Consentimiento legal de cookies

Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.

Guardar preferencias Aceptar todas las cookies

¿Cómo actuar ante un despido improcedente?

02/02/2021
Sabes cómo actuar ante un despido improcedente

El contrato laboral se puede rescindir por ambas partes. Cuando el trabajador es quien decide poner fin a la relación laboral, se hace referencia a una renuncia voluntaria, pero cuando es el empleador quien rescinde el contrato, se trata de un despido. Para que un despido sea procedente, la empresa debe alegar buenos motivos y seguir al pie de la letra el procedimiento establecido.

¿Qué es un despido improcedente?

El despido improcedente se produce cuando una empresa decide rescindir el contrato laboral con un trabajador antes de que venza el mismo, sin causa o motivo justificado, o sigue un procedimiento inadecuado. Este tipo de despido es más habitual en los contratos indefinidos, aunque también puede producirse en los contratos temporales.

Las 3 razones para considerar un despido improcedente

La legislación vigente indica que un despido se considerará improcedente si se produce alguna de estas circunstancias:

  1. La empresa no cumple con el procedimiento de despido estipulado por el Estatuto de los Trabajadores. Este consiste en entregar una carta de despido, por escrito y en mano o mediante documento certificado, al trabajador. En esa comunicación, la empresa debe indicar las razones del despido y la fecha a partir de la cual será efectivo. La empresa también está obligada a respetar los tiempos. En el caso del despido por causas objetivas, por ejemplo, el trabajador debe ser notificado con, al menos, 15 días de antelación.
  2. Los motivos que alega la empresa no justifican el despido. Para despedir a un empleado, la empresa debe tener pruebas fehacientes de que este no cumple con sus obligaciones, ha disminuido de manera sistemática su rendimiento en el trabajo, ha incurrido en faltas disciplinarias o ha incumplido las órdenes del empresario. Sin pruebas que demuestren estos hechos, el despido es improcedente.
  3. La empresa recurre a razones discriminatorias. Cualquier despido que se produzca por razones de edad, género, raza o embarazo, así como aquel que vulnere los derechos fundamentales, libertades públicas o condiciones especiales por representación de trabajadores, se considerará improcedente.

¿Qué hacer ante un despido improcedente?

Un trabajador que no esté de acuerdo con las causas del despido tiene dos alternativas. La primera consiste en no aceptar el despido, pero eso significa que tampoco podrá acceder a la prestación por desempleo. La segunda opción es firmar el despido, pero indicando que no está conforme. En ese caso podrá acceder a la prestación por desempleo en un plazo de 15 días.

Como norma general, lo mejor es firmar los documentos, pues eso no invalida la posibilidad de realizar una reclamación posteriormente. En ese caso, el trabajador solo debe cerciorarse de que conste su no conformidad en la documentación.

Si decide interponer una reclamación, el primer paso es presentar una alegación formal por el despido ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación. Para ello dispone de un plazo de 20 días, contando a partir del momento en que se hace efectivo el despido.

De no llegar a un acuerdo con la empresa, puede seguir adelante y presentar una demanda judicial, siempre en un plazo de 20 días desde el momento en que se determinó la imposibilidad de llegar a un pacto. Entonces, será un juez quien valore las pruebas y testimonios presentados por ambas partes y decida si el despido es improcedente o no.

Si el despido se considera improcedente, el empleado tiene derecho a ser readmitido en su puesto de trabajo o en otro donde desempeñe funciones similares y cobre la misma cantidad que recibía en el momento en que lo despidieron. También conservará su antigüedad. Si el trabajador se decanta por la indemnización, esta será de 33 días por año trabajado con un total máximo a percibir de 24 mensualidades.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 54.80.173.217