Consentimiento legal de cookies

Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.

Guardar preferencias Aceptar todas las cookies

Blog Con Aval Sí

Página 5
Retribución flexible

Si quieres tener empleados satisfechos, debes centrar tus esfuerzos en tres factores: un trato respetuoso, una compensación económica justa y beneficios laborales. La retribución flexible los potencia todos, por eso muchas empresas están aplicando esa fórmula y el 80 % de los empleados piensa que es un complemento ideal de su salario.

¿Qué es la retribución flexible?

La retribución flexible, o salario en especie, como también se le conoce, es un sistema retributivo mediante el cual pagas a tus empleados una parte de su sueldo en efectivo y otra en productos o servicios. En el ámbito empresarial, la tendencia es a personalizar cada vez más ese plan de retribución flexible para que ofrezca realmente un valor añadido a los empleados.

En práctica, la empresa desarrolla un plan de retribución flexible en el que incluye una serie de servicios que pueden ser útiles e interesantes para sus empleados. Luego, los trabajadores deciden qué servicios desean y qué importe de su salario destinarán a cada uno de ellos, siempre dentro del margen determinado por el Real Decreto sobre el IRPF, según el cual el salario en especie no puede superar el 30% del sueldo bruto del empleado.

Los servicios y productos más comunes en los planes de retribución flexible

Los servicios y productos que suelen incluir las empresas en el plan de retribución flexible tienen descuentos en el precio o cuentan con ventajas fiscales. Algunas de las propuestas más comunes en los planes de retribución flexible para pymes son:

  • Seguros de salud y/o de vida. Muchos planes de retribución flexible incluyen pólizas de salud o de vida para los empleados y sus familiares más cercanos, como el cónyuge y los hijos. Al tratarse de contrataciones masivas, generalmente se negocian precios más económicos. Además, los seguros médicos están exentos de tributación hasta los 500 euros por persona al año.
  • Ticket restaurante. Este tipo de bono es muy conveniente para las empresas, ya que simplifica los costes administrativos por la gestión de las dietas y es completamente deducible del Impuesto de Sociedades. También beneficia al trabajador, pues le facilita la gestión de la comida y representa un ahorro diario de hasta 11 euros exentos de IRPF.
  • Bono de transporte. Casi todos los empleados asumen un gasto fijo para trasladarse de su casa al trabajo, por lo que se trata de un tipo de retribución flexible muy conveniente. De hecho, las tarjetas de transporte no tributan hasta los 1 500 euros al año, con un importe máximo mensual de 136,6 euros.
  • Cursos de formación. En un mercado laboral tan cambiante y competitivo como el actual, la formación es esencial. Todos los cursos de formación relevantes para la carrera profesional de los empleados o para el puesto de trabajo que desempeñan están exentos de tributar. Además de las ventajas fiscales, también son fundamentales para promover el talento interno y fomentar la motivación de los trabajadores.
  • Cheques de guardería. Muchos de los trabajadores también son padres y madres, de manera que los cheques de guardería, que no tienen límite de exención de impuestos para los hijos menores de tres años, son una opción muy interesante para fomentar la conciliación familiar. Además, su importe puede deducirse por completo del Impuesto de Sociedades.
  • Planes de pensiones. Los planes de pensiones privados permiten a los trabajadores complementar la pensión pública cuando se jubilen para disfrutar de una mayor estabilidad económica durante esos años. Este tipo de aportaciones puede deducirse de la base imponible del Impuesto de Sociedades.
  • Cuotas de gimnasio. Incluir esta propuesta en los planes de retribución flexible para pymes fomenta un estilo de vida más saludable entre los trabajadores y contribuye a reducir las bajas laborales por enfermedad. Parte de la cuota de los gimnasios también puede deducirse del Impuesto de Sociedades.

Otras opciones de retribución flexible consisten en ofrecer acciones de la empresa a los trabajadores, facilitarles coches de empresa o alquiler de vehículos, así como costear los gastos de la vivienda si tienen que desplazarse durante un tiempo a otra ciudad o país por motivos laborales.

Las principales ventajas de la retribución flexible para las pymes

Mejora el poder adquisitivo de los empleados sin aumentar los costes para tu empresa

La retribución flexible puede aumentar, al menos en un 8 %, el salario del empleado gracias a las exenciones fiscales y los descuentos que puedes lograr como pyme en los productos y servicios que ofreces, los cuales pueden representar un ahorro medio del 10,6 %.

El secreto radica en la economía a escala, ya que al ser una empresa tendrás más margen para negociar rebajas en los productos o servicios, las cuales se trasladan a tus empleados. Sin embargo, la retribución flexible no implica un coste adicional para ti.

Como resultado, tus empleados no solo se beneficiarán de esos productos y/o servicios a un coste reducido, sino que, al pagarlos directamente del salario bruto, la parte proporcional sobre la que se calcula el IRPF termina siendo inferior, lo cual le permite tributar menos manteniendo la misma base de cotización.

Potencia la motivación y la productividad de tus trabajadores

Un buen plan de retribución flexible que tenga en cuenta las necesidades de tus trabajadores influirá positivamente en su motivación laboral. Si tus empleados se sienten valorados, su nivel de satisfacción aumentará, lo cual mejorará su rendimiento y, por ende, la productividad laboral

Demostrar un interés auténtico por el bienestar de tus trabajadores también aumentará su sentido de pertenencia y nivel de compromiso con la empresa. Los empleados sentirán que forman parte de la cultura organizacional y desarrollarán una actitud más proactiva y resolutiva que termina siendo beneficiosa para la consecución de los objetivos de negocio.

Contribuye a retener el talento y reduce la rotación del personal

Una de las causas principales de la elevada rotación de personal es la búsqueda de mejores condiciones de trabajo. Según un informe de la empresa de recursos humanos Randstad, el 55 % de los españoles busca un buen equilibrio entre el trabajo y la vida personal, el 43 % un entorno de trabajo estimulante y el 36% oportunidades de progresar en su carrera profesional.

Eso significa que, si has invertido en la formación de tu personal o has logrado atraer a profesionales talentosos, aplicar un plan de retribución flexible es una excelente estrategia para retenerlos. De esta manera, no solo les proporcionas un valor añadido, sino que también les demuestras que aprecias su trabajo y reconoces su contribución al negocio.

Mejora la marca empleadora de tu empresa

Entre las ventajas de la retribución flexible para las pymes también se encuentra la mejora de la imagen de tu negocio de cara a clientes, proveedores y profesionales del sector. Esos planes pueden aumentar el prestigio social de tu negocio, mejorar su posicionamiento y contribuir a diferenciarte de la competencia.

Implementar un plan de retribución flexible que incluya programas de conciliación, planes de formación y ventajas adicionales para los trabajadores impactará positivamente en tu marca empleadora. No solo fortalecerás la cultura corporativa generando un clima laboral positivo para tus empleados, sino que también aumentarás el número de candidatos interesados en trabajar en tu empresa.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
aquisgran financiacion para pymes

La crisis de 2008 demostró que las empresas españolas tenían una dependencia excesiva de la financiación bancaria. Desde entonces, se han ido desarrollando diferentes alternativas de financiación más flexibles y receptivas a las necesidades financieras de las pymes y los autónomos.

Ahora, las SGR, conscientes del desafío que enfrentan los emprendedores a la hora de financiar sus proyectos, han lanzado Aquisgrán, un nuevo instrumento financiero que permitirá impulsar el crecimiento y la competitividad de las pymes.

¿Qué es Aquisgrán?

Aquisgrán es un fondo de titulización, promovido por SGR-CESGAR, cuyo objetivo principal es mejorar el acceso al crédito a pymes y autónomos, tanto a aquellos que no pueden acceder al crédito bancario como a los que quieren diversificar sus fuentes de financiación.

Se trata de una forma de financiación novedosa y escalable, que permite canalizar recursos financieros considerables a las pymes y autónomos para ayudarles a impulsar sus negocios. De hecho, como los bonos que emite Aquisgrán cotizarán en la Bolsa, las pymes tendrán el mismo acceso a los mercados de capitales que las grandes empresas.

¿Cómo funciona Aquisgrán?

Cuando las pymes o los autónomos solicitan financiación a través de las SGR, éstas asumen el riesgo de la operación al avalarla. CERSA, la Compañía Española de Reafianzamiento, dependiente del Ministerio de Industria, reavala a su vez las operaciones concedidas por las SGR.

Hasta ahora, toda la financiación avalada por las SGR era provista exclusivamente por los bancos. A partir de ahora, y gracias a la existencia de Aquisgrán, los socios de las SGR podrán acceder a financiación complementaria a la bancaria. Esto será posible porque Aquisgrán emitirá bonos, respaldados con los préstamos avalados por las SGR, bonos que en una primera fase serán suscritos por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), con la garantía del Fondo Europeo de Inversiones (FEI). De hecho el FEI ve a Aquisgrán como un proyecto innovador y de gran potencial, que puede ser replicado en otros países de Europa.

Dado que los bonos cotizarán en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), en una segunda fase podrán ser suscritos por inversores institucionales. De esta manera, mediante este proceso de desintermediación financiera, se conseguirá canalizar el ahorro privado nacional e internacional hacia la inversión productiva de las pymes españolas.

Créditos más flexibles con mejores condiciones

Los créditos Aquisgrán se ofrecerán en condiciones muy ventajosas. Por ejemplo, en su inicio los préstamos, que serán de hasta 200.000 euros, tendrán un tipo de interés del 1,6 % anual, fijo durante toda su vida,  lo que protege a la pyme de una posible subida del Euribor. Su plazo puede ser de hasta diez años, con hasta dos años de carencia. Dado que el sistema informático de Aquisgrán está conectado con el de las SGR, el préstamo puede ser formalizado y desembolsado en tan solo una semana a partir de la aprobación de su aval por la SGR.

Además, la financiación de Aquisgrán no implica para los prestatarios condiciones adicionales, como domiciliaciones, seguros o tarjetas, que podrían suponer un coste extra. Y los préstamos de Aquisgrán serán compatibles con los otros servicios y tipos de financiación que las pymes y los autónomos reciben de su banco habitual, con el que podrán seguir trabajando como hasta ahora.

Estas condiciones son aplicables para las pymes y autónomos de todos los sectores, a excepción de los que operen en el sector inmobiliario, aunque Aquisgrán dará prioridad a préstamos que financien inversiones en sostenibilidad climática, un objetivo que también es esencial para el FEI.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Legal
crowdfunding

La mayoría de las empresas necesitan recurrir a la financiación externa en algún momento de su vida, ya sea para superar una etapa difícil, lanzar un nuevo proyecto o internacionalizarse. El crowdfunding es una alternativa a la financiación convencional, sobre todo cuando es difícil acceder a esta o tiene costes muy elevados. Este tipo de financiación te permitirá mantener un mayor control sobre tu proyecto e incluso puede servirte para validar de manera rápida y fiable tu modelo de negocio o el producto que quieres lanzar.

¿Qué es el crowdfunding?

El crowdfunding, cuyo significado es micromecenazgo en castellano, es una fuente de financiación en la que el capital se obtiene a través de pequeñas aportaciones individuales. Es una forma de financiación colectiva a la que se suele recurrir para financiar proyectos novedosos de diversa índole, que suelen tener un impacto positivo a nivel social o ambiental. 


De hecho, existen diferentes modelos de crowdfunding. Las personas pueden realizar donaciones sin recibir nada a cambio o pueden ser recompensadas por su contribución, generalmente con el producto o servicio que están financiando.

También existe un modelo de crowdfunding por acciones, en el que los mecenas reciben participaciones de la empresa, y un modelo de royalties, en el que cobran una parte de los beneficios. Otro modelo interesante es el crowdlending, en cuyo caso las aportaciones fungen como un préstamo, de manera que la empresa debe devolverlo y pagar un tipo de interés por el capital prestado.

¿Cómo funciona el crowdfunding?

Las plataformas de crowdfunding suelen operar online, de manera que personas de todo el mundo pueden financiar los proyectos que les resulten interesantes. Primero, tendrás que enviar tu proyecto o idea a la plataforma. La comunidad o la propia plataforma lo valorará y analizará el modelo de crowdfunding más adecuado.

Si el proyecto es aceptado, se publicará en la plataforma, donde permanecerá durante un período de tiempo para que los mecenas puedan hacer las aportaciones. Tras ese plazo, se cierra el proyecto y se comprueba si ha alcanzado los objetivos de financiación.

Las principales plataformas de crowdfunding

Existen muchas plataformas de crowdfunding, pero si estás pensando en elegir esta vía de financiación, es importante que compruebes que se trata de una plataforma autorizada por los organismos reguladores correspondientes.

  1. Kickstarter. Esta plataforma de crowdfunding se enfoca en ayudar a artistas, músicos, cineastas, diseñadores y otros creadores de contenidos, a hacer realidad sus ideas. Desde su lanzamiento en 2009, ha contribuido a la realización de 207 200 proyectos. No obstante, su modelo de financiación es de “todo o nada”, de manera que si el proyecto no cumple los objetivos en el tiempo previsto, los mecenas recuperan su dinero.
  2. Indiegogo. Esta opción de crowdfunding también sirve como plataforma de lanzamiento de nuevos productos antes de que se generalicen. Desde su creación, en 2008, ha contribuido a que más de 800 000 ideas innovadoras cobren vida. Su principal ventaja es que dispone de una financiación flexible que no está sujeta a fondos o plazos. 
  3. Ulule. Catalogada como la primera plataforma de crowdfunding en Europa, lidera proyectos de impacto positivo. Desde que se fundó en 2010 ha dado vida a unos 30 000 proyectos de todo tipo. Funciona con el modelo de “todo o nada”, por lo que, si no se alcanzan los objetivos, los mecenas recuperan su dinero, pero no tendrás que pagar comisiones. 
  4. Patreon. Es una de las plataformas de crowdfunding más singulares ya que se enfoca en los creadores de contenidos digitales, ya sean blogueros, youtubers, músicos o streamers. Cuenta con más de 200 000 creadores activos, los cuales encuentran un público fiel que les genera ingresos recurrentes a través de membresías de pago.
  5. Lánzanos. Promocionada como la primera plataforma de crowdfunding en España, desde 2015 ha financiado 2 780 proyectos. Además de encontrar financiación, podrás recibir formación y aprovechar el conocimiento de los expertos. Otro detalle a considerar es que para optar a la financiación, los proyectos deben contar con votos suficientes de la comunidad.
Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
ventajas pluriactividad

¿Sabías que puedes tener un contrato por cuenta ajena y trabajar como autónomo a la vez? Muchas personas eligen desarrollar dos actividades profesionales cuando quieren poner en marcha una idea de negocio sin arriesgar demasiado o para complementar su salario. En esos casos, se encuentran en situación de pluriactividad.

Pluriempleo y pluriactividad: ¿En qué se diferencian?

Pluriactividad y pluriempleo no son lo mismo. Un pluriempleado es aquel que trabaja en dos o más empresas a la vez, pero cotiza únicamente en el Régimen General. En cambio, la pluriactividad implica cotizar en más de un Régimen de la Seguridad Social. Por ejemplo, como trabajador por cuenta ajena tendrás que cotizar en el Régimen General, pero como autónomo también debes cotizar en el RETA.

Las ventajas de la pluriactividad para los autónomos

Mayor seguridad económica

La pluriactividad te proporciona cierta seguridad financiera para afrontar tu proyecto vital, ya que no dependerás de una fuente de ingresos. Trabajar por cuenta ajena representa una fuente de ingresos estable que disminuye el riesgo al que te expones cuando emprendes una idea de negocio, brindándote más tranquilidad para que puedas ir creciendo poco a poco.

Prescindir de coberturas en el RETA

Si trabajas por cuenta ajena y te das de alta como autónomo en situación de pluriactividad, puedes ahorrar en tu cotización, ya que, para evitar duplicidades, tienes la posibilidad de excluir algunas de las coberturas que abona tu empleador. Puedes prescindir de la cobertura por contingencias comunes en el RETA porque si enfermas o sufres un accidente, estarás cubierto con el Régimen General. Y si has cotizado doble, puedes solicitar la devolución del exceso de cotización.

Acceso a ayudas y bonificaciones

Al darte de alta como autónomo, tienes la posibilidad de elegir la tarifa plana, de manera que durante un año solo tendrás que pagar 60 euros al mes. Si quieres aprovechar esta ayuda, debe ser la primera vez que trabajas como autónomo o tienes que haber pasado dos años sin haber recibido bonificaciones. No podrás ser administrador de una empresa, ni tener deudas con Hacienda o la Seguridad Social.

Elegir la base de cotización

Si no eliges la tarifa plana, como autónomo en régimen de pluriactividad puedes decidir tu base de cotización según tu jornada laboral. Si trabajas por cuenta ajena y tienes una jornada laboral completa, los primeros 18 meses tienes derecho a una reducción del 50 % de la base mínima de cotización y durante los segundos dieciocho meses, tendrás una reducción del 75 %. Si trabajas por cuenta ajena y tienes una jornada laboral parcial superior al 50 %, durante los primeros 18 meses se aplicará una reducción del 75 % de la base mínima de cotización y del 85 % durante los segundos dieciocho meses.

Cobrar dos pensiones

Otra de las ventajas de la pluriactividad llega en el momento de la jubilación. Cuando tengas la edad de jubilación, podrás cobrar el 50 % de la pensión, siempre que no sea parcial ni anticipada, y seguir desarrollando tu trabajo como autónomo o en la empresa, ya sea a tiempo completo o parcial. Mientras tanto, tu pensión se revalorizará y cuando dejes de trabajar, comenzarás a cobrar su importe íntegro. Esta opción se conoce como “pensionista activo”.

Además, podrías cobrar dos pensiones. En ese caso, tendrás que acreditar que has cotizado al menos 15 años en cada régimen por separado y que has estado en situación de pluriactividad durante ese mismo periodo de tiempo. También debes haber pasado en situación de pluriactividad al menos dos años de los últimos 15 antes de la edad de jubilación. Si solo tienes derecho a una pensión en uno de los regímenes, las dos bases de cotización se sumarán para calcular la base reguladora, de manera que recibirás una pensión mayor que si solo hubieses trabajado por cuenta propia o como autónomo.

 

 

 

Autor: ConAvalSí
Categoría: Legal
Qué es un aval

La mayoría de los negocios necesitan financiación externa en algún momento, ya sea en sus inicios para comenzar la actividad o más adelante para ampliar sus operaciones o sobrellevar una mala racha. Uno de los principales escollos que encuentran las pymes y los autónomos en su camino a la financiación suele ser el aval, un requisito que exigen muchas entidades financieras para proteger su inversión.

¿Qué es un aval?

El aval es un contrato en el que se refleja el compromiso de cumplimiento de ciertas obligaciones ante un tercero. En práctica, una persona o entidad se compromete a garantizar tu deuda o las obligaciones no dinerarias que hayas contraído ante el acreedor, ya se trate de un banco, la Administración u otra empresa. Para que ese compromiso sea válido, debe existir un contrato por escrito, que se suele oficializar con un aval notarial para proporcionarle un mayor respaldo legal.

¿Qué partes intervienen en un aval?

  • Avalado. Es quien contrata el aval y se compromete a cumplir con la obligación principal, ya se trate de una pyme, un autónomo o una persona física.
  • Beneficiario. Es el receptor del aval, quien ha solicitado la presentación del mismo, generalmente la entidad bancaria o la Administración pública.
  • Avalista. Es la empresa u organización, como las Sociedades de Garantía Recíproca, que garantiza por medio del aval que el avalado cumplirá sus obligaciones, respondiendo por éste ante el beneficiario en caso de incumplimiento.

Los tipos de avales

  • Aval financiero. Este tipo de aval suele ser necesario cuando solicitas un préstamo o crédito, ya que así el banco se asegura de recibir el pago. Se utiliza para respaldar las obligaciones financieras que contraen las empresas frente a terceros, ya se trate de líneas de crédito, préstamos bancarios o letras financieras. Como este aval reduce el riesgo al que se expone el beneficiario, suele mejorar las condiciones de negociación para que las pymes y autónomos puedan obtener tipos de interés más bajos y plazos de devolución más amplios. También son una opción válida para cubrir el aplazamiento de pago o los préstamos ante la Administración.
  • Aval técnico. Estos avales garantizan que cumplirás con los compromisos no dinerarios que hayas contraído. Son comunes para respaldar importaciones y la ejecución de obras. También suelen ser un requisito para participar en concursos públicos y licitaciones, así como para garantizar las obligaciones legales contraídas con la Administración cuando se reciben subvenciones estatales. La principal diferencia entre el aval técnico y económico radica en que el primero garantiza el cumplimiento de tus obligaciones contractuales, mientras que el segundo cubre tus compromisos de índole financiera.
  • Aval comercial. Esta modalidad de aval se usa en las compraventas para garantizar el pago de la cantidad acordada. Se puede utilizar para avalar todo tipo de bienes, así como el fraccionamiento de los pagos a los proveedores, las sumas que entregas de manera anticipada y los pagos a cuenta. También se puede utilizar para avalar pagos rotativos, como los que se realizan cuando recibes suministros periódicos.

¿Cuándo se necesita un aval?

A lo largo de la vida de una empresa, es probable que atraviese diferentes situaciones en las que necesite un aval. En 2019, por ejemplo, el 34,8% de las pymes españolas necesitaron financiación, según el IX Informe de Financiación de la Pyme. Sin embargo, el 40 % de ellas encontraron obstáculos para acceder a ésta. Las dos dificultades más comunes fueron el elevado precio de la financiación, ya sea por los tipos de interés y los costes asociados, y la falta de garantías solicitadas. 

La mayoría de las empresas pide avales financieros para acompañar las solicitudes de financiación bancaria al circulante. Generalmente, se trata de préstamos a corto plazo que la empresa utiliza para hacer frente a los pagos.

Los avales técnicos son menos comunes, el año pasado solo los solicitaron el 4,9 por ciento de las empresas para garantizar que iban a entregar el producto o servicio contratado en tiempo y forma, según el IX Informe de Financiación de la Pyme. Es probable que necesites recurrir a estos avales si vas a participar en licitaciones y concursos públicos, ya que la Administración querrá cerciorarse de que puedes cumplir con las obligaciones que contraigas. También los necesitarás para acceder a proyectos de gran envergadura en el sector privado.

Las empresas también suelen solicitar avales para obtener la financiación bancaria que necesitan para realizar inversiones. Esos avales pueden servirte para mejorar la infraestructura de tu empresa, ampliar el almacén, contratar más personal o, incluso, poner en marcha un proceso de internacionalización.

Las empresas de reciente constitución, que suelen tener más dificultades para acceder a préstamos por la falta de historial crediticio y garantías, también recurren a menudo a los avales para financiar la compra de equipamiento o el alquiler del local.

¿Cómo obtener un aval?

  1. Cada entidad determina el proceso a seguir para los solicitantes de avales, pero suelen establecer dos requisitos fundamentales: la empresa no puede estar en concurso de acreedores y debe encontrarse al corriente de los pagos en la Seguridad Social y la Agencia Tributaria.
  2. Tendrás que presentar diferentes documentos, entre ellos la memoria de la actividad económica, donde se reflejen tus principales objetivos de negocio, así como los productos y/o servicios que ofreces. También tendrás que presentar la cuenta de pérdidas y ganancias de los dos últimos ejercicios cerrados y del actual. Si se trata de una empresa nueva, tendrás que presentar el plan de negocio, en el cual debe quedar claro su viabilidad y la estimación de los beneficios, ya que estos serán los que te permitan devolver el préstamo.
  3. Con esta información en mano, el banco o la SGR evaluará el nivel de riesgo que representa la operación, y decidirá si puede avalarte o no. Si consideran que la operación es viable, te informarán sobre los costes y condiciones ulteriores.

SGR: La vía más sencilla, rápida y económica para obtener un aval

Durante 2020, las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) concedieron una cifra récord de avales que supuso la inyección de 2.730 millones de euros a pymes y autónomos, lo cual ha contribuido al mantenimiento de cerca de 275.300 puestos de trabajo, según datos de CESGAR.

El principal objetivo de estas sociedades es facilitar el acceso a la financiación a pymes y autónomos. El aval de una SGR te sitúa en una posición más ventajosa para negociar con la entidad bancaria, de manera que podrías obtener una reducción de los tipos de interés y/o una ampliación de los plazos de devolución.

La gama de productos para autónomos de las SGR y los avales para pymes es muy amplia. Pueden avalarte tanto si necesitas un microcrédito de 25.000 euros, como si solicitas un préstamo de hasta 100.000 euros, ya sea ante entidades bancarias o el ICO. También pueden ayudarte si necesitas aplazar el pago de las compras a proveedores, recibir un anticipo de subvenciones o realizar operaciones de leasing.

Una característica que distingue a las SGR del resto de entidades financieras es que financian a largo plazo los proyectos empresariales. El 90% de los proyectos financiados son a más de 3 años, de los cuales el 45% son a más de 8 años.

¿Qué coste tiene un aval?

El aval es un producto de riesgo, por lo que siempre tiene un coste para quien lo contrata. Ese coste no depende de si el beneficiario ejecuta o no el aval, sino que se aplica en forma de tipos de interés y/o comisiones de gestión.

Una de las principales ventajas de los avales de las SGR es que tienen costos más reducidos. Estas sociedades suelen aplicar una comisión de estudio y una comisión de aval anual. Cuando acepten tu proyecto, tendrás que adquirir participaciones en proporción al préstamo solicitado, pero cuando termine la operación podrás recuperar ese capital.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
Confirming internacional

La facturación y la gestión de pagos son tareas cotidianas en cualquier empresa, pero si trabajas con proveedores en el extranjero, estarás expuesto a los retrasos en los pagos internacionales, a elevadas comisiones sobre las transferencias y a las fluctuaciones de divisas. En ese caso, el confirming internacional te ahorrará muchos dolores de cabeza.

No es casual que el 5,8 % de las pymes haya recurrido a esta fórmula en 2019 y sea una de las mejor valoradas, según el IX Informe sobre la Financiación de la pyme en España. Ese año, más del 70 % del crédito comercial que existía en el mercado español correspondía a cesiones de factoring y confirming, según la Asociación Española deFactoring. A lo largo de 2020, el confirming siguió creciendo. Las pymes lo usaron como una estrategia para preservar los flujos de pagos a proveedores, asegurarse la financiación y contar con el circulante y la liquidez necesarios.

¿Qué es el confirming internacional?

El confirming es un servicio de gestión de pagos mediante el cual una empresa puede ofrecer a su proveedor la posibilidad de cobrar de manera anticipada las facturas, a través de una entidad financiera que actúa como acreedor. En práctica, esa entidad adelanta el importe de las facturas a los proveedores, de manera que estos pueden cobrarlas, generalmente, antes de la fecha de vencimiento.

En esta operación intervienen tres actores. Por una parte, la entidad financiera que presta el servicio. Normalmente se trata de un banco, en cuyo caso se hace referencia al confirming bancario. Cuando el servicio corre a cargo de otro tipo de empresas financieras, se denomina confirming no bancario.

Por otra parte, se encuentra el cliente o deudor, que es la empresa que contrata los servicios de la entidad financiera para que realice los pagos a su nombre; así como el acreedor o proveedor, que es quien cobrará la factura a través del banco o la entidad financiera.

El confirming internacional aplica ese mismo sistema de gestión de pagos, pero enfocado en los proveedores extranjeros, de manera que facilita a la empresa confirmadora el pago de las compras y brinda liquidez inmediata al proveedor.

Tipos de confirming

El confirming se puede clasificar según la fecha en que se produce el pago de las facturas:

  • Confirming sin anticipación de crédito. En esta modalidad el banco o entidad financiera gestiona los pagos de la empresa a sus proveedores, pero estos se realizan en la fecha del vencimiento, de manera que no se anticipa el crédito.
  • Confirming con anticipación de crédito. La empresa y el proveedor acuerdan una fecha de pago anterior a la del vencimiento de la factura, aplicando un descuento por el pronto pago. Este tipo de confirming actúa como una herramienta de financiación para el proveedor, ya que le permite disponer del dinero antes de tiempo. 

El confirming también se puede catalogar según el nivel de riesgo que implica:

  • Confirming con recurso. En esta modalidad, el proveedor asume el riesgo de impago, ya que no cobrará si la empresa no deposita en la entidad financiera el importe de la factura en la fecha de vencimiento, de manera que no existe seguridad en el cobro.
  • Confirming sin recurso. En este caso, la entidad financiera es quien asume el riesgo, ya que le asegura al proveedor el cobro de la factura pendiente, con independencia de si la empresa paga o no.

¿Cómo funciona el confirming internacional?

El confirming internacional funciona de manera muy sencilla. La empresa importadora debe indicar al banco o entidad financiera que desea abrir una línea de confirming y negociar las órdenes de pago a plazo a realizar a los proveedores.

Cuando el banco se compromete a realizar los pagos, la empresa documenta la transacción comercial a través de la factura e informa a la entidad financiera de la conformidad, la cantidad a pagar al proveedor y la fecha de vencimiento de la misma.

Entonces, el banco ofrece dos opciones al proveedor o empresa exportadora: esperar hasta el vencimiento para cobrar la factura o anticipar el cobro y correr con los gastos que ello represente. No obstante, independientemente de la opción elegida, el proveedor recibirá el pago a través de ese banco o entidad financiera.

En cambio, la empresa importadora debe depositar en el banco el importe de las facturas en la fecha pactada, ya sea el momento en que vence el pago, antes o después. Si el banco recibe el dinero tras el vencimiento de la deuda, el confirming también actúa como fuente de financiación para el cliente. Por tanto, la empresa tendrá que asumir los intereses y gastos que se apliquen.

¿Qué costes tiene el confirming internacional?

Cuando se activa una línea de confirming internacional, generalmente la empresa confirmadora debe hacer frente a los costes de apertura, los cuales varían según la entidad bancaria, el nivel de riesgo que esta considere que representa la empresa, y los servicios prestados por la gestión de los pagos y la cobertura.

Por otra parte, si el proveedor elige anticipar la factura, tendrá que asumir los costes financieros de la transacción, pagando un tipo de interés según el importe y plazo anticipado. A pesar de ello, la operación es conveniente desde el punto de vista económico, ya que su coste suele ser inferior al de los anticipos o descuentos tradicionales.

Ventajas de usar el confirming para las empresas

El confirming internacional es una solución ventajosa tanto para la empresa importadora como para la exportadora, puesto que:

  • Permite a la empresa importadora negociar mejores condiciones con el proveedor en lo que respecta a los precios y/o la entrega de mercancía, ya que cuenta con el respaldo de una entidad bancaria o financiera, lo cual también transmite una imagen más profesional y solvente.
  • Brinda tranquilidad y seguridad al proveedor, pues tiene el pago garantizado y conoce los tiempos de la transacción, un detalle fundamental cuando se trata de operaciones comerciales entre diferentes países. Además, anticipando el cobro de la factura, podrá obtener la liquidez necesaria para seguir adelante con su negocio con un coste mínimo. De hecho, el confirming le permite acceder a la financiación sin tener que demostrar su solvencia para obtener un crédito.
  • Disminuye los costes administrativos y operativos, ya que la entidad bancaria se encarga de gestionar los pagos a proveedores, de manera que la empresa no tiene que dedicar recursos humanos a esas tareas. Además, tendrá un mayor margen de maniobra para ajustar los plazos y las condiciones de recepción de la mercancía, a lo cual se le suma el ahorro de los costes que implica la emisión de cheques, pagarés o letras de cambio.
  • Gestión más eficaz de la tesorería, puesto que el confirming brinda la posibilidad de centralizar los pagos a diferentes proveedores, agrupándolos según la fecha de vencimiento de las facturas. También permite controlar y planificar mejor las necesidades de tesorería, evitar las incidencias con la domiciliación de los recibos y mejorar la liquidez, retrasando el pago a los proveedores sin afectar a estos.
  • No afecta a la situación económica, pues el confirming internacional no suma CIRBE a ninguna de las dos empresas. La Central de Información de Riesgos, que recoge la información de los préstamos, créditos, avales y garantías que cada entidad de crédito mantiene con sus clientes, no tiene en cuenta ese tipo de financiación, por lo que el confirming no aumenta el riesgo vivo. Así, el negocio mantiene su capacidad de endeudamiento para realizar otras inversiones.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Internacionalización
sociedades de garantia y recuperacion economica
La COVID-19 nos acompaña desde hace más de un año, de manera que sus efectos no solo se han hecho sentir en el ámbito sanitario, sino también en el económico. Algunos sectores han sufrido graves pérdidas mientras que otros están experimentando un auge. En ese contexto, la Confederación Española de Sociedades de Garantía (SGR-CESGAR) ha realizado un estudio sobre “El papel de las SGR en la recuperación de la economía española" para comprender mejor cómo pueden ayudar a las pymes y autónomos en la etapa poscovid.

Los retos y el papel de las SGR durante la crisis de la COVID-19

En el estudio, expertos en financiación de las pymes y el sistema de garantías español, asociaciones empresariales sectoriales y de pymes, Sociedades de Garantía Recíproca y especialistas institucionales coincidieron en que las SGR contribuyeron a evitar el cierre de empresas durante la crisis de la COVID-19, facilitándoles el acceso a la financiación adicional en mejores condiciones y apoyándoles en la reestructuración del pasivo.

No obstante, de cara al futuro las SGR se enfrentan a numerosos retos. En el plano operativo deben seguir apoyando a las pymes en el escenario poscovid y diseñar nuevos productos que respondan mejor a las necesidades emergentes. También deben ser capaces de gestionar la morosidad y mejorar la identificación de las pymes que pueden recibir un aval, digitalizando aún más su actividad.

¿Qué pueden hacer las SGR para ayudar a los sectores más afectados?

Las pymes y autónomos de sectores como la cultura, la hostelería, la restauración y los servicios han sido muy perjudicados por esta crisis. Según el análisis realizado por Cesgar, las SGR pueden desempeñar un papel protagónico en su recuperación, poniendo en práctica diferentes medidas:

  • Arbitrar líneas específicas para estas actividades.
  • Ampliar plazos y carencias a estas empresas.
  • Diseñar metodologías para identificar y dar seguimiento a las empresas viables dentro de estos sectores.
  • Apoyar el acceso a las ayudas que se ofrezcan.

Del estudio también se desprende que se deben flexibilizar criterios para adaptarse a la situación derivada de la crisis sanitaria para apoyar a estos sectores.

¿Cómo las SGR pueden apoyar a los sectores con mejores perspectivas?

Existen sectores que han crecido en medio de la crisis o que se verán reforzados gracias a los planes de recuperación económica, como el sector de la salud, las energías renovables y la digitalización. En estos casos, los expertos entrevistados en el estudio están de acuerdo en que las actuaciones más eficaces por parte de las SGR serían:

  • Desarrollar una oferta de productos específicos para estos sectores.
  • Ofrecer financiación con la colaboración de CERSA y CC.AA.
  • Cooperar con otros actores que apoyen a las SGR en la evaluación de los intangibles de estos proyectos.
  • Apoyar a las pymes de estos sectores para que puedan acceder a los fondos Next Generation.

Las innovaciones más importantes para el sistema de garantías

El panel de expertos consultado en el estudio considera que las SGR deben adaptar sus productos a las nuevas necesidades de los diferentes sectores, enfatizando en aquellos emergentes. También podrían brindar préstamos ligados al ahorro energético, así como avales de productos financieros diferentes al crédito y adelantos de las ayudas que se arbitren para las pymes.

Asimismo, es importante que optimicen sus recursos y dinamicen el acceso directo a clientes a través de acuerdos con asociaciones de empresarios, cámaras de comercio o entidades similares. De hecho, también es importante reforzar las relaciones con entidades colaboradoras y establecer alianzas con nuevos socios, con el objetivo de expandir y consolidar el sistema de garantías.

Como colofón, el informe señala que los servicios de información de las SGR y asesoramiento en sus oficinas son muy valorados por los clientes. Cobra especial relevancia también avanzar y potenciar el proceso de digitalización, que se inició hace más de tres años a través de Con Aval Sí. Las nuevas vías de comercialización deben orientarse a desarrollar, en mayor medida, una comunicación digital propia, así como incorporar canales digitales de entidades financieras y otros colaboradores para facilitar todo el proceso a las pymes y autónomos.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Legal
Diferencia entre aval técnico y económico

Los avales son esenciales a la hora de solicitar un crédito o presentar una oferta para un proyecto, pues son una garantía de que una entidad responderá por las obligaciones que contraes. Conseguir un aval también proporciona más credibilidad a tu empresa y mejora su imagen de cara a los clientes potenciales, lo que aumenta las posibilidades de acceder a proyectos de mayor envergadura. Para ampliar el horizonte de tu negocio, puedes recurrir a dos tipos de avales: el aval técnico o el aval económico, también conocido por aval financiero.

¿Qué es el aval técnico?

El objetivo principal del aval técnico es garantizar la capacidad de la pyme o el autónomo para cumplir con las obligaciones contractuales que ha contraído. Generalmente se solicita para participar en concursos y subastas públicas, así como para importar mercancías en régimen temporal, la ejecución de obras y los contratos de suministros.

La entidad que te avale responderá ante tu cliente por el incumplimiento de las obligaciones de carácter no económico. En una obra, por ejemplo, cubrirá posibles desviaciones de plazo, calidad y coste. Si no terminas en tiempo o la calidad final no es satisfactoria, el cliente para el que trabajas tiene derecho a ejecutar el aval y recibir una compensación por los daños causados.

Eso no significa que la entidad avalista asumirá tus prestaciones y se encargará de finalizar la obra o solucionar los problemas de calidad, sino que indemnizará económicamente a tu cliente según el perjuicio causado y las condiciones que estipule el contrato del aval.

¿Qué es el aval económico?

Los avales económicos se centran en garantizar las operaciones en las que sea necesario pagar una cantidad determinada en un plazo de tiempo específico, cubriendo los compromisos y obligaciones de pago que la pyme o autónomo contraiga con otra persona o empresa. Los avales económicos se dividen, a su vez, en dos categorías:

1.     Aval comercial

La entidad avala el pago de las sumas derivadas de operaciones de naturaleza comercial, como pueden ser: la compraventa de bienes, el fraccionamiento de pagos o los pagos a cuenta. En algunos casos, se pueden avalar pagos rotativos, como los que se realizan cuando se entregan suministros periódicamente. 

El aval comercial se suele utilizar en las operaciones de compraventa y es habitual anexarlo al contrato. En este caso, la entidad avalista sí asume tus obligaciones, ya que son de tipo económico. De hecho, los avales comerciales suelen tener un carácter solidario, lo cual significa que la entidad avalista responderá por todas tus obligaciones.

2.     Aval financiero

La entidad avalista garantiza el pago del préstamo o crédito que has contraído con otra entidad financiera. Este aval suele ser necesario cuando solicitas un préstamo o crédito, ya que así el banco se asegura de que recibirá el pago.

Al brindar mayor cobertura a los bancos reduciendo el riesgo al que se exponen, los avales financieros suelen mejorar los tipos de interés y plazos de devolución. Además, solo pagarás por los gastos de estudio de la operación de financiación y la comisión por la aceptación del aval, y no se aplican intereses, por lo que suele ser una opción más económica y conveniente que avalar con el patrimonio personal.

Las diferencias entre el aval técnico y económico

La principal diferencia entre el aval técnico y económico es que, mientras que el primero garantiza el cumplimiento de tus obligaciones contractuales, el segundo garantiza los compromisos de índole comercial o financiera que adquieras. Por eso, los avales técnicos se suelen utilizar para presentaciones a concursos o licitaciones para contratos de obras, mientras que los avales económicos se enfocan en garantizar operaciones que demandan el pago de una cantidad de dinero, ya sea a proveedores o entidades bancarias.

Otra de las principales diferencias entre el aval técnico y económico se refiere a sus implicaciones financieras. Con un aval técnico evitas la inmovilización del capital que suele destinarse a la constitución en efectivo de las fianzas mientras dure el contrato. Por tanto, tendrás más libertad para disponer de tus recursos económicos. El aval técnico tampoco exige pignoración de fondos por parte de la empresa, mientras que las entidades bancarias pueden llegar a pedirte que inmovilices gran parte de la garantía solicitada para concederte el aval económico.

Otra diferencia importante es que el aval técnico no se considera un producto financiero, según el Banco de España. Al no pasar por el sistema bancario, no computará en el CIRBE, el registro donde se anotan las obligaciones contraídas con las entidades financieras. Así, podrás mantener libres los límites de riesgo con las entidades de crédito, de manera que tu capacidad crediticia no se vea afectada, lo cual te permitirá recurrir a esos recursos bancarios para financiar otros proyectos y lograr que tu negocio siga creciendo.

Por último, recuerda que, si necesitas un aval técnico o económico, puedes pedirlo online, a través de Con Aval Sí. Plataforma que respalda la financiación de emprendedores, pymes y autónomos para que puedan desarrollar sus proyectos profesionales. 

 

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
Libros para emprendedores

Emprender un negocio no es sencillo. Los emprendedores tienen que lidiar con la incertidumbre propia del mercado y ser capaces de solucionar los desafíos que se presentan a lo largo del camino, desde encontrar financiación hasta gestionar la imagen de marca. La formación es clave para tener éxito en esa aventura, de manera que, si te estás planteando abrir un negocio, estos libros para emprendedores te vendrán como anillo al dedo.

Los libros para emprendedores más valiosos para tu negocio

  1. El libro negro del emprendedor, de Fernando Trías de Bes

  2. ¿Sabías que el 90 % de las iniciativas empresariales fracasan antes de cuatro años? Antes de comenzar una aventura empresarial, es importante que tengas claro lo que no debes hacer. Este libro para emprendedores analiza los diferentes factores que conducen al fracaso de un proyecto de negocio, para que puedas evitarlos.

    Trías de Bes es economista y considera que ser emprendedor es una postura vital. De hecho, en este libro también desgrana las características de los emprendedores de éxito, desde el espíritu luchador, la imaginación y la flexibilidad para afrontar los imprevistos, hasta la motivación, la ilusión, la tolerancia a la incertidumbre y la capacidad de recuperación tras un fracaso. Basado en datos, presenta situaciones reales a las que se enfrentan los emprendedores en su día a día para que puedas prepararte para esos imprevistos.

  3. Reinicia, de Jason Fried y David Heinemeier Hansson

  4. Este libro para emprendedores brinda auténticas perlas de sabiduría condensadas. Con claridad y sencillez, sus autores, los creadores de 37signals, una empresa de software pionera en la creación de productos que usan millones de usuarios en todo el mundo, proporcionan una visión diferente, fresca y clara del emprendimiento.

    A diferencia de los libros clásicos sobre cómo crear un negocio, “Reinicia” enfatiza en la importancia de experimentar, construir rápido en vez de dedicar demasiado tiempo a la planificación y tomar decisiones para avanzar. También hace referencia a la necesidad de aprender a medir el progreso, olvidarse de copiar a la competencia y crear audiencias. Este libro hará que te cuestiones cómo estás planteando o gestionando tu negocio, así como la pertinencia de los productos o servicios que ofreces.

  5. Generación de modelos de negocio, de Álex Osterwalder e Yves Pigneur

  6. Un buen producto o servicio no es suficiente para construir una empresa exitosa, es necesario diseñar un modelo de negocio eficaz. Estos profesores de la Universidad de Lausana, los creadores del modelo Canvas, han contado con la colaboración de 470 expertos en todo el mundo para analizar los nuevos modelos de negocio que están triunfando en el mercado global.

    Este libro para emprendedores es una guía práctica sobre la innovación empresarial en el entorno tradicional y online. Brinda herramientas de eficacia probada para que puedas diseñar e implementar un modelo de negocio eficaz. También revela las técnicas y modelos más innovadores que están utilizando las principales empresas para que puedas tomar nota de lo que está funcionando.

  7. Finanzas para emprendedores, de Antonio Manzanera Escribano

  8. ¿Cómo conseguir la financiación que necesitas para comenzar tu negocio? La falta de medios económicos suele ser un obstáculo para muchos proyectos empresariales. Este libro para emprendedores te enseñará a encontrar inversores y atraer capital.

    Enfocado en las startups, analiza su modelo económico y valoración, las fuentes de financiación disponibles y el proceso de negociación con los inversores hasta llegar al acuerdo y su ulterior salida de la empresa. De la mano de Antonio Manzanera, economista especializado en capital riesgo y emprendimiento empresarial, podrás profundizar en las Finanzas para que puedas redactar un plan de negocio sólido y hagas una buena planificación financiera que brinde confianza a los inversores y te permita negociar en términos más ventajosos.

  9. El método Lean Startup, de Eric Ries

  10. Este valioso libro para emprender te brindará las herramientas necesarias para que uses de manera más racional el capital del que dispones. Explica el método Lean Startup para que abordes adecuadamente el lanzamiento de productos y servicios, basándote en el aprendizaje validado, la experimentación científica y la iteración.

    Con su ayuda, podrás acortar los ciclos de desarrollo, medir los avances y obtener una retroalimentación valiosa. Este método te ayudará a comprender la importancia del Producto Mínimo Viable y te permitirá acelerar el proceso de fabricación y la búsqueda de capital, mientras eliminas las prácticas ineficientes que implican un gasto de tiempo y recursos.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Nuevos Negocios
ayudas restructurar deuda para pymes

Si tienes un negocio y solicitaste los préstamos otorgados a través de las líneas Covid I y Covid II, podrás acceder a las nuevas ayudas para pymes que permiten la negociación de la deuda. En mayo se publicó en el BOE el Código de Buenas Prácticas que apoya la solvencia de las pymes y los autónomos en dificultades que recibieron financiación con aval público del Instituto de Crédito Oficial (ICO), la Compañía Española de Reafianzamiento (Cersa) y la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE).

Las tres medidas principales de las nuevas ayudas para pymes son:

  1. Extender el plazo de amortización de los créditos avalados. Las pymes con deudas iguales o inferiores a 1,8 millones de euros, que ya hayan sido objeto de una extensión del plazo, pueden solicitar una prórroga adicional de otros 2 años. Las empresas que no se hayan beneficiado de esa ampliación pueden solicitar una extensión de 5 años. El tope de la deuda es menor para las empresas pesqueras, 270 000 euros, y 225 000 para las agrícolas. En cualquier caso, la extensión de la deuda no superará los 10 años.
  2. Mantener el aval cuando los créditos se conviertan en préstamos participativos. La entidad bancaria debe considerar la posibilidad de convertir las operaciones de financiación con aval público en préstamos participativos no convertibles en capital. Así, la empresa podrá reforzar sus recursos, ya que este tipo de préstamos se cataloga como capital desde el punto de vista mercantil.
  3. Acordar una reducción de la deuda pendiente. Es un último recurso que permite a la pyme negociar con el banco la reducción del capital pendiente de pago, de manera que la entidad reclame una parte del importe reducido al avalista y asuma otra parte. El importe a reducir puede ser de hasta el 50 % del principal avalado pendiente de cada operación, si la caída de la facturación en 2020 fue inferior al 70 %. Si las pérdidas fueron superiores, ese importe puede aumentar hasta el 75 %.

Cabe aclarar que los bancos concederán la extensión del vencimiento de los créditos cuando el cliente cumple los requisitos, pero pueden decidir sobre la conversión en préstamo participativo o la quita de la deuda pendiente.

¿Cuáles son los requisitos para solicitar las ayudas?

Puedes solicitar la aplicación de una o varias medidas, ya sea de una vez o de forma sucesiva, ante el banco con el que tengas la deuda mayor con aval público, ya que este se encargará de coordinar e informar al resto de acreedores para llegar a un acuerdo.

Para ampliar el plazo de devolución del crédito avalado, tendrás que, entre otros requisitos:

  • Demostrar que tu facturación cayó un 30 % en 2020. Si tu facturación no disminuyó tanto, puedes pedir la extensión del plazo de vencimiento, pero el banco no está obligado a concederla.
  • Estar al corriente en el pago del crédito avalado u otro otorgado por el mismo banco, por lo que no debes haber incurrido en un impago de más de 90 días.
  • No aparecer en los ficheros de morosos de la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE), ni estar sujeto a un procedimiento concursal.
  • No haber sido condenado con anterioridad por delitos contra Hacienda o la Seguridad Social.

Para solicitar la conversión del préstamo en participativo, sin perder las coberturas del aval o la reducción de la deuda pendiente, además de los requisitos anteriores, tendrás que presentar un resultado negativo después de impuestos en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio 2020.

¿Qué entidades están adheridas al Código de Buenas Prácticas?

El Código de Buenas Prácticas es de adhesión voluntaria por parte de las entidades financieras. La Secretaría General del Tesoro publicará los nombres de las entidades que se sumen. Las entidades que lo hagan informarán a sus clientes y se comprometen a facilitar la renegociación.

Esas entidades financieras remitirán trimestralmente al Banco de España la información que requiera la Comisión de Control, en la que participarán vocales designados por el ICO, Cersa y Cesgar, entre otros. De hecho, las SGR se han adherido recientemente a este código en calidad de entidades financieras.

¿Cuáles son los plazos para solicitar estas ayudas?

El plazo para solicitar estas nuevas ayudas para pymes vence el 15 de octubre de 2021. Las entidades financieras tendrán 45 días, desde que reciban la petición con la documentación completa, para realizar una propuesta a la pyme o autónomo.

Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 44.192.65.228