Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar

¿Qué es un avalista y por qué lo necesitas?

01/04/2019
¿Qué es un avalista?

Si eres un autónomo o tienes una pyme, es probable que en algún momento necesites un préstamo para tu negocio, ya sea para financiar las necesidades de circulante o para emprender una estrategia de internacionalización. Sin embargo, el año pasado el 18 % de las pymes no logró acceder a la financiación que necesitaba por la falta de garantías, según indicó la última edición del ‘Informe sobre Financiación de la Pyme’ en España de Cesgar. Contar con un avalista es la mejor estrategia para acceder a ese crédito y mejorar sus condiciones.

¿Qué es un avalista?

El avalista es la persona o entidad que actúa como fiador con el fin de garantizar o asegurar el cumplimiento de las obligaciones económicas que ha contraído el avalado. Mediante un aval, el avalista declara que está dispuesto a hacer frente a los compromisos que ha adquirido el avalado, generalmente a través del pago de cierta cantidad de dinero.

¿Cuáles son los compromisos, obligaciones y derechos de un avalista?

La principal obligación del avalista consiste en hacer frente a los compromisos que ha contraído el avalado ante terceros. Si el avalado incurre en impagos de la deuda o no cumple con las condiciones del contrato, faltando a los servicios contratados, el fiador tendrá que asumir el coste económico.

El avalista también puede ampararse en tres derechos fundamentales:

Obligación del acreedor a dirigirse primero al deudor, de manera que la deuda o los perjuicios se reclamarán en un primer momento a éste. Posibilidad de señalar los bienes del deudor con los que se puede saldar la deuda contraída, de forma que estos sean confiscados para hacer frente a las obligaciones contraídas. Dividir la deuda entre las diferentes figuras obligadas al pago, en caso de que existan más avalistas.

Vale aclarar que, en el caso de los avales para los contratos financieros, estos derechos se suelen excluir ya que se pacta una fianza solidaria. Esto significa que el avalista tiene la misma responsabilidad que el deudor en caso de impago, de manera que no puede obligar al acreedor a reclamar primero al deudor e intente incautar sus bienes.

Sin embargo, aunque el avalista tenga que hacer frente a la deuda que contrajo el avalado, tiene derecho a reclamarle las cantidades abonadas, junto a los intereses y una indemnización por los perjuicios causados.

Ventajas de tener un avalista siendo pyme o autónomo


Muchos autónomos y pymes tienen que presentar un aval para acceder a los préstamos bancarios que necesitan para impulsar su negocio. Contar con el respaldo de un avalista es muy ventajoso. No es casual que el 78,6 % de las pymes afirme lograr un crédito o préstamos mayor y con plazos de devolución más amplios gracias a los avales de las SGR, según este Informe . (es el link a un reportaje de El Economista, que hace referencia al informe de Cesgar citado al principio ¿es correcto?)

Permite ampliar tu capacidad de endeudamiento. Con el apoyo de un avalista tendrás acceso a un préstamo más elevado que no estaba al alcance de tu negocio.

Reduce los costes financieros del préstamo ya que contar con un avalista reduce el nivel de riesgo que representa la operación. Ello te coloca en una posición más ventajosa para negociar con la entidad bancaria tipos de interés más bajos.

Permite acceder a plazos de devolución más ventajosos para tu negocio, de manera que el préstamo no termine convirtiéndose en una carga. Con el apoyo de un avalista también puedes negociar otros detalles, como eliminar el coste por la amortización anticipada.

Brinda una imagen más profesional. Contar con un avalista transmite una imagen más profesional y solvente que te facilitará el acceso al crédito o a proyectos de mayor envergadura.

Asesoramiento financiero personalizado. En el caso de las SGR, éstas no solo brindan avales financieros y técnicos, sino que también ofrecen un servicio de asesoramiento a través de un estudio detallado del funcionamiento de tu negocio, para ayudarte a elegir la línea de financiación que mejor se ajuste a tus necesidades.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Legal
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 40.77.167.9