Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar

Blog Con Aval Sí

Página 2
Qué es un aval

La financiación para pymes y autónomos es fundamental para el crecimiento del negocio, aunque no siempre es fácil encontrar la fórmula adecuada. Según el VIII Informe de Financiación de la Pyme, el año pasado el 36,5 por ciento de las pymes españolas necesitaron financiación y  el 34,6 por ciento  de ellas tuvieron dificultades para acceder a la misma. El mayor obstáculo es la falta de garantías solicitadas. Si ese es tu caso, tendrás que presentar un aval.

¿Qué es un aval?

El aval es un contrato en el que se refleja el compromiso de cumplimiento de ciertas obligaciones ante un tercero. En práctica, una persona o entidad se compromete a garantizar tu deuda o las obligaciones no dinerarias que hayas contraído ante el acreedor, ya sea un banco, la Administración u otra empresa. Para que ese compromiso sea válido, debe existir un contrato por escrito, que se suele firmar ante notario.

¿Qué partes intervienen en un aval?

-       Avalado. Es quien contrata el aval y se compromete a cumplir con la obligación principal.

-       Beneficiario. Es el receptor del aval, quien ha solicitado la presentación del mismo, generalmente la entidad bancaria.

-       Avalista. Es la empresa u organización, como las SGR, que garantiza por medio del aval que el avalado cumplirá sus obligaciones, respondiendo por éste ante el beneficiario en caso de incumplimiento.

Los tipos de avales

-       Aval financiero. Este tipo de aval respalda las obligaciones financieras que contraen las empresas frente a terceros, ya se trate de líneas de crédito, préstamos bancarios o letras financieras.

-       Aval técnico. Estos avales garantizan que la empresa cumplirá con los compromisos no dinerarios que ha contraído. Son comunes para respaldar importaciones y la ejecución de obras. También suelen ser un requisito para participar en concursos públicos y licitaciones, así como para garantizar las obligaciones legales contraídas con la Administración cuando se reciben subvenciones estatales.

-       Aval comercial. Esta modalidad de aval se usa en las compraventas para garantizar el pago de la cantidad acordada. Se puede utilizar para avalar todo tipo de bienes, así como el fraccionamiento de los pagos a los proveedores o las sumas que se entregan de manera anticipada.

¿Cuándo se necesita un aval?

A lo largo de la vida de una empresa, es probable que atraviese por diferentes situaciones en las que necesitará recurrir a un aval. Lo más común, según el citado informe, es pedir avales financieros para acompañar las solicitudes de financiación bancaria al circulante. Generalmente se trata de préstamos a corto plazo que la empresa utiliza para hacer frente a los pagos.

Los avales técnicos son menos comunes, el año pasado solo los solicitaron el 5,3 por ciento de las empresas para garantizar que iban a entregar el producto o servicio contratado en tiempo y forma. Es probable que necesites recurrir a estos avales si vas a participar en licitaciones y concursos públicos, ya que la Administración querrá cerciorarse de que puedes cumplir con las obligaciones que contraigas. También los necesitarás para acceder a proyectos de gran envergadura en el sector privado.

Las empresas también suelen solicitar avales para obtener la financiación bancaria que necesitan para realizar inversiones. Esos avales pueden servirles para mejorar la infraestructura de la empresa, ampliar el almacén, contratar más personal o incluso comenzar un proceso de internacionalización.

Las empresas de reciente constitución, que suelen tener más dificultades para acceder a préstamos por la falta de historial crediticio y garantías, también suelen recurrir a los avales para financiar la compra de equipamiento o el alquiler del local.

SGR: La vía más sencilla, rápida y económica para obtener un aval

Durante 2018, las Sociedades de Garantía (SGR) concedieron un 15 por ciento más de avales que el año anterior, financiando proyectos por valor de 1 300 millones de euros, según datos de CESGAR. El principal objetivo de estas sociedades es facilitar el acceso a la financiación a pymes y autónomos. Con el aval de una SGR estarás en una posición más ventajosa para negociar con la entidad bancaria, de manera que podrías obtener una reducción de los tipos de interés y/o una ampliación de los plazos de devolución.

La gama de productos para autónomos de las SGR y los avales para pymes es muy amplia. Pueden avalarte tanto si necesitas un microcrédito de 25 000 euros, como si solicitas un préstamo de hasta 100000 euros, ya sea ante entidades bancarias o el ICO. También pueden ayudarte si necesitas aplazar el pago de las compras a proveedores, recibir un anticipo de subvenciones o realizar operaciones de leasing.

¿Qué pasos seguir para solicitar un aval?

Cada entidad determina el proceso a seguir para los solicitantes de avales, pero suelen establecer dos requisitos fundamentales: la empresa no puede estar en concurso de acreedores y debe encontrarse al corriente de los pagos en la Seguridad Social y la Agencia Tributaria.

Tendrás que presentar diferentes documentos, entre ellos la memoria de la actividad económica, donde se reflejen tus principales objetivos de negocio, así como los productos y/o servicios que ofreces. También tendrás que presentar la cuenta de pérdidas y ganancias de los dos últimos ejercicios cerrados y del actual. Si se trata de una empresa nueva, tendrás que presentar el plan de negocio, en el cual debe quedar claro su viabilidad y la estimación de los beneficios, ya que estos serán los que te permitan devolver el préstamo.

Con esta información en mano, el banco o la SGR evaluarán el nivel de riesgo que representa la operación, y decidirán si pueden avalarte o no. Si consideran que la operación es viable, te informarán sobre los costes y condiciones ulteriores.

¿Qué comisiones se aplican a los avales?

El aval suele estar sujeto a tres tipos de comisiones. Te cobrarán una comisión única inicial por el estudio y la apertura. También te aplicarán, según el contrato que hayas firmado, una comisión de riesgo que se paga de manera trimestral, semestral o anual. A estos costes tendrás que sumar los gastos de notario, que normalmente representan el 0,3 por ciento de la operación. 

Una de las principales ventajas de los avales de las SGR es que tienen costos más reducidos. Estas sociedades suelen aplicar una comisión de estudio y una comisión de aval anual. Cuando acepten tu proyecto, tendrás que adquirir participaciones en proporción al préstamo solicitado, pero cuando termine la operación podrás recuperar ese capital.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
La financiación de la pyme española

El tejido empresarial español se encuentra formado principalmente por pequeñas y medianas empresas, siendo éstas uno de los principales motores que impulsan la economía. Según el  VIII informe “La financiación de la pyme en España”, publicado por SGR-Cesgar, (link a la web de Cesgar) reveló que en 2018 se crearon 55.000 pymes más que el año anterior, sumando 3.593.369 empresas en total.

El 75,5 % de ellas se concentran en el área de los servicios, pero las telecomunicaciones y las tecnologías de la información son el sector que más ha crecido. El 95,3% de las pymes cuenta con menos de 10 empleados, predominando aquellas que solo tienen una persona empleada.

Más facturación, pero menos innovación

En sintonía con el crecimiento de la economía española, las pymes también han aumentado su facturación media. Ahora más empresas facturan entre 300.000 y 600.000 euros, un crecimiento que también se debe a la apuesta por la internacionalización. Las pymes que exportan aumentaron del 7,7 % en 2016 al 8,8 % en 2018, aunque durante el último trimestre se ha apreciado una ligera desaceleración.

No obstante, la perspectiva de crecimiento a corto plazo de estas empresas en España ha experimentado cierto retroceso respecto a 2017. El 44,8% cree que su facturación seguirá estable y el 13,4% prevé una disminución, si bien el 41,8% espera aumentar su facturación el próximo año.

Sin embargo, la innovación sigue siendo una asignatura pendiente. En el último año, el porcentaje de pymes que han realizado actividades innovadoras se ha reducido del 20,1% de 2016 al 16,8% en 2018.

Las necesidades de financiación de la pyme

La financiación es esencial para muchas pymes, sobre todo para aquellas que exportan o están innovando. En 2018, el 36,5% de las pymes españolas necesitaron financiación, una cifra que asciende al 43,8% en las empresas con más de 10 trabajadores.

La buena noticia es que el acceso a la financiación está mejorando. El 65,4% de las pymes que han necesitado financiación reconocen no haber encontrado dificultades. También se aprecia una tendencia a recurrir cada vez más a los bancos, que el año pasado fueron la fuente de financiación del 68,5% de estas empresas.

¿A qué se destina la financiación?

-       El 68,1% de las pymes destina la financiación a cubrir sus necesidades de circulante.

-       El 36,7% dedica el importe financiado a la compra de equipo productivo.

-       El 8,4% necesita la financiación para invertir en inmuebles.

-       El 2,7% destina la financiación a llevar adelante procesos de innovación.

-       El 2,5% de las empresas usa la financiación para expandirse en los mercados nacionales y

-       el 0,7% a la internacionalización.

El principal obstáculo a la financiación: La falta de garantías solicitadas

Casi una de cada dos empresas que han recibido financiación bancaria han tenido que presentar avales o garantías, una tendencia en aumento, en sintonía con la decisión de optar por los bancos. Las garantías más demandadas son aquellas que acompañan las solicitudes de financiación bancaria destinada al circulante, aunque el 5,3% de las pymes ha solicitado avales técnicos y el 4,1%, garantías para obtener financiación bancaria destinada a realizar inversiones.

La necesidad de garantías es mayor en algunos sectores: Telecomunicaciones y sociedad de la información, Hostelería y restauración, así como Servicios a las empresas y Construcción. También solicitan más garantías a las empresas innovadoras y exportadoras, así como a aquellas que tienen menos de 10 años de vida. Otro factor es el tamaño de la empresa, pues se solicitan más garantías a las empresas medianas y pequeñas que a las microempresas o a aquellas formadas por un solo empleado.

El papel de las Sociedades de Garantía Recíproca

Cada vez más pymes conocen a fondo la labor de las SGR. En 2018, un 5,9% de las pymes recurrió a los servicios de las SGR, un incremento notable en comparación con el 1,8% del 2016.

Las principales ventajas que aportan las SGR, según las pymes, son:

-       El 80,5% de las empresas señala que las SGR pueden mejorar el acceso a la financiación bancaria.

-       El 78,9% de las pymes resalta la posibilidad de recibir un asesoramiento adecuado.

-       El 75,9% indica la importancia de las SGR para ampliar los plazos de devolución de la financiación.

-       El 69,5% de las pymes reconoce que la participación de las SGR puede ser decisiva para obtener mayores importes en la financiación bancaria.

-       El 65,6% apunta que el respaldo de las SGR les ayuda a reducir los costes de la financiación bancaria.

Por último, vale aclarar que el 15% de las pequeñas y medianas empresas que necesitan financiación se plantean crear empleo si la obtuvieran, lo cual se traduciría en 713.000 nuevos empleos en un plazo de 3 años.

En esta infografía puedes ver los principales datos sobre la financiación de la pyme española:

fynaciación pymes

finacición para pymes

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
aval para el alquiler

Si estás pensando en abrir un negocio, es probable que necesites alquilar un local comercial, nave industrial u oficina. Además del importe del alquiler y del coste de las obras que tengas que realizar, debes calcular otro detalle: las garantías del pago de la renta. Es probable que el arrendador te exija un aval para asegurarse de que puedes pagar el alquiler pactado en el contrato.  

¿Cuándo necesitas un aval para alquilar?

En el momento en que negocies el alquiler, es habitual que el propietario exija todas aquellas garantías que considere oportunas para blindar el contrato. Además de la fianza legal, que según el artículo 36 de la Ley de Arrendamientos Urbanos asciende a dos mensualidades de renta en el caso de los locales comerciales y se debe entregar en el momento en que se firme el contrato, es habitual que los propietarios soliciten un aval para el alquiler.

Mediante un aval, el avalista se hace cargo de las obligaciones que ha contraído ante el arrendador, en caso de que no pueda cumplir con los pagos del alquiler. Los avales bancarios son los más comunes. A través de ellos, el banco garantiza el pago de la renta pactada durante un periodo de 3 o 6 meses, según las condiciones del contrato.

La solicitud del aval para alquilar recae sobre el propietario. Es habitual que lo pida cuando se trata de empresas pequeñas o de reciente constitución porque suelen suponer un mayor riesgo de impago. Lo confirma el VIII Informe de Financiación de la Pyme, en el que se apreció que la necesidad de garantías es mayor en las empresas que tienen menos de 10 años de antigüedad.

Si trabajas en el sector de las telecomunicaciones y la información, hostelería y restauración, construcción, o brindas servicios a empresas, también es más probable que te pidan un aval para el alquiler. Si la renta es muy elevada, el arrendador también solicitará garantías, ya que el impago representaría una pérdida considerable.

En otros casos, sobre todo cuando se trata de un local con mucha demanda, presentar por iniciativa propia un aval para el alquiler podría sumarte puntos respecto a las otras empresas que estén interesadas en el local, ayudándote a brindar una imagen más profesional y solvente.

¿Cómo conseguir un aval para alquiler?

Con la ayuda de una SGR podrás conseguir un aval para el alquiler. Gracias a ese contrato de afianzamiento, mediante el cual la SGR garantiza la operación de alquiler, podrías negociar en mejores condiciones el precio y las condiciones del alquiler. No es casual que el 65,6 por ciento de las pymes que han recurrido a los avales de las SGR reconozcan que les han ayudado a reducir los costes de las operaciones, según reveló el citado informe de SGR-Cesgar (¿se puede poner link a la web de Cesgar o al informe otra vez?).

El primer paso para conseguir el aval es elegir la SGR que mejor se adapte a las características de tu negocio. Investiga qué SGR opera en la zona donde se encuentra tu empresa e infórmate sobre sus requisitos para conceder avales para las operaciones de arrendamiento.

Lo usual es que exijan que la empresa no esté en concurso de acreedores y se encuentre al corriente de los pagos en la Seguridad Social y la Agencia Tributaria. También tendrás que presentar tu plan de negocios y tu información crediticia, para que la SGR evalúe el nivel de riesgo que encierra la operación.

Si la SGR acepta tu solicitud, te informará sobre los costes de la operación, que suelen consistir en una comisión de estudio y otra sobre el aval, las cuales dependen directamente de las garantías solicitadas. También tendrás que aportar capital según el importe total cubierto, convirtiéndote en socio de la SGR, pero podrás recuperar esa inversión cuando cese el contrato de alquiler y ya no necesites el aval.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
Cómo pagar la declaración de la renta

Este año, la Agencia Tributaria prevé que se presentarán 20,35 millones de declaraciones de la renta, lo que supone un aumento del 1,8 por ciento respecto a 2017. Devolverá, aproximadamente, 10 468 millones de euros a 14,31 millones de contribuyentes, pero a 5,16 millones de contribuyentes les saldrá una declaración de la renta a pagar, según datos publicados por El Confidencial. Si eres una pyme, autónomo o empresario te explicamos cómo pagar la declaración de la renta para que cumplas con tus obligaciones fiscales, manteniendo el margen de liquidez que necesitas para tu negocio.

¿Por qué me sale a pagar la renta?

Que la declaración de la renta salga a pagar o a devolver dependerá de diferentes factores, como los beneficios que hayas obtenido durante el periodo fiscal computado, las retenciones en las facturas que hayas aplicado si trabajas como profesional y los pagos fraccionados que hayas ido realizando a lo largo del año.

En algunos casos, es posible que tanto los pagos fraccionados como las retenciones no se correspondan con lo que realmente te toca pagar, lo cual se debe al carácter progresivo de los impuestos. Por ejemplo, la retención interprofesional que aplica un autónomo en sus facturas es del 15 por ciento, pero los tramos de IRPF van desde el 19 hasta el 45 por ciento. Esa diferencia se suele compensar con los pagos fraccionados trimestrales, aunque no siempre es suficiente.

La cantidad a pagar también dependerá de las circunstancias personales y fiscales. Existen deducciones por maternidad y por tener al cónyuge o hijos a cargo. También se pueden deducir las cuotas a los colegios profesionales, un porcentaje de los seguros contratados y las aportaciones a los planes de pensiones. Si no puedes aplicar estas deducciones, es probable que tu declaración de la renta salga a pagar.

¿Cuál es el plazo para pagar la declaración de la renta?

La campaña de declaración de la renta finaliza el 1 de julio, pero algunos plazos cierran antes. El 26 de junio, por ejemplo, es la fecha límite para la domiciliación bancaria de las declaraciones que salgan a ingresar y aquellas en las que se quiera fraccionar su importe, una opción que no conlleva intereses ni recargos.

Declaración de la renta a pagar: ¿Qué opciones tienes?

Préstamo bancario

Si tienes que pagar un importe elevado y no tienes liquidez suficiente, puedes recurrir a un préstamo. Muchas entidades bancarias han diseñado créditos específicos para pagar la declaración de la renta, cuyo importe máximo oscila entre los 15 000 y los 30 000 euros, aunque lo más conveniente es solicitar solo el importe que necesitas, ya que así tendrás que pagar menos intereses. El plazo máximo de devolución varía entre seis y doce meses, según la entidad.

Fraccionar el pago

Una alternativa más interesante para pagar la declaración de la renta consiste en fraccionar el desembolso, como establece el artículo 65 de la Ley 58/2003. Debes asegurarte de marcar la casilla correspondiente en la última página de la declaración, aunque si utilizas el sistema Renta Web, la opción de pago fraccionado sale por defecto en todas las declaraciones de la renta a pagar.

El primer pago, que corresponde al 60 por ciento del total, se realiza cuando presentas la declaración. En el segundo pago liquidarás el 40 por ciento restante y podrás posponerlo hasta el 22 de septiembre, como señala esta página de la Agencia Tributaria

Es importante que tengas en cuenta que no podrás fraccionar el pago si no presentas la declaración en tiempo y forma; o sea, si la entregas fuera de plazo o presentas una declaración complementaria por error en la declaración original.

Considera que, si decides fraccionar el pago, solo podrás domiciliar el segundo pago si domiciliaste el primero. En ese caso, tendrás que hacer ambas transferencias desde la misma entidad bancaria y cuenta. También tienes la opción de domiciliar el primer pago e ingresar el segundo por vía electrónica o directamente en cualquier entidad bancaria colaboradora.

Solicitar un aplazamiento

Otra opción para pagar la declaración de la renta consiste en solicitar un aplazamiento y proponer un calendario de pagos con el que te sientas más cómodo y te deje mayor margen de maniobra en tu negocio. No obstante, tendrás que justificar la razón por la cual pides ese aplazamiento, presentando una serie de documentos, entre ellos tus ingresos, las cargas que tienes y las deudas. 

Hacienda se reserva el derecho de rechazar el aplazamiento y, si lo acepta, no te saldrá gratis. Tendrás que pagar un interés de aproximadamente un 3,75 por ciento de la deuda. Si la cantidad a pagar supera los 30.000 euros, te solicitarán un aval o garantía y tendrás la posibilidad de proponer hasta 36 plazos mensuales como máximo.

Si la cantidad a pagar es inferior, el aplazamiento se tramita de manera automatizada pero el máximo es de 12 plazos mensuales. En la Agencia Tributaria puedes encontrar más información sobre el aplazamiento de los pagos.

¿Cómo pagar la declaración de la renta por Internet?

La domiciliación bancaria es la forma más cómoda para pagar la declaración de la renta, pero esta opción solo está disponible si presentas la documentación por medios electrónicos. En ese caso, tienes que acceder a la zona de Pago de Impuestos de la Agencia Tributaria con el certificado o DNI electrónico. Recuerda que con la Cl@vePIN solo está disponible la opción de cargo en cuenta.

Una vez dentro, tendrás que elegir la forma de pago. Tienes dos opciones: cargo en cuenta o con tarjeta. No olvides que solo puedes operar con las entidades colaboradoras que están adheridas al sistema, por lo que es importante que compruebes si tu banco permite pagar mediante alguna de las dos alternativas que acepta Hacienda.

Luego debes seleccionar el concepto de la liquidación y el número de justificante que se encuentra en la carta de pago. Introduce los datos en el formulario y envía. A continuación, aparecerá una ventana con los datos codificados, marca la casilla de conformidad y vuelve a enviar para confirmar el pago.

Si no se ha producido ningún fallo durante el proceso, podrás ver el número de referencia completo, que es el justificante del pago cuando se realiza por Internet, así como un resumen de los datos enviados. Es recomendable que imprimas esa información y la guardes como resguardo del pago realizado.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
empresas innovadoras necesitan mayor financiación

En el mercado actual, las empresas que quieran mantener un nivel competitivo están obligadas a innovar. La innovación empresarial es fundamental para mejorar e impulsar el crecimiento del negocio, además de aportar un valor añadido a los clientes. Sin embargo, las empresas innovadoras también tienen que afrontar más costes, por lo que necesitan una mayor inversión en la empresa.

Motivos por los que las empresas innovadoras necesitan mayor financiación

Las necesidades de financiación de las pymes que están innovando son superiores a la media, como constató el VIII Informe de Financiación de la Pyme. El año pasado, el 48,8 por ciento de las pymes innovadoras necesitaron financiación, en comparación con el 34,1 por ciento de aquellas que no innovan. Las garantías exigidas a los proyectos de emprendimiento innovadores también son mayores. ¿Cuáles son los motivos?

Inversión inicial elevada.

En muchos casos la innovación empresarial demanda invertir en nuevas maquinarias o programas, así como en el diseño y prueba de nuevos modelos que, a su vez, deben ser patentados y obtener las certificaciones de calidad correspondientes. Todos esos procesos suelen demandar una inversión considerable.

Formación del personal.

La innovación implica un cambio en la manera tradicional de hacer las cosas, por lo que es probable que sea necesario formar al personal, lo cual representa costes añadidos.

Mayor número de incidentes.

A diferencia de un negocio tradicional, en el que el emprendedor ya tiene los costes controlados, al innovar es habitual que aparezcan sobrecostes, generalmente dados por imprevistos, incidentes y fallos.

Inversión en marketing.

A veces una idea innovadora puede encontrar cierta resistencia por parte de los consumidores, lo cual significa que será necesario realizar una labor educativa, a través de nuevas campañas de marketing, para que comprendan el valor del producto o servicio.

Ventajas de crear una pyme innovadora

Más rentabilidad.

No avanzar en el camino de la innovación empresarial suele ser más caro. A largo plazo, la inversión en innovación se amortiza, ya que la empresa logra ser más rentable e incluso aumentará sus ganancias.

Mayor eficiencia.

La innovación empresarial suele traer consigo una mayor eficiencia en el trabajo, ya sea en la fabricación de los productos o en la gestión organizacional.

Aumenta la fidelidad a la marca.

Cuando una idea es realmente innovadora, puede posicionar la marca en el Top of Mind del consumidor, generando una gran fidelización. También puede redefinir el mercado, eliminando gran parte de la competencia y/o convirtiéndose en un referente.

Mejor gestión del talento humano.

La cultura de innovación en la empresa contribuye a atraer el talento y retenerlo, mejorando la contratación, las tasas de retención y la motivación de los empleados.

Facilidad de acceso a ayudas y subvenciones.

Existen diferentes ayudas, subvenciones,  deducciones fiscales y bonificaciones a las que solo pueden acceder las empresas innovadoras, ya que están diseñadas para impulsar proyectos I+D+i.

5 ejemplos de negocios innovadores

  1. Apple. Con el Mac, Apple introdujo la interfaz gráfica de usuario, revolucionando por completo la industria de la computación. Además de su emblemático iPhone, también lanzó el iPod y iTunes, que cambiarían el modelo de negocio del sector de la música.
  2. Airbnb. Esta plataforma, que permite a los propietarios de viviendas infrautilizadas ofrecer una habitación o su casa de manera temporal, ha representado un antes y un después en el sector de la hostelería y el alquiler inmobiliario.
  3. Amazon. Empezó revolucionando el sector editorial y luego pasó a la venta al por menor. Ideas cotidianas que hoy vemos en muchas tiendas online, nacieron con este gigante de las ventas online, como la evaluación de productos por los compradores, las listas de deseos, la compra en un clic, la facilidad para hacer devoluciones y la rapidez en la entrega.
  4. WhatsApp. Esta aplicación ha revolucionado la manera en que nos comunicamos, permitiéndonos mantener un contacto continuo. Su facilidad de uso y la posibilidad de mantener conversaciones privadas o en grupo han sido claves para su éxito.
  5. Netflix. Esta compañía ha cambiado la concepción del sector del entretenimiento en el hogar, apostando por la emisión de contenido en streaming a través de un modelo de suscripción, dejando rezagada a la competencia.
Confirming internacional

La facturación y la gestión de pagos son tareas cotidianas para cualquier empresa, pero si trabajas con proveedores en el extranjero estarás expuesto a los retrasos en los pagos internacionales, a elevadas comisiones sobre las transferencias y a las fluctuaciones de divisas. El confirming internacional te ahorrará muchos dolores de cabeza. No es casual que sea una de las opciones de financiación mejor valoradas por las pymes, junto al factoring y el renting, según el VII Informe Cesgar.

¿Qué es el confirming internacional?

El confirming es un servicio de gestión de pagos mediante el cual la empresa ofrece a su proveedor la posibilidad de cobrar de manera anticipada las facturas a través de un banco, que actúa como acreedor. El confirming internacional aplica ese mismo sistema de gestión de pagos a los proveedores extranjeros facilitando a la empresa confirmadora el pago de las compras y brindando liquidez inmediata al proveedor.

¿Cómo funciona el confirming internacional?

El confirming internacional funciona de manera muy sencilla. La empresa importadora debe indicar al banco que desea abrir una línea de confirming y negociar las órdenes de pago a plazo a realizar a los proveedores.

Luego la empresa documenta la transacción comercial a través de la factura e informa a la entidad financiera de la conformidad, la cantidad a pagar al proveedor y la fecha de vencimiento de la misma.

Entonces, el banco ofrece dos opciones al proveedor o empresa exportadora: esperar hasta el vencimiento para cobrar la factura o anticipar el cobro.

¿Qué costes tiene el confirming internacional?

Cuando se activa una línea de confirming internacional, generalmente la empresa confirmadora debe hacer frente a los costes de apertura, los cuales varían según la entidad bancaria, el nivel de riesgo que esta considere que representa la empresa y los servicios prestados por la gestión de los pagos y la cobertura.

Por otra parte, si el proveedor elige anticipar la factura, tendrá que asumir los costes financieros de la transacción, pagando un tipo de interés según el importe y plazo anticipado. Aun así, la operación sigue siendo conveniente desde el punto de vista económico, ya que su coste suele ser inferior al de los anticipos o descuentos tradicionales.

Ventajas de usar el confirming

El confirming internacional es una solución ventajosa tanto para la empresa importadora como para la exportadora, puesto que:

Permite a la empresa importadora negociar mejores condiciones con el proveedor en lo que respecta a los precios y/o la entrega de mercancía, ya que cuenta con el respaldo financiero de una entidad bancaria, lo cual también transmite una imagen más profesional y solvente.

Brinda tranquilidad y seguridad al proveedor, pues tiene el pago garantizado y conoce los tiempos de la transacción, un detalle fundamental cuando se trata de pagos entre diferentes países. Además, anticipando el cobro de la factura, podrá obtener la liquidez necesaria para seguir adelante con su negocio.

Disminuye los costes administrativos y operativos, ya que la entidad bancaria se encarga de gestionar los pagos a proveedores, de manera que la empresa no tiene que dedicar recursos humanos a esas tareas. Además, tendrá un mayor margen de maniobra para ajustar los plazos y condiciones de recepción de la mercancía.

No afecta a la situación económica, ya que el confirming internacional no suma CIRBE a ninguna de las dos empresas. La Central de Información de Riesgos, que recoge la información de los préstamos, créditos, avales y garantías que cada entidad de crédito mantiene con sus clientes, no tiene en cuenta ese tipo de financiación, por lo que el confirming no aumenta el riesgo vivo. De esta forma, el negocio puede mantener su capacidad de endeudamiento para realizar otras inversiones.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Internacionalización
financiar pymes

La financiación es fundamental para todas las empresas, ya sea en sus inicios para arrancar el proyecto o más adelante para expandirse. No es casual que el 65,6 % de los emprendedores españoles atribuyan el fracaso de su negocio a la falta de respaldo financiero, según un estudio realizado por la Escuela de Organización Industrial. Eso significa que para tener éxito en tu negocio, necesitas contar con un buen plan de financiación.

Tipos de financiación proveniente de fuentes externas

Préstamos. Como empresa, puedes solicitar un préstamo a corto plazo, a devolver antes de un año, o a largo plazo, con un periodo de devolución más largo. Los préstamos a corto plazo se suelen usar para financiar el circulante, cubrir necesidades puntuales de tu actividad o realizar inversiones con un plazo de amortización reducido. Los préstamos a largo plazo se utilizan para financiar inversiones más grandes, generalmente con la vista puesta en el crecimiento empresarial.

Línea de crédito. La póliza de crédito está pensada para casos de emergencia, cuando necesites liquidez inmediata. Es una reserva económica que te concede la entidad bancaria durante un periodo de tiempo. La principal ventaja de esta opción de financiamiento frente al préstamo es que puedes disponer de ella inmediatamente.

Leasing. Este tipo de financiación es muy interesante ya que podrás aprovechar los bienes muebles o inmuebles sin realizar una inversión inicial considerable. Es un contrato de alquiler con opción a compra, de manera que vas pagando unas rentas mensuales y al término del plazo, puedes adquirir el bien pagando un precio residual o devolverlo al arrendador.

Crédito comercial. Es un aplazamiento del pago de las facturas a los proveedores, generalmente de 60 días. Así la empresa puede planificar cómodamente los tiempos de amortización y gana tiempo para vender los productos y/o financiar su actividad con el dinero de terceros.

Anticipo de facturas. El cliente abona de antemano una cantidad determinada por los productos o servicios contratados, de manera que la empresa obtiene la liquidez necesaria para financiar sus operaciones hasta que se realice el pago completo. Con esta opción de financiamiento también garantizas una parte del pago, un detalle esencial considerando que el retraso en el pago de las facturas es de 77 días.

Crowdfunding. Es una opción de financiamiento colectivo, particularmente interesante para las empresas innovadoras o que operan en el sector tecnológico. El proyecto se promociona a través de plataformas como Kickstarter, para que las personas lo financien. A cambio, se suele brindar acceso al producto a precios especiales o se ofrece la posibilidad de hacerse con un pequeño porcentaje de la compañía.

Opciones de financiamiento interno

La financiación de una empresa también puede provenir de fondos propios, de manera que esta no genera gastos adicionales.

Reservas. Son fondos propios que provienen de los beneficios obtenidos por la empresa que no se han repartido en dividendos, sino que se destinan a próximas inversiones.

Subvenciones. Son aquellas ayudas que brinda la administración pública a fondo perdido, que no representan un coste para la empresa. Como no tienes que devolver el capital, este pasa a formar parte del patrimonio de la empresa.

Empréstitos. Las empresas suelen recurrir al empréstito cuando necesitan una gran inversión que no pueden obtener de una sola fuente. Emiten activos financieros de renta fija (deuda corporativa), ya sean pagarés, que normalmente vencen en menos de un año, bonos simples, que se emiten a corto y medio plazo, u obligaciones, las cuales se emiten a largo plazo. Con esta opción de financiamiento, los acreedores reciben una retribución periódica hasta la fecha de vencimiento y la empresa garantiza el empréstito con sus propios activos o con los inmuebles.

Acciones. Las empresas pueden emitir diferentes tipos de acciones con las cuales financiarse. Además de las acciones corrientes, que dan posibilidad de voto a los accionistas, también se encuentran las acciones sin derecho a voto, que ofrecen más dividendos de los beneficios, pero no permiten tomar decisiones en la empresa.

Ventajas de tener un aval

Si necesitas ayuda para conseguir financiación para pymes, recuerda que con el aval de una SGR podrás negociar condiciones más ventajosaspara conseguir financiación, ya sea un tipo de interés más bajo, un plazo de amortización más largo o incluso obtener más capital. Además, contarás con una asesoría especializada, que te ayudará a poner en marcha el plan de financiación más conveniente para tu empresa.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
primera importación

Las importaciones pueden representar una gran oportunidad para hacer crecer tu empresa. No es casual que el 32 % de las empresas españolas realicen importaciones, según el informe de Club Inter Pyme. No obstante, importar también representa un riesgo, de manera que para tener éxito en tu primera importación, necesitas mantener bajo control una serie de detalles, desde los plazos de entrega y las condiciones de pago hasta la documentación aduanera necesaria.

Ventajas de importar para emprender

Ampliar el número de proveedores. Con la importación amplías tu base de proveedores, lo cual te permitirá disminuir la dependencia de los proveedores nacionales y evitar situaciones coyunturales que puedan afectar tu negocio.

Mejorar la competitividad de la empresa. Abrirte a proveedores extranjeros puede ofrecerte una ventaja competitiva en el mercado, ya sea en términos de precio del producto, de calidad o acceso a tecnología de última generación.

Disminuir los costes. La importación de productos puede ayudarte a reducir los costos que representan los insumos y algunos gastos fijos de personal o producción.

Maximizar la capacidad de distribución. Al incorporar una capacidad productiva externa a la estructura de distribución de tu empresa, podrás centrarte en optimizar tu sistema de distribución, de manera que incrementes las ventas y mejores la satisfacción de tus clientes.

Un buen proveedor, clave para el éxito de la importación

Una de las decisiones más importantes para que tu primera importación tenga éxito es la elección del proveedor. Muchas empresas suelen comenzar su búsqueda por China y otros países vecinos ya que estos se han convertido en auténticas fábricas mundiales, pero debes tener en cuenta que en algunos casos, los costes de envío y el tiempo que tarda en llegar la mercancía pueden hacer que la opción aparentemente más conveniente no sea tan económica.

Como importar por primera vez no es sencillo, podrías plantearte aprovechar las similitudes económicas, políticas, culturales y/o legales que ofrece el nearshore. El citado informe confirma que el 54,9 % de las importaciones de las empresas españolas provienen precisamente de la Unión Europea y solo un 20 % de Asia. Países como Portugal, República Checa, Hungría, Polonia, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria podrían ser tu punto de partida para encontrar proveedores.

En cualquier caso, es conveniente que cuentes con el asesoramiento de empresas especializadas en el mercado local. Estas empresas pueden presentarte a diferentes proveedores, ayudarte a negociar los Incoterms, inspeccionar las fábricas que has elegido, revisar la calidad del pedido y gestionar su transporte.

Trámites a tener en cuenta para importar

Si vas a importar mercancía para venderla en España, esta debe cumplir con los estándares de calidad que exige la Unión Europea. El Servicio Oficial de Inspección, Vigilancia y Regulación de las Exportaciones (SOIVRE) es el organismo encargado de supervisar y controlar todo tipo de mercancías, asegurándose de cumplir con la ley de control a la importación.

Debes cerciorarte de que la mercancía que importas cuente con ese visto bueno, para lo cual quizá tengas que recurrir a una empresa certificadora que homologue la calidad del producto al estándar europeo, siendo fundamental que la misma sea reconocida en España.

También debes asegurarte de tener toda la documentación en regla pues si no es así, la mercancía no podrá entrar al país y se quedará retenida en aduana hasta que se solucione el problema, lo cual podría representar un gasto importante. Existen tres documentos básicos que necesitas para que tu primera importación transcurra sin incidentes:

Factura comercial. Sirve como comprobante de venta y refleja tanto las condiciones de venta de la mercancía como sus especificaciones.

Packing list. Es un complemento de la factura en el que se detallan los contenidos del paquete.

Conocimiento de embarque o carta de porte aéreo. Es el documento de embarque en puerto o aeropuerto, que refleja las condiciones del contrato para que se acepte la carga en el barco o avión.

Y no olvides seguir al pie de la letra los trámites necesarios para el comercio exterior, de manera que puedas importar con todas las garantías y dentro de la ley.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Internacionalización
Capitalizar el paro, emprender un negocio

Un 83,8 % de los emprendedores reconocen necesitar una inversión inicial, según reveló el último informe GEM. A pesar de ello, durante las primeras fases de un negocio suele ser difícil tener acceso a las vías de financiación convencionales, por lo que el 52,2 % recurre a sus ahorros personales para financiar sus proyectos y un 2,9 % lo hace con subvenciones o ayudas del gobierno. Capitalizar el paro es otra solución para emprender.

¿Qué es capitalizar el paro?

La capitalización del paro es el cobro en un único pago de la prestación de desempleo, con el objetivo de iniciar una actividad profesional. Con esta iniciativa, recogida en la actualización de la normativa en materia de autoempleo, el Estado pretende fomentar el empleo autónomo entre quienes reciben una prestación por desempleo de nivel contributivo, aunque también pueden integrarse en una cooperativa, una sociedad laboral o aportar ese capital a una empresa de nueva creación de la que se posea el control efectivo.

¿Cuáles son los requisitos para capitalizar el paro?

Desde el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), indican los requisitos para capitalizar el paro:

Ser beneficiario de una prestación contributiva por desempleo y tener pendientes, al menos tres mensualidades. Si se trata de una prestación por cese de actividad, debes tener pendiente seis meses.

No haber cobrado un pago único en los 4 años anteriores a la solicitud.

Empezar la actividad en el plazo máximo de un mes desde que se concede el pago único. Puedes comenzar la actividad y darte de alta en la Seguridad Social antes de la resolución del pago, pero no antes de su solicitud. En un plazo de un mes, prorrogable por otro mes, tendrás que inscribirte en el Régimen Especial de Autónomos.

Justificar a través de una memoria la finalidad de la inversión, indicando además el capital necesario total y la distribución prevista de la inversión.

Existen algunas condiciones adicionales para capitalizar el paro:

Si se ha impugnado el cese de la relación laboral que ha generado la prestación por desempleo, tendrás que esperar hasta que se resuelva el procedimiento para solicitar el pago único. Tampoco se concede a quienes estén sujetos a un ERE de suspensión o reducción de jornada, o a los trabajadores fijos discontinuos.

No puedes capitalizar el paro siendo autónomo; o sea, si en los 24 meses anteriores a la solicitud has conciliado la prestación por desempleo de nivel contributivo con un trabajo como autónomo.

Si quieres unirte a una cooperativa que prevé un periodo de prueba, tendrás que presentar la solicitud.

No puedes ser socio capitalista en una cooperativa o sociedad laboral ya que la capitalización del paro está pensada para fomentar el autoempleo.

¿Cuánto puedes cobrar?

De la prestación por desempleo que tengas pendiente, se deducirá el importe del interés general del dinero aplicable en el momento de la solicitud. La cantidad a cobrar variará según el destino de esa capitalización.

Si justificas la inversión, puedes obtener el 100 % del valor del importe de la prestación. También podrías recibir únicamente la cantidad que justifiques como inversión o el importe total destinado a subvencionar las cuotas mensuales a la Seguridad Social, si no necesitas realizar una inversión inicial. SEPE explica los diferentes casos, aunque debes saber que esas cantidades están exentas de IRPF.

Ventajas de capitalizar la prestación por desempleo para ser autónomo

Acceso a un capital para arrancar tu actividad. A diferencia de otras ayudas y subvenciones para autónomos, que suelen tardar en llegar, la capitalización del paro generalmente se recibe un mes después de haber cursado la solicitud, por lo que podrás invertir rápidamente ese capital en poner en marcha tu negocio.

Flexibilidad en las modalidades. Para capitalizar el paro no es necesario que realices una inversión inicial, puedes destinar ese capital a cubrir los pagos de las cuotas a la Seguridad Social, lo cual te brinda más seguridad y tranquilidad a la hora de emprender.

Cubrir los gastos de constitución. La capitalización del paro no solo se puede destinar a una inversión inicial, como la compra de maquinaria, mobiliario o un vehículo industrial, sino que también puedes usarla para cubrir los gastos de constitución como el alquiler de un local, una reforma o el pago de las tasas.

Es compatible con otras ayudas y subvenciones. Capitalizar el paro no te impide solicitar otras ayudas y subvenciones, pues no se trata de un capital público sino del anticipo de una cantidad que te corresponde por ley, aunque algunos subsidios autonómicos y locales sí podrían ser incompatibles. En ese caso, si necesitas una ayuda adicional para emprender tu negocio, recuerda que puedes contar con el aval de una SGR.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Legal
Aniversario de LinkedIn

LinkedIn es la mayor red profesional del mundo. Ya cuenta con más de 610 millones de usuarios, según la propia red social, y mantiene más de 20 millones de trabajos abiertos. En España tiene unos 11 millones de usuarios, según datos de Statista, lo cual convierte a nuestro país en uno de los más activos en esta plataforma.

LinkedIn cumple 16 años

Si has conseguido un trabajo a través de LinkedIn o has podido establecer contactos importantes que te han ayudado en tu carrera profesional, deberías felicitar a la red social porque este 5 de mayo cumplió 16 años. No se trata del aniversario de su creación, ya que fue fundada en 2002, sino de su lanzamiento oficial al mundo, que se produjo el 5 de mayo de 2003.

Breve historia de LinkedIn

Corría el año 2002 cuando Reid Hoffman reclutó a un grupo de amigos con quienes había trabajado en Paypal y SocialNet para dar vida a una nueva idea. Esa nueva idea era LinkedIn, y es probable que ni el propio Hoffman imaginase la increíble difusión que alcanzaría.

Con el apoyo de Sequoia Capital, que supo ver el potencial de la red social, apenas un año tras su lanzamiento LinkedIn alcanzaba su primer millón de usuarios y en marzo de 2006 comenzó a ser rentable como empresa. En 2008 puso en marcha su estrategia de internacionalización lanzando las versiones en español y francés.

En 2011 LinkedIn se convirtió en la primera red social estadounidense cotizada en bolsa. El día del lanzamiento sus acciones se dispararon un 171 % en la bolsa de Nueva York. En 2016, LinkedIn pasó a manos de Microsoft, convirtiéndose en la mayor adquisición del gigante tecnológico hasta la fecha.

16 cosas que hacemos ahora gracias a LinkedIn

  1. Tener un perfil profesional online. LinkedIn nos permite tener un perfil profesional público que puede ser visto por reclutadores de todo el mundo, de manera que podemos recibir propuestas interesantes, aunque no estemos buscando empleo activamente.
  2. Dar visibilidad a la marca personal. Como profesionales, debemos desarrollar nuestra marca personal con vistas al mercado laboral. LinkedIn nos permite mantener un perfil profesional completo y actualizado que va más allá del típico curriculum vitae.
  3. Posicionarnos como expertos. Gracias a los contenidos que publicamos en LinkedIn, podemos posicionarnos como expertos en nuestro sector y mejorar nuestra reputación profesional.
  4. Mantenernos actualizados. En LinkedIn también podemos seguir a empresas o profesionales destacados de nuestro sector para mantenernos al tanto de las novedades y no quedarnos rezagados.
  5. Obtener validación de nuestras aptitudes y habilidades. Gracias al sistema de validación que ha implementado LinkedIn, otras empresas o profesionales pueden corroborar nuestro grado de especialización y conocimientos, de manera que nuestro currículo transmita más confianza.
  6. Saber qué profesionales o empresas han visto nuestro perfil. LinkedIn nos muestra qué personas han visto nuestro perfil, aunque no nos hayan contactado. Así podremos saber si estamos atrayendo a los profesionales adecuados.
  7. Ampliar nuestra red de contactos. LinkedIn es una gran red de profesionales que nos permite conectar directamente con perfiles relevantes que en el mundo offline estarían fuera de nuestro alcance.
  8. Medir el impacto de nuestra actividad. Si actualizamos nuestro perfil y publicamos artículos, LinkedIn nos permite dar seguimiento al impacto que estamos teniendo, lo cual nos ayudará a optimizar nuestra estrategia laboral.

9. Analizar a la competencia. A través de esta red social podemos profundizar en el perfil de nuestros competidores directos, conocer los servicios que brindan y su estrategia de branding.10.  Reclutar talento. LinkedIn abate las barreras geográficas, permitiéndonos detectar a otros profesionales talentosos que nos interese incorporar en nuestra empresa.

11.  Realizar selección de personal. A través de LinkedIn podemos agilizar el proceso de selección de personal, publicando avisos de empleo y realizando un primer cribado online de los aspirantes.

12.  Hacer Inbound Marketing. LinkedIn es una excelente herramienta para atraer clientes usando contenido útil, relevante y que aporte valor a través de las diferentes etapas del buyer journey.

13.  Promocionar nuestros productos o servicios. En esta plataforma podemos dar visibilidad a nuestros eventos, ofertas y/o servicios profesionales. También podemos promocionar nuestros productos a través de Display Ads.

14.  Rentabilizar nuestro negocio. HubSpot analizó unos 5 000 negocios y descubrió que LinkedIn es la red social con el mayor ratio de conversión por visitante (2,74 %), tres veces más que Twitter y Facebook juntas, lo cual indica que es una excelente plataforma para impulsar nuestro negocio.

15.  Incrementar el tráfico hacia nuestra web. En LinkedIn podemos publicar contenido para redirigir tráfico hacia nuestro sitio web o una landing page específica en sintonía con nuestros objetivos de marketing.

16.  Mantener una comunicación directa con clientes y profesionales. LinkedIn es un canal de comunicación directa tanto con nuestros clientes como con otros profesionales, lo cual nos permite brindar una imagen más cercana y mostrar el lado más humano de la marca.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Marketing y Ventas
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 66.249.66.128