Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar

¿Necesitas un anticipo de subvenciones? Cuenta con una SGR

27/06/2019
anticipo de subvenciones SGR

En los últimos años se han activado diferentes subvenciones para ayudar a los emprendedores que quieran poner en marcha un negocio, a aquellos que se propongan digitalizar su empresa, mejorar su sostenibilidad o iniciar un proceso de internacionalización. No obstante, la concesión de las subvenciones suele tardar y no siempre sigue el ritmo que marca el mercado.

¿Cuánto puedes tardar en cobrar la subvención?

Para obtener una subvención tendrás que pasar por tres etapas. Primero tendrás que esperar a que se publicite una ayuda que se ajuste a las necesidades de tu empresa. Lo habitual es que las convocatorias de subvenciones se lancen solo una vez al año.

Tras presentar la solicitud, si el programa de subvenciones se guía por el principio de la concurrencia competitiva; o sea, reparte el capital entre los mejores proyectos, tendrás que esperar hasta que finalice el plazo de tramitación, que normalmente oscila entre 1 y 3 meses. Si el programa reparte las ayudas hasta agotar los fondos, guiándose por el orden de presentación, el proceso será más rápido.

La Ley General de Subvenciones indica que “el plazo máximo para resolver y notificar la resolución del procedimiento no podrá exceder de seis meses, salvo que una norma con rango de ley establezca un plazo mayor”. Ese plazo se computa a partir de la publicación de la convocatoria.

Lo normal es que, desde el momento en que se publica la resolución, la Administración ingrese el dinero en un plazo que oscila entre los 3 y 6 meses. Sin embargo, en algunos casos, ese cobro podría tardar incluso más de un año, ya que depende del presupuesto público. Una solución para disponer de ese capital inmediatamente es pedir un anticipo de subvenciones.

¿Qué son los anticipos de subvenciones?

El anticipo de subvenciones es una especie de crédito mediante el cual una entidad te facilita un porcentaje del capital que te ha concedido el organismo público. Básicamente, lo que haces es ceder los derechos de cobro de la subvención a esa entidad. La cantidad a recibir varía de una entidad a otra, aunque el importe máximo suele ser el 90 por ciento de la subvención otorgada, ya que tendrás que afrontar algunos costes añadidos.

¿Cuál es el coste de la operación?

Para obtener el anticipo de la subvención, tendrás que pagar unos intereses, ya sea a través de cuotas mensuales o en el momento del vencimiento de la operación, cuando finalmente se cobre la subvención. Esos intereses varían de una entidad a otra, aunque también dependen del nivel de riesgo que representa la operación.

En algunos casos, la entidad puede aplicar comisiones de apertura y estudio, aunque otras no las aplican y tampoco añaden penalizaciones por amortización anticipada, en caso de que recibas la subvención antes de lo previsto. Por eso es conveniente que valores diferentes opciones antes de solicitar el anticipo de la subvención.

El aval que te garantiza el adelanto de una subvención pública

Las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) son sociedades destinadas a facilitar el acceso al crédito a los autónomos y pymes. Con el aval de una SGR podrás cobrar anticipadamente la subvención para financiar tu inversión sin tener que recurrir al crédito bancario.

Dado que estas sociedades funcionan mediante un mecanismo de contragarantías, es decir, están formadas por socios que aportan fondos según la suma que soliciten, cuando aprueben tu aval tendrás que convertirte en socio de la SGR adquiriendo un número de participaciones sociales en función del capital y el riesgo avalado, pero se trata de un depósito reembolsable cuando canceles la operación.

Las ventajas de contar con el aval de una SGR

-          Ahorrarás gastos, ya que no tendrás que recurrir a un crédito bancario, que normalmente implica el pago de unos intereses más elevados. En los avales de las SGR solo se aplica una comisión de riesgo de, aproximadamente, el 0,5 por ciento trimestral, y una comisión de estudio inicial del 1 por ciento.

-          Podrás contar con la asesoría de especialistas en la tramitación de avales ante las Administraciones Públicas, de manera que ahorrarás tiempo y gestiones.

-          Mantendrás tu capacidad para solicitar préstamos o créditos a entidades bancarias, ya que este tipo de aval no consume riesgo bancario.

Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 66.249.64.241