Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar
Contacto Facebook Twitter

¿Qué es la conciliación bancaria y cuáles son sus beneficios?

06/09/2018
Conciliación bancaria

Si tienes una pyme, es importante que tus cuentas estén cuadradas. Un buen control financiero te permitirá vigilar las actividades y movimientos para asegurarte de que todo se ajusta al plan estratégico que has trazado. Una de las herramientas de control económico más importantes es la conciliación bancaria.

¿Qué es la conciliación bancaria?

La conciliación bancaria consiste en comprobar los registros de los libros contables de la empresa con los extractos de las cuentas corrientes para detectar posibles diferencias y realizar las correcciones o ajustes necesarios.

Lo ideal es ir comprobando cada uno de los asientos contables minuciosamente, razón por la cual se recomienda no dejar pasar demasiado tiempo entre una conciliación de cuenta bancaria y otra pues mientras más meses pasen, más difícil será cuadrar las cuentas.

¿Cómo beneficia la conciliación bancaria a tu pyme?

Mayor control de los recursos económicos.

 La conciliación bancaria te permitirá comprobar la veracidad de la información contable, de manera que podrás tener una imagen más exacta de la situación económica de tu pyme.

Facilita la toma de decisiones.

Cuanta más información poseas sobre el estado financiero de tu empresa, mejores decisiones podrás tomar. La conciliación de cuenta bancaria te permitirá tomar decisiones estratégicas basándote en datos fiables y actualizados.

Brinda seguridad ante una inspección.

La conciliación bancaria no es obligatoria, pero tener la contabilidad al día y las cuentas cuadradas te hará sentirte más seguro de cara a una inspección pues ya habrás detectado y corregido los errores o desajustes.

¿Qué tipos de conciliación bancaria existen?

Conciliación individual.

Partiendo del saldo de los libros contables de la empresa, debes encontrar las diferencias con el saldo bancario para hacer los ajustes contables necesarios y actualizar el saldo del libro de bancos, cuya validez depende de que las operaciones mensuales estén verificadas en el extracto bancario.

Conciliación conjunta.

Se realiza un documento con toda la información sobre los asientos que no corresponden para realizar las correcciones, que estarán a cargo del banco o la empresa, de quién sea el responsable de los errores.

¿Cómo hacer la conciliación de una cuenta bancaria?

Registra todos los movimientos contables que se producen en las cuentas bancarias de la empresa. Uno de los libros auxiliares más importantes para realizar la conciliación de cuenta bancaria es el libro de banco, en el que solo registrarás las operaciones que realizas con los bancos que trabajas.

Contrasta tu libro de bancos con el estado de las cuentas. Cada cierto tiempo, normalmente de manera mensual, el banco te enviará un estado de la cuenta con todos los movimientos registrados. Las entidades bancarias se rigen por la norma 43 de la Asociación Española de Banca, la cual regula las características del archivo en el que se reflejan los movimientos de la cuenta corriente y que usarás para realizar la conciliación bancaria. Debes confrontar esos datos con los que has anotado para ver si coinciden. Si no es así, tendrás que encontrar la diferencia o el error.

No es inusual que los saldos sean diferentes. Los errores más comunes consisten en duplicar un registro u olvidar contabilizar un movimiento. También es habitual equivocarse al colocar una coma o invertir el orden de los dígitos.

La diferencia no siempre es un error, en algunos casos puede deberse a la aplicación de un criterio de devengo diferente. Por ejemplo, la entidad bancaria no registra una operación hasta que no la contabiliza, pero como pyme es posible que ya hayas reflejado esa actividad en tus libros contables. En esos casos solo tendrás que realizar una anotación contable para dar un seguimiento a esa diferencia.

Por último, vale aclarar que no vale establecer una partida conciliatoria y olvidarte del descuadre. Si acumulas partidas conciliatorias, terminarás con una contabilidad alejada de la situación real de tu pyme y cada vez será más difícil cuadrar las cuentas.

Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 88.21.158.74