Consentimiento legal de cookies

Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web o configuralas o recházalas pulsando en nuestro gestor de configuración

Las cookies técnicas sirven para garantizar el correcto funcionamiento del portal web, así como para proporcionar comodidad y fluidez a la navegación del usuario.

Las cookies analíticas o de medición ayudan a los propietarios de páginas web a comprender como interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima.

Cookies para integrar funcionalidades de redes sociales en el sitio Web y compartir contenidos del sitio Web en dichas redes sociales.

Guardar preferencias Rechazar cookies Aceptar todas las cookies

Blog Con Aval Sí

Página 3
Jornadas laborales que favorecen la conciliación

La conciliación de la vida laboral y familiar se ha convertido en un factor determinante a la hora de elegir la empresa donde trabajar. De hecho, España ya es el país europeo en el que los trabajadores más valoran la conciliación, según reveló el informe anual “Randstad Employer Brand Research”. Por esa razón, las empresas están poniendo en marcha diferentes estrategias de conciliación laboral, desde la jornada laboral flexible hasta el teletrabajo.

¿Qué es la conciliación laboral y familiar?

La conciliación de la vida laboral y familiar se refiere al equilibrio entre las actividades profesionales y el tiempo de ocio y en familia. Por tanto, engloba una serie de medidas y estrategias encaminadas a garantizar que los trabajadores tengan la posibilidad de alcanzar ese balance, facilitándoles las condiciones y el tiempo para disfrutar de su vida personal.

¿Cómo mejorar la conciliación laboral y familiar?

  1. Incentivar el descanso entre tareas. Para fomentar una buena experiencia laboral, es fundamental que las empresas permitan y alienten las pausas en el trabajo, ya sean activas o pasivas. Tomar un descanso entre tareas ayuda a los trabajadores a aliviar la tensión acumulada y recargar las pilas para volver al trabajo más concentrados. Crear espacios para descansar en la oficina es una manera de incentivar esa práctica.
  2. Flexibilizar las vacaciones. Todos los trabajadores con un contrato indefinido tienen derecho a 21 días laborales o 30 días naturales de descanso al año. Sin embargo, brindarles la posibilidad de planificar esas vacaciones en cualquier momento, no solo en agosto, les permitirá disfrutar más de sus días de descanso y conciliar mejor su vida familiar.
  3. Ofrecer días de asuntos propios. Estas jornadas en las que los empleados pueden ausentarse del trabajo por motivos personales, sin necesidad de dar explicaciones o aportar justificantes, contribuyen considerablemente a la conciliación laboral y familiar. Estas faltas justificadas, que normalmente se recogen en el convenio colectivo o el contrato laboral, ofrecen una mayor flexibilidad para que los trabajadores puedan resolver sus problemas personales rápidamente y estos no terminen afectando a su rendimiento.
  4. Impulsar la cultura de la desconexión. Las empresas deben respetar el tiempo de ocio y descanso de sus trabajadores, de manera que no pueden enviar comunicaciones fuera del horario de trabajo, a menos que sea un asunto realmente urgente. Así se fomenta una cultura de la desconexión que ayuda a los trabajadores a relajarse y enfocarse más en su vida personal.
  5. Dar bajas de maternidad/paternidad. Las licencias por la llegada de un nuevo integrante a la familia no solo son un derecho laboral, sino también una medida esencial para garantizar que los padres y las madres que trabajan pueden dedicar tiempo de calidad al cuidado de sus hijos con la garantía de que preservarán su fuente de ingresos.

Las principales estrategias de conciliación laboral y familiar que se están aplicando

La jornada laboral de 4 días

Una de las medidas de conciliación laboral más disruptivas de los últimos tiempos es la jornada laboral de 4 días, que ya se ha aplicado a modo de experimento en diferentes países. En Islandia, por ejemplo, entre los años 2015 y 2019, aproximadamente el 1% de la población activa trabajó menos horas semanales cobrando lo mismo.

En la mayoría de los centros de trabajo se mantuvo la productividad e, incluso, aumentó. Los trabajadores reportaron sentirse menos estresados y el riesgo de desarrollar síndrome de burnout disminuyó, mientras mejoraba su esfera familiar y personal. En la actualidad, los sindicatos islandeses siguen negociando una reducción de la jornada laboral.

Escocia también está probando la jornada laboral de cuatro días, apoyando económicamente a las empresas que se sumen a la iniciativa. Suecia realizó un experimento similar reduciendo la jornada laboral a 6 horas. Algunas empresas decidieron mantener esa jornada reducida al comprobar que mejoraba la productividad y la calidad de vida de sus trabajadores.

Por su parte, en España, un total de 41 empresas han presentado su solicitud para las ayudas dirigidas al impulso de la mejora de la productividad en pequeñas y medianas empresas industriales a través de proyectos piloto para probar la semana laboral de cuatro días. Esta convocatoria, puesta en marcha por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a través de la Fundación Pública EOI, está dirigida a pymes industriales españolas.

Por su parte, en España, un total de 41 empresas han presentado su solicitud para las ayudas dirigidas al impulso de la mejora de la productividad en pequeñas y medianas empresas industriales a través de proyectos piloto para probar la semana laboral de cuatro días. Esta convocatoria, puesta en marcha por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a través de la Fundación Pública EOI, está dirigida a pymes industriales españolas.

A pesar de los resultados positivos de muchos de estos experimentos, no todas las empresas pueden asumir la pérdida de las 8 horas diarias de trabajo de cada empleado sin reducir los salarios. Por esa razón, la aplicación de una jornada laboral de 4 días necesita el apoyo del Gobierno, ya sea en forma de incentivos o deducciones fiscales.

Jornadas laborales de 7 días, un modelo de conciliación laboral más flexible

La jornada laboral de 4 días no es una fórmula válida para todos los sectores y empresas. Otra alternativa para propiciar la conciliación consiste en la llamada “jornada laboral de 7 días”. En este modelo, el trabajador puede organizar su jornada laboral como le resulte más conveniente a lo largo de la semana.

De esa forma, un empleado puede trabajar de manera tradicional de lunes a viernes y otro puede trabajar los fines de semana y librar los jueves y viernes, por ejemplo. Básicamente, la empresa determina las franjas horarias en las que se puede trabajar, hasta llegar a las 40 horas semanales, y cada empleado elige los días que trabajará. Todo sin aplicar reducciones de salario.

Arup fue una de las empresas pioneras en probar la jornada laboral de 7 días para facilitar la conciliación entre la vida laboral y familiar de sus empleados. En su sede en Liverpool, el 82 % del personal flexibilizó sus horarios y un tercio optó por trabajar los fines de semana al menos una vez, durante el periodo de prueba de tres meses. 

Nueve de cada diez empleados dijeron que su productividad había aumentado y que habían encontrado un equilibrio mejor entre el trabajo y la vida personal. Como resultado, la empresa extendió el modelo a su otra sede en Queensland y lo mantiene.

La jornada laboral de 7 días presenta un modelo de conciliación laboral ventajoso porque la empresa no tiene que reducir el número de horas de trabajo, de manera que su viabilidad económica se mantiene intacta, mientras los trabajadores ganan en flexibilidad para organizar su semana sin que su salario se resienta.

La propuesta es particularmente conveniente y fácil de aplicar en las empresas cuyos empleados trabajan en remoto o por proyectos, entornos en los que la presencialidad no es tan importante y no es necesario ceñirse a un horario laboral rígido. También es ideal para los negocios con proyección internacional, como Arup, que trabajan con diferentes horarios a lo largo del mundo, ya que les permite mantenerse operativos durante toda la semana y brindar un servicio mejor a sus clientes internacionales.

Trabajo híbrido y a distancia, dos opciones para facilitar la conciliación laboral y familiar

El trabajo híbrido y a distancia son otras alternativas para facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar. El trabajo híbrido está diseñado a medida de las necesidades de los trabajadores, sin descuidar las prioridades de la empresa, por lo que combina la modalidad presencial con aquella a distancia, de manera que estos pueden desempeñar algunas de sus labores en casa y otras en la oficina.

Por otra parte, el teletrabajo implica que los trabajadores realicen sus funciones desde casa usando las tecnologías de la información. En este caso, las empresas pueden establecer un horario fijo de oficina en el que el empleado debe estar conectado, ya que el empleador lo supervisa a través de sistemas de logueo o pueden implantar un sistema de trabajo por proyectos u objetivos que ofrezca mayor flexibilidad horaria.

Es importante tener en cuenta que la implantación de estas modalidades de trabajo para facilitar la conciliación laboral y familiar requiere capacitación y una inversión inicial destinada a garantizar que el sistema tecnológico sea seguro y eficaz, por lo que las empresas deben formar a sus trabajadores y proporcionarles las herramientas que necesitan para desarrollar sus actividades fuera de la oficina.

Ambas dinámicas laborales ayudan a los trabajadores a compaginar su vida personal con sus funciones laborales, brindándoles una mayor flexibilidad a la hora de planificar sus agendas. Al mejorar la experiencia laboral, también es más probable que se sientan satisfechos con su trabajo, de manera que estas medidas de conciliación mejoran la retención de personal.

Además, al tener más libertad para organizar el trabajo, ambas modalidades potencian la concentración, de manera que suelen aumentar la productividad y la eficiencia. Por tanto, las medidas de conciliación laboral y familiar no solo benefician a los trabajadores, sino que sus efectos también son positivos para las empresas, las cuales tendrán a empleados más motivados, comprometidos y eficaces.

Categoría: RRHH
modelo 202

Todas las empresas que operan en España tienen que cumplir una serie de obligaciones fiscales. El Impuesto sobre Sociedades es una de las principales tasas destinada a gravar la obtención de renta por parte de las sociedades y otras entidades jurídicas, como las asociaciones y fundaciones que tengan un objeto mercantil.

Dicho impuesto se estructura en torno al resultado contable de la organización, por lo que demanda llevar una contabilidad mercantil. De hecho, las empresas obligadas a tributar por el Impuesto sobre Sociedades deben cumplir una serie de formalidades en su declaración, entre ellas la presentación del modelo 202.

Modelo 202: ¿qué es y para qué sirve?

El modelo 202 sirve para hacer pagos a cuenta del Impuesto sobre Sociedades. Permite realizar una declaración y autoliquidación periódica del mismo, por lo que supone un adelanto del Impuesto de Sociedades, que luego se formaliza en el cómputo anual y se presenta al año siguiente mediante el Modelo 200.

Por consiguiente, la función principal del modelo 202 es realizar pequeños anticipos a la Agencia Tributaria. Luego, ese importe se descuenta de la cantidad a pagar resultante del Impuesto sobre Sociedades anual. De cierta forma, es el equivalente al modelo 130 que presentan los autónomos, mediante el cual estos van adelantando de manera trimestral el IRPF.

En ciertos casos, el modelo 202 también sirve para declarar el Impuesto de la Renta de No Residentes, aquellas personas físicas o jurídicas que, aunque no residan en España, tienen establecimientos desde los que operan de forma habitual y continuada en el país.

¿Quiénes están obligados a presentar el modelo 202?

Todos los sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades cuya cifra de negocios supere los 6 millones de euros, independiente de los beneficios obtenidos, están obligados a presentar el modelo 202.

También deben presentarlo todos los sujetos que hayan obtenido un resultado positivo en el año impositivo anterior, aunque no hayan alcanzado esa cifra de negocio.

Además, las empresas que superen los 10 millones de euros netos están obligadas a presentar el anexo de comunicación de datos adicionales que se encuentra en el modelo 202.

¿Cuándo se presenta el modelo 202 en la AEAT?

El modelo 202 se debe presentar en tres momentos a lo largo del año:

  • El primer pago se tiene que presentar del 1 al 20 de abril
  • El segundo pago se debe presentar del 1 al 20 de octubre
  • El tercer pago se presenta del 1 al 20 de diciembre

Cabe aclarar que, si el último día de presentación es sábado o inhábil, la fecha de vencimiento se posterga al siguiente día hábil. Recuerda que presentar el modelo 202 fuera de plazo puede conllevar una sanción, la cual varía en función del resultado de la declaración y de si la presentaste antes o después de haber recibido un requerimiento de la Agencia Tributaria.

La cuantía de la multa también depende de cuánto tardes en enmendar el error. Si no hay requerimiento de Hacienda y el resultado es a ingresar, el recargo será del 1 % más otro 1 % adicional por cada mes completo de retraso.

Si la declaración es negativa o queda a cero, se aplica una sanción fija de 100 euros, aunque no hayas recibido ningún requerimiento. No obstante, esa cuantía se duplica si la Agencia Tributaria solicita la presentación del modelo 202.

En el caso de las declaraciones positivas que hayan sido requeridas, la sanción oscila entre el 50 y el 150 % del resultado de la liquidación. Sin embargo, puedes reducir entre un 25 y 40 % los recargos o sanciones, realizando el ingreso en los plazos indicados en la notificación.

¿Cómo presentar el modelo 202 del Impuesto de Sociedades?

La presentación del modelo 202 se realiza, únicamente, por vía telemática, lo cual significa que no puedes descargar el formulario, rellenarlo y presentarlo físicamente en una oficina de la Agencia Tributaria.

Para presentar el modelo 202, tendrás que identificarte en el portal de Hacienda, ya sea usando el DNI electrónico, un certificado digital o con Cl@ve PIN. Tienes la opción de importar un fichero generado con el formulario o usando tu propio programa. También puedes recuperar una declaración guardada en los servidores de la Agencia Tributaria, anterior al ejercicio y periodo actual, introduciendo solo tus datos identificativos y el devengo de dicha declaración.

Cuando hayas terminado de rellenar el modelo 202, debes validar la declaración para comprobar que no tenga errores o avisos. Si el resultado es a ingresar y no lo domicilias, tendrás que obtener el NRC (el Número de Referencia Completo sirve como justificante del pago y se genera automáticamente al conectarte con la pasarela de pago). Luego puedes presentar la autoliquidación.

Por último, tendrás que “Firmar y enviar” para presentar la declaración. Si todo es correcto, verás el mensaje “su presentación ha sido realizada con éxito” y un PDF con la información de la presentación y la copia completa del modelo 202.

¿Cómo rellenar el modelo 202?

Rellenar el modelo 202 es un proceso bastante complejo, por lo que generalmente esta tarea se deja en manos del equipo contable. Así podrás evitar errores que puedan dar lugar a sanciones. No obstante, es importante que conozcas los diferentes apartados del modelo 202 del Impuesto de Sociedades:

  1. Datos identificativos
  2. La primera parte del modelo 202, como la mayoría de la documentación que se debe presentar en la Agencia Tributaria, contiene los datos identificativos. Por tanto, incluye los campos para introducir el NIF y nombre y apellidos o razón social, en caso de una persona jurídica.

  3. Devengo
  4. El segundo apartado del modelo 202 corresponde al “Devengo”, de manera que sirve para indicar el momento en que se realiza el hecho imponible y, por ende, surge la obligación tributaria. Se solicitan los siguientes datos:

    -        Ejercicio. El año al que se refiere la declaración, señalado con sus cuatro cifras.

    -        Periodo. Indica el trimestre al que corresponde la declaración, según se haga en abril (1P), octubre (2P) o diciembre (3P).

    -        Fecha de inicio del año impositivo. Indica el comienzo del año al que se refiere la declaración.

    -        C.N.A.E. actividad principal. Se refiere al código de la actividad en cuestión, según la Clasificación Nacional de Actividades Económicas.

  5. Datos adicionales
  6. En esta parte del modelo 202 se recogen algunos datos del negocio para precisar los tipos impositivos a los que está sujeto. Por ejemplo, se debe señalar si se trata de una entidad a la que se le aplican incentivos por ser una empresa de dimensiones reducidas, si está sujeta al régimen de las entidades navieras en función del tonelaje, si se trata de una sociedad anónima cotizada de inversión en el mercado inmobiliario, si se le aplica el régimen fiscal de entidades sin fines lucrativos y con incentivos fiscales al mecenazgo o si se trata de una cooperativa fiscalmente protegida u otra entidad a la que se le pueden aplicar dos tipos impositivos que especifica el modelo 202.

    En esta sección del modelo 202 también hay una casilla para indicar expresamente el tipo o tipos impositivos aplicables en la declaración del IS, que suele ser el 25 %. También hay que indicar si la empresa ha generado más de 6 millones de euros durante los 12 meses del periodo impositivo y si, durante el año anterior a la fecha de inicio del periodo impositivo, superó los 10 millones de euros, hay que especificar el importe neto de la cifra de negocios.

  7. Liquidación del Modelo 202
  8. Es el apartado más complejo del modelo 202 de la AEAT, ya que se refiere a los cálculos, que se pueden realizar siguiendo la modalidad del artículo 40.2 o según la modalidad del 40.3 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades. De hecho, recuerda que si eliges la modalidad del artículo 40.3, tendrás que solicitarlo presentando una declaración censal en el mes de febrero del año en que se vaya a aplicar esta modalidad.

La Agencia Tributaria explica detalladamente cómo rellenar el modelo 202, pero en este apartado básicamente tendrás que introducir los datos de las correcciones contables, el importe de las disminuciones por la revisión de los ajustes, la base imponible previa, el remanente de la reserva de capitalización no aplicada por insuficiencia de base, así como la de nivelación y la compensación de bases imponibles negativas.

La mayoría de las empresas también tendrán que reflejar el resultado previo para entidades con porcentaje único, dotaciones, compensación de cuotas negativas, bonificaciones, retenciones e ingresos a cuenta practicados. Además, deben indicar el volumen de operaciones en territorio común, los pagos fraccionados de periodos anteriores en dicho territorio y el resultado de la declaración anterior.

Recuerda que, si tu cifra de negocios supera los 10 millones de euros netos, estarás obligado a presentar el anexo de comunicación de datos adicionales a la declaración. En ese caso, tendrás que facilitar más información sobre el importe mínimo a ingresar de operaciones de quita o espera, rentas de reversión de deterioros integradas en la base imponible, los importes no computables o si aplicas el régimen fiscal de la ZEC, entre otros.

Por último, en la sección de “Ingreso” tendrás que indicar el resultado final de la liquidación y la forma de pago. Si eliges la domiciliación, hay un espacio para indicar el número de cuenta. Como habrás notado, es un modelo complejo y muy detallado, por lo que para su presentación es fundamental que la Contabilidad de tu empresa esté al día. Para evitar errores de tiempo y forma, lo ideal es que se encargue tu asesor fiscal.

Categoría: Contabilidad
ideas de marketing para Halloween

Halloween se ha convertido en el pistoletazo de salida para uno de los períodos más lucrativos del comercio. A partir del Día de Todos los Santos comienzan dos meses de descuentos importantes marcados por algunos de los grandes hitos comerciales del año: el Black Friday y la campaña navideña. Sin embargo, si quieres aprovechar al máximo esta celebración, tendrás que preparar con antelación tu plan de marketing para Halloween.

¿Truco o trato? Estrategias eficaces para impulsar las ventas en Halloween

Lo primero es lo primero: customiza tu imagen de marca

El espíritu de Halloween se transmite mejor si customizas tu imagen de marca. Por tanto, plantéate un rediseño visual en el que des espacio a calabazas, fantasmas, telarañas y otros elementos típicos de esta celebración. Puedes incluirlos en el logo de tu empresa o, incluso, en el diseño de tu página web o e-commerce para darle un toque más terrorífico.

También puedes customizar tus redes sociales y, si tienes un negocio físico, decorarlo con elementos en sintonía con Halloween y tus nuevas ofertas. Ese ambiente especial atraerá a más clientes y puede aumentar tus ventas.

Lanza productos de edición limitada inspirados en Halloween

Halloween es una ocasión especial para implementar una estrategia de marketing basada en la customización de productos. Podrías producir una edición limitada de algunos de tus productos más populares o lanzar una oferta especial que llame la atención de tus clientes actuales y despierte el interés de un nuevo público.

En 2017, por ejemplo, Coca-Cola puso en marcha una gran campaña publicitaria de cara a Halloween rediseñando la imagen de las latas Fanta, las cuales también incluían códigos QR especiales que los clientes podían escanear para acceder a filtros y lentes para Snapchat, como una muñeca china derramando lágrimas de Fanta.

Regala cupones para las compras de Halloween

Si realmente quieres aumentar las ventas en Halloween, podrías repartir cupones para futuras compras. Los cupones son una estrategia de promoción muy eficaz que suele animar a los clientes a comprar. Solo tienes que asegurarte de que los cupones sean fáciles de usar y tengan una fecha de vencimiento clara para que los clientes se motiven a usarlos de inmediato.

Puedes ofrecer cupones con un porcentaje de descuento en la próxima compra o un artículo gratis con una compra mínima. Incluso puedes vincular los cupones a tu programa de fidelización y ofrecer a los clientes un 10 % de descuento adicional en su próxima compra, si utilizan su tarjeta de fidelización para comprar productos de Halloween.

Lanza un sorteo por Halloween

Halloween no solo es una oportunidad para aumentar las ventas, también es una buena ocasión para generar conciencia de marca o, incluso, aumentar tu alcance potencial. Para ello, nada mejor que organizar un sorteo. De hecho, casi el 50 % de los consumidores quieren que las marcas les brinden la posibilidad de ganar recompensas en los programas de fidelización, según un estudio.

Puedes usar las redes sociales vinculadas a tu negocio para difundir el sorteo, de manera que no solo llegue a tus seguidores, sino que se extienda más allá. Si tienes un negocio relacionado con los animales, por ejemplo, podrías lanzar un concurso de disfraces de Halloween para mascotas. Cuanto más original, divertido e interactivo, mayor será su potencial viral.

Refuerza la fidelización con descuentos para los clientes leales

Halloween también representa una oportunidad para reforzar la fidelización. Recuerda que mantener a los clientes actuales cuesta menos que ganar nuevos clientes y, a veces, bastan pequeños gestos para generar satisfacción y demostrarles que son importantes para ti.

Puedes hacer una lista de tus clientes más leales y enviarles un código único con un descuento para mostrar tu agradecimiento por su apoyo. El 79 % de los consumidores tienen más probabilidades de volver a comprar una marca gracias a su programa de fidelización, según el citado estudio. Ir un paso más allá que la competencia en términos de servicio y atención al cliente podría marcar la diferencia para tu negocio.

En cualquier caso, no olvides que la clave para que tu campaña de marketing por Halloween funcione es preparar las ofertas y acciones con antelación. Así podrás llegar a tu audiencia en el momento adecuado y lo verás reflejado en tus ventas.

Categoría: Marketing y Ventas
Tipos de beneficios fiscales para el autónomo

Emprender una actividad por cuenta propia tiene muchos beneficios: más autonomía, flexibilidad para organizar la jornada y una mejor conciliación de la vida familiar. No es casual que el 57 % de los autónomos reconozca sentirse muy satisfecho con su trabajo y el 56,7% lleve más de cinco años con su actividad, según reveló una encuesta.

Obviamente, no todo es perfecto. El peso que suponen los pagos a la Seguridad Social es insostenible para el 51,6 % de los autónomos y se convierte en una de las principales preocupaciones para quienes siguen trabajando. El 71,1 % también reconoce que no se siente protegido por la Seguridad Social o las Mutuas y el 96 % piensa que su pensión al jubilarse será demasiado pequeña.

A pesar de ello, el 14,4 % de los autónomos ha recibido ayudas para poner en marcha su negocio. De hecho, si estás pensando en emprender por cuenta propia, es importante que conozcas los diferentes tipos de beneficios fiscales que puedes aprovechar para que esos primeros años no se te hagan demasiado cuesta arriba y puedas hacer crecer tu negocio.

¿Qué son los beneficios fiscales?

Los beneficios fiscales son todas aquellas ventajas desde el punto de vista tributario que se aplican a las empresas, pymes, autónomos y particulares, con el objetivo de reducir la carga impositiva a la que están sometidos.

Las ventajas fiscales están reguladas por ley y, normalmente, se otorgan cuando las personas físicas o jurídicas realizan ciertas prácticas positivas, ya sea a nivel social, laboral o medioambiental. También se aplican como parte de programas para incentivar la creación de empleo, por ejemplo, o cuando se desean premiar algunas prácticas de mercado.

¿Cuáles son los tipos de beneficios fiscales para el autónomo?

Existen diferentes tipos de beneficios fiscales, dependiendo de su procedencia y actividad. Si eres autónomo, estas son las principales ventajas fiscales que puedes aprovechar:

Deducciones

Implican una reducción de la base imponible de un impuesto, de manera que disminuyen los ingresos que quedan sujetos a gravamen, siempre y cuando el autónomo cumpla ciertos requisitos.

En el caso del IRPF, los autónomos tienen derecho a una serie de deducciones. Por ejemplo, puedes deducir todos los consumos de explotación relacionados con tu actividad profesional, los salarios de los trabajadores, las cuotas a la Seguridad Social, los arrendamientos y cánones y las primas de los seguros. También podrás deducir los costes de los servicios bancarios, incluidos los gastos financieros que representan los préstamos y créditos.

Particularmente interesantes son las deducciones por los servicios de los profesionales independientes a los que recurras. Las facturas que emitas a personas sometidas a la obligación de retener, como otros profesionales o personas jurídicas, implican una retención del 15 %. Sin embargo, la Agencia Tributaria recorta esa retención al 7 % cuando inicies tu actividad profesional. Dicha reducción se aplicará durante el periodo impositivo en que comiences a trabajar como autónomo y durante los dos siguientes, siempre que no hayas ejercido ninguna actividad profesional durante el año anterior.

Exenciones

Las exenciones tributarias eximen al autónomo de soportar la carga fiscal que le correspondería. En algunos casos existe una obligación tributaria, pero esta se condona o reembolsa, como ocurre con la doble imposición internacional. En otros casos, aunque existe el hecho imponible, no se genera una obligación tributaria, como ocurre con las prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción de la Seguridad Social, las Comunidades Autónomas o las entidades locales. 

Algunas actividades profesionales también quedan exentas de IVA, como las clases particulares sobre materias que formen parte del currículo del sistema educativo o las colaboraciones periodísticas. También estarías exento de esta tasa si brindas servicios de asistencia sanitaria o enfocados en la ayuda social. Algunas actividades artísticas y ciertos servicios inmobiliarios quedan exentos de IVA.

Bonificaciones

Estos beneficios fiscales implican una reducción en el importe de la base para calcular el impuesto o una deducción en el importe a ingresar por parte del autónomo.

La tarifa plana en la cuota de la Seguridad Social para los nuevos autónomos es una de las bonificaciones más conocidas, aunque existen otras, como los tipos reducidos de IVA y en la retención en el IRPF durante los primeros años de inicio de la actividad. También se aplican bonificaciones para los autónomos colaboradores, en cuyo caso se bonifica el 100 % de la cuota durante un año para el cuidado de menores de doce años o personas dependientes, y existen bonificaciones para la formación.

Aplazamiento de impuestos

Hacienda considera que el aplazamiento del pago o la posibilidad de fraccionar las deudas tributarias es otro tipo de beneficio fiscal, ya que produce una merma de sus ingresos, aunque no implica una reducción de la cantidad a pagar; de hecho, conlleva unos intereses de demora.

Esta ventaja fiscal es conveniente si enfrentas un periodo de falta de liquidez o se te acumulan los pagos y no puedes hacer frente a tus obligaciones tributarias. Si la deuda es inferior a 30.000 euros, puedes solicitar un aplazamiento del pago del IRPF e IVA, con un plazo límite de 12 meses, sin necesidad de justificar las cuotas repercutidas impagadas. Hacienda suele aprobar la mayor parte de estas solicitudes casi automáticamente y con bastante rapidez.

En caso de que la deuda supere los 30.000 euros, la Agencia Tributaria te pedirá un aval, garantía hipotecaria o seguro de caución. Tendrás que justificar el impago de las cuotas repercutidas aportando las facturas de los clientes que reflejen la cuantía e indiquen la fecha de vencimiento. No obstante, recuerda que debes ingresar la parte de la deuda correspondiente a las cuotas repercutidas que has cobrado.

Subvenciones

Además de los beneficios fiscales que se aplican a la actividad por cuenta propia, también existe un programaa nivel nacional dirigido a las personas desempleadas, el cual es gestionado por las Comunidades Autónomas. En práctica, las personas desempleadas que estén inscritas como demandantes de empleo pueden acceder a una subvención para emprender por cuenta propia con una cuantía de referencia de hasta 7.500 euros, según las dificultades para el acceso al empleo.

En este caso, existen diferentes tipos de subvenciones y bonificaciones. Por ejemplo, podrías recibir una ayuda directa destinada a financiar las inversiones para crear y poner en marcha tu negocio, con un límite del 50 % del coste de adquisición y una cuantía máxima de 9 000 euros. También podrías optar por una ayuda financiera sobre el préstamo para financiar dichas inversiones, la cual consiste en una reducción de hasta 4 puntos del interés que aplique la entidad que te conceda el préstamo, con un tope de 9 000 euros.

Además, este programa prevé una ayuda destinada a la asistencia técnica que necesites para poner en marcha tu empresa. La cuantía es de hasta el 75 % del coste de los servicios prestados, con un máximo de 2 000 euros, que puedes dedicar lo mismo a servicios externos que a la realización de estudios de viabilidad o comercialización. Y si necesitas formarte con cursos de dirección y gestión empresarial o nuevas tecnologías de la información y comunicación, también se cubrirá hasta el 75 % del coste de los mismos hasta 2 400 euros.

En resumen, aunque emprender no es fácil, conocer las diferentes ayudas y beneficios fiscales a los que tienes derecho como autónomo te allanará el camino para que puedas consolidar tu negocio y hacerlo crecer cada año.

Categoría: Contabilidad
ejemplos de advergaming

La publicidad digital cambia constantemente para adaptarse a las tendencias e integrar las nuevas tecnologías, de manera que sus formatos están en continua evolución.

El advergaming es uno de los ejemplos más recientes, puesto que, aunque la idea no es completamente novedosa, en los últimos años ha ganado protagonismo debido al interés que han despertado los videojuegos. Basta pensar que la facturación de este sector aumentó un 2,75 % el año pasado, hasta alcanzar los 1 795 millones de euros en España.

¿Qué es el advergaming exactamente?

El advergaming es una técnica publicitaria no invasiva que utiliza la gamificación; o sea, recurre a los videojuegos para publicitar marcas o productos. Su principal objetivo es llegar a una audiencia específica de forma atractiva y memorable, generando un elevado nivel de interacción que dé paso a la conversión.

Es importante realizar una distinción entre el advergaming y la publicidad que se inserta en un videojuego. En el advergaming, la presencia de marca no queda relegada a un papel secundario, sino que adquiere protagonismo, ya que constituye la esencia del juego. En cambio, en las inserciones publicitarias o product placement, la marca o producto solo aparece en la historia del juego, por lo que es más similar a la publicidad convencional.

Magnum, por ejemplo, lanzó una campaña multiplataforma de advergaming con la que atrajo a 7 millones de personas. Diseñó un juego en el que los consumidores debían ayudar a la protagonista a recoger chocolates en sitios populares como Spotify y YouTube, mientras aprovechaba las redes sociales para expandirse y ampliar su audiencia.

Las principales ventajas del advergaming para las empresas

Fortalece la imagen de la marca

En un mercado cada vez más saturado, donde los consumidores están bombardeados continuamente por anuncios publicitarios, el advergaming permite a los usuarios interactuar con los productos o la marca en un entorno desenfadado que genera una asociación positiva. Esta técnica no solo mejora el recuerdo de marca, sino que también permite transmitir de manera clara los valores de la empresa para conectar con lo que es realmente importante para su audiencia.

Mayor eficacia

El advergaming no suele producir conversiones inmediatas, pero a largo plazo es una técnica publicitaria muy rentable y eficaz. Una investigación realizada en la Universidad de Sevilla reveló que, mientras que un anuncio televisivo sólo logra captar la atención del consumidor durante un máximo de 30 segundos, un usuario puede dedicar entre 15 y 30 minutos al advergame, un tiempo inimaginable para la mayoría de los formatos publicitarios. Gracias a esa interacción, la marca tiene más posibilidades de posicionarse en el top of mind de los usuarios para convertirse en una de sus opciones por defecto cuando necesiten sus productos o servicios.

Apto para todo tipo de negocios

Otra ventaja del advergaming es que se puede aplicar en todo tipo de negocios, independientemente del sector donde operen. Los advergames son adecuados lo mismo para una marca de cosméticos que para una empresa de alimentos o que venda productos para mascotas. Siempre que el juego sea interesante, los usuarios disfrutarán de la experiencia y, con cada pequeño logro, tendrán una percepción más positiva de su experiencia con la marca.

¿Cómo las pymes pueden usar el advergaming?

Básicamente, el advergaming propone que los consumidores jueguen mientras conocen la marca o exploran sus productos. Por tanto, se trata de un formato muy interesante para presentar la publicidad de forma no intrusiva. Las pymes pueden usarlo para promocionar un producto o servicio directamente, sobre todo  cuando se trata de nuevos lanzamientos para darlos a conocer al público.

También pueden utilizarlo para transmitir los valores de la marca, pues este tipo de publicidad genera una mayor conexión y un sentimiento de pertenencia en los consumidores. Puedes asociar los valores de tu marca con los conceptos clave del videojuego. Por ejemplo, si quieres asociar tu marca a la sostenibilidad, puedes crear un juego en el que los desafíos y recompensas estén vinculados al cuidado del medioambiente.

Por último, recuerda que los juegos más eficaces en el advergaming no son muy sofisticados. Un juego minimalista tiene más probabilidades de volverse viral y tener más éxito, pues puede llegar a una audiencia más amplia.

Categoría: Marketing y Ventas
branded content

En los tiempos que corren, los consumidores están expuestos a un bombardeo publicitario constante, por lo que muchos recurren a soluciones como los bloqueadores de publicidad y otros desarrollan una auténtica ceguera a los anuncios. En ese contexto, las marcas necesitan encontrar estrategias menos invasivas para conectar con su público objetivo y transmitirles sus valores. El branded content (contenido de marca) es una de esas alternativas.

Según el último informe “Content Scope”, el branded content ya es imparable. La inversión destinada a este tipo de marketing ha crecido un 19% en los dos últimos años en España. La estrategia de contenidos se trabaja cada vez más a largo plazo, muestra de ello es que el número de empresas que cuentan con equipos especializados en branded content casi se ha duplicado desde 2019.

¿Qué es el branded content?

El branded content es una pieza esencial del inbound marketing, ya que consiste en generar contenidos vinculados a la marca que faciliten la conexión con el público. Esta estrategia de marketing no intenta vender un producto o servicio directamente, como en los anuncios publicitarios, su principal objetivo es transmitir los valores de la marca para generar una respuesta positiva en el público.

El branded content es una herramienta de marketing muy flexible que permite trabajar tanto con contenidos para los medios de comunicación convencionales, como para las redes sociales y otros medios digitales. No solo acepta diferentes formatos, sino que también persigue diferentes objetivos.

Los contenidos informativos, por ejemplo, son un tipo de branded content con un estilo más periodístico que profundizan en aspectos destacados de la marca, mientras que los contenidos educativos sirven para posicionar la marca como un referente en cierto ámbito del conocimiento.

El branded content también admite contenidos enfocados en el entretenimiento, que captan la atención del público y favorecen la interacción, mientras que los contenidos perceptivos buscan establecer una conexión emocional.

Ventajas del branded content para tu negocio

  1. Generar engagement
  2. Crear contenidos de valor te permitirá conectar con tu público objetivo e involucrarlo con tu marca. A diferencia de los anuncios tradicionales que se consumen de manera pasiva, el branded content busca generar respuestas en los usuarios para aumentar su nivel de implicación y compromiso con la marca.

    Esta estrategia de marketing intenta que los consumidores tengan un papel activo e interactúen con la marca, identificándose con sus valores y desarrollando una relación de confianza. Un excelente ejemplo de branded content que potencia el engagement es el “Consultorio Nivea” de la conocida marca de cosméticos, donde los usuarios pueden plantear sus dudas a una dermatóloga profesional.

  3. Conseguir leads de calidad
  4. El branded content también es una técnica eficaz para lograr registros. Una buena campaña de contenido de marca puede llevar tráfico a tu web, de manera que podrás comenzar el proceso de lead nurturing para convertir a esos usuarios en clientes o, incluso, fans de tu marca.

    La clave radica en proporcionar contenidos que el público realmente quiera consumir porque aportan valor. Un buen ejemplo de branded content es la aplicación Runtastic de Adidas. Con millones de descargas en todo el mundo, la marca acompaña a los usuarios en sus actividades deportivas y les ayuda a cumplir sus objetivos.

  5. Mejorar el posicionamiento de marca, generando una conexión emocional
  6. Un contenido de valor hará que tu marca destaque sobre la competencia, te permitirá ganar notoriedad o, incluso, convertirte en un referente en tu sector. El branded content va más allá de un simple eslogan, cuenta una historia que emociona a la audiencia.

    Podrás vincular esas emociones positivas a tu marca, ser más memorable y entrar en el Top of Mind de los consumidores. Es lo que ha hecho Balay, una marca que ha dejado de anunciar electrodomésticos para centrarse en las historias de sus trabajadores. Su ejemplo de branded content demuestra cómo humanizar una marca y crear una conexión emocional con el público.

5 claves para implementar una estrategia de branded content eficaz

  1. Cuenta tu historia de manera original
  2. El branded content no se puede concebir sin contar la historia de la marca, pero tienes que hacerlo de manera que capte la atención de tu público objetivo. El contenido debe mostrar los valores de tu marca y su propósito central, pero sin resultar invasivo.

    La estrategia de branded content de Red Bull, por ejemplo, gira en torno a su propósito: “Red Bull te da alas”. Sus contenidos y anuncios publicitarios se estructuran alrededor de esa idea, mostrando experiencias e historias con las que su público puede identificarse. Así ha desarrollado una narrativa única, convincente e inspiradora, mediante la cual desdibuja los límites entre el entretenimiento y el marketing.

  3. Conecta con tu audiencia
  4. El branded content convierte al consumidor en protagonista. Su objetivo principal es conectar con la audiencia en un nivel más profundo para que establezca un vínculo emocional con la marca. Para lograrlo, puedes recurrir a la parte más humana de tu empresa y mostrar cómo mejora la vida de las personas.

    Balay, por ejemplo, ha usado este tipo de marketing en su campaña “Tengo un amigo en Balay”. La empresa, que siempre se ha caracterizado por su carácter cercano y familiar, explora las relaciones de amistad con personas reales, transmitiendo la idea de que es una marca en la que se puede confiar pues, a fin de cuentas, es un amigo que te conoce, sabe cómo tratarte y se anticipa a tus necesidades.

  5. No cuentes tus valores, muéstralos
  6. Los consumidores se informan cada vez más y toman sus decisiones de compra en base a los valores de las marcas. Por eso, es importante que en tu estrategia de branded content no te limites a enumerar los valores que defiendes, muéstrale a tu audiencia lo que haces realmente y lo que te distingue. 

    Por ejemplo, en vez de crear un anuncio en el que afirmes que tu marca está comprometida con la protección del medioambiente, crea un contenido más natural donde muestres las acciones concretas y las prácticas respetuosas que sigues en las instalaciones de tu empresa. Ese tipo de contenido genera un mayor impacto emocional y es más convincente.

  7. Crea contenido con el que tu audiencia se identifique
  8. Los consumidores actuales eligen marcas con las cuales se sienten identificados. Les gusta comprar productos de marcas en las que creen. Por esa razón, si ven personas con las cuales pueden identificarse, es más probable que conecten con tu marca, lo cual aumenta las probabilidades de que se conviertan en clientes. Pero debes ir más allá de los testimonios convencionales.

    Incluye en tu estrategia de branded content historias reales de personas que utilizan tus productos. GoPro, la marca de cámaras personales de alta definición, ha usado esta estrategia a través del desafío “GoPro Awards” mediante el cual anima a los usuarios a enviar las imágenes más impresionantes grabadas con sus cámaras para ganar un premio y, de paso, generar contenido de marca con gran potencial viral.

  9. Aporta valor con contenido útil
  10. El branded content también tiene un lado más práctico que pueden explotar los negocios que brinden servicios o productos diseñados para resolver necesidades específicas. Puedes publicar guías prácticas y tutoriales para mostrar tu experiencia y ayudar a tus seguidores a resolver algún problema. En ese caso, puedes usar plataformas como YouTube o TikTok.

    También puedes crear contenido analítico como parte de tu estrategia de contenido de marca. Es probable que tu público te agradezca tener a mano datos, cifras y comparaciones actualizados y fáciles de entender sobre un tema que les interese, desde el mercado inmobiliario hasta el sector tecnológico. Si tu contenido es preciso y bien documentado, podrás ganarte su confianza.

En resumen, experimenta con diferentes tipos de contenido y busca retroalimentación para identificar lo que mejor funciona para tu audiencia. Con el tiempo, descubrirás lo que buscan y encontrarás la voz de tu marca. El branded content puede atraer a tu público y generar confianza a lo largo del tiempo, por lo que es una inversión que vale la pena.

Categoría: Marketing y Ventas
Qué son los ODS

El cambio climático, el colapso de los sistemas de salud, la falta de recursos naturales y los conflictos armados son algunos de los principales problemas a los que se enfrenta el mundo en la actualidad. No cabe duda de que las transformaciones sociales, económicas y ambientales que se han producido en las últimas décadas representan retos significativos que demandan medidas urgentes, tanto a nivel gubernamental como empresarial. Para intentar darles respuesta han surgido los ODS.

¿Qué son los ODS? Descubriendo sus huellas y relevancia a nivel mundial

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son una serie de prioridades a nivel mundial que fueron establecidas en 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Incluidos en la Agenda 2030, representan un marco de desarrollo global mucho más ambicioso que los Objetivos de Desarrollo del Milenio, de los cuales son herederos directos.

De hecho, en el año 2000 ya se había aprobado la Declaración del Milenio, cuyas metas se conocieron como los Objetivos de Desarrollo del Milenio (OMD), aunque en realidad no se trataba de un programa completamente nuevo, sino más bien del intento de aunar todos los esfuerzos bajo un enfoque holístico que permitiera hacer frente a la pobreza de manera más eficaz y promover el desarrollo económico y social.

Objetivos como reducir la pobreza y el hambre, lograr que la enseñanza primaria sea universal y promover la igualdad de género siempre han ocupado un lugar prioritario en el programa de Naciones Unidas. De una forma u otra, la ONU lleva más de 60 años trabajando para lograr esas metas.

En 1961, por ejemplo, proclamó el “Decenio de las Naciones Unidas para el Desarrollo” para incentivar una tasa mínima de crecimiento anual del 5 % en los países en vías de desarrollo mientras lanzaba el Programa Mundial de Alimentos (PMA) en colaboración con la FAO para poner a disposición de estas naciones la mayor cantidad posible de excedentes de alimentos para combatir el hambre.

Una década más tarde, en 1974, la Asamblea General también enumeró 20 principios sobre los que debía basarse el nuevo orden económico internacional realizando propuestas para reformar el sistema monetario y financiar los objetivos de desarrollo de los países que más lo necesitaban. 

Los actuales ODS concentran todos esos esfuerzos, actividades, compromisos e iniciativas con un fin común, destacando su interrelación y la necesidad de avanzar en todas las direcciones para lograr cualquiera de esas metas. Estos 17 objetivos intentan garantizar un ritmo de desarrollo que satisfaga nuestras necesidades sin comprometer el futuro de las nuevas generaciones. Gobiernos de 193 países se han comprometido con su puesta en marcha:

  1. Erradicar la pobreza
  2. Poner fin al hambre
  3. Promover la salud y el bienestar de todos
  4. Garantizar una educación de calidad
  5. Lograr la igualdad de género
  6. Garantizar el agua limpia y el saneamiento
  7. Proporcionar una energía asequible y no contaminante
  8. Promover un crecimiento económico sostenible e inclusivo
  9. Modernizar la industria y las infraestructuras
  10. Reducir las desigualdades sociales
  11. Desarrollar ciudades y comunidades seguras y sostenibles
  12. Promover una producción y consumo responsables
  13. Combatir el cambio climático
  14. Preservar los océanos y la vida marina
  15. Proteger la biodiversidad de los ecosistemas terrestres
  16. Promover la paz, justicia e instituciones sólidas
  17. Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son “un llamamiento universal a la acción para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y mejorar las vidas y las perspectivas de las personas en todo el mundo”, como reconoce Naciones Unidas.

Son una exhortación a todos los países, independientemente de su nivel socioeconómico, para que promulguen y apliquen medidas encaminadas a promover la prosperidad de sus ciudadanos mientras protegen el planeta y gestionan mejor los recursos de los que disponen. Sin embargo, esta tarea no es exclusiva de los gobiernos, sino que también implica un compromiso de las organizaciones sociales y las empresas.

¿Cómo están impactando los ODS en las empresas?

Todas las empresas, independientemente de su tamaño, el sector en el que operan y su enclave geográfico, deben cumplir con la ley, respetar los estándares mínimos reconocidos a nivel internacional y proteger los derechos universales de sus trabajadores y grupos con los que interactúa. Por tanto, a medida que los ODS se extiendan, irán cambiando la manera de operar de los negocios.

Las empresas pueden usar los ODS como un marco general para proyectar, dirigir y comunicar sus estrategias de negocios, objetivos y actividades. De hecho, en la actualidad casi todas las grandes empresas han puesto en marcha medidas para alinearse con los ODS. En España, 9 de cada 10 organizaciones están trabajando en algunos de los ámbitos que señalan los ODS, según reveló el Pacto Mundial de Naciones Unidas.

Más allá de los activos que la empresa posee o controla, uno de los mayores impactos de los ODS se concentra en la cadena de valor, que se convierte en el punto de partida para analizar su influencia a nivel empresarial y redefinir las prioridades. Por tanto, es necesario reevaluar la base del suministro y la logística de entrada a lo largo de la producción y las operaciones hasta la distribución, uso y fin de la vida útil de los productos.

No es casual que el 38 % de las empresas españolas ya tenga en cuenta los ODS vinculados a la economía circular y la acción climática en el desarrollo de sus productos y servicios. En este sentido, la sostenibilidad ha ido ganando protagonismo en la estructura empresarial, hasta el punto que los criterios ambientales, sociales y de gobernanza están cada vez más presentes en su día a día.

La apuesta por la sostenibilidad no se limita a un departamento o profesional que supervisa estos temas, sino que se está integrando en el ADN empresarial. En España, el 41 % de los negocios poseen una estrategia de sostenibilidad, el 78 % de las cuales están alineadas con los ODS.

¿Cómo aplicar los ODS en las empresas?

Una vez que la empresa haya establecido sus nuevos objetivos, prioridades estratégicas e indicadores de rendimiento, tendrá que lograr que su actividad principal sea sostenible. Es probable que tenga que aplicar transformaciones importantes en diferentes áreas de su actividad principal, incluyendo su oferta de productos y servicios, segmentos de clientes, gestión de la cadena de suministro, elección y uso de materias primas, redes de transporte y distribución y gestión del producto al final de su vida útil. Las empresas también tendrán que contar con equipos de sostenibilidad e invertir mucho más en I+D.

No obstante, estos cambios tienen recompensa, ya que los ODS pretenden redirigir los recursos de las inversiones públicas y privadas a nivel mundial hacia las empresas que puedan ofrecer soluciones innovadoras, por lo que representan una ocasión para identificar nuevas oportunidades de negocio. También se reforzarán los incentivos económicos para que las empresas utilicen los recursos de forma más eficiente o cambien a alternativas más sostenibles.

En realidad, existen muchas maneras de aplicar los ODS en las empresas. Un informe reciente del Ministerio de Asuntos Exteriores señaló varios ejemplos de aplicación de los ODS en empresas españolas. BBVA se comprometió a movilizar 100 mil millones de euros para frenar el cambio climático y utilizar el 70% de energía renovable en 2025. También ha desarrollado un Plan Global de Diversidad e Inclusión para fomentar la diversidad en su plantilla y ha desembolsado 13.697 millones de dólares a través de su Fundación Microfinanzas BBVA para ayudar a 6,8 millones de personas con pocos recursos a emprender en América Latina.

Sin duda, las empresas que se alineen con los ODS podrán fortalecer su relación con los clientes, empleados y otras partes interesadas. Así podrán seguir creciendo de manera sostenible mientras mejoran su imagen de marca y employer branding. En cambio, los negocios que no se alineen quedarán más expuestos a riesgos legales y de reputación. Por tanto, a la larga, aplicar los ODS en las empresas aportará una gran ventaja competitiva.

ejemplo de modelo 206

Tener residencia fiscal en España o en el extranjero implica obligaciones tributarias diferentes. Sin embargo, las personas que no residen en España, pero tienen actividades económicas en el territorio español, no están exentas de ciertas obligaciones fiscales, de manera que la Agencia Tributaria no dudará en llamar a su puerta para que declaren las rentas que han obtenido en el territorio nacional.

Durante los últimos años, el Gobierno ha ido aprobando una serie de leyes para regular el Impuesto sobre la Renta de no Residentes (IRNR) con el objetivo de mejorar el control y garantizarles la máxima seguridad jurídica, transparencia y proporcionalidad, en consonancia con los acuerdos tomados en la Unión Europea y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El modelo 206 es uno de los documentos más importantes que debes conocer si no resides en España, pero tienes un negocio en el país.

¿Qué es el modelo 206?

El modelo 206 es un documento de la Agencia Tributaria (AEAT) que se utiliza para declarar y pagar impuestos en España. Específicamente, se trata de un documento de ingreso o devolución del Impuesto sobre la Renta de no Residentes.

Puede equipararse con el modelo 200, que se usa para la declaración o liquidación del Impuesto sobre Sociedades, pero a diferencia de este, es exclusivo para los no residentes que tengan rentas en España. De hecho, la Administración aclara que “el modelo de declaración es el mismo que para los contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades, pero utilizando el modelo 206”.

Modelo 206: ¿para qué sirve?

El IRNR se rige por el principio de territorialidad, el cual reconoce que un Estado tiene derecho a gravar las rentas que se obtienen en su territorio, independientemente del país de residencia fiscal de su perceptor. Por tanto, este impuesto se asegura de que una parte de la riqueza generada se quede en el territorio. 

El Modelo 206 se utiliza, fundamentalmente, para declarar la situación de las rentas y retenciones fiscales de entidades, sociedades y personas físicas, con el fin de identificarlas como contribuyentes en España, aunque tengan su residencia fiscal en otro país.

¿Quién debe presentar el modelo 206?

En general, todos los contribuyentes no residentes en España que obtengan rentas mediante establecimientos ubicados permanentemente en el país, así como aquellas entidades en régimen de atribución de rentas constituidas en el extranjero que tengan presencia en territorio español deben presentar el modelo 206. Eso significa que se aplica tanto a las personas físicas como jurídicas.

Cabe aclarar que un establecimiento permanente es aquel que tiene una personalidad jurídica, por lo que este concepto se aplica tanto a sedes de dirección, sucursales, oficinas, fábricas, talleres, almacenes y tiendas como a cualquier otro establecimiento donde se realice una actividad que genere beneficios económicos. También aplica a las explotaciones agrícolas o ganaderas, las minas y canteras, así como a las obras de construcción, instalación o montaje que duren más de seis meses.

¿Cuándo se presenta el modelo 206?

El modelo 206 se presenta seis meses después de cerrar el periodo impositivo, durante los 25 días naturales siguientes. El período impositivo debe coincidir con el ejercicio económico declarado y no puede superar los 12 meses. A menos que declares un periodo impositivo diferente cuando presentes la primera declaración de este impuesto, la Agencia Tributaria aplicará el año natural.

No obstante, la ley indica que la conclusión anticipada del período impositivo acorta el plazo de presentación del modelo 206 en la AEAT a 20 días naturales en los meses de abril, julio, octubre y enero, según el trimestre en que se produzca alguna de las siguientes circunstancias:

  • Cesa la actividad del establecimiento.
  • Desafectación de la inversión realizada en el establecimiento.
  • Transmisión del establecimiento a otra persona o entidad.
  • Traslado de residencia de la casa central.
  • Fallecimiento del titular del establecimiento.

Por último, cabe aclarar que la presentación de este modelo se realiza por vía telemática con tu respectivo número de identificación fiscal (NIF) y que el impuesto se devenga el último día del período impositivo.

Categoría: Contabilidad
modelo 220

Las empresas que operan en España deben cumplir una serie de obligaciones con la Agencia Tributaria, entre las que se encuentra el pago del Impuesto sobre Sociedades. Para estar al día con este tributo no solo debes tener en orden las cuentas de tu empresa, sino que también necesitas conocer los procedimientos a seguir, respetar los plazos y presentar los modelos adecuados.

¿Cuál es el modelo 220 de la AEAT?

El modelo 220 se utiliza para presentar la declaración-liquidación del Impuesto sobre Sociedades de las empresas que se han acogido al régimen de tributación de los grupos de sociedades. Es importante que no lo confundas con los modelos 200 y 202, que también se utilizan para liquidar el Impuesto de Sociedades.

El modelo 200 tiene carácter general y se usa para presentar el Impuesto de Sociedades. Todas las empresas, personas jurídicas y entidades no jurídicas como fondos de inversión o capital de riesgo, deben presentarlo anualmente, aunque no hayan tenido actividad o rentas durante el ejercicio.

En cambio, el modelo 202 solo se usa cuando la empresa fracciona el pago del Impuesto sobre Sociedades. Este modelo se presenta tres veces al año, aunque no todas las empresas pueden acogerse al pago fraccionado, ya que deben cumplir ciertos requisitos relacionados con el importe neto de su cifra de negocio.

¿Quién está obligado a presentar el modelo 220 y para qué sirve?

Los grupos de sociedades que tributen en el régimen de consolidación fiscal están obligados a presentar el modelo 220. También es obligatorio para “los grupos de sociedades cooperativas a que hace referencia el Real Decreto 1345/1992”, como señala la propia Agencia Tributaria.

La consolidación fiscal, de carácter opcional, es un Régimen Especial en el Impuesto sobre Sociedades. Permite que diferentes entidades mercantiles sean consideradas como un único sujeto pasivo de cara a sus obligaciones tributarias. Por tanto, solo las empresas que ostenten el control de otra o varias sociedades, ya sea de forma directa o indirecta, deben presentar el modelo 220.

En sentido general, se hace referencia a un grupo de entidades cuando existe una sociedad dominante que posee la mayor parte de los derechos al voto y tiene capacidad para nombrar o destituir a los miembros del órgano de administración de las otras empresas.

El objetivo de este régimen y, por consiguiente, del modelo 220 de la AEAT es que varias empresas tributen de manera conjunta como una sola sociedad para que puedan compensar las pérdidas entre las distintas entidades y reduzcan el coste financiero de las retenciones en cualquier pago de intereses o cánones. No obstante, los requisitos para aplicar las deducciones y bonificaciones también se aplican a todo el grupo.

¿Cuándo hay que presentar el modelo 220?

El plazo de presentación del modelo 220 se extiende durante los 25 días naturales posteriores a los 6 meses después de terminar el periodo impositivo de la empresa representante del grupo. Por ejemplo, si el ejercicio económico de la entidad dominante coincide con el año natural, tendrá que presentar el modelo 220 entre los días 1 y 25 de julio del año siguiente. No obstante, si el resultado del modelo 220 es a ingresar y la sociedad opta por la domiciliación bancaria, el plazo de presentación se acorta, finalizando 5 días antes del general.

¿Cómo se presenta el modelo 220?

El modelo 220 solo se puede presentar telemáticamente a través de Internet, utilizando el sistema de identificación y autentificación basado en el certificado electrónico reconocido por la AEAT. En la propia Agencia Tributaria podrás encontrar las instrucciones del modelo 220 para cumplimentarlo de manera adecuada.

Tanto los obligados tributarios como sus representantes legales o los representantes voluntarios, con poderes o facultades para presentar electrónicamente la información contable de la empresa, pueden realizar la presentación telemática del modelo 220 en la AEAT.

Cabe aclarar que, si el resultado del modelo es a ingresar y no eliges la domiciliación bancaria, tendrás que realizar el ingreso en una sucursal de una entidad colaboradora y usar el Número de Referencia Completo (NRC) que aparece en el justificante de pago para presentar el modelo 220. En cambio, si el resultado es negativo o te decantas por la domiciliación bancaria, podrás acceder directamente al trámite en la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria.

Categoría: Contabilidad
Incoterms

Antes de abrirse al comercio exterior, las pymes necesitan atar muchos cabos sueltos, sobre todo en lo que respecta al envío de mercancías. ¿En qué momento dejas de ser responsable de esos productos? ¿Hasta dónde debes costear su envío? ¿Quién paga las tasas aduaneras y se encarga del papeleo? Los Incoterms responden a todas esas preguntas, convirtiéndose en un aspecto clave de las negociaciones comerciales.

¿Qué son los Incoterms?

La palabra Incoterms se refiere a International Comercial Terms (términos comerciales internacionales), por lo que se trata de una serie de obligaciones y responsabilidades del comprador y vendedor, definidas por la Cámara de Comercio Internacional y aceptadas por el mercado mundial, que se suelen incorporar en los contratos de venta.

Son un conjunto de reglas que resumen los términos más habituales por los que se rigen las transacciones comerciales a nivel internacional, reflejando las  prácticas más comunes en el transporte de mercancías entre los países.

¿Para qué sirven los Incoterms exactamente?

Los Incoterms son cláusulas estandarizadas que sirven para reducir la incertidumbre en las transacciones comerciales entre diferentes países y evitar posibles litigios, pues distribuyen de manera clara las funciones y responsabilidades a lo largo del proceso de exportación e importación.

Cuando se crearon, uno de sus principales objetivos era simplificar los contratos comerciales, que solían ser muy largos y minuciosos, ya que debían reflejar punto por punto cada uno de los términos y condiciones. El uso de los Incoterms, cuyas siglas tenían un significado conocido por las partes contratantes, aclaraba los acuerdos y responsabilidades, reduciendo el papeleo y los malentendidos.

En la actualidad, los Incoterms regulan el comercio internacional asegurándose de:

1.     Distribuir los gastos logísticos y aduaneros entre vendedor y comprador, de manera que cada uno sepa hasta qué momento y lugar debe pagar los costes derivados del contrato de compraventa que ha firmado.

2.     Especificar quiénes deben encargarse del transporte internacional y nacional de la mercancía, así como de su embalaje, marcado, carga y descarga para que el envío fluya de la manera más rápida posible y afronte menos contratiempos.

3.     Determinar cuándo el vendedor transfiere los riesgos de pérdida, deterioro o hurto de las mercancías al comprador, de forma que cada empresa pueda tomar las medidas necesarias para minimizar sus pérdidas económicas.

4.     Establecer quién debe obtener los documentos para la importación y exportación de las mercancías, incluyendo los trámites aduaneros, para evitar retrasos o sobrecostes debido a la falta de documentación.

5.     Especificar el lugar de entrega de la mercancía, señalando el lugar exacto donde el vendedor debe depositar los productos y el comprador recogerlos, eliminando posibles malentendidos.

¿Cuándo se comenzaron a usar los Incoterms?

Tras la Primera Guerra Mundial, un grupo de comerciantes e industriales se reunieron para determinar un marco común que facilitara el comercio internacional. En 1919, fundaron la Cámara de Comercio Internacional (CCI), que se encargaría de resolver los problemas en materia de contratación internacional.

Después de algunos años, la CCI se planteó redactar unos términos comerciales generales que sirvieran para evitar malentendidos y simplificaran los acuerdos comerciales. Tras estudiar diferentes países, en 1936 crearon los primeros Incoterms, inspirados en el Código escandinavo de compraventa y los American Foreign Trade Definitions.

En aquel momento, los Incoterms solo incluían 6 términos de uso común, pero poco a poco se fueron enriqueciendo para adaptarse a las transformaciones que se producían en el comercio internacional. El uso de nuevos medios de transporte, por ejemplo, condujo a la inclusión de nuevos términos para regular el transporte de mercancías por ferrocarril y carretera.

Más adelante se incorporaron otros Incoterms para el transporte aéreo y dar respuesta a los cambios en los tipos de contratos de compraventa internacional y las formas en las que se realiza el desaduanamiento de las mercancías. De hecho, las diferentes revisiones de la CCI pretenden garantizar que los Incoterms mantengan su actualidad, adaptándose a las necesidades cambiantes del comercio internacional.

Por esa razón, los Incoterms ya han pasado por 8 revisiones, la última de las cuales fue publicada en 2020. Aunque, inicialmente, solo se aplicaron en 13 países, en la actualidad estas reglas se usan en más de 140 países, por lo que, de cierta forma, reflejan el desarrollo de la economía y el comercio global.

Clasificación de los Incoterms: 4 grupos y 11 tipos

La Cámara de Comercio Internacional clasifica los Incoterms en cuatro categorías, considerando el sitio donde se realiza la entrega de las mercancías y la repartición de las responsabilidades entre el vendedor y el comprador:

Grupo E: Entrega directa a la salida

EXW: Entrega en fábrica (lugar acordado). El vendedor entrega la mercancía en sus instalaciones o en aquellas que haya designado. Por tanto, no tiene la obligación de cargar la mercancía en el vehículo que venga a recogerla ni tendrá que despacharla para la exportación, reduciendo al mínimo sus responsabilidades. Estas tareas corren a cargo del comprador, quien también asume todo el riesgo desde ese punto hasta el destino.

Grupo F: Sin pago del transporte principal

FCA: Franco transportista (lugar acordado). El vendedor entrega la mercancía al transportista o la persona designada por el comprador en el lugar acordado. Si el intercambio se produce en las instalaciones del vendedor, la mercancía se entrega con su carga en el medio de transporte del comprador. Si es otro sitio, la mercancía se entrega cuando está preparada para la descarga sobre el medio de transporte del vendedor en el punto acordado. El vendedor debe despachar la mercancía para exportación, pero el despacho de la mercancía de importación, el pago de los derechos de importación y los trámites aduaneros de importación corren a cargo del comprador.

FAS: Franco al costado del buque (puerto de carga acordado). El vendedor entrega la mercancía colocándola al costado del buque en el muelle del puerto de embarque convenido. Por tanto, asume todos los gastos hasta la entrega, incluidos los trámites aduaneros de exportación. El comprador se encarga de la estiba y flete de la mercancía, así como de los gastos hasta que se entrega en el destino, incluido el despacho de importación y el seguro.

FOB: Franco a bordo (puerto de carga acordado). El vendedor deja la mercancía a bordo del buque en el puerto de embarque acordado. Por consiguiente, asume todos los riesgos hasta que los productos están a bordo, corriendo también con los gastos de origen y de despacho de exportación. En cambio, el comprador asume los costes del flete, descarga, trámites de importación, entrega en destino y seguro.

Grupo C: Con pago del transporte principal

CFR: Coste y flete (puerto de destino acordado). El vendedor asume los gastos en origen y el flete para llevar la mercancía hasta el puerto de destino acordado, responsabilizándose, además, por el despacho de exportación y los costes de descarga. Por consiguiente, el comprador solo se encarga de los trámites de importación y el transporte interno de la mercancía hasta el destino final.

CIF: Coste, seguro, flete (puerto de destino acordado). El vendedor corre con todos los gastos hasta que la mercancía llega al puerto de destino, además de asumir el seguro desde el origen hasta el puerto. El comprador, en cambio, asume los gastos y los riesgos a partir del momento en que recoge la mercancía en el puerto.

CPT: Transporte pagado hasta (lugar de destino acordado). El vendedor asume todos los gastos hasta que deja la mercancía en el lugar acordado con el vendedor, de manera que corre con los gastos de origen, despacho de exportación, pago del transporte principal y gastos de destino como el transporte interno. El comprador, por su parte, se encarga de los trámites de importación y el seguro, si lo contrata.

CIP: Transporte y seguros pagados hasta (lugar de destino acordado). El vendedor asume los gastos de la entrega de los productos en el destino acordado, mientras que el comprador se ocupa de los trámites de importación y el seguro, que en este caso es obligatorio.

Grupo D: Entrega directa en el punto de llegada

DAT: Entrega en terminal. El vendedor entrega la mercancía descargada en la terminal de destino convenida. Por tanto, asume los gastos de origen, el flete y el transporte interior. En caso de contratar el seguro, también correría a su cargo. El comprador, por consiguiente, solo asume el despacho de importación y los gastos de descarga.

DAP: Entrega en lugar. El vendedor lleva la mercancía hasta el lugar acordado con el comprador, por lo que corre con todos los gastos de origen y aquellos asociados a la carga y descarga, así como de los medios de transporte empleados.

DDP: Entregado con derechos pagados (lugar de destino acordado). El vendedor se encargará de entregar la mercancía en el lugar de destino acordado, asumiendo todos los gastos, desde el embalaje de la mercancía y su verificación en el almacén hasta que los productos lleguen a su destino final, incluyendo los despachos de importación y exportación, flete y seguro, si se contrata. Por tanto, el comprador solo se encarga de recibir la mercancía y descargarla.

¿Es obligatorio usar los Incoterms?

Cuando se redacta un contrato internacional, es importante hacer referencia a la forma en que se entregará la mercancía, pues eso delimitará las obligaciones del comprador y el vendedor, así como los derechos, responsabilidades y riesgos de cada uno respecto a los bienes objeto del contrato.

Los Incoterms facilitan esa tarea, pero su uso no es obligatorio en los contratos de compraventa internacionales. Hay que tener en cuenta que los Incoterms no son fuente de derecho, puesto que no emanan de ningún poder u órgano legislativo, además de no estar incluidos en ningún ordenamiento jurídico nacional.

Las partes intervinientes pueden realizar modificaciones a las cláusulas pactadas para adaptarlas mejor a sus necesidades, siempre evitando que esos cambios desvirtúen el sentido del término comercial, pues en caso de litigio, las expresiones ambiguas que se aparten de los Incoterms generarán inseguridad para las partes y, probablemente, alargarán el conflicto, aumentando su coste.

Por esa razón, lo mejor es usar los Incoterms de forma consensuada con la otra parte interviniente. En ese caso, es fundamental reflejarlos correctamente en el contrato, eligiendo el término más adecuado para cada operación e indicando siempre la versión utilizada, ya que los Incoterms suelen editarse cada cierto tiempo y en ocasiones incluyen cambios relevantes.

¿Cómo usar los Incoterms adecuadamente?

Indica en el contrato la revisión que usas. Dado que en el comercio internacional coexisten diferentes revisiones de los Incoterms, es importante que en el contrato de venta indiques el año de las reglas que aplicas, como “Incoterms 2020”, que es la versión más reciente recomendada.

Selecciona la regla que mejor se adapte a las mercancías y medio de transporte. Para elegir el Incoterm más adecuado al tipo de mercancía y medio de transporte, debes conocer el significado de cada regla y su sigla correspondiente. Existen reglas, como la EXW y FCA, que se suelen utilizar al transporte aéreo, por carretera o combinado. Otras, como la FAS y FOB, solo se aplican al envío marítimo y fluvial.

Señala el lugar de entrega con precisión. Lo ideal es que menciones el sitio de entrega convenido en el contrato de venta, ya se trate de un puerto o una fábrica. Considera que en algunos Incoterms el lugar designado no es el mismo que el sitio de entrega, sino el destino hasta donde pagaste el transporte. Para evitar cualquier equívoco que dé pie a reclamaciones, es mejor que indiques el lugar de entrega exacto, como puede ser: “FCA APM Terminals Barcelona, muelle Sud, España, Incoterms 2020”. Cuando proceda, no olvides especificar la fecha máxima de recogida, pues si el comprador la incumple, cualquier daño que sufra la mercancía será responsabilidad suya.

Determina qué ley se aplica. En caso de disputa, es conveniente que ambas partes tengan claro qué ley de comercio exterior se aplicará. Se puede elegir el derecho del país exportador o importador, o eliminar los nacionalismos jurídicos escogiendo un tercer país. Generalmente se recomienda el derecho suizo, pues se trata de un Estado neutro cuyas leyes suelen ser más favorables para el exportador.


Categoría: Internacionalización
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 34.236.134.129