Le informamos que esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines de rendimiento, de funcionalidad y publicitarias. Al navegar por ella, usted consiente el uso de las mismas. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.
Cerrarcerrar
Contacto Facebook Twitter

Blog Con Aval Sí

Etiqueta:

SGR

(SGR)
Qué es un aval

La financiación para pymes y autónomos suele ser un escollo difícil de superar. Según la Confederación Española se Sociedades de Garantía (SGR-Cesgar), casi el 50 por ciento de las empresas que solicitan un crédito tienen problemas porque no pueden aportar las garantías necesarias. Si ese es tu caso, tendrás que presentar un aval, cuyo objetivo es minimizar el riesgo de la operación.

¿En qué consiste un aval?

El aval es un contrato en el que se refleja el compromiso de cumplimiento de ciertas obligaciones ante un tercero. En la práctica, una persona o entidad se compromete a garantizar tu deuda ante un acreedor. Para que ese compromiso sea válido, debe existir un contrato por escrito, que generalmente se firma ante notario.

Los más comunes son los avales económicos, para garantizar un pago futuro. El avalista puede ser de una persona física o jurídica que actúa en nombre propio y garantiza la operación con todos sus bienes, o puede tratarse de un aval bancario emitido por una entidad financiera. También existen avales técnicos, en los que el avalista garantiza que proporcionarás cierto servicio según las condiciones pactadas, habitualmente ante las administraciones.

SGR: La vía más sencilla, rápida y económica para obtener un aval

El 2016 las Sociedades de Garantía (SGR) concedieron un 13% más de avales que el año anterior. El principal objetivo de estas sociedades sin ánimo de lucro es facilitar la financiación para autónomos y pymes, brindándoles la posibilidad de reducir los tipos de interés de la deuda y ampliar los plazos de financiación.

La gama de productos para autónomos de las SGR y los avales para pymes es muy amplia. Pueden avalarte tanto si necesitas un microcrédito de 25.000 euros, como si solicitas un préstamo de hasta 100.000 euros, ya sea ante entidades bancarias o el ICO. También pueden ayudarte si necesitas aplazar el pago de las compras a proveedores, recibir un anticipo de subvenciones o realizar operaciones de leasing.

¿Qué comisiones debes pagar?

El aval suele tener tres tipos de comisiones. Te cobrarán una sola vez por el estudio y la apertura, y según el acuerdo que hayas firmado tendrás que pagar de manera trimestral, semestral o anual una comisión de riesgo. Debes sumar los gastos de notario, que normalmente ascienden al 0,3 por ciento de la operación. 

En el caso de las SGR, éstas aplican una comisión de estudio y, si aceptan tu proyecto, tendrás que adquirir participaciones en proporción a la deuda que vas a contraer. Además, debes pagar una comisión de aval anual.

Si bien, es un proceso sencillo.

Conseguir dinero para empezar tu negocio

Si tienes una idea de negocio pero no dispones del capital necesario para llevarla a cabo, no siempre es necesario solicitar una línea de crédito convencional con una entidad financiera, un camino particularmente difícil para las startups. Puedes explorar diferentes vías de financiación para emprendedores, autónomos y pymes, tanto en el ámbito estatal como en el privado.

Las mejores vías más para encontrar la financiación que necesitas para tu proyecto:

1. Sociedades de Garantía (SGR). Estas entidades sin ánimo de lucro tienen la misión de facilitarles la financiación a pymes y autónomos a través de la concesión de avales financieros. Al actuar como garantes de tu deuda, podrás acceder a una línea de crédito con condiciones mejoradas, ya sea una reducción de los tipos de interés y/o una ampliación de los plazos de amortización. Las SGR también pueden ayudarte con los anticipos de subvenciones, el aplazamiento de pagos a proveedores y las operaciones de leasing. Para acceder al aval tendrás que adquirir participaciones muy económicas al convertirse en socio de una SGR, pero cuando canceles el crédito podrás recuperar el importe invertido.

2. Crowdfunding. Si tienes una idea de negocio que sea original y pueda generar un gran impacto, una vía para encontrar financiación es a través del crowdfunding. Este tipo de financiación se basa en el micromecenazgo, muchas personas interesadas en tu proyecto se convierten en inversores. Como contraprestación, esas personas pueden recibir el producto que planeas producir, acciones en la empresa, una parte de los beneficios de la misma o simplemente aprovechar los intereses sobre el préstamo. A diferencia de los préstamos de las entidades financieras, en el crowdfunding el aval es la confianza en el proyecto, por lo que es fundamental que conectes con el público y propongas una idea innovadora y de calidad. Todo lo relacionado con esta forma de financiación para autónomos y pymes está regulado mediante la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial.

3. Concursos de ayudas para emprendedores. Si quieres crear una startup o tienes una idea en fase de desarrollo, los encuentros y concursos para emprendedores que se realizan en España a lo largo del año son ideales. En estos actos, el Estado reúne a los emprendedores con un grupo de expertos, asesores y empresarios de éxito para que compartan sus conocimientos. No solo podrás aprender de los mejores, sino que los premios incluyen ayudas económicas y/o asesoramiento individualizado para tu negocio. El Premio Emprendedor de la Fundación Everis, por ejemplo, brinda 60.000 euros y 10.000 en apoyo y asesoramiento, aunque existen más opciones.

4. Ayudas del estado para las startups. El Estado también brinda ayuda y subvenciones para facilitar el camino a las startups. Existen diferentes organismos que operan a nivel regional, aunque uno de los más conocidos a nivel nacional es el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial, entre cuyas funciones se encuentra proporcionar ayudas económicas a los proyectos empresariales de I+D+i.

Las Sociedades de Garantía te ayudan para obtener un crédito

El 60,5 por ciento de las pymes consideran que tienen más dificultades que antes de la crisis para acceder al crédito, según reveló una encuesta realizada por la Fundación ICO. Ahora el principal problema de la financiación para autónomos y pymes no son los tipos de interés sino que las entidades bancarias piden más garantías y se ha producido un aumento de las comisiones y los gastos asociados. Si ese es tu caso, las Sociedades de Garantía pueden ser la solución.

¿Qué son las Sociedades de Garantía?

El objetivo principal de las Sociedades de Garantía (SGR) es facilitar la financiación para pymes y autónomos, mejorando además las condiciones del crédito. Estas entidades sin ánimo de lucro se encargan de conceder avales financieros para respaldar a las pequeñas y medianas empresas ante la entidad bancaria, actuando como garantes de la deuda.

¿Por qué te conviene contar con las SGR?

- Te facilitan el acceso a la financiación, con la posibilidad de reducir los tipos de interés de la deuda y ampliar los plazos de amortización.
- Tendrás acceso a todos los servicios que proporcionan las SGR, incluyendo asesoramiento financiero y tramitación de subvenciones estatales.
- Puedes recuperar el importe invertido en las participaciones cuando canceles el crédito obtenido.
- No tendrás que lidiar con tantos trámites administrativos, lo cual representa un ahorro de tiempo y recursos que te permitirá iniciar la actividad cuanto antes.

¿Cómo puedes obtener el aval de las SGR?

Para acceder al aval, necesitas convertirte en socio de las SGR, lo cual significa que tendrás que adquirir participaciones en las mismas en proporción con el aval que solicites pues estas entidades se financian, en parte, con los fondos de las aportaciones que realizan sus socios, que ya suman 120.000 pymes.

Los expertos de la SGR realizarán un análisis previo de tu actividad empresarial para aprobar o rechazar tu solicitud de ingreso pero, a diferencia de las entidades financieras, se centran en la viabilidad del proyecto, por lo que pueden ofrecerte una solución hecha a tu medida.

Para solicitar el aval tendrás que presentar la operación relacionada con el crédito, así como la documentación empresarial y crediticia necesaria para realizar un análisis de riesgo. Tendrás que pagar una comisión de estudio y, si te aceptan, otra comisión de aval anual que dependerá del importe pendiente de amortización. No obstante, estos gastos se compensan con los beneficios en términos económicos que reporta ese aval.

¿Dónde encontrar las SGR?

Las SGR son entidades reguladas por el Banco de España, coordinadas y representadas por la CESGAR. Actualmente existen 19 Sociedades de Garantía Recíproca, 18 de las cuales operan de forma regional, por lo que tendrás que dirigirte a la entidad que trabaje en tu Comunidad Autónoma, aunque a lo largo del territorio nacional hay 60 sucursales.

Financiación PYMES Financiación Autónomos Mapa web Política de Privacidad Política de Cookies ©2018 Desarrollado por SGRSoft, S.L.
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 191.37.163.27