Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.


Aceptar Rechazar

Blog Con Aval Sí

Aval internacional para exportaciones

La crisis financiera de 2008 produjo una contracción de la economía española que afectó a muchas pymes. Un aspecto clave para la recuperación a nivel nacional fue la internacionalización de las empresas, la cual también ayudó a salir a flote a muchas pymes. El mecanismo más usado para entrar en los mercados exteriores fue la exportación, una solución sencilla que requiere poca inversión ideal para las pymes, quienes, por su tamaño relativamente pequeño, suelen necesitar una ayuda para exportar, ya sean créditos o avales y garantías internacionales.

¿Qué es un aval internacional?

Toda relación comercial siempre implica cierto grado de riesgo, sobre todo a nivel internacional. Por eso no es inusual que las grandes empresas o los organismos públicos soliciten un aval internacional que sirva de garantía para acceder a los procesos de licitación o a operaciones comerciales de cierta envergadura.

El aval internacional es un compromiso ante un tercero, quien garantiza que la empresa cumplirá con sus obligaciones económicas o técnicas. Si esa empresa no puede cumplir las condiciones del contrato, el avalista responderá por ella.

Existen diferentes tipos de avales internacionales, algunos están dirigidos a garantizar el pago de ciertas operaciones y otros aseguran la devolución de los anticipos a cuenta si el contrato no se lleva a término.

Los avales internacionales que más se solicitan suelen ser de licitación, para acceder a ofertas de organismos públicos o privados. También son comunes los avales de cumplimiento, dirigidos a cubrir los daños por el incumplimiento de las obligaciones contractuales, y los avales de concesión de créditos, para garantizar la solvencia de la empresa ante una entidad bancaria extranjera.

¿Cuáles son las ventajas de contar con un aval internacional?

Acceso a licitaciones y grandes proyectos

El aval internacional te permitirá obtener las licitaciones que demandan la presentación de garantías, de manera que podrás acceder a proyectos importantes de mayor envergadura.

Brinda una imagen de solvencia y transmite confianza y seguridad.

Un aval internacional te abrirá las puertas a nuevos negocios ya que brinda la imagen de una empresa sólida, solvente y profesional, lo cual transmite confianza y brinda seguridad.

Amplía la capacidad de negociación.

Un aval internacional mejora la capacidad crediticia de la empresa, brindándole una mayor capacidad para negociar los créditos, para reducir los tipos de interés o ampliar los plazos de amortización.

Apoyo y asesoramiento.

Muchas de las entidades que conceden avales internacionales también brindan un servicio de asesoramiento en materia financiera que puede ser una gran ayuda para exportar.

¿Cómo conseguir un aval internacional?

Las Sociedades de Garantía Recíproca, SGR brindan avales y garantías internacionales para las empresas que quieren internacionalizarse, a través de estos instrumentos:

ICEX-CERSA

El Instituto de Crédito Exterior y CERSA tienen firmado un convenio de colaboración para apoyar a las pymes que quieran internacionalizarse y acceder a licitaciones internacionales brindando avales con un límite máximo por operación que oscila entre 600. 000 y 1.000.000 de eurosdepenciendo del tipo de aval.

ICO
Existen diferentes líneas ICO encaminadas a facilitar a las pymes el proceso de internacionalización. El
Programa de Garantías Internacionales, por ejemplo, otorga una garantía bancaria a la empresa para que pueda participar en procesos de licitaciones internacionales y formalice contratos adjudicados en el exterior en los cuales se exija la aportación de garantías.

Para acceder a estos avales las pymes deben cumplir con ciertos requisitos:

  • No haber tenido pérdidas sistemáticas en los últimos ejercicios.
  • Estar al corriente de las obligaciones con Hacienda y la Seguridad Social.
  • Presentar un proyecto de viabilidad económica.
  • Contar con un aval de las Sociedades de Garantía Recíproca, entidades que se encargan de respaldar a las pymes actuando como garantes para facilitarles el acceso a la financiación o a las licitaciones internacionales.

Brinda una imagen de solvencia y transmite confianza y seguridad.

Un aval internacional te abrirá las puertas a nuevos negocios ya que brinda la imagen de una empresa sólida, solvente y profesional, lo cual transmite confianza y brinda seguridad.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Internacionalización
Tags: Pymes
Gestión del talento en las pymes

El talento debe ser visto como el ingrediente indispensable para el éxito, pero el éxito también depende de cómo se gestiona ese talento”, escribió Allan Schweyer. Por desgracia, las pymes tienen que enfrentarse a diario a tantos desafíos que suelen descuidar la selección y gestión del talento. No se dan cuenta de que un empleado talentoso puede aportar hasta diez veces más valor a la empresa.

¿Qué es la gestión del talento humano y por qué es tan importante?

La gestión del talento implica todas aquellas actividades dirigidas a reclutar y seleccionar a los empleados más capaces para cubrir las necesidades de la empresa. Pero atraer el talento es tan importante como retenerlo. La gestión del talento también implica descubrir el potencial de los trabajadores y aplicar estrategias que faciliten su desarrollo profesional.

En las pymes, la gestión del talento cobra una relevancia especial pues se convierte en una herramienta para diferenciarse de las grandes empresas y aportar un valor añadido. Tener en la plantilla a empleados capaces, motivados y comprometidospuede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso empresarial, influyendo además en el nivel de satisfacción de los clientes.

Además, ser capaces de retener el talento implica un gran ahorro para la empresa ya que una nueva contratación puede salir hasta tres veces más cara que implementar un plan para retener a los empleados.

¿Cómo gestionar el talento en tu pyme?

Mejora tu presencia en las redes sociales. 

El proceso de selección de personal usa cada vez más las redes sociales. El reclutamiento 2.0 te permitirá eliminar las barreras geográficas para encontrar al candidato ideal. Redes sociales como LinkedIn se han convertido en una excelente base de datos para encontrar a profesionales talentosos, a los que incluso podrás entrevistar a través de Skype. También puedes usarlas para difundir tu oferta de empleo y llegar a más personas interesadas.

Desarrolla tu employer branding.

La mayoría de las pymes no disponen de grandes recursos para la gestión del talento como las multinacionales, pero tienen otras cartas que pueden jugar a su favor. Según el último informe de Randstad, los empleados españoles valoran cada vez más detalles ajenos al salario. El 55 % evalúa las posibilidades de conciliación y el 49 % buscan un ambiente laboral agradable. Si trabajas tu marca empleadora potenciando esos aspectos, tu pyme talento de manera natural.

Elabora un buen inventario de personal.

Con esta herramienta podrás planificar el futuro de los recursos humanos a corto, medio y largo plazo así como detectar necesidades de formación y mejorar la escala retributiva. Según un informe de Workmetric, el 53 % de los empleados no se plantearían el abandonar su puesto de trabajo si en su empresa existiese una posibilidad real de ascenso y promoción. Eso significa que debes garantizarles la posibilidad de crecer y actualizarse profesionalmente. Subvencionar cursos de formación profesional o talleres de habilidades directivas no solo aumentará su motivación sino que también mejorará la competitividad de tu empresa.

Incluye un salario emocional.

La compensación económica es importante, pero el salario emocional está ganando cada vez más protagonismo en la gestión del talento humano. Implica brindar incentivos que tus empleados valoren y tengan un impacto económico contenido para tu pyme. El reconocimiento y la valoración del trabajo bien hecho, junto a una mayor autonomía y responsabilidad son detalles que los empleados talentosos valoran mucho. La retribución emocional también implica medidas de conciliación y flexibilidad laboral, las cuales terminan siendo ventajosas para la empresa puesto que pueden mejorar la productividad hasta en un 17 % y reducir el absentismo en un 30 %. También puedes valorar la posibilidad de brindar transporte gratuito, servicio de guardería, seguro de salud y/o abonos al gimnasio.

Si diseñas una buena estrategia de gestión del talento en sintonía con los objetivos de tu pyme, no tardarás en ver los resultados. Contar con un personal talentoso y comprometido hará que tu negocio sobresalga, aumentará la productividad y mejorará su competitividad.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Cómo usar las redes sociales en las pymes

Implementar un sitio web corporativo ya no es suficiente, si quieres llegar a tus clientes potenciales también debes tener una presencia activa en las redes sociales. Hoy por hoy, el 62% de los consumidores afirman que han comprado productos que han compartido sus amigos, y la red social que más peso tiene en sus decisiones de compra es Facebook, según reveló este informe.

El primer paso consiste en elegir inteligentemente las redes sociales para empresas. Es mejor que concentres tus esfuerzos en aquellas redes sociales que realmente aportan valor que tener muchas cuentas descuidadas que transmitan una mala imagen de tu marca. El segundo paso consiste en optimizar tus acciones de marketing para amplificar tu mensaje y llegar a tu target.

Cinco estrategias para aprovechar al máximo las redes sociales en las empresas

Analiza el éxito de tus publicaciones.

La mayoría de las redes sociales cuentan con un sistema de métricas que revelan el alcance de tus publicaciones y el engagement que han generado. Estos indicadores son muy importantes pues te permitirán conocer mejor las necesidades e intereses de tu audiencia para que puedas crear publicaciones cada vez más eficaces que generen más conversiones basándote en los temas relevantes para tu prospecto y en llamados a la acción más poderosos.

Utiliza el formato adecuado.

Para sacar el máximo partido a las redes sociales en las pymes, debes determinar cuál es el formato más adecuado para conectar con tu prospecto y ampliar tu alcance. Un estudio realizado por Metricool reveló que pequeños detalles como usar imágenes sin filtro en Instagram puede incrementar en un 21% las interacciones. En Facebook, por ejemplo, los vídeos generan más engagement pero en Instagram son las imágenes en formato carrusel. Haz diferentes pruebas para determinar cuál es el formato que mejor convierte en tu negocio teniendo en cuenta factores como su alcance y costo de producción.

Sácale el zumo a las herramientas de segmentación.

Las acciones de marketing en las redes sociales son más eficaces cuando se dirigen a una audiencia realmente interesada en tu producto o servicio. Si vas a promocionar un descuento en tu tienda física, por ejemplo, no tiene mucho sentido que lo vea un internauta de Estados Unidos. La posibilidad de realizar una segmentación geográfica es una de las opciones más interesantes de las redes sociales para las empresas, de manera que podrás mostrar los anuncios o el contenido a los usuarios según su ubicación. El uso inteligente de filtros te permitirá maximizar el retorno de la inversión: puedes aplicarlos para encontrar y conectar con tus prospectos determinando desde sus datos demográficos hasta sus ingresos e intereses.

Aporta valor.

Las redes sociales no suelen ser un canal de venta directa, pero potencian las acciones de branding y son una poderosa herramienta para influir sobre la decisión final de los consumidores. Eso significa que las redes sociales en pymes deben ser una vía para conectar con los prospectos generando primero curiosidad y luego fidelidad. La clave radica en aportar auténtico valor: aborda temas que preocupen o interesen a tu prospecto. Una estrategia muy sencilla para detectarlos consiste en dar seguimiento a sus comentarios.

Acorta la distancia entre el mundo online y offline.

Motiva a las personas que visitan tu negocio a dejar una valoración del servicio recibido. Cuando te busquen en Internet, esas recomendaciones se convertirán en puntos a tu favor para atraer a nuevos clientes. También puedes animarles a que geoetiqueten tu negocio ofreciendo un descuento en la próxima compra. Recuerda que cuando las personas usan su smartphone para buscar negocios locales, el camino hasta la compra suele ser muy corto.

Por último, no olvides que el uso de las redes sociales en las empresas es un arma de doble filo: puede ayudarlas a convertirse en una lovemark incrementando sus ventas con un grupo nutrido de clientes fieles o, al contrario, puede dañar seriamente la reputación. Por eso, la gestión de las redes sociales debe formar parte de un plan de marketing bien diseñado, no debes dejar espacio para la improvisación.

 

Blance de situación en las pymes

Si quieres que tu negocio prospere, necesitas aplicar correcciones a tiempo, antes de que sea demasiado tarde, llevando la contabilidad de la empresa de la forma correcta. El instrumento contable ideal para analizar el estado de tu pyme, conocer su situación actual y su evolución a lo largo del tiempo es el balance de situación, el cual se debe realizar desde el primer año de la empresa pues también te ayudará a sentar unas bases económicas sólidas que impulsen el crecimiento del negocio.

¿Qué es el balance de situación? 

El balance de situación es una “instantánea” de la empresa en un momento específico. Se realiza en base a la contabilidad de la empresa, analizando tanto los activos como las deudas y obligaciones, así como el patrimonio neto de la sociedad.

Dado que se trata de una imagen fiel de la situación económica de la empresa, es recomendable realizarlo en diferentes momentos a lo largo del año, sobre todo si tu pyme tiene una gran facturación:

Balance de situación inicial.

Se trata de un balance general que se realiza al inicio del ejercicio para establecer un punto de partida de comparación. En este caso, los saldos se presentan agrupados para facilitar la comparación de los datos.

Balance de comprobación.

Es un balance intermedio entre el inicio y fin del ejercicio para valorar el estado de las cuentas y comprobar el correcto funcionamiento de las operaciones mercantiles, evitando sorpresas al final del ejercicio.

Balance de cierre de ejercicio.

Este balance de situación se realiza al terminar el año con el objetivo de comprobar el funcionamiento de la empresa a lo largo de ese periodo.

¿Quién debe presentar el balance de situación?

Todas las sociedades mercantiles deben presentar un balance de situación. Las pymes y autónomos pueden presentar un balance abreviado, según indica el artículo 257 de la Ley de Sociedades de Capital, siempre que cumplan dos de estas condiciones durante dos ejercicios seguidos:

  • El total del activo no debe superar los cuatro millones de euros.
  • El importe neto de la cifra anual de negocios no debe ser superior a ocho millones de euros.
  • No tener más de 50 empleados durante el ejercicio.

¿Cuál es la estructura del balance de situación?

La estructura del balance de situación se divide en tres partes: activo, pasivo y patrimonio neto.

Activo

El activo de una empresa incluye tanto los bienes y títulos de propiedad como las deudas por cobrar. Se reflejan de menor a mayor liquidez según la facilidad para convertirse en efectivo.

Activo no corriente: Representa todos los bienes, propiedades y derechos de la empresa de difícil conversión en efectivo en el plazo de un año.

  • Inmovilizado material. Son los inmuebles y/o maquinarias a nombre de la empresa.
  • Inmovilizado intangible. Son las patentes, diseños industriales y/o derechos de la empresa.
  • Inmovilizado financiero. Son las inversiones de la empresa a largo plazo.

 Activo corriente. Se trata de aquellos bienes de la empresa que se pueden convertir fácilmente y a corto plazo en efectivo. 

  • Existencias. Son las mercancías de venta y materias primas objeto de venta o facturación.
  • Realizable. Son los derechos de cobro a clientes por las ventas realizadas o servicios prestados.
  • Disponible. Es la liquidez de la que dispone la empresa en efectivo o en sus cuentas corrientes.

Pasivo

Incluye las fuentes de financiación de la empresa.

  • Pasivo no corriente. Deudas con vencimiento a largo plazo, superior a un año.
  • Pasivo corriente. Deudas que vencen a corto plazo, en menos de un año.

Patrimonio neto

Es el conjunto de capital propio con el que se financia el funcionamiento de la empresa, que incluye tanto las aportaciones de los socios como las ganancias acumuladas. 

Para afirmar que la empresa goza de buena salud económica, el activo corriente debe ser mayor que el pasivo corriente, lo cual evitará problemas de liquidez a corto plazo. Por otra parte, el patrimonio neto debe oscilar entre un 35 y 50 %, en dependencia del tipo de actividad. Estos detalles del balance de situación te permitirán formarte una idea de la capacidad de tu pyme para seguir adelante.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
Tags: Pymes
Diferencias de Sociedad Anónima y Sociedad Limitada

Si estás pensando en abrir una actividad o pasar de autónomo a sociedad limitada, uno de los detalles más importantes es elegir la figura fiscal más adecuada pues no solo repercutirá en los impuestos que graven las ganancias de la empresa sino también en las obligaciones fiscales que tendrás al frente de la misma. En España la sociedad limitada es la forma societaria más extendida, aunque no siempre es la más conveniente, sobre todo si pretendes captar a un gran número de inversores.

Características de la Sociedad Anónima y la Sociedad Limitada

Tanto la sociedad limitada como la sociedad anónima tributan por el Impuesto de Sociedades y tienen en común que la responsabilidad se reparte entre los socios, limitándose al capital invertido y a los bienes que se encuentran a nombre de la sociedad. Sin embargo, las semejanzas terminan ahí.

Tipo de actividad empresarial.

Para elegir la figura fiscal hay que tener en cuenta la actividad que desarrollará la empresa. Una sociedad limitada puede ejercer prácticamente cualquier tipo de actividad, pero algunos sectores solo están abiertos para una sociedad anónima, como la gestoría de fondos de pensiones, los seguros o la actividad bancaria. Otra diferencia entre la sociedad anónima y la sociedad limitada es que solo la S.A. puede cotizar en el mercado de valores, algo que no está al alcance de la S.L.

Capital social mínimo.

En la sociedad anónima el capital mínimo es de 60 000 euros y se divide en acciones. Para su constitución se exige al menos el 25 % del capital, de manera que es necesario desembolsar 15 000 euros en un primer momento. El resto, que se denomina dividendos pasivos, se puede ingresar posteriormente según reflejen los estatutos de la S.A. Una de las características de la S.L. es que el capital mínimo a aportar es de  sólo 3 000 euros.

Trámites de constitución.

Aunque los pasos para constituir la sociedad anónima y la sociedad limitada son similares, dado que la S.L. cuenta con un capital inferior, normalmente el proceso de constitución es más sencillo y los estatutos exigen menos previsiones. Al contrario, en una S.A. el proceso es más complejo y tendrás que recurrir a un experto independiente, designado por el Registro Mercantil, que emita un informe sobre el valor de lo que se pretende aportar.

Número de socios.

Tanto la sociedad limitada como la sociedad anónima se pueden formar con un solo socio, en cuyo caso se denomina sociedad unipersonal, sin límites específicos de socios. No obstante, la S.L. es una fórmula más adecuada para las empresas con pocos socios que no necesitan aportar un gran capital mientras que la S.A. suele estar compuesta por un mayor número de socios.

Transmisión de las acciones.

En las sociedades, el capital social se divide en partes alícuotas. Una de las características de la S.L. es que ese capital se divide en participaciones, cuya transmisión es más complicada y restringida pues exige el conocimiento del resto de los socios, los cuales tienen un derecho de adquisición preferente frente a terceros. Esto hace que la S.L. sea una empresa cerrada, mientras que en la S.A. pueden entrar fácilmente más socios. De hecho, su capital se divide en acciones y cada accionista tiene libertad para venderlas, de manera que es más fácil que entren nuevos inversores en la sociedad.

Administración.

En la S.L. los trámites para llevar la contabilidad y las cuestiones fiscales son más sencillos, pero en la S.A. se complejizan, lo cual significa asumir un mayor coste, por lo que esta figura fiscal solo se recomienda para proyectos de gran envergadura. Basta saber que cuando en la S.A. hay que tomar una decisión relevante, se debe realizar una convocatoria previa en anuncios de prensa y en el Boletín Oficial del Registro Mercantil. Otra diferencia entre la sociedad anónima y la sociedad limitada es que en esta última el cargo de administrador puede tener un carácter indefinido, pero en una S.A. se limita a un máximo de 6 años.

En resumen, los requisitos y características de la S.A. hacen que sea una figura fiscal interesante para los proyectos muy ambiciosos que van a mover grandes cantidades de capital. La S.L., al contrario, es ideal para sacar adelante proyectos con objetivos más modestos en los que se priorice una gestión ágil y sencilla.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Legal
Novedades en el contrato de formación

Los jóvenes no lo tienen fácil para encontrar un empleo. La tasa de desempleo juvenil en España es la segunda más alta de Europa, un 36,3 %, según datos del portal Statista. Para ponerle coto a ese problema, la Unión Europea ha creado un programa de ayudas económicas para las regiones donde la tasa de desempleo juvenil supere el 25 %.

En ese contexto, y gracias a una ley que entró en vigor el pasado 4 de agosto para fomentar el contrato de formación, los jóvenes que estén inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil podrán recibir una ayuda mensual.

¿En qué consiste la ayuda para el contrato de formación?

La ayuda económica de acompañamiento, contemplada en los Presupuestos Generales del Estado, tiene el objetivo de incentivar la entrada al mercado laboral de los jóvenes que tienen una formación básica.

Consiste en una remuneración de 430 euros, los cuales se añaden al salario que paga la empresa, de manera que al sumar la ayuda al salario mínimo interprofesional, esos jóvenes podrían obtener unos ingresos mensuales de más de 1 000 euros.

¿Cuánto tiempo dura la ayuda para el contrato de formación?

La ayuda se extenderá durante el tiempo del contrato, hasta un máximo de 18 meses, que se convierten en 36 meses si el joven tiene una minusvalía superior al 33 %. Si el contrato no supera la duración máxima de la ayuda, el joven podrá solicitarla nuevamente con diferentes contratos, encadenando hasta tres contratos diferentes.

¿Qué condiciones hay que cumplir para acceder a la ayuda?

Para solicitar la ayuda económica de acompañamiento, el joven que haya conseguido un contrato de formación debe:

  • Tener más de 16 años y menos de 30.
  • Estar inscrito en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil.
  • No tener estudios superiores, ESO como máximo. Esta ayuda no aplica para los jóvenes titulados universitarios o con certificado de profesionalidad.
  • Solicitar personalmente la ayuda en un plazo de 15 días desde el momento en que se formaliza el contrato de formación en la oficina del Servicio Estatal de Público de Empleo rellenando este formulario. La solicitud fuera de este plazo supone perder días de derecho.
  • Comprometerse activamente con la formación oficial recibida, si el joven no muestra un aprovechamiento óptimo puede perder la ayuda.

Requisitos del contrato de formación y aprendizaje

El contrato para la formación y el aprendizaje también debe cumplir algunos requisitos:

  • Duración mínima de 1 año.
  • Debe cumplir con los requisitos que indica el artículo 11.2 del Estatuto de los Trabajadores sobre este tipo de contrato.
  • El joven debe someterse a un proceso de formación y seguimiento en un centro acreditado por el SEPE que le otorgue un certificado de profesionalidad.
  • La empresa o centro educativo debe indicar en la solicitud que el contrato de formación se acoge a la ayuda económica de acompañamiento.

¿Cuáles son los beneficios para la empresa?

La ayuda para los jóvenes con un contrato de formación es compatible con el resto de los incentivos a la contratación a los que la empresa tenga derecho por ese tipo de contrato. Además, por la ayuda de acompañamiento no se cotiza a la Seguridad Social.

Cuando el contrato de formación llegue a término, si el empresario decide convertirlo en un contrato indefinido a jornada completa, tendrá derecho a una bonificación en las cuotas empresariales por contingencias comunes a la Seguridad Social, la cual asciende a 250 euros mensuales, con un máximo de 3 000 euros al año, según prevé el artículo 3 de la ley medidas urgentes para la reforma del mercado laboral. La bonificación se aplicará durante un período de 3 años, pero solo se puede aprovechar una vez por cada uno de los jóvenes beneficiados.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Cómo crear un plan de negocios internacional para pymes

Si crees que tu empresa está preparada para la internacionalización, ha llegado el momento de crear tu plan de negocios internacional. Ese plan de expansión te servirá de guía para planificar y distribuir de forma más eficiente tus recursos, de manera que puedas alcanzar tus objetivos y acceder a un nuevo mercado. También te ayudará a minimizar los riesgos, analizar la viabilidad de tus estrategias de internacionalización y detectar nuevas oportunidades o captar a inversores interesados en tu proyecto.

¿Qué es un plan de negocios internacional?

El plan de negocios internacional resume el proyecto de expansión fuera del territorio nacional de tu pyme, marcando la hoja de ruta a seguir y convirtiéndose en la carta de presentación de tu nuevo proyecto empresarial. Ese documento es una valiosa herramienta de trabajo ya que no solo define tus objetivos de negocios en el nuevo mercado sino también las vías para conseguirlos, permitiendo evaluar la viabilidad de tu idea de negocio.

¿Cómo hacer tu plan de negocios internacional?

Resumen ejecutivo.

El plan de empresa suele tener muchas páginas, por lo que es conveniente resumir toda esa información en apenas una o dos páginas que sean lo suficientemente atractivas como para animar a los posibles inversores a leer el resto.

Propuesta de valor única.

¿Qué te diferencia de la competencia? ¿Qué valor exclusivo puedes brindar a tus clientes? ¿Por qué vale la pena comprar tu producto o contratar tus servicios? En esta sección debes responder esas preguntas, describir tus productos o servicios indicando sus características distintivas y reflejar tu ventaja competitiva.

Segmentación de los clientes.

¿Quién es tu target? Describe el mercado objetivo de tu pyme recopilando la mayor cantidad de datos posible, desde la edad y nivel de ingresos de tu prospecto hasta sus comportamientos de compra e intereses.

Análisis de la situación empresarial internacional.

Es un análisis de los detalles relevantes para tu negocio a nivel económico, político y legal del país al que quieres acceder. Analiza la estructura y estabilidad gubernamental del país, así como el nivel de control estatal sobre las empresas privadas. Incluye las leyes que afectan tu negocio y los requisitos de importación. Resume además los aspectos culturales que puedan brindarte una ventaja competitiva o convertirse en un obstáculo.

Viabilidad económica.

¿Necesitas una inyección de capital o contarás con recursos propios? ¿Qué costes y ganancias a corto, medio y largo plazo prevés? ¿Qué flujo de efectivo proyectas para el primer año? ¿Cuáles son los costos de adquisición de los clientes? ¿Y los costos de distribución? ¿Cuánto tendrás que destinar a los recursos humanos? Cuantos más detalles incluyas, mejor podrás analizar la viabilidad económica de tu plan.

Análisis de la competencia.

Un buen plan de negocios debe contener un análisis pormenorizado de la competencia.

¿Tu producto o servicio es único o ya existe en el mercado? ¿Qué nivel de penetración han alcanzado tus competidores? ¿Qué nichos han dejado descuidados? Analiza sus puntos fuertes y errores, intentando aportar un valor diferencial.

Análisis DAFO.

Esta herramienta es esencial en el plan de negocios internacional ya que ofrece una perspectiva general de la situación de tu pyme en el nuevo mercado. Debes indicar las amenazas que existen en el mercado, así como las oportunidades que representa. Por otra parte, refleja las fortalezas de tu pyme para llevar adelante ese plan de expansión, así como los factores internos que pueden convertirse en obstáculos y necesitas solucionar cuanto antes.

Alianzas estratégicas.

El proceso de expansión internacional puede llegar a ser muy complicado, sobre todo desde el punto de vista logístico, por lo que establecer alianzas estratégicas puede facilitarte el camino y ahorrar costes. Proyecta tu estrategia de entrada y analiza qué apoyos necesitarás, en dependencia de si quieres vender directamente desde España, implantarte en el país, usar agentes de ventas o recurrir a un distribuidor.

Plan de marketing.

¿Cómo piensas presentar tu producto o servicio? Es probable que tengas que ajustar las campañas de marketing nacional para lograr el impacto deseado en una cultura diferente. El principal objetivo de este plan es saber cuánto te costará que el cliente compre tu producto, ayudándote a perfilar una estrategia para posicionarte en el nuevo mercado lo antes posible.

Por último, recuerda que el plan de negocios internacional no es un producto rígido sino más bien un documento de trabajo que puedes modificar a medida que descubras mejores estrategias y vayas conociendo nuevos detalles.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Internacionalización
Tags: Pymes
Conciliación bancaria

Si tienes una pyme, es importante que tus cuentas estén cuadradas. Un buen control financiero te permitirá vigilar las actividades y movimientos para asegurarte de que todo se ajusta al plan estratégico que has trazado. Una de las herramientas de control económico más importantes es la conciliación bancaria.

¿Qué es la conciliación bancaria?

La conciliación bancaria consiste en comprobar los registros de los libros contables de la empresa con los extractos de las cuentas corrientes para detectar posibles diferencias y realizar las correcciones o ajustes necesarios.

Lo ideal es ir comprobando cada uno de los asientos contables minuciosamente, razón por la cual se recomienda no dejar pasar demasiado tiempo entre una conciliación de cuenta bancaria y otra pues mientras más meses pasen, más difícil será cuadrar las cuentas.

¿Cómo beneficia la conciliación bancaria a tu pyme?

Mayor control de los recursos económicos.

 La conciliación bancaria te permitirá comprobar la veracidad de la información contable, de manera que podrás tener una imagen más exacta de la situación económica de tu pyme.

Facilita la toma de decisiones.

Cuanta más información poseas sobre el estado financiero de tu empresa, mejores decisiones podrás tomar. La conciliación de cuenta bancaria te permitirá tomar decisiones estratégicas basándote en datos fiables y actualizados.

Brinda seguridad ante una inspección.

La conciliación bancaria no es obligatoria, pero tener la contabilidad al día y las cuentas cuadradas te hará sentirte más seguro de cara a una inspección pues ya habrás detectado y corregido los errores o desajustes.

¿Qué tipos de conciliación bancaria existen?

Conciliación individual.

Partiendo del saldo de los libros contables de la empresa, debes encontrar las diferencias con el saldo bancario para hacer los ajustes contables necesarios y actualizar el saldo del libro de bancos, cuya validez depende de que las operaciones mensuales estén verificadas en el extracto bancario.

Conciliación conjunta.

Se realiza un documento con toda la información sobre los asientos que no corresponden para realizar las correcciones, que estarán a cargo del banco o la empresa, de quién sea el responsable de los errores.

¿Cómo hacer la conciliación de una cuenta bancaria?

Registra todos los movimientos contables que se producen en las cuentas bancarias de la empresa. Uno de los libros auxiliares más importantes para realizar la conciliación de cuenta bancaria es el libro de banco, en el que solo registrarás las operaciones que realizas con los bancos que trabajas.

Contrasta tu libro de bancos con el estado de las cuentas. Cada cierto tiempo, normalmente de manera mensual, el banco te enviará un estado de la cuenta con todos los movimientos registrados. Las entidades bancarias se rigen por la norma 43 de la Asociación Española de Banca, la cual regula las características del archivo en el que se reflejan los movimientos de la cuenta corriente y que usarás para realizar la conciliación bancaria. Debes confrontar esos datos con los que has anotado para ver si coinciden. Si no es así, tendrás que encontrar la diferencia o el error.

No es inusual que los saldos sean diferentes. Los errores más comunes consisten en duplicar un registro u olvidar contabilizar un movimiento. También es habitual equivocarse al colocar una coma o invertir el orden de los dígitos.

La diferencia no siempre es un error, en algunos casos puede deberse a la aplicación de un criterio de devengo diferente. Por ejemplo, la entidad bancaria no registra una operación hasta que no la contabiliza, pero como pyme es posible que ya hayas reflejado esa actividad en tus libros contables. En esos casos solo tendrás que realizar una anotación contable para dar un seguimiento a esa diferencia.

Por último, vale aclarar que no vale establecer una partida conciliatoria y olvidarte del descuadre. Si acumulas partidas conciliatorias, terminarás con una contabilidad alejada de la situación real de tu pyme y cada vez será más difícil cuadrar las cuentas.

aval de una SGR para alquilar un local comercial

Los avales no solo son necesarios para acceder a un crédito o a licitaciones públicas. A veces los arrendadores también exigen un aval para asegurarse de que puedes pagar el alquiler del local, oficina o nave industrial. Si trabajas como autónomo o tienes una pyme, conseguir un aval para alquiler no será sencillo ya que los bancos suelen demandar una serie de requisitos difíciles de cumplir. Por suerte, existe otra solución: un aval SGR.

¿Qué son las SGR?

Las Sociedades de Garantía (SGR) son entidades financieras sin ánimo de lucro cuyo principal objetivo es facilitar a los autónomos y las pymes el acceso a la financiación en condiciones más ventajosas, gracias a la concesión de avales. Ofrecen tanto avales financieros para realizar operaciones de arrendamiento como  avales técnicos.

Sus condiciones para acceder a los avales suelen ser más flexibles y su coste más contenido, por lo que no es extraño que cada vez más pymes y autónomos recurran a esta solución. Según el último informe de la CESGAR, el año pasado las SGR formalizaron avales por un total de 1. 184 millones de euros lo cual representó el 76 % de las peticiones cursadas. Un total de  126 591 pymes forman parte del sistema de garantías.

¿Qué beneficios aporta un aval SGR?

El aval SGR para alquiler es un contrato de afianzamiento mediante el cual la SGR garantiza la operación y se compromete con el arrendador, asegurándole que vas a cumplir con las obligaciones contraídas. Al conocer la situación financiera de la empresa y tu proyecto de negocio, garantiza al arrendador que vas a poder pagar el alquiler del local y, de no ser así, se compromete a pagar las cuotas en tu lugar. Con el aval SGR podrás tener acceso al alquiler e incluso negociar unas condiciones más ventajosas con el arrendador, proyectando una imagen más profesional

¿Qué proceso debes seguir para conseguir un aval SGR para alquiler?

El primer paso consiste en encontrar la SGR que mejor se adapte a tus necesidades. Existen dos tipos de SGR: generalistas y sectoriales, estas últimas solo brindan avales a determinados tipos de actividades económicas. Algunas operan a nivel nacional y otras se limitan a la Comunidad Autónoma, por lo que tendrás que elegir la SGR más adecuada para el perfil de tu negocio.

Cada SGR establece sus propios requisitos y condiciones para brindar un aval para alquiler. Puedes acceder a la plataforma Con Aval Sí y conocer los pasos a seguir. Normalmente se exige que la empresa no esté en concurso de acreedores y se encuentre al corriente de los pagos en la Seguridad Social y la Agencia Tributaria,  la SGR utilizará tu documentación empresarial y crediticia para analizar el nivel de riesgo.

La SGR valorará rápidamente  tu petición. Si considera que tu solicitud es pre viable, te informará sobre los costes y las garantías que exige para la operación. Si los costes y condiciones te parecen aceptables y has podido aportar las garantías solicitadas, podréis dar el último paso y formalizar la operación.

¿Qué coste tiene un aval SGR?

Los costes del aval SGR consisten en una comisión de estudio y otra de aval, aunque dependerán de las garantías solicitadas, lo cual significa que la entidad valorará tu caso individual analizando la viabilidad de tu proyecto y las garantías que puedas aportar.

Si la SGR aprueba tu solicitud, tienes que convertirte en socio ya que una parte del capital (recursos) de estas entidades lo aportan los socios contribuyendo así a fortalecer económicamente estas entidades . Eso significa que tendrás que aportar capital, al menos una acción, aunque normalmente se calcula en proporción al servicio prestado. No obstante, ese importe se  reembolsa cuando la operación termine aunque son muchas las pymes y los autónomos que deciden quedarse como socios de la SGR para poder seguir beneficiándose de sus servicios.

Jubilación anticipada en las  pymes

Los españoles suelen jubilarse antes de lo estipulado por ley. El año pasado, 43 de cada 100 trabajadores se jubilaron antes de la edad ordinaria, con una media de 64,2 años. En muchos casos se trata de personas que han acumulado derechos a lo largo de su carrera de cotización, según reveló la INEAF, por lo que si eres una de ellas, también puedes solicitar la jubilación anticipada voluntaria.

¿Cuáles son los requisitos para la jubilación anticipada en las pymes?

Ya hablamos de la jubilación anticipada para autónomos, pero ¿Cuáles son los requisitos de la jubilación anticipada en las pymes?. Desde 2013, el momento de la jubilación se ha comenzado a aplazar progresivamente, de manera que pasará de los 65 años actuales a los 67 años en 2027. Hoy, para jubilarte a los 65 años debes haber cotizado más de 38 años y seis meses o esperar a cumplir los 65 años y seis meses si has cotizado durante un periodo de tiempo inferior. La Ley 27/2011 indica los requisitos para poder anticipar esa fecha y solicitar la jubilación anticipada:

  • Tener dos años menos que la edad ordinaria de jubilación que correspondaEn 2018 la edad de jubilación reglamentaria es de 65 años y 6 meses, pero irá aumentando paulatinamente hasta llegar a los 67 años en 2027.
  • Haber cotizado al menos 35 años a la Seguridad Social, sin computar las pagas extras. Los periodos cotizados también aumentarán gradualmente, de forma que en 2027 serán necesarios 38 años y 6 meses para la jubilación ordinaria. Si has cumplido servicio militar obligatorio o la prestación social sustitutoria, puedes computarlo como un año adicional.
  • El importe de la pensión debe superar la pensión mínima que te correspondería por tu situación familiar al cumplir los 65 años de edad. Significa que si tienes una persona a tu cargo, por ejemplo, y la pensión mínima no es suficiente para el núcleo familiar, te denegarán la pensión anticipada.

Casos especiales para acceder a la jubilación anticipada

Condición de Mutualistas.

Pueden acceder a la jubilación anticipada voluntaria a partir de los 60 años aquellos que hayan cotizado en alguna de las Mutualidades Laborales de trabajadores por cuenta ajena antes del 1 de enero de 1967. También se aplica para quienes se adscribieron al Régimen Especial de Trabajadores del Mar antes del 1 de agosto de 1970 y quienes pertenecen al Régimen Especial de la Minería del Carbón desde antes del 31 de diciembre de 1969. En esos casos, se aplica un coeficiente reductor del 8 % por cada año de anticipo.

Profesiones de naturaleza penosa, peligrosa o tóxica.

Existendeterminadas profesiones que pueden acceder a una jubilación anticipada debido al tipo de trabajo realizado. Tal es el caso de quienes han trabajado bajo el Estatuto del Minero, el personal de vuelo de trabajos aéreos, los trabajadores ferroviarios, los artistas (a los 60 años) y los profesionales taurinos (a los 55 años). No obstante, la edad de jubilación no puede ser inferior a los 52 años.

Discapacidad igual o superior al 45 %.

La edad ordinaria de jubilación se puede reducir cuando la persona padece una discapacidad igual o superior al 65 % o si es del 45 % pero existen otros problemas que demuestran una reducción en la esperanza de vida. En ese caso, la jubilación anticipada voluntaria se puede solicitar a partir de los 58 años.

Autor: ConAvalSí
Categoría: RRHH
Tags: Pymes
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 149.202.84.149