Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar

Diferencias entre un crédito y un préstamo

13/10/2020
Diferencias entre crédito y préstamo

Si trabajas como autónomo o tienes una pyme, no es necesario que te especialices en Economía y Finanzas, pero es fundamental que domines los conceptos básicos que te permitan llevar adelante tu negocio con éxito. De hecho, es probable que en algún momento necesites explorar las diferentes opciones de financiación para costear una inversión importante o financiar el circulante. En ese caso tendrás que elegir entre solicitar una línea de crédito o pedir un préstamo.

Los conceptos de préstamo y crédito

Los préstamos y los créditos son dos de los productos bancarios más demandados, tanto por los autónomos como por las empresas. Aunque parecen productos similares, existen diferencias entre crédito y préstamo que pueden inclinar la balanza a la hora de acceder a la financiación que necesitas.

En sentido general, es conveniente recurrir a un préstamo cuando vas a realizar una inversión importante en tu negocio que amortizarás a largo plazo, como acondicionar el local, ampliar el almacén, comprar maquinaria costosa o realizar una operación inmobiliaria.

La línea de crédito, al contrario, es más conveniente para cubrir las necesidades cotidianas del negocio. Las pymes y autónomos usan los créditos como un colchón financiero para cubrirse las espaldas ante el retraso en los pagos de clientes, para adelantar los pagos a los trabajadores o proveedores y cubrir gastos imprevistos.

Las principales diferencias entre crédito y préstamo

-       Recepción del dinero. Una de las diferencias más relevantes entre crédito y préstamo radica en que si solicitas un préstamo recibirás inmediatamente todo el dinero. En cambio, si pides un crédito, tendrás acceso al dinero para ir utilizándolo poco a poco, según las necesidades de tu negocio, ya que el banco no pone a tu disposición la suma total desde el inicio, sino que la desbloquea mediante una serie de cuotas o bajo requerimiento.

-       Pago de intereses. La forma en que accedes al dinero influye en los intereses que tendrás que pagar. En el caso del préstamo, pagarás los intereses por todo el capital recibido, mientras que con un crédito solo pagarás intereses por el dinero que hayas utilizado, si bien algunas entidades bancarias pueden aplicar una pequeña comisión sobre el saldo no dispuesto. Aunque el monto de los intereses depende de numerosos factores, como regla general los intereses de un préstamo suelen ser mayores que los de una línea de crédito, ya que esta última suele suponer una operación menos arriesgada para el banco.

-       Plazo de amortización. Los préstamos son un acuerdo fijo en el que se establecen de antemano los plazos para devolver el capital, generalmente a través de una serie de cuotas prefijadas de carácter regular. No obstante, también suelen tener un plazo de amortización mayor, otra de las razones por la cual son un producto financiero más caro que los créditos. Con una línea de crédito no tendrás una cuota obligatoria mensual y podrás disfrutar de un margen de libertad más amplio para decidir las cantidades y el periodo en el que devolverás el dinero, lo cual puede ser interesante si enfrentas problemas puntuales de liquidez.

-       Renovación y disponibilidad. Otra diferencia importante entre crédito y préstamo es que cuando devuelves el dinero adeudado como parte de un crédito, ese capital sigue estando disponible para que puedas usarlo mientras se mantenga activa la línea. De hecho, los créditos se suelen renovar de manera anual para permitir que sigas usando la línea de financiación siempre que lo necesites. En el caso del préstamo, el capital que hayas amortizado a través del pago de las cuotas no volverá a estar disponible, a menos que formalices otro préstamo.

En cualquier caso, ya necesites pedir un préstamo o un crédito, recuerda que con el apoyo de las Sociedades de Garantía Recíproca puedes tener un acceso más fácil a la financiación y negociar mejores condiciones para tu negocio.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 34.201.9.19