Consentimiento legal de cookies

Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web o configuralas o recházalas pulsando en nuestro gestor de configuración

Las cookies técnicas sirven para garantizar el correcto funcionamiento del portal web, así como para proporcionar comodidad y fluidez a la navegación del usuario.

Las cookies analíticas o de medición ayudan a los propietarios de páginas web a comprender como interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima.

Cookies para integrar funcionalidades de redes sociales en el sitio Web y compartir contenidos del sitio Web en dichas redes sociales.

Guardar preferencias Rechazar cookies Aceptar todas las cookies

¿Cómo calcular el flujo de caja?

21/05/2024
el flujo de caja

La estabilidad y salud financiera de un negocio depende, en gran medida, de su flujo de caja. Es un indicador fundamental si necesitas atraer inversores o solicitar un préstamo, además de brindarte una imagen clara de tu empresa, ya que te dará vía libre para emprender nuevos proyectos o, al contrario, lanzará la voz de alarma, señalando un retroceso en la liquidez que debes solucionar cuanto antes.

¿Qué es el flujo de caja y por qué es tan importante para las pymes y autónomos?

El flujo de caja se refiere a las entradas y salidas de dinero que se producen en un negocio durante un período determinado. Brinda información sobre los recursos que produce la empresa y su capacidad para generar riqueza, además de indicar la acumulación neta de activos líquidos durante la etapa analizada.

Es uno de los factores más importantes en la contabilidad por tres razones fundamentales:

  1. Solvencia empresarial. El flujo de caja revela la liquidez del negocio y su capacidad para hacer frente a las obligaciones financieras que ha contraído.
  2. Evaluación del rendimiento. Es un indicador particularmente útil para analizar el rendimiento del negocio a lo largo del tiempo y compararlo con los beneficios de sus competidores.
  3. Planificación financiera. Permite identificar áreas susceptibles de mejora en la eficiencia operativa, tomar decisiones estratégicas sobre la financiación y planificar las futuras inversiones.

     

¿Qué tipos de flujo de caja existen?

Conocer los diferentes flujos de caja te permitirá tener un mayor control sobre las finanzas de tu empresa, así como planificar mejor la estrategia de crecimiento o decidir si necesitas pedir financiación.

  1. Flujo de caja operativo (FCO). Refleja la capacidad de un negocio para generar efectivo mediante sus operaciones comerciales, sin tener en cuenta los costes de financiación. Se refiere a los ingresos por la venta de productos o servicios y los gastos operativos en los que se incurre, como la compra de materia prima o las operaciones logísticas.
  2. Flujo de caja de inversión (FCI). Indica las entradas y salidas de efectivo destinadas a las inversiones en activos de largo plazo. Incluye la compra de inmuebles, equipos o la inversión en productos financieros que se pueden convertir en liquidez con relativa facilidad.
  3. Flujo de caja de financiación (FCF). Revela cómo la empresa financia sus actividades comerciales e inversiones, por lo que contiene las entradas y salidas de efectivo relacionadas con la financiación. Puede tratarse del pago de dividendos y créditos o la emisión de bonos y acciones.

¿Cómo calcular el flujo de caja de una empresa fácilmente?

Calcular el flujo de caja no es tan difícil como parece, aunque necesitas tener a mano los ingresos y egresos de tu negocio para realizar un balance entre los cobros y los gastos. Aunque existen diferentes métodos, la fórmula general que puedes aplicar es:

Flujo de Caja = Beneficio Neto + Amortización + Provisiones + Cuentas por Pagar – Cuentas por Cobrar

Por ejemplo:

Ingresos. Si durante el mes de mayo has facturado 12.000€ en ventas, a los que añades 2.000€ en términos de amortizaciones y otros 2.000€ por provisiones, tu beneficio será de 16.000€.

Gastos. Si, durante el mismo mes, tienes que pagar 5.000€ de salario a tus empleados, 500€ de factura de la electricidad, otros 500€ para cubrir los intereses bancarios y 2.000€ a tus proveedores, tendrás unos gastos de 8.000€.

Flujo de caja. En este punto, tendrás que restar los beneficios de los gastos. Por tanto, tienes un flujo de caja positivo de 8.000€, que es muy favorable.

Obviamente, si el resultado es negativo, se convierte en una señal de alarma que te indica que debes reducir los gastos o aplicar cambios en tu modelo de negocio para recuperar la solvencia.

Para tener bajo control el flujo de caja, lo ideal es que tus clientes paguen a tiempo y que renegocies tus créditos con condiciones más favorables. También debes conocer tus costes fijos y asegurarte de tener un colchón para cubrir los imprevistos. Recuerda que una mala gestión del flujo de caja puede afectar a la viabilidad de los negocios, sobre todo cuando son pequeños.

Categoría: Contabilidad
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 44.221.66.130