económicas para las empresas que ha puesto en marcha el gobierno, a través de la línea de crédito del ICO, También se ha puesto en marcha otra línea especial de apoyo para  CERSA, que mejora las condiciones del reaval, permitiéndoles ofrecer a las SGR, de una forma rápida y efectiva, garantías que contribuyan a resolver las tensiones financieras de los autónomos y empresas afectados.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
mujer emprendedora

La vía del emprendimiento no es sencilla, pero suele implicar desafíos añadidos para las mujeres. En sentido general, las mujeres consideran que emprender es una buena opción profesional, pero tienen una percepción más baja de sus capacidades emprendedoras que los hombres, confían menos en sus habilidades para emprender y se sienten inseguras sobre sus conocimientos.

Esos son los resultados del último informe GEM, que también reveló que, de los nuevos emprendedores en España durante el 2018, el 47,8 % eran mujeres y el 52,2 % hombres. Aunque hay menos mujeres emprendedoras, las tasas de abandono son 10 puntos porcentuales más altas en los hombres, lo cual significa que una vez que se superan los retos iniciales, las emprendedoras son capaces de desarrollar negocios exitosos a lo largo del tiempo.

Cinco secretos para emprender con éxito

Concreta tu idea de negocio

Los emprendedores más exitosos comenzaron con una idea de negocio. Esa idea debe ser original e innovadora para que destaque en el mercado y atraiga inversores, pero también tiene que ser rentable a corto o medio plazo para que veas el retorno de la inversión lo antes posible. Eso significa que debes convertir esa idea en un plan de negocio viable que guíe tus pasos.  Alexa von Tobel, CEO y fundadora de LearnVest, una compañía de planificación financiera, aconseja tener una estrategia de negocio clara antes de dar el salto para maximizar las posibilidades de tener éxito.

Sé flexible, adáptate

El mercado actual cambia constantemente, a la par que los gustos y las necesidades de los consumidores, por lo que para convertirte en una mujer emprendedora de éxito debes ser capaz de captar esas tendencias y ajustar tu modelo de negocio. No basta con estar al tanto de las nuevas tendencias en tu sector, sino que debes anticiparte a ellas para ganar una ventaja competitiva. Para lograrlo, es importante que esos cambios no te intimiden, sino que los asumas como nuevas oportunidades para detectar nichos de mercado desatendidos, lanzar nuevos productos o aplicar cambios que mejoren la productividad.

Aprende a priorizar y delegar

Uno de los peores errores que puedes cometer al emprender consiste en no saber priorizar. Quizá pienses que nadie hará las cosas como tú o que puedes encargarte de todo, pero solo terminarás sobrecargándote de trabajo innecesariamente. Llevar una empresa no es una carrera de velocidad sino de resistencia. Kristin Hege, CEO y cofundadora de Wired PR, cree que la clave radica en tener claras las prioridades, tanto para las cosas más importantes de la vida como para las más pequeñas, y encontrar un equilibrio. Necesitas identificar aquellas tareas que no son tan importantes y delegarlas en el equipo que has construido.

Apóyate en un buen equipo

El emprendimiento no tiene que ser una carrera en solitario. Si necesitas ayuda o apoyo, no dudes en pedirlo. Los consejos de mujeres emprendedoras que han recorrido ese mismo camino pueden evitarte cometer costosos errores y si te rodeas de un equipo de trabajo competente y positivo, tu negocio podrá crecer mucho más rápido, nutriéndose de sus propuestas. Esa fue una de las apuestas ganadoras de la diseñadora Carolina Herrera, quien reconoció que lo más difícil de su negocio ha sido elegir y mantener al equipo correcto.

Prepárate, sigue formándote

El mito del emprendedor que se construye a sí mismo sin ninguna preparación ha quedado relegado al pasado. La motivación es importante, pero no asegura que un proyecto empresarial llegue a buen puerto, por lo que es fundamental que cuentes con una formación básica en finanzas, administración de empresas y marketing. Puedes inscribirte en cursos presenciales u online, así como asistir a seminarios, conferencias y charlas de emprendimiento organizadas por las cámaras de comercio o las universidades. Así descubrirás las claves para llevar adelante tu negocio y conocerás a otros profesionales con los cuales podrás crear nuevas sinergias.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Emprendimiento y empresas jóvenes

La creación de nuevas empresas es un dato positivo a nivel económico y social ya que no solo genera más puestos de trabajo, sino que contribuye a dinamizar el mercado, incorporando nuevas ideas que estimulan la evolución del sector para adaptarse mejor a las necesidades de los consumidores. Aun así, muchas empresas jóvenes se ven obligadas a operar en un entorno complejo y adverso que puede poner en riesgo su proyecto de negocio.

El estado del emprendimiento en España

En España, el nivel de emprendimiento medio se sitúa en el 5,5 %, de manera que 5,5 personas han emprendido un negocio por cada 100 personas ocupadas, según reveló el I Informe sobre emprendimiento y empresas jóvenes que crean empleo, elaborado por Cesgar Esto significa que las empresas jóvenes están desempeñando un papel cada vez más protagonista en el tejido empresarial español.

En la actualidad, las empresas jóvenes que crean empleo representan aproximadamente un 12,7 % del total del tejido productivo empresarial, aunque existen diferencias significativas por comunidades autónomas. Canarias, Madrid y Andalucía son aquellas en las que tienen mayor peso, representando porcentajes superiores al 14 %. En el extremo opuesto se encuentran Asturias, País Vasco, Castilla y León y Navarra, comunidades en las que este tipo de empresas no representan siquiera el 10% del tejido productivo, por lo que tienen un peso menor.

Los sectores en los que más se ha emprendido en los últimos cinco años son: Comercio y servicios personales, Servicios a las empresas, Construcción y Hostelería y restauración, precisamente aquellos que tienen un mayor peso y tamaño en la economía española. No obstante, sectores como la Educación, Actividades artísticas y recreativas y Telecomunicaciones y Sociedad de la Información han registrado el mayor nivel de dinamismo emprendedor (explicar cómo se obtiene este índice de dinamismo emprendedor).

Los 3 retos principales a los que se enfrentan las empresas jóvenes

A pesar de que las empresas jóvenes crean empleo y contribuyen a renovar el tejido productivo, tienen que enfrentarse a numerosos retos durante sus primeros años de vida:

Acceso a la financiación

Aunque algunas pymes han desarrollado modelos de negocio más flexibles y acceden a fuentes de financiación menos convencionales, siguen estando en desventaja en comparación con las grandes empresas o aquellas consolidadas. Es habitual que encuentren mayores obstáculos en el acceso a la financiación, generalmente debido a su reducido tamaño, la falta de experiencia y de conocimientos financieros y su escasa capacidad negociadora. Obtener financiación a largo plazo es aún más complicado, lo cual puede terminar poniendo en riesgo la viabilidad del proyecto de negocio o limitar su crecimiento.

Atraer y retener el talento

El talento es la base de toda empresa. Con un equipo de trabajo capacitado y comprometido es más fácil enfrentar los diferentes retos, de manera que el negocio pueda crecer a buen ritmo. Sin embargo, la mayoría de las empresas jóvenes tienen problemas para profesionalizar su gestión. Dado que cuentan con recursos económicos limitados, les resulta difícil atraer y retener al talento. Como resultado, al no contar con los profesionales cualificados que necesitan, tendrán más dificultades para competir en el mercado y su capacidad para innovar se reducirá considerablemente.

Posicionar la marca

En un mundo cada vez más saturado y competitivo, la marca se convierte en uno de los activos más importantes para una empresa. Una estrategia de branding exitosa no solo permite diferenciar los productos o servicios, sino que también les confiere relevancia, lo cual se traducirá en más ventas. Las empresas jóvenes suelen tener dificultades para hacer branding, ya que a menudo no cuentan con los recursos necesarios para crear una marca, trabajar su imagen corporativa y transmitir una propuesta de valor bien definida que les permita diferenciarse de la competencia. Eso limita las posibilidades de ampliar la base de clientes y acceder a nuevos mercados, dos condiciones esenciales para el crecimiento empresarial.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Idea de negocio

La idea de negocio es de vital importancia, puesto que es el punto de partida sobre el que se construirá el proyecto empresarial. No obstante, una idea de negocio, por muy original y novedosa que sea, no siempre es sinónimo de oportunidad y éxito, es fundamental que sea rentable y que encuentre acogida en el mercado. Si estás pensando en emprender un proyecto como autónomo o poner en marcha una pyme, será mejor que primero evalúes cuidadosamente tu idea de negocio.

Cinco detalles que distinguen a una idea de negocio exitosa

Original e innovadora

Copiar a la competencia casi siempre implica una condena al fracaso. Fue lo que le sucedió a Microsoft con el lanzamiento del reproductor MP3 Zune, cuando Apple ya había alcanzado una gran cuota de mercado con su iPod. Microsoft gastó 9 millones en publicidad, pero durante el primer año solo vendió un millón de dispositivos, perdiendo finalmente 1,3 mil millones de dólares.

Su caso demuestra que la originalidad y la novedad son dos características esenciales para que una idea de negocio destaque en el mercado y atraiga inversores. También es importante que no sea fácilmente reproducible o que pueda patentarse, para que los competidores más grandes no la copien.

No obstante, una buena idea de negocio no siempre implica el lanzamiento de un producto o servicio inédito, también puede tratarse de una modificación, pero debes asegurarte de que aporte un valor añadido que marque realmente la diferencia para los consumidores.

Enfocada en el público

Muchas ideas de negocio han fracasado porque los emprendedores no han sabido perfilar adecuadamente a su público. McDonald's cometió ese error en 1996, cuando lanzó una línea exclusiva de hamburguesas. El problema fue que la Arch Deluxe no difería mucho de la Big Mac, pero era más cara. La empresa perdió aproximadamente 100 millones de dólares en publicidad, ya que los clientes que buscaban comida rápida no estaban dispuestos a pagar más por una hamburguesa gourmet.

Este ejemplo revela la importancia de comprender a tus clientes potenciales y profundizar en sus necesidades y preferencias. No cometas el error de pensar que, solo porque un producto o servicio es “estupendo y original”, la gente lo comprará. Debes descubrir las necesidades de los consumidores y ajustar tu idea de negocio a las mismas, no a la inversa. Para determinar tu propuesta única de valor, pregúntate si tu idea de negocio es realmente útil y por qué las personas comprarían tu producto o contratarían tus servicios.

Rentable a corto o medio plazo

Todo negocio necesita generar ganancias, por lo que una buena idea de negocio tiene que ser rentable. Es importante que evalúes el tipo de inversión que tendrás que realizar para poner en marcha esa idea y estimes cuándo podrás comenzar a ver el retorno de la inversión.

Ten en cuenta que las necesidades del mercado cambian continuamente, por lo que amortizar una inversión a largo plazo es una decisión financiera que implica un gran riesgo. Por eso, lo ideal es que la idea de negocio comience a ser rentable a corto o medio plazo.

Contextualizada en su tiempo

Muchas ideas de negocio innovadoras han fracasado porque se han lanzado antes de tiempo, cuando el mercado no estaba listo para asumir esos productos o servicios. Uno de los fracasos más famosos es el de Pets.com, que surgió a finales de 1990. Se trataba de un e-commerce especializado en productos para mascotas con precios más competitivos que las tiendas físicas. Tras invertir 300 millones de dólares en dos años, el negocio fracasó simplemente porque en aquel momento los consumidores no estaban preparados para realizar sus compras online.

Eso significa que la idea de negocio debe enmarcarse en un mercado en crecimiento. Cambiar los hábitos de consumo de las personas no es imposible, pero cuesta mucho tiempo y dinero, algo que no suele estar al alcance de los autónomos y las pymes, que necesitan una idea de negocio viable, que pueda ponerse en marcha rápidamente y que comience a generar beneficios cuanto antes.

Potencial para crecer

Una buena idea de negocio debe permitir que la empresa crezca a un ritmo sostenido. Así no tendrás que alcanzar cierto número de clientes para funcionar, pero el negocio tampoco colapsará si aumenta la demanda. Gigantes tecnológicos como Netflix y Amazon son excelentes ejemplos de negocios escalables.

Una idea de negocio es escalable cuando la empresa puede ofrecer la misma solución a una gran cantidad de consumidores sin que el producto o servicio pierda sus características. Este tipo de negocios utilizan los recursos que necesitan según la demanda, evitan realizar grandes inversiones iniciales y se van adaptando a medida que ganan clientes, gracias a un modelo de negocio eficiente.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
financiar primeras etapas de su empresa

Toda empresa necesita financiación, sobre todo durante sus primeras etapas, ya sea para adquirir el equipamiento necesario, adaptar el local a la actividad que se va a desarrollar o asumir los costes de personal. La clave del éxito radica en encontrar las fuentes de financiación adecuadas al tipo de proyecto empresarial y contar con una estrategia de negocio que permita invertir inteligentemente para obtener la mayor rentabilidad posible.

3 pasos para financiar una empresa de cero

Calcula el importe que necesitas para poner en marcha la actividad

Todas las empresas no necesitan el mismo capital inicial para desarrollar su actividad. Si no calculas correctamente el importe y solicitas un crédito menor, la actividad puede terminar siendo inviable, pero si te endeudas demasiado terminarás asumiendo unos sobrecostes innecesarios que también pueden poner tu negocio contra las cuerdas.

Por eso debes estimar los costes en los que incurrirás para brindar el servicio o fabricar el producto y tener claro cuáles serán tus fuentes de ingresos y ganancias aproximadas. No olvides tener en cuenta los costes de personal, que pueden llegar a ser muy elevados, así como el presupuesto de marketing, esencial para promocionar tu marca y ganar cuota de mercado. Calcula los gastos en los que incurrirás al menos durante 2 años, el momento en que muchas empresas comienzan a ser rentables, y considera posibles imprevistos.

Trabaja hasta alcanzar los primeros resultados

Para tener acceso al crédito bancario o atraer a inversores, no solo es importante contar con un buen plan de negocios, que será la carta de presentación de tu actividad, sino también presentar los primeros resultados que demuestren que tu idea ya está funcionando y es viable.

Contar con un producto mínimo viable, por ejemplo, te facilitará el acceso a la financiación, ya que, aunque no se trate de la propuesta final, te permitirá poner a prueba tu idea con los clientes potenciales, brindándote información relevante para mejorar tu producto o servicio, así como minimizar el riesgo financiero que representa tu empresa de cara a una posible inversión o préstamo.

Durante esa primera fase del negocio lo habitual es recurrir a los ahorros y la ayuda de amigos y familiares, quienes pueden participar en el capital de la empresa o facilitarte un préstamo con un interés más bajo, por lo que tendrás que reducir los costes al mínimo.

Analiza las diferentes fuentes de financiación y elige la más conveniente

Elegir las fuentes de financiación adecuadas es fundamental para el éxito de tu empresa. Valora la relación entre el coste de la financiación y el rendimiento del negocio, pues si el coste es muy elevado, tu proyecto no será viable a largo plazo.

Para financiar tu empresa, puedes elegir entre tres grandes alternativas de financiación: deuda, capital y subvenciones. Si quieres priorizar la solvencia, lo mejor es buscar socios que financien el negocio, como los fondos de capital de riesgo, incubadoras y business angels. Con estas alternativas, tu empresa no arrastrará el peso de una deuda, pero ten en cuenta que tus beneficios se diluirán e incluso existe la posibilidad de que pierdas el control del negocio.

Si quieres mantener el control de la empresa y la rentabilidad, puedes pedir un crédito. Lo más habitual es recurrir a las entidades bancarias, que te pueden exigir para conseguir la financiación  presentar un aval. Otra opción consiste en apostar por las subvenciones públicas, como las líneas ICO, aprovechar los incentivos fiscales a nivel autonómico, nacional o europeo, y/o buscar financiación para los proyectos I+D.

Dependiendo del perfil del negocio, puede valer la pena explorar vías alternativas como el crowdfunding, a través del cual muchos inversores pequeños realizan aportaciones a cambio de acciones de la empresa o de recibir el producto, en cuyo caso sería una especie de preventa.

Por último, pero no menos importante, una vez que has encontrado la financiación debes gestionarla adecuadamente realizando inversiones inteligentes y asegurándote de contar con un plan que prevea una línea de gastos razonable.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
crear una pyme en España

El año pasado se crearon 55 000 pymes más que en 2017 en España, según el VIII informe de CESGAR. Con la recuperación económica, muchos emprendedores se han animado a poner en marcha sus ideas de negocio, de manera que si tú también estás pensando en crear tu empresa, te explicamos, paso a paso, cómo formalizar su constitución para que puedas comenzar a facturar lo más rápido posible.

10 pasos para formalizar la constitución de tu pyme

1. Elige la forma jurídica

El primer paso para crear una pyme es decidir su forma jurídica, la cual dependerá de factores como la naturaleza de la actividad, el alcance del proyecto, el número de socios y la responsabilidad legal que estás dispuesto a asumir. Si no tienes socios, puedes crear una sociedad limitada unipersonal (SLU), pero si vas a asociarte con otras personas, podrías crear una sociedad de responsabilidad limitada (SL).

2. Obtén la certificación negativa del nombre

En el Registro Mercantil Central, ya sea en sus oficinas físicas o en su sede online, debes solicitar la certificación negativa de la denominación de tu empresa, un documento que te sirve para acreditar que no existe otra sociedad operando con ese mismo nombre.

3. Redacta los estatutos sociales

Los estatutos sociales regulan el papel de los socios en la empresa, así como la manera en que se administrará la sociedad, cómo se distribuirán las utilidades y pérdidas, cuál será el fondo de reserva y cómo se pueden transmitir las participaciones. Dejar todo claro desde el inicio es esencial para evitar problemas a largo plazo.

4. Abre una cuenta bancaria a nombre de la empresa

Según el tipo de sociedad que constituyas, tendrás que depositar un capital social en una cuenta bancaria a nombre de la empresa. En el caso de una sociedad limitada, el capital mínimo establecido por ley es de 3 000 euros.

5. Solicita el número de identificación fiscal en la Agencia Tributaria

Debes rellenar el modelo 036, que puedes presentar telemáticamente. Recibirás un NIF provisional con el que puedes comenzar a facturar y recibirás el definitivo en un plazo de seis meses, cuando presentes una copia de la escritura de constitución de la sociedad.

6. Firma la escritura pública ante notario

Si tienes socios, tendréis que acudir ante un notario para firmar la escritura pública de constitución de la sociedad. Tendrás que presentar una serie de documentos, entre ellos los estatutos sociales, la certificación negativa del nombre de la empresa, la certificación bancaria del depósito del capital social y los documentos de identificación de cada uno de los socios.

7. Inscribe la empresa en el Registro Mercantil

Acude a la oficina del Registro Mercantil de la provincia donde esté domiciliado tu negocio e inscríbelo. Tendrás que presentar todos los documentos que acrediten la constitución de la sociedad. Y no olvides legalizar los libros de sociedades. Para realizar este trámite tienes un plazo de dos meses a partir del momento en que firmes la escritura de la constitución.

8. Date de alta en IAE

Debes tramitar el alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas en la Agencia Tributaria, indicando la actividad empresarial que vas a desarrollar. Si vas a ejercer como administrador de la sociedad, también tendrás que darte de alta en el censo de empresarios de la Agencia Tributaria y en el RETA, donde figurarás como autónomo societario. Ten en cuenta que los autónomos societarios no pueden acogerse a las bonificaciones para autónomos y que tu cuota de la Seguridad Social será más elevada que la de los autónomos inscritos en el régimen general.

9. Registra patentes y marcas

El hecho de que hayas inscrito tu empresa en el Registro Mercantil no te garantiza que tu logotipo, eslogan o cualquier cosa que crees estén protegidos. Necesitas registrarlos en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

10. Obtén el certificado electrónico

La Administración está apostando cada vez más por los medios electrónicos, de manera que tendrás que obtener el certificado electrónico para tu empresa, el cual te facilitará muchos trámites y te ahorrará muchísimo tiempo. La buena noticia es que puedes solicitar el certificado electrónico como administrador único por Internet.

Por último, recuerda que, según el tipo de actividad que vayas a desarrollar, quizá tengas que solicitar una licencia municipal de apertura, con la cual acreditas que tu oficina, comercio o nave industrial cumple los requisitos de la normativa vigente.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Luz barata para autónomos

El precio de la luz no solo preocupa a las familias españolas sino también a los autónomos. No es para menos, puesto que el precio de la electricidad abrió este año con un incremento del 25 % respecto al 2018, según datos de la OCU.

Las subidas de la luz pueden encarecer los costes de producción, y si el autónomo no puede repercutir ese incremento en el costo final de su producto o servicio, perderá poder adquisitivo. Por eso, es fundamental aplicar fórmulas de ahorro que permitan tener una factura de la luz barata.

¿Cómo ahorrar en la factura de la luz de tu negocio?

No dejes los equipos funcionando en stand-by. Dejar los aparatos conectados sigue consumiendo energía. En un hogar medio, puede representar el 6,6 % del consumo total en la factura de la luz, según el último informe de IDAE. Una estrategia sencilla para ahorrar consiste en conectar los equipos a una regleta con interruptor que puedas apagar cuando termine tu jornada laboral.

Contrata la potencia adecuada. Si te fijas en tu factura de la luz, notarás que una parte de lo que pagas es fijo, independiente del consumo. Un porcentaje de esos gastos fijos cubren la potencia que tienes contratada, por lo que una estrategia para tener luz más barata y no incurrir en sobrecostes innecesarios consiste en ajustar la potencia. Para saber qué potencia necesitas solo debes sumar la potencia de todos los equipos que tienes y multiplicar el resultado por 0,3, lo que se conoce como factor de simultaneidad. El resultado te indicará, aproximadamente, la potencia eléctrica que necesitas contratar para tu negocio.

Apuesta por equipos de bajo consumo. Si por las características de tu trabajo necesitas tener los equipos encendidos durante mucho tiempo, una manera para ahorrar en la factura de la luz consiste en apostar por modelos de bajo consumo que sean más eficientes. Tendrás que realizar una inversión inicial, pero puedes desgravar esos costes y, a la larga, amortizarás una parte con el ahorro en términos de energía. Considera que solo cambiando las bombillas incandescentes por unas LED podrías ahorrar un 80 % de la energía que destinas a la iluminación.

Regula la temperatura del local. ¿Sabías que cada grado adicional representa un incremento de los costes de la electricidad que oscila entre un 7 y un 11%? Por tanto, asegúrate de regular los grados de la calefacción y el aire acondicionado. La temperatura ideal para trabajar en una oficina es de 20º C.

No olvides el mantenimiento de los equipos. Cuando los equipos están sucios, no solo consumen más energía, sino que existen más probabilidades de que sufran una rotura. La falta de lubricación o unos filtros sucios harán que el motor trabaje más, lo cual aumentará el gasto de electricidad. Eso significa que, si quieres ahorrar en la factura de la electricidad, debes cerciorarte de que todos los equipos están en óptimas condiciones.

Comercializadoras de energía: La solución para pymes y autónomos

Otra alternativa para tener acceso a una luz más barata consiste en cambiar de comercializadora de energía. En el mercado libre existen muchas opciones interesantes para los autónomos, puesto que las comercializadoras han diseñado diferentes planes de energía adaptados a distintos tipos de negocios.

Existen tarifas especiales para los comercios que abren solo durante las mañanas y las tardes, los negocios de restauración y aquellos que trabajan más durante el verano o los fines de semana, por ejemplo. Solo necesitas comparar diferentes tarifas y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades. Si analizas con detenimiento tus necesidades energéticas y los precios del mercado, podrás evitar sobresaltos en la factura de la luz y disminuir los costes energéticos.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
negocios sin empleados

Los primeros dos años de un negocio suelen ser los más difíciles, por lo que es comprensible que el emprendedor necesite ahorrar costes. Dado que uno de los principales costes que deben asumir las empresas es el del personal, no es extraño que el 56 % de las pymes españolas solo tengan una persona empleada, el propio trabajador autónomo, como indicó el VIII informe de Cesgar. Si estás pensando en emprender, te damos algunas ideas de negocios sin empleados.

Cinco negocios rentables, sin empleados y con poca inversión

1. Tienda online de nicho

El comercio electrónico sigue ganando terreno. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia reveló que el e-commerce superó en España los 10 000 millones de euros en el tercer trimestre de 2018, lo que representa un incremento de casi el 30 % respecto al año anterior.

La clave consiste en apostar por un modelo de dropshipping, un tipo de venta al por menor en el que no necesitas guardar los bienes en tu inventario, sino que te limitas a tomar los pedidos y pasarlos al mayorista, quien se encarga de realizar la entrega al cliente final, de manera que solo tienes que encargarte del marketing y la publicidad. Para que el negocio sea rentable y crezca rápido, necesitas encontrar un nicho descuidado que tenga poca competencia.

2. Servicios de coaching

Si eres bueno en un sector y tienes una formación profesional que te avale, puedes brindar servicios de coaching, tanto de manera presencial como online. El último Global Coaching Study reveló que en Europa Occidental los ingresos medios de un coach profesional ronda los 49 000 euros al año. Además, tres de cada cuatro coaches entrevistados prevén que sus clientes y ganancias aumenten.

Este sector es muy amplio: puedes ayudar a las personas a cambiar algunos de sus hábitos dañinos y seguir un estilo de vida más saludable, convertirte en su entrenador personal diseñándoles una rutina de ejercicios personalizada, ayudar a los emprendedores en ciernes a rentabilizar su negocio o incluso orientar a otros profesionales para que construyan su marca personal.

3. Organizador de eventos

El sector de los eventos está viviendo una nueva época dorada, por lo que también está aumentando la demanda de organizadores profesionales. Según el informe “El evento como generador de valor estratégico”, las grandes empresas prevén un incremento del 3,8 % en el presupuesto destinado a los eventos y las agencias dedicadas a su organización piensan aumentar su plantilla en un 10,1 %.

Si tienes las competencias y los contactos necesarios, puedes emprender un negocio sin empleados en este sector, con una inversión mínima en publicidad. Tu función será la de diseñar y planificar todos los detalles del evento, gestionar los recursos disponibles, coordinar a las otras empresas o profesionales implicados, y supervisar el trabajo de preparación y puesta en práctica del evento.

4. Agente inmobiliario

La recuperación económica ha reactivado el mercado inmobiliario, el cual está atravesando una nueva época de bonanza. Lo demuestran las cifras: en los últimos cuatro años han abierto más de 12 000 agencias inmobiliarias en España, según La Vanguardia.

Dado que el mercado sigue creciendo a un ritmo sostenido, hay sitio para nuevos actores, sobre todo si llegan con propuestas novedosas o incluyen servicios adicionales diferenciadores. Uno de los aspectos más interesantes de este negocio es que requiere una inversión relativamente pequeña que se suele recuperar rápidamente, en el lapso de un año.

5. Tienda física de segunda mano especializada

La crisis revivió la compraventa de productos de segunda mano y plataformas como Wallapop, Vibbo y Chicfy han contribuido a llevar esta tendencia a los más jóvenes. Hoy la economía circular y la cultura del reciclaje hacen que cada vez más personas quieran dar una segunda vida a diferentes productos.

El sector de la reventa textil, por ejemplo, ya está valorado en 21 312 millones de euros y se estima que, en 2028, alcance los 56 830 millones, expandiéndose, según datos de El País. La clave para comenzar un negocio de segunda mano consiste en detectar un nicho desatendido y aportar un toque diferenciador, que atraiga a una clientela con necesidades específicas.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
aval para el alquiler

Si estás pensando en abrir un negocio, es probable que necesites alquilar un local comercial, nave industrial u oficina. Además del importe del alquiler y del coste de las obras que tengas que realizar, debes calcular otro detalle: las garantías del pago de la renta. Es probable que el arrendador te exija un aval para asegurarse de que puedes pagar el alquiler pactado en el contrato.  

¿Cuándo necesitas un aval para alquilar?

En el momento en que negocies el alquiler, es habitual que el propietario exija todas aquellas garantías que considere oportunas para blindar el contrato. Además de la fianza legal, que según el artículo 36 de la Ley de Arrendamientos Urbanos asciende a dos mensualidades de renta en el caso de los locales comerciales y se debe entregar en el momento en que se firme el contrato, es habitual que los propietarios soliciten un aval para el alquiler.

Mediante un aval, el avalista se hace cargo de las obligaciones que ha contraído ante el arrendador, en caso de que no pueda cumplir con los pagos del alquiler. Los avales bancarios son los más comunes. A través de ellos, el banco garantiza el pago de la renta pactada durante un periodo de 3 o 6 meses, según las condiciones del contrato.

La solicitud del aval para alquilar recae sobre el propietario. Es habitual que lo pida cuando se trata de empresas pequeñas o de reciente constitución porque suelen suponer un mayor riesgo de impago. Lo confirma el VIII Informe de Financiación de la Pyme, en el que se apreció que la necesidad de garantías es mayor en las empresas que tienen menos de 10 años de antigüedad.

Si trabajas en el sector de las telecomunicaciones y la información, hostelería y restauración, construcción, o brindas servicios a empresas, también es más probable que te pidan un aval para el alquiler. Si la renta es muy elevada, el arrendador también solicitará garantías, ya que el impago representaría una pérdida considerable.

En otros casos, sobre todo cuando se trata de un local con mucha demanda, presentar por iniciativa propia un aval para el alquiler podría sumarte puntos respecto a las otras empresas que estén interesadas en el local, ayudándote a brindar una imagen más profesional y solvente.

¿Cómo conseguir un aval para alquiler?

Con la ayuda de una SGR podrás conseguir un aval para el alquiler. Gracias a ese contrato de afianzamiento, mediante el cual la SGR garantiza la operación de alquiler, podrías negociar en mejores condiciones el precio y las condiciones del alquiler. No es casual que el 65,6 por ciento de las pymes que han recurrido a los avales de las SGR reconozcan que les han ayudado a reducir los costes de las operaciones, según reveló el citado informe de SGR-Cesgar (¿se puede poner link a la web de Cesgar o al informe otra vez?).

El primer paso para conseguir el aval es elegir la SGR que mejor se adapte a las características de tu negocio. Investiga qué SGR opera en la zona donde se encuentra tu empresa e infórmate sobre sus requisitos para conceder avales para las operaciones de arrendamiento.

Lo usual es que exijan que la empresa no esté en concurso de acreedores y se encuentre al corriente de los pagos en la Seguridad Social y la Agencia Tributaria. También tendrás que presentar tu plan de negocios y tu información crediticia, para que la SGR evalúe el nivel de riesgo que encierra la operación.

Si la SGR acepta tu solicitud, te informará sobre los costes de la operación, que suelen consistir en una comisión de estudio y otra sobre el aval, las cuales dependen directamente de las garantías solicitadas. También tendrás que aportar capital según el importe total cubierto, convirtiéndote en socio de la SGR, pero podrás recuperar esa inversión cuando cese el contrato de alquiler y ya no necesites el aval.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 18.208.202.194