Consentimiento legal de cookies

Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.

Guardar preferencias Aceptar todas las cookies

¿Cómo optimizar la producción de una empresa?

27/10/2020
optimizar producción

Optimizar la producción es esencial para que el negocio crezca y funcione de manera más eficiente. Por desgracia, en muchas fábricas se trabaja por rutina, siguiendo viejas formas de hacer las cosas que reducen la eficiencia. Detectar esos hábitos ineficientes, reducir el tiempo muerto y aplicar nuevas herramientas de optimización de procesos te ayudará a reducir costes y aumentar tu capacidad de producción.

Analizar los métodos y tiempos de producción

Calcular los tiempos de producción es el primer paso para mejorar los procesos productivos. Si no conoces el tiempo que demanda cada proceso, no podrás planificar la producción ni estimar correctamente los plazos de entrega para satisfacer la demanda. De hecho, ni siquiera podrás calcular exactamente tus costes de producción.

Para optimizar la producción industrial tendrás que realizar un estudio de tiempos que revele los procesos más lentos en los que vale la pena centrar tu atención. Ese estudio también te indicará los tiempos muertos que puedes eliminar o reducir, ya que no añaden valor a la cadena de producción.

Para realizar un estudio de métodos y tiempos de producción es recomendable dividir el proceso en pequeñas tareas, como buscar y seleccionar las materias primas, trasladar los productos o ensamblar las piezas, que podrás clasificar según su grado de eficiencia. Lo ideal es realizar varias mediciones de trabajo a diferentes operarios para formarte una idea general de los procesos que puedes mejorar con el fin de optimizar la producción.

Planificar la producción

Con el análisis del método y los resultados de producción en mano, podrás planificar la producción introduciendo mejoras en los procesos que aumenten la eficiencia. Es importante que, al menos al inicio, te centres en los procesos clave que aportan más valor y establezcas una serie de indicadores para medir su funcionamiento.

Al planificar la producción podrás corregir los fallos más comunes, adelantarte a los imprevistos y asignar los recursos necesarios para que la producción avance con fluidez. Recuerda que tener los materiales a tiempo para cada proceso reduce los tiempos muertos, que suelen ser uno de los principales enemigos de la productividad.

En este punto puedes aplicar el modelo Lean Manufacturing para organizar el trabajo. Este sistema se enfoca en la mejora continua, eliminando todo lo que no suma valor al proceso y centrándose en aprovechar al máximo los recursos disponibles para optimizar la producción industrial.

Según los problemas que hayas detectado, puedes aplicar diferentes herramientas de optimización de procesos. Con las 5S, por ejemplo, podrás optimizar las condiciones de los puestos de trabajo, aplicando los principios de limpieza, orden y organización para evitar una pérdida de tiempo innecesaria.

Con el SMED (Single-Minute Exchange of Die) podrás reducir en menos de 10 minutos el tiempo que se tarda en realizar los cambios de maquinaria o equipos en la producción, mientras que con el método Kanban podrás controlar el stock intermedio a la vez que ajustas la capacidad de producción a la demanda.

Seguimiento y control de la producción

De poco vale planificar la producción al milímetro si no verificas su cumplimiento. Dar seguimiento a la producción te permitirá detectar los puntos del proceso que debes  arreglarpara que los tiempos se ajusten más a la realidad.

Una vez que hayas fijado los valores y criterios adecuados, tendrás que poner en práctica un sistema de control de la producción que te asegure que se producen las cantidades solicitadas y que los pedidos se entregan en plazo, lo cual redundará en la satisfacción del cliente.

Un buen seguimiento y control de la producción también te permitirá identificar posibles fallos o áreas susceptibles de mejora. De hecho, es conveniente revisar constantemente los procesos teniendo en cuenta tus indicadores clave para confirmar que has conseguido las mejoras deseadas y que la producción se mantiene en esa línea.

Por último, no descuides el factor humano porque unos trabajadores motivados, formados y comprometidos con la organización son tan importantes para mejorar la productividad como contar con una tecnología de producción optimizada.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Internacionalización
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 3.234.252.109