Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar

Capitalizar el paro, una opción para emprender un negocio

20/05/2019
Capitalizar el paro, emprender un negocio

Un 83,8 % de los emprendedores reconocen necesitar una inversión inicial, según reveló el último informe GEM. A pesar de ello, durante las primeras fases de un negocio suele ser difícil tener acceso a las vías de financiación convencionales, por lo que el 52,2 % recurre a sus ahorros personales para financiar sus proyectos y un 2,9 % lo hace con subvenciones o ayudas del gobierno. Capitalizar el paro es otra solución para emprender.

¿Qué es capitalizar el paro?

La capitalización del paro es el cobro en un único pago de la prestación de desempleo, con el objetivo de iniciar una actividad profesional. Con esta iniciativa, recogida en la actualización de la normativa en materia de autoempleo, el Estado pretende fomentar el empleo autónomo entre quienes reciben una prestación por desempleo de nivel contributivo, aunque también pueden integrarse en una cooperativa, una sociedad laboral o aportar ese capital a una empresa de nueva creación de la que se posea el control efectivo.

¿Cuáles son los requisitos para capitalizar el paro?

Desde el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), indican los requisitos para capitalizar el paro:

Ser beneficiario de una prestación contributiva por desempleo y tener pendientes, al menos tres mensualidades. Si se trata de una prestación por cese de actividad, debes tener pendiente seis meses.

No haber cobrado un pago único en los 4 años anteriores a la solicitud.

Empezar la actividad en el plazo máximo de un mes desde que se concede el pago único. Puedes comenzar la actividad y darte de alta en la Seguridad Social antes de la resolución del pago, pero no antes de su solicitud. En un plazo de un mes, prorrogable por otro mes, tendrás que inscribirte en el Régimen Especial de Autónomos.

Justificar a través de una memoria la finalidad de la inversión, indicando además el capital necesario total y la distribución prevista de la inversión.

Existen algunas condiciones adicionales para capitalizar el paro:

Si se ha impugnado el cese de la relación laboral que ha generado la prestación por desempleo, tendrás que esperar hasta que se resuelva el procedimiento para solicitar el pago único. Tampoco se concede a quienes estén sujetos a un ERE de suspensión o reducción de jornada, o a los trabajadores fijos discontinuos.

No puedes capitalizar el paro siendo autónomo; o sea, si en los 24 meses anteriores a la solicitud has conciliado la prestación por desempleo de nivel contributivo con un trabajo como autónomo.

Si quieres unirte a una cooperativa que prevé un periodo de prueba, tendrás que presentar la solicitud.

No puedes ser socio capitalista en una cooperativa o sociedad laboral ya que la capitalización del paro está pensada para fomentar el autoempleo.

¿Cuánto puedes cobrar?

De la prestación por desempleo que tengas pendiente, se deducirá el importe del interés general del dinero aplicable en el momento de la solicitud. La cantidad a cobrar variará según el destino de esa capitalización.

Si justificas la inversión, puedes obtener el 100 % del valor del importe de la prestación. También podrías recibir únicamente la cantidad que justifiques como inversión o el importe total destinado a subvencionar las cuotas mensuales a la Seguridad Social, si no necesitas realizar una inversión inicial. SEPE explica los diferentes casos, aunque debes saber que esas cantidades están exentas de IRPF.

Ventajas de capitalizar la prestación por desempleo para ser autónomo

Acceso a un capital para arrancar tu actividad. A diferencia de otras ayudas y subvenciones para autónomos, que suelen tardar en llegar, la capitalización del paro generalmente se recibe un mes después de haber cursado la solicitud, por lo que podrás invertir rápidamente ese capital en poner en marcha tu negocio.

Flexibilidad en las modalidades. Para capitalizar el paro no es necesario que realices una inversión inicial, puedes destinar ese capital a cubrir los pagos de las cuotas a la Seguridad Social, lo cual te brinda más seguridad y tranquilidad a la hora de emprender.

Cubrir los gastos de constitución. La capitalización del paro no solo se puede destinar a una inversión inicial, como la compra de maquinaria, mobiliario o un vehículo industrial, sino que también puedes usarla para cubrir los gastos de constitución como el alquiler de un local, una reforma o el pago de las tasas.

Es compatible con otras ayudas y subvenciones. Capitalizar el paro no te impide solicitar otras ayudas y subvenciones, pues no se trata de un capital público sino del anticipo de una cantidad que te corresponde por ley, aunque algunos subsidios autonómicos y locales sí podrían ser incompatibles. En ese caso, si necesitas una ayuda adicional para emprender tu negocio, recuerda que puedes contar con el aval de una SGR.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Legal
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 66.249.66.206