Consentimiento legal de cookies

Utilizamos cookies, propias y de terceros, para mantener sus preferencias y analizar sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.

Guardar preferencias Aceptar todas las cookies

Blog Con Aval Sí

Contabilidad: Información financiera y contabilidad para pymes y autónomos

Página 2
Declaración de la renta

Como cada año, ha llegado el momento de presentar la declaración de la renta para pymes y autónomos. En esta ocasión, la Agencia Tributaria espera que se presenten 21,57 millones de declaraciones, lo cual implica un 2,1 % más que en la campaña anterior. De esas declaraciones, 14,33 millones serán a devolver, un 1 % menos que el año pasado, mientras que 5,96 millones serán a ingresar, un 5,7% más. Eso significa que más de 300 000 contribuyentes que no tuvieron que pagar nada en la campaña de la declaración de la renta anterior, tendrán que hacerlo este año, según las estimaciones.

¿Qué autónomos están obligados a presentar la declaración de la renta del ejercicio 2020?

Para la mayoría de los autónomos, la declaración de la renta es obligatoria. Existen algunas excepciones: aquellos cuyos ingresos no superen los 22 000 euros anuales, siempre que estos procedan de un mismo pagador.

Si los ingresos proceden de más de un pagador, el límite para no declarar es de 14 000 euros anuales, siempre y cuando la cantidad recibida por los otros pagadores no supere los 1 500 euros anuales.

Fechas clave para la declaración de la renta 2020

7 de abril. Inicia el plazo de presentación por Internet de las declaraciones de la renta 2020, de manera que podrás acceder a tus datos fiscales y al borrador de la renta. Al igual que el año pasado, se mantiene el programa Renta web, al cual se accede con certificado electrónico, cl@ve PIN o número de referencia, aunque también puedes presentar la declaración mediante la aplicación de la Agencia Tributaria.

4 de mayo. Inicia el plazo para pedir cita previa en la Agencia Tributaria para presentar la declaración de la renta por teléfono.

6 de mayo. Comienza la campaña para realizar la declaración de la renta por vía telefónica.

27 de mayo. Se abre la posibilidad de solicitar cita previa en la web de Hacienda para presentar la declaración de manera presencial. No obstante, la Agencia Tributaria comenzará a atender a los contribuyentes a partir del 2 de junio. El último día para pedir cita previa es el 29 de junio.

25 de junio. Termina el plazo para presentar las declaraciones que resulten a ingresar con domiciliación en cuenta bancaria.

30 de junio. Cierra el plazo para presentar la declaración de la renta de manera presencial y telemática.

Guía para presentar la declaración de la renta sin acudir a la Agencia Tributaria

Si no quieres acudir presencialmente a la Agencia Tributaria, tienes tres opciones para hacer la declaración de la renta: por teléfono, mediante el programa Renta Web o usando la aplicación móvil. Una de las novedades de la campaña anterior que se mantiene este año es que, antes de descargar los datos fiscales, tendrás que ratificar o cambiar tu domicilio fiscal, aunque solo quieras solicitar cita previa o acceder al borrador. El sistema te mostrará automáticamente la vivienda con referencia catastral.

1.     Llamada telefónica

Para presentar la declaración de la renta vía telefónica, gracias al plan “Le llamamos”, tendrás que pedir cita por Internet o llamando a los teléfonos de servicio automático 901 12 12 24 y 91 535 73 26 o al 901 22 33 44 y 91 553 00 71, los cuales están disponibles de 9 a 19 horas de lunes a viernes.

Es importante que tengas a mano todos los datos necesarios: el número de referencia del titular de la declaración, el DNI de todas las personas que figuren en la declaración, el IBAN de cuenta bancaria y las referencias catastrales de todos los inmuebles de tu propiedad o en los que vivas de alquiler.

2.     Presentación online con Renta Web

Si vas a presentar la declaración online, tendrás que acceder a Renta Web. Seleccionas “Servicio de tramitación borrador/declaración” y te identificas indicando el DNI o NIE y el número de referencia, la cl@ve PIN o el certificado electrónico. 

Para obtener tu número de referencia, tendrás que indicar en la página web de Hacienda tu NIF y la fecha de caducidad del DNI o NIE. También tendrás que introducir el importe de la casilla 505 de la declaración del IRPF correspondiente a 2019. Si no la realizaste, debes indicar un número de cuenta bancaria (IBAN) de la que seas titular. 

En este punto ya podrás acceder a tus datos fiscales. Debes corroborarlos porque la Agencia Tributaria dispone de una información limitada sobre tus gastos e ingresos como autónomo y no suele estar al corriente de los cambios en tu estatus familiar.

Cuando los datos estén correctos, genera la declaración y presiona en presentar. Si sale a devolver, debes indicar la cuenta bancaria para recibir el ingreso. Si sale a pagar, puedes seleccionar la opción de domiciliar el pago y fraccionarlo en dos plazos. 

3.     Presentación a través de la App

También tienes la posibilidad de presentar la declaración de la renta 2020 a través de la aplicación de la Agencia Tributaria. Tendrás que identificarte, al igual que para acceder a Renta Web. Una vez dentro podrás consultar tus datos fiscales, modificar la información y presentar la declaración de la renta.

Al igual que el año pasado, la aplicación cuenta con un nuevo sistema guiado de identificación para facilitar el acceso según las preferencias individuales. Si tu declaración es muy sencilla, tienes la opción de “presentar la declaración con un solo clic”, pero en este caso no podrás modificar los datos. Comprueba bien todos los datos antes de enviarlos para que luego no tengas que hacer una declaración complementaria.

Este año, la App ha incorporado la posibilidad de permitir el registro en Cl@ve sin acudir a una oficina, mediante una vídeo llamada. En ese caso tendrás que acceder a la sala de espera y tener a mano tu documento de identidad para mostrárselo al operador que te atenderá, así como el teléfono móvil que usarás para introducir la Cl@ve.

Novedades en la declaración de la renta 2020 para pymes y autónomos

  • Se reducen las aportaciones a los planes de pensiones y seguros privados. Este año se produce un cambio en el límite de aportaciones máximas de las pensiones, el cual desciende de 8 000 a 2 000 euros. No obstante, puede ampliarse hasta 8 000 euros en el caso de las contribuciones empresariales a planes de empleo. En cambio, se aumenta el límite conjunto hasta los 10 000 euros por aportar a un plan individual y uno de empresa. Además, disminuye la aportación que puede hacer un cónyuge a un plan de pensiones individual hasta los 1 000 euros y los 2 000 euros en el caso de las aportaciones a los seguros privados de dependencia.
  • Libros de registro automáticos para autónomos. La declaración de la renta para autónomos en el régimen de estimación directa será más sencilla. Este año es posible trasladar directamente a la declaración IRPF la información de los siguientes libros de contabilidad: los libros de registro de ventas e ingresos y los libros de registro de compras y gastos. Así no tendrás que incluir esos datos de manera manual, pero debes asegurarte de que el formato de tus libros de registro se ajusta a los que usa la Agencia Tributaria.
  • Traslado de datos de rendimientos de capital inmobiliario. La declaración de la renta será más fácil si tenías una vivienda alquilada en 2019 y la has alquilado en 2020 porque este año se han automatizado los datos del cálculo de la amortización en los rendimientos de capital inmobiliario. Renta Web trasladará la información del ejercicio anterior, de manera que solo tendrás que actualizarla y te ofrecerá automáticamente el importe de la amortización deducible.
  • Aumenta el porcentaje de las deducciones por donativos. Otra novedad de la declaración de la renta 2020 es que aumenta el porcentaje deducible si has realizado donativos. Podrás deducir el 80 % de los primeros 150 € aportados a ONG y ciertas fundaciones, lo cual representa cinco puntos más que en la campaña anterior. Ese mismo incremento, hasta el 35 %, se aplica al resto de aportaciones con carácter general, aunque puede llegar al 40 % si en los dos años anteriores has donado a esa misma ONG o fundación.
  • Nuevo tramo de retención para la próxima campaña de la renta. Aunque no se aplicará en esta campaña, en 2021 las rentas altas que superen los 300 000 euros de base liquidable se incluirán en un nuevo tramo de retención del 47 %. Además, la tributación de las rentas de capital y de ahorro a partir de los 200 000 euros subirá al 26 %, lo que representa un aumento de tres puntos porcentuales.

¿Hay que declarar las prestaciones económicas del Estado?

En un año marcado por la pandemia, muchas personas han tenido que acogerse a diferentes ayudas del Gobierno. La mayoría tendrá que presentar la declaración de la renta. Quienes hayan estado en ERTE tienen la obligación de declarar las prestaciones recibidas, ya que estas se catalogan como un rendimiento de trabajo proveniente de un pagador distinto al habitual: el SEPE.

No tendrás que declarar si la cantidad recibida del segundo y restantes pagadores no supera los 1 500 euros y la suma total de los rendimientos no supera los 22 000 euros. En caso de que el importe recibido del segundo y restantes pagadores supere los 1 500 euros, pero la suma total no supere los 14 000 euros, tampoco tendrás que declarar.

Todos los beneficiarios del ingreso mínimo vital deben presentar la declaración de la renta. Los autónomos que hayan recibido una ayuda por cese de actividad, también deberán cuantificarla y presentar la declaración de la renta.

Un capítulo especial se abre para las familias con hijos. Si en la unidad de convivencia alguno de sus miembros recibió más de 1 800 euros al año, no se podrán deducir las cantidades establecidas por descendientes o ascendientes con o sin discapacidad.

En el caso de las mujeres con hijos que hayan tenido un ERTE, serán consideradas sin empleo, de manera que pierden el derecho a la deducción por maternidad y a la ayuda de guardería. Tampoco lo tendrán los padres que cobren el ingreso mínimo vital, ya que se considera una prestación de naturaleza no contributiva.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
SGR coronavirus

En España, el conjunto de pymes y autónomos alcanza el 99,8% del tejido productivo, un total de 2,8 millones de empresas (de 0 a 249 empleados), que dan trabajo a más de 10,5 millones de trabajadores. Gran parte de ellos, que ha tenido que cerrar sus negocios o reducir su actividad, se verá afectada en mayor o menor medida por el impacto económico provocado por el Coronavirus. Por ello, desde las sociedades de garantía recíproca (SGR) se están implantando distintas medidas urgentes para paliar los efectos económicos en pymes y autónomos de todo el país.

Las SGR van a contar con una línea especial de apoyo de la Compañía Española de Reafianzamiento (CERSA), que mejora las condiciones del reaval dando una especial cobertura del 75% a todas las operaciones de garantía para financiación de las empresas afectadas, a plazos de 2 años o superiores. Además, el Fondo de Provisiones Técnicas de CERSA ha recibido una aportación extra de 60 millones de euros con lo que podrá asumir unos 1.000 millones de euros de riesgo, que permitirá movilizar 2.000 millones de euros, beneficiando a unas 20.000 pymes y autónomos. Gracias al refuerzo de CERSA, de forma rápida y efectiva, las SGR están ofreciendo garantías para contribuir a resolver las tensiones financieras de los autónomos y empresas afectados por la crisis del COVID-19.

“En estos momentos difíciles, el sistema nacional de garantías va a estar a la altura ofreciendo todo su apoyo a pymes y autónomos, uno de los sectores más afectados por esta crisis económica provocada por la pandemia del COVID-19”, asegura Antonio Couceiro, presidente de la Confederación Española de Sociedades de Garantía (SGR-CESGAR). “Una vez más, las SGR están demostrando ser el instrumento ideal para que las pequeñas y medianas empresas accedan a la financiación, siendo también fundamentales en la generación de empleo por parte de pymes y autónomos”, ha añadido. Y es que, la financiación facilitada por el sistema nacional de garantías ya beneficia a 134.618 pymes, autónomos y emprendedores, que mantienen activos créditos y préstamos por valor de 4.320 millones de euros (riesgo vivo). Asimismo, dicha financiación ha contribuido al mantenimiento y creación de 704.494 puestos de trabajo.

Hasta el momento, estas son las SGR que han aprobado líneas especiales de avales para las pymes y autónomos afectados por la crisis del coronavirus. Todas ellas se pueden solicitar a través de Con Aval Sí, plataforma online de las 18 sociedades de garantía:

Afigal

Afigal canalizará para las empresas de las provincias de A Coruña y Lugo la línea de financiación anunciada por la Xunta de Galicia mediante la cual pymes y autónomos podrán recibir préstamos de hasta 200.000 euros al 0% de interés, que podrán amortizar en cuatro años con uno de carencia. Estas operaciones estarán avaladas al 100% por la SGR gallega ante las entidades financieras, en condiciones ventajosas y con comisiones reducidas. Esta línea permitirá la movilización de 250 millones de euros destinados al tejido empresarial gallego. Asimismo, la SGR podrá complementar esta financiación para las empresas que tienen operaciones vigentes, con carencias de hasta 6 meses y hasta 12 meses según sus necesidades, y/o ampliaciones de plazo, aplicándoles también una moratoria de tres meses en el pago de la comisión de aval. Las operaciones que se firmen bajo esta línea contarán, además, con un reaval complementario del Igape, pudiendo alcanzar el 80% de reaval.

Afín

A través del Institut Valencià de Finançes (IVF), la Comunidad Valenciana ofrece préstamos subordinados para acompañar la financiación de circulante otorgada por la banca con el aval de ICO / AFIN SGR (Importe máximo 2.500.000 euros, 10 años, hasta 3 de carencia, tipo de interés con bonificación). Se trata de cubrir las pérdidas ocasionadas por la caída de actividad, para ampliar el espectro de beneficiarios de las líneas de financiación con aval público. Además, se ofrecen líneas de financiación de activo circulante con aval de Afín SGR, con subvención del 100% del coste del aval y a tipo de interés 0%. Cada operación puede llegar hasta 500.000 euros (750.000 euros en inversión), con un plazo máximo de 10 años y hasta 2 de carencia. En total, 110 millones de euros para pymes, micropymes y autónomos, y de ellos, 70 millones al 0% de interés. La financiación de circulante que da el Instituto lo hace mayoritariamente con el aval de la SGR.

Asturgar

La SGR asturiana ha lanzado dos nuevas líneas de avales por importe de 10 millones de euros para incrementar la liquidez de pymes, microempresas y autónomos. Estas líneas cuentan con la colaboración del Gobierno del Principado de Asturias a través del IDEPA, quien bonificará el 100% de los costes del aval a las empresas para facilitar su acceso a esta financiación. Una de las líneas está destinada a autónomos, que podrán solicitar préstamos de entre 5.000 y 20.000 €, con un plazo máximo de 5 años con uno de carencia. Por su parte, la línea destinada a pymes podrá cubrir un importe hasta un máximo de 100.000 €, con un plazo máximo de 7 años con uno de carencia. Asimismo, Asturgar SGR facilitará el aplazamiento del pago de los créditos actualmente avalados cuando las entidades financieras prestamistas así lo decidan, manteniendo vigente la garantía del aval para ese periodo. Ambas medidas se reservan para aquellas empresas que demuestren que su actividad se ha visto afectada significativamente por el estado de alarma y la crisis sanitaria.

Aval Castilla La-Mancha

La SGR castellano-manchega concede una moratoria del pago de cuotas de financiación a las pymes y autónomos que se vean afectados por la crisis del COVID-19. También, con el apoyo de la Junta de Castilla-La Mancha, se lanzará una línea de avales, con un montante de 15 millones de euros iniciales que se podrán ir reponiendo, con la intención de apoyar el acceso a liquidez a corto plazo, para asegurar así la continuidad de los negocios y garantizar recursos a los sectores afectados por esta crisis. Las operaciones de esta línea tendrán una duración entre 12 y 60 meses, y se podrá incorporar hasta 12 meses de carencia para operaciones superiores a 24 meses. Las líneas de financiación cubrirán hasta 300.000 euros, avaladas en un 80 % por el Gobierno de Castilla-La Mancha y en el 20 % restante por las entidades financieras. Asimismo, Aval CLM adherirá su garantía a cualquier línea de financiación prevista por las entidades financieras, en caso necesario y con condiciones de coste de aval preferentes. 

Aválam

La SGR de la Región de Murcia, Aválam, junto a Info, Icref y las entidades financieras, han acordado ampliar la línea CROEM y dotarla de 250 millones de euros para apoyar a corto y medio plazo a aquellas pymes, micropymes y autónomos afectados por las consecuencias económicas del Covid-19, permitiéndoles acceder a una línea especial de liquidez, que garantice la viabilidad de la empresa y el mantenimiento futuro de los puestos de trabajo. La línea se puede solicitar por un importe desde 30.000 € a 250.000 €, tiene un plazo de entre 3 y 5 años, un tipo de interés fijo de 1,25% y una carencia opcional hasta 1 año. La comisión de aval será del 0,75% anual sobre el riesgo vivo de cada operación.  Tanto el tipo de interés como el coste del aval están 100% subvencionados por el Info.

AvalCanarias

La SGR de Canarias está ofreciendo a los socios con riesgo en vigor la posibilidad de introducir en sus operaciones carencias de entre 6 y 12 meses, así como fórmulas de pago personalizadas para las comisiones de aval, a fin de mitigar sus problemas de liquidez.

Avalia

El Gobierno de Aragón concederá con Avalia 40 millones en avales con una cobertura del 75%. Las operaciones no podrán rebasar el límite de 300.000 euros que tenía fijado hasta ahora la firma avalista. 

Avalis

Avalis de Cataluña ha lanzado una línea especial por la que avalará el 100% de los préstamos de las entidades financieras por un importe de 300 millones de euros. Los préstamos podrán ser por un importe mínimo de 50.000 € hasta un máximo de 1 millón de euros. El plazo de vigencia de esta línea será de tres meses, con la posibilidad de prorrogarse trimestralmente. 

Avalmadrid

La SGR de la Comunidad de Madrid va a facilitar carencias a los clientes actuales para que puedan asumir el cierre de negocios y la caída de facturación. Además, gracias a la inyección de liquidez de la Comunidad de Madrid, Avalmadrid facilitará financiación por 150 millones de euros a pymes y autónomos. Por una parte, la Comunidad habilitará 12 millones de euros a Avalmadrid para la creación de un fondo específico para el COVID-19, con los que poder hacer frente al riesgo de la concesión de avales. De manera complementaria, se pondrá en marcha una línea de ayudas por valor de 8 millones de euros para que los autónomos interesados en acceder a financiación a través de Avalmadrid tengan bonificados los gastos de las operaciones financieras. También se realizarán operaciones exprés para dar respuesta rápida a las necesidades de las pymes y autónomos afectados por la crisis del COVID. 

CREA SGR

CREA SGR, la sociedad de garantía que ofrece avales a las empresas del sector cultural y creativo, está trabajando tanto con el Instituto de la Cinematografía, como con Cultura y Mecenazgo para conseguir una dotación al Fondo de Provisiones Técnicas de cara a incrementar su solvencia. Además, pondrá en marcha una línea de liquidez COVID-19, por un importe máximo por operación de 100.000€ y un plazo de hasta 4 años con 1,5 de carencia, para afrontar las necesidades de liquidez del sector cultural español.

Elkargi

Elkargi ha activado, en colaboración público-privada con el Gobierno Vasco, líneas de financiación con avales por un importe de 500 millones de euros, y ofrece carencias a las líneas en vigor de sus socios. De esta forma, ha lanzado dos productos financieros que beneficiarán tanto a empresas socias de Elkargi como a aquellas que no lo son. La primera ofrece el Préstamo Covid-19 al Euribor +0%, a 5 años con una carencia, disponible tanto para socios como para aquellos que no lo son, para facilitar la liquidez que las pymes pueden necesitar en esta extraordinaria circunstancia.  El Préstamo Covid-19 lo podrán solicitar por un importe desde 5.000 a 50.000 euros los autónomos, y desde 5.000 euros a 1M€ las pymes de la Comunidad Autónoma Vasca. Asimismo, ofrece a socios/clientes con riesgo en vigor de toda su zona de influencia, una carencia de entre 6 y 12 meses, para que estas pymes y autónomos puedan aplazar el pago ante próximos vencimientos. También participará en Navarra, junto a Sonagar, en la inyección de 100 millones del gobierno de Navarra para nuevas líneas de financiación destinadas a solventar problemas de liquidez de las empresas.

Extraval

La SGR extremeña está estudiando poner en marcha avales de carácter financiero para pólizas de crédito vigentes, renovando hasta 12 meses el vencimiento. Asimismo, para préstamos destinados a circulante de esas empresas actualmente socias de la SGR se dará una carencia y/o ampliación del plazo del aval de hasta 12 meses. También se está barajando poner en marcha una línea de avales extraordinaria para pymes y autónomos no socios, destinada a operaciones de circulante. 

Garántia

La Junta de Andalucía apoyará a Garántia con una subvención de hasta 36 millones de euros para avalar operaciones financieras a pymes y autónomos por un importe de hasta 500 millones de euros y con un grado de cobertura del 100%. El perfil de las operaciones podrá ser desde 20.000 a 30.000 euros, y el plazo de tres años con uno de carencia. 

Iberaval 

Iberaval, en colaboración con el Instituto para la Competitividad de la Junta de Castilla y León, impulsará medidas de carácter financiero, con vistas a mantener la actividad de las empresas y afrontar la situación económica derivada del impacto causado por la crisis del COVID-19. En total, se inyectarán de forma inmediata casi 100 millones de euros de liquidez para llegar a 3.000 empresas. En concreto, se lanzará una línea de 20 millones para facilitar liquidez a micropymes y autónomos; otra de 40 millones para ayudar al mantenimiento de la actividad de las pymes afectadas por la crisis sanitaria; y, por último, otra de 25 millones para impulsar la transformación digital y el desarrollo del teletrabajo. A todas ellas, se añaden otras dos más: 60 millones de euros exclusivos de Iberaval, a partir de preclasificados, para sus socios; y una última, de cinco millones de euros, junto al Gobierno de La Rioja, a través de la Agencia de Desarrollo riojana.

Isba

La SGR de las Islas Baleares ha lanzado, junto con el Govern de les Illes Balears, una línea extraordinaria de financiación de 75 millones de euros para capital circulante, ampliable, que ya pueden solicitar pymes y autónomos con sede en las islas. La línea cuenta con bonificaciones al tipo de interés y al coste del aval, durante los 5 primeros años. Gracias a las mismas, la línea sale a tipo de interés cero y sin coste del aval. La línea especial de liquidez incluye las siguientes operaciones financieras: préstamo circulante, con un plazo entre 36 y 60 meses con posibilidad de 12 meses de carencia, y póliza de crédito con un plazo de 12 meses y de 36 meses. El importe a solicitar va desde los 6.000€ a un máximo de 300.000€.

Sogarca

Se está estudiando la posibilidad de subvencionar parcialmente el coste de la comisión de aval para los socios de Sogarca que necesiten financiación como consecuencia del coronavirus. También se está negociando con las entidades financieras para avalar al 100% préstamos de circulante, estimando llegar a los 5 millones de euros de formalización a través de préstamos con carencia.

Sogarpo

Desde la SGR que presta servicio a pymes y autónomos de Ourense y Pontevedra, se reducirán los compromisos financieros a empresas ya avaladas, proponiendo la inclusión casi inmediata de periodos de carencia de amortización de capital de hasta un año de duración. Asimismo, se inyectará liquidez para atender pagos corrientes de los negocios afectados, ofreciendo préstamos de hasta 10 años de plazo con los dos primeros de carencia y con bonificación del coste del aval por importes de hasta 1 millón de euros, avalando Sogarpo el 100% del riesgo a la entidad financiera. La SGR también ha aprobado un aplazamiento de 3 meses en el cobro de la comisión anual que se devenga estos meses, así como la condonación de la comisión de modificación contractual en el caso de inclusión de carencias y/o novaciones de plazo. Por último, como medida de apoyo a las empresas especialmente afectadas por el COVID 19, la SGR también canalizará la nueva línea de préstamos avalados al 100%, promovida por la Xunta de Galicia, que subvencionará totalmente el interés de préstamos de hasta 200.000 €, exclusivamente destinados a cubrir las necesidades de circulante de las empresas, con plazo máximo de 4 años y hasta 1 año de carencia. Las operaciones que se firmen bajo esta línea contarán, además, con un reaval complementario del Igape, pudiendo alcanzar el 80% de reaval.

Sonagar

El Gobierno de Navarra inyectará, a través de Sonagar y Elkargi, 100 millones de euros para financiación de circulante (plazo de 5 años, incluyendo 1 de carencia) y carencias de hasta un año en operaciones ya en vigor. La línea se puede solicitar por un importe desde 5.000 € hasta un máximo de 50.000 € los autónomos, y desde 50.000 € hasta un máximo de 1.000.000 € las pymes.

SOBRE CESGAR

CESGAR es una asociación sin ánimo de lucro, constituida en 1980, con el objeto social de asumir las funciones de coordinación, cooperación, defensa y representación de los intereses de las 18 Sociedades de Garantía Recíproca existentes en España. Promueve todo tipo de acuerdos con Instituciones públicas o privadas, nacionales o extranjeras que redunden en beneficio de los asociados. Desarrolla una labor de asesoría y asistencia técnica, realiza estudios y estadísticas y planes de formación. CESGAR ostenta la vicepresidencia de la Asociación Europea de Caución Mutua (AECM) y está integrada en CEOE-CEPYME.


  Fuente: Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
desaceleración económica pymes

Europa se ha sumido en un proceso de desaceleración económica que también está afectando a España. La Comisión Europea redujo cuatro décimas las expectativas de crecimiento de la economía española para 2020, situándolo en un 1,5 %. En este escenario, las pymes y autónomos suelen ser los más afectados debido a que la merma del consumo privado conduce a una pérdida de beneficios.

El golpe de gracia para las pymes que no pueden cubrir sus costes operativos

Aunque el tejido empresarial de España es mucho más sólido del que existía antes de la crisis económica, a las pymes les resulta difícil salir indemnes de una desaceleración económica. Hace poco el Banco de España alertó sobre un incremento de las empresas que no generan beneficios suficientes para afrontar sus gastos financieros. De hecho, es la primera vez desde la crisis económica que aumenta el número de negocios con ratios negativos de rentabilidad.

Si estas pymes no tienen acceso a créditos baratos, algo particularmente difícil ya que no suelen contar con un plan de negocios sólido ni pueden demostrar el mínimo de beneficios que suelen pedir los bancos, les resultará difícil sobrevivir a un ciclo de desaceleración económica porque no generan los ingresos suficientes para cubrir sus gastos operativos. El informe indica que “la caída de la rentabilidad en los últimos meses se ha debido, fundamentalmente, al deterioro que la actividad de explotación ha experimentado en este período, en un contexto de desaceleración económica”.

Cae la confianza de las pymes en las expectativas de negocio

Las nubes que eclipsan la economía española ya han contagiado a los propietarios de pequeños negocios, generando una visión más pesimista sobre los próximos meses. El indicador de confianza empresarial del Instituto Nacional de Estadística reveló una fuerte caída en las expectativas de negocio durante el primer trimestre de este año, una perspectiva particularmente sombría para las pymes con menos de 10 trabajadores, cuya confianza se sitúa en 17,1 puntos negativos, la peor cifra desde 2016.

Esto significa que ha aumentado el número de pequeños empresarios que creen que su negocio frenará, en comparación con quienes mantienen una actitud más optimista. Aunque ese sentimiento es bastante generalizado, los sectores más pesimistas son el Comercio y el Transporte y Hostelería.

Es probable que esos emprendedores limiten los gastos y realicen menos inversiones, lo cual estancará el crecimiento empresarial. El empleo también se resentirá, sobre todo el que generan los autónomos y las pymes con menos de cinco trabajadores, cuyo volumen de contratación ya encadena varios meses de caída.

Mayores dificultades para acceder al crédito

A las entidades bancarias les preocupa el panorama de incertidumbre y desaceleración económica que se perfila en el horizonte, por lo que es comprensible que se produzca un frenazo en la concesión de créditos a las empresas.

La Encuesta sobre Préstamos Bancarios en España reveló que durante el cuarto trimestre de 2019 se produjo un ligero endurecimiento de los criterios de concesión en todas las modalidades de financiación para las pymes. Esas dificultades se deben, al menos en parte, al aumento de la percepción de riesgos, la disminución de las expectativas de crecimiento en algunos sectores de la economía y el aumento del ratio de morosidad que se ha producido durante el segundo semestre de 2019.

Se espera que este escenario se mantenga o incluso se intensifique durante gran parte de 2020. Obviamente, las trabas para acceder al crédito y un aumento en los costes del mismo también tienen un efecto negativo sobre las pymes restando capacidad de inversión en otras áreas, como contratación, implementación de nuevos proyectos, expansión de las operaciones o internacionalización ya que disponen de menos recursos para realizar negocios.
Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
sectores problemas acceder financiación

La mayoría de las pymes necesitan acceder a la financiación externa en algún momento a lo largo de su vida, ya sea para comenzar el negocio, cubrir las necesidades de circulante, emprender un proceso de internacionalización o invertir en equipo productivo e innovación. El acceso a los créditos bancarios, la principal fuente de financiación que eligen las pymes españolas, ha mejorado en comparación con la crisis, pero no siempre es posible obtener los fondos necesarios.

¿Qué factores influyen en la concesión de un crédito bancario?

Además de la situación económica del país y factores estructurales como el marco jurídico, en la concesión de los créditos y otras formas de financiación bancaria influyen variables más específicas, como la productividad, rentabilidad y el perfil de riesgo de las pymes.

Las entidades bancarias suelen solicitar que las pymes tengan varios meses o años de antigüedad y que sean capaces de generar un mínimo de beneficios. También deben estar al día en el pago de impuestos y con la Seguridad Social.

Según la cantidad que solicite la empresa, es probable que la entidad bancaria pida garantías, ya sea en forma de avales o activos de la propia empresa. El banco realizará un perfil de riesgo de la pyme para valorar si concede la financiación y bajo qué condiciones.

El acceso a la financiación no es igual en todos los sectores

Las necesidades de financiación de las pymes no son iguales en todos los sectores de la economía. Las empresas que operan en Transporte y correos, Construcción, Servicios a las empresas, Industria manufacturera, energía y agua, y Comercio y servicios personales suelen necesitar más financiación que la media, según indicó el VIII informe “La financiación de la pyme en España” aunque eso no significa que puedan acceder fácilmente a los créditos y préstamos bancarios.

Según dicho informe, en 2018, el 84,6 % de las pymes que necesitaron financiación bancaria la obtuvieron, una cifra superior a la del año anterior, pero el porcentaje de pequeñas empresas a las que han denegado su solicitud se sitúa en valores bastante similares a los de hace un año, un 5,3 % frente al 5,6 % de 2017. De hecho, la reciente Encuesta sobre Préstamos Bancarios en España reveló que, durante el cuarto trimestre de 2019, se produjo un ligero endurecimiento de los criterios de concesión en todas las modalidades de financiación, tanto para las grandes empresas como para las pymes.

Según dicha encuesta, las dificultades para acceder a la financiación se deben fundamentalmente a los costes mayores relacionados con el nivel de capital y el aumento de la percepción de riesgos. Debido a esa tendencia, ha aumentado el número de empresas a las que les solicitan garantías o avales para acceder a la financiación bancaria.

No obstante, la demanda de garantías no es homogénea. Las pymes que operan en estos sectores necesitarán presentar más garantías que la media:

Telecomunicaciones y sociedad de la información – 21,1 %

Hostelería y restauración – 19 %

Servicios a las empresas – 18,8 %

Construcción – 16,5 %

El endurecimiento de los criterios para acceder a la financiación en estos sectores se debe, al menos en parte, a la disminución de las expectativas sobre los mismos, lo cual aumenta la percepción del riesgo y hace que las entidades bancarias miren con lupa a las pymes que trabajan en esas áreas. También influye el incremento del ratio de morosidad que se ha producido durante el segundo semestre de 2019.

Acceder a la financiación en 2020: ¿Qué depara este año?

El Banco de España afirmó que “las expectativas para el primer semestre de 2020 apuntan a una prolongación, generalización e intensificación de estos efectos”, lo cual significa que es probable que las pymes tengan más dificultades para acceder a la financiación.

En cualquier caso, recuerda que con la ayuda de las SGR podrás acceder a la financiación que necesitas. Con su aval podrás acceder a la financiación bancaria de manera más ágil y sencilla, consiguiendo mejores condiciones en términos de plazos y tipos de interés.
Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
Gestión de pagos pyme

La gestión de pagos y cobros es una actividad esencial en la pyme, puesto que permite disponer de un buen flujo de caja que garantice el correcto funcionamiento del negocio. La gestión de cobros se refiere a la planificación y control de los pagos que el negocio tiene pendientes por parte de los clientes, mientras que la gestión de pagos implica recibir las facturas de los proveedores y asegurarse de pagarlas en tiempo y forma.

¿Por qué es tan importante la gestión de pagos y cobros?

Proyecta una imagen profesional. Estar al día con los pagos proyecta una imagen profesional que brinda mayor confianza a los proveedores y acreedores, de manera que en un futuro te resultará más fácil negociar un aplazamiento de los pagos.

Garantiza los fondos para que el negocio funcione. Una gestión de cobros correcta garantiza que el negocio tenga la liquidez necesaria para hacer frente a sus diferentes obligaciones, desde el pago a los proveedores hasta la nómina de los empleados.  

Reduce costos. Cuanto más tarden en pagar tus clientes, más tardarás en pagar a tus proveedores, pero solicitar un aplazamiento de los pagos a menudo conlleva sobrecostes e implica no poder acceder a descuentos y promociones que abaratarían el importe total. Una gestión de pagos y cobros eficiente evita esos problemas.

Facilita una gestión más eficaz del negocio. Llevar un buen control de los cobros y pagos permitirá que la pyme mantenga un flujo de caja adecuado, de manera que podrá planificar mejor sus necesidades financieras a medio plazo, evitando problemas y buscando soluciones más ventajosas.

Ventaja competitiva. Poder pagar rápidamente a los proveedores, así como no tener que recurrir a fuentes de financiación externas, le brindará a tu negocio una ventaja respecto a otras empresas del sector, lo cual te permitirá ajustar los precios.

Cinco estrategias para gestionar mejor los cobros y pagos en un negocio

El crédito comercial, que implica el aplazamiento del pago a los proveedores, es el instrumento financiero más usado por las pymes. El 37,6 % de ellas recurrieron a esta alternativa en 2018, según el último Informe sobre Financiación de la Pyme, realizado por CESGAR. Aunque para tu negocio sea interesante aplazar el pago a los proveedores, también es probable que tengas que recurrir a la venta a crédito, lo cual implica exponerte a un riesgo de impago o descubiertos que generen problemas de liquidez por retrasos en los pagos. Para evitar estos problemas debes:

  1. Realizar un estudio de solvencia de los clientes. Antes de cerrar cualquier venta, es conveniente que analices la solvencia de tus clientes potenciales para reducir el riesgo de impagos o pagos atrasados. Los informes comerciales, registros públicos y registros de morosos te permitirán formarte una idea del músculo económico de otras pymes.
  2. Establecer un sistema de incentivo por pronto pago y penalizaciones por retrasos. Para animar a tus clientes a pagar rápido, puedes realizar un descuento en las facturas y aplicar recargos por los retrasos en el pago de las mismas.
  3. Determinar un calendario de pagos. Si tienes un negocio pequeño, fijar un día al mes para realizar todos los pagos te facilitará esta tarea, dando a la vez confianza a los proveedores, pues sabrán exactamente cuándo cobrarán.
  4. Utilizar un software de gestión. Para facilitar la gestión de pagos y cobros, lo más conveniente es recurrir a un software que te permita automatizar todas esas operaciones. Esta tecnología suele tener un sistema de alertas que te avisará de cuándo debes realizar y recibir los pagos, además de indicarte los descubiertos y los gastos que han pasado a tu cuenta. Los programas más completos también permiten llevar el pago de nóminas, liquidaciones de impuestos, préstamos o pagos a la Seguridad Social. Así podrás tener una imagen global del estado de la Tesorería de tu negocio.
  5. Crear un fondo de emergencias. El informe de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad indicó que el sector público tarda 68 días en pagar y el privado 81, plazos muy alejados de lo que establece la ley. Eso significa que es mejor prevenir y contar con un fondo de emergencias para hacer frente a posibles retrasos en los pagos. Así podrás seguir trabajando con normalidad, sin tener que recurrir a préstamos o incurrir en impagos.
Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
analizar endeudamiento pyme a fin de año

El balance general que se realiza a fin de año en las empresas es de suma importancia, ya que no solo permite conocer el funcionamiento del negocio a lo largo de ese periodo de tiempo, sino que también facilita la toma de medidas correctivas de cara al futuro. El ratio de endeudamiento es un indicador esencial de ese análisis ya que permite estimar la viabilidad de la pyme.

¿Por qué es tan importante analizar el endeudamiento de una empresa?

El nivel de endeudamiento de una empresa es uno de los indicadores más importantes para valorar su salud financiera. Los emprendedores son conscientes de ello, por lo que no es casual que la deuda empresarial en España se sitúe en mínimos de 15 años, encadenando varios trimestres de contracciones desde 2010, según reveló un informe de Bankia.

El ratio de endeudamiento expresa la proporción entre los recursos propios de la empresa y la financiación externa con la que cuenta. Este indicador refleja si el total de las deudas contraídas es adecuado en relación con los fondos propios que posee el negocio, además de brindar una imagen sobre el nivel de dependencia de la empresa de terceros en términos de financiación.

El ratio de endeudamiento también sirve para evaluar el riesgo financiero, teniendo en cuenta el volumen de recursos externos a los que recurre la empresa para realizar sus funciones. Como regla general, cuanto mayor sea el ratio de endeudamiento, mayor es el riesgo de que la empresa no pueda cumplir con sus obligaciones económicas. Si ese indicador refleja un desequilibrio entre la deuda y el patrimonio, es probable que antes o después la empresa tenga un problema de solvencia.

¿Cómo se calcula el ratio de endeudamiento?

La medida del endeudamiento de una pyme se calcula aplicando la siguiente fórmula:

Ratio de endeudamiento = (Pasivo (deuda total) / Patrimonio Neto)

Dentro del patrimonio neto o fondos propios se incluye el capital social, las reservas, subvenciones y donaciones, así como las ganancias de ejercicios anteriores, descontando cualquier tipo de pérdida patrimonial.

Dentro del pasivo exigible se incluyen todas las deudas y obligaciones con terceros a corto y largo plazo, ya se trate de préstamos o créditos con entidades bancarias, deudas con proveedores derivadas de la actividad comercial o con cualquier otro tipo de acreedor.

El resultado de esa ecuación indica cuántos euros de financiación externa tiene la pyme respecto a cada euro propio. Un ratio de 0,7, por ejemplo, significa que hay 0,7 euros de capital ajeno por cada uno propio.

¿Cuál es el ratio de endeudamiento óptimo?

Como regla general, el valor óptimo del ratio de endeudamiento oscila entre 0,4 y 0,6. Por encima de ese nivel, la solvencia de la empresa puede verse comprometida, aunque ello depende de las circunstancias particulares de la pyme y el sector donde opera. Las empresas industriales y de la construcción, por ejemplo, suelen necesitar inversiones externas más elevadas, por lo que, si la deuda se planifica bien, un ratio de endeudamiento elevado no debería representar un problema.

De hecho, un ratio de endeudamiento demasiado bajo, inferior a 0,4, podría indicar que la empresa no está aprovechando el margen financiero del que dispone para crecer y ganar en capacidad operativa. Por otra parte, hay que tener en cuenta que todas las deudas no son iguales. Las deudas a corto plazo del crédito comercial, es decir, los aplazamientos en el pago de las facturas a los proveedores, pueden ser una estrategia interesante para impulsar el crecimiento empresarial.

Eso significa que, para analizar el endeudamiento de una pyme, hay que tener en cuenta los estándares del sector donde opera y valorar si la rentabilidad que obtiene, gracias a esa deuda, está por encima o por debajo del coste que supone.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
Deuda privada para pymes

Todas las empresas necesitan recursos económicos para financiar su actividad, pero cuando no cuentan con recursos propios suficientes deben recurrir a otras vías de financiación. Los préstamos bancarios han sido la alternativa más habitual para las pymes, pero en los últimos tiempos han cobrado protagonismo otras alternativas, como la deuda privada.

Las cifras no dejan lugar a dudas. En poco más de una década la financiación no bancaria en Europa, entre la que se encuentra la deuda privada, ha pasado de representar un 37 % de la financiación total a superar el 50 %, según reveló el Anuario sobre Renta Fija y Financiación Alternativa.

¿Qué es la deuda privada y cuáles son sus objetivos?

La deuda privada es una forma de financiación complementaria a los canales convencionales para las pequeñas y medianas empresas, que consiste en la emisión de activos de deuda por parte de empresas privadas.

El mecanismo funciona de manera parecida a la emisión de deuda pública, pero los activos de deuda se emiten de manera privada, no se negocian en el mercado público sino en un mercado privado secundario. Los fondos suelen provenir de gestoras privadas, que ofrecen préstamos a largo plazo con condiciones flexibles.

Esta alternativa no se utiliza para salir de apuros financieros o para cubrir la necesidad de circulante. La empresa debe demostrar que está creciendo. De hecho, se recomienda que el nivel de apalancamiento no supere cinco veces el EBITDA, el beneficio bruto de explotación antes de deducir los gastos financieros.

La deuda privada se suele usar para financiar grandes proyectos en las pymes, ya sea para ampliar el volumen de negocio, realizar adquisiciones, cubrir determinados cambios accionariales o desarrollar los planes de expansión internacional.

¿Qué tipos de deuda privada existen?

Existen diferentes tipos de deuda privada. Los préstamos senior y junior son los más habituales, aunque estos también se presentan bajo diferentes fórmulas pues una de sus principales características es, precisamente, un elevado nivel de personalización para ajustarse a las necesidades de financiación de la empresa.

Deuda senior.

Se trata de préstamos que generalmente se conceden a empresas que cuentan con una calificación crediticia otorgada por agencias de calificación externas como Estandar & Poor’s, Moody’s y, recientemente en el panorama español, Inbonis Rating. Suelen ser préstamos que pagan un tipo de interés menor, ya que la exposición al riesgo es reducida. De hecho, suele ser una deuda asegurada, con una doble garantía, respaldada por los activos de la empresa y con un derecho preferente del prestamista sobre el resto de los acreedores, en caso de que el negocio quiebre.

Deuda junior.

Este tipo de deuda privada, también denominada no garantizada o mezzanine, no está vinculada a ningún activo. Normalmente recurren a ella aquellas empresas que no cuentan con calificación crediticia o ésta es mala, o que por su nivel de endeudamiento o planes de negocio no pueden financiarse recurriendo a préstamos bancarios o bonos senior. Como el riesgo que representa esta operación es mayor y tiene una prioridad de reembolso menor que la deuda senior, sus intereses son más elevados. También suelen tener plazos de amortización más largos o incluso no tienen plazo de vencimiento, en cuyo caso se denominan bonos subordinados especiales.

En resumen, la deuda privada puede ser una buena alternativa de financiación a largo plazo para aquellas pymes que tengan un buen volumen de negocio y posean planes de expansión. No solo permite evitar depender en exceso del crédito bancario, sino que suele ofrecer condiciones más flexibles, la posibilidad de realizar un mayor apalancamiento y apostar por plazos de amortización más largos o incluso devolver el capital al final del vencimiento.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
errores financiar pyme

Muchas pymes necesitan financiación en algún momento a lo largo de su vida, ya sea al inicio de la actividad o más adelante, para superar un bache financiero o ampliar sus operaciones. Existen diferentes opciones de financiación, pero todas no son igualmente válidas o ventajosas. Elegir la financiación inadecuada puede llegar a ser un error costoso que termine poniendo en riesgo la supervivencia del negocio.

Las cinco equivocaciones más comunes al buscar financiación

1. Elegir el instrumento de financiación inadecuado

Un error común a la hora de financiar una pyme consiste en elegir modalidades de financiación que no se ajustan a las necesidades del negocio. Pedir un crédito a corto plazo para cubrir necesidades a largo plazo, como puede ser el proceso de internacionalización de tu pyme, hará que tengas que amortizar el préstamo antes de que la inversión comience a dar sus frutos, lo cual pondrá en una situación muy delicada las finanzas de la empresa.

2. Realizar un apalancamiento excesivo

Solicitar una financiación excesiva, más allá de las posibilidades de la pyme, es un error que suele pagarse caro. Como regla general, el nivel de endeudamiento no debe superar 3 veces el EBITDA, el beneficio bruto de explotación antes de deducir los gastos financieros. Si la empresa está creciendo y vas a destinar esa financiación a impulsar la expansión de tu pyme o proyectos de gran envergadura, la deuda puede ser mayor, pero aun así no debe superar 5 veces el EBITDA.

3. Apostar por la concentración bancaria

Un error habitual a la hora de financiar la pyme consiste en concentrar toda la deuda en una sola entidad bancaria, generalmente porque es aquella con la que se trabaja. El problema es que, si el banco reduce sus niveles de riesgo, es probable que tengas dificultades para refinanciar la deuda porque aumentarán las tasas de interés.

De la misma forma en que adoptas estrategias para diversificar tus clientes y proveedores para reducir tu nivel de exposición al riesgo, también debes diversificar las entidades bancarias con las que trabajas. Lo ideal es que cuentes con fuentes de financiación alternativas a la banca, como el crowdlending, la deuda privada o la financiación pública.

4. No buscar alternativas a la financiación

En 2018, el 28,2 % de las pymes españolas recurrieron a una línea de crédito y el 20,6 % a un préstamo bancario para satisfacer sus necesidades de financiación, según el VIII Informe sobre Financiación de la Pyme, realizado por Cesgar. Más allá del crédito bancario, que a menudo aplica unas tasas de interés elevadas y demanda plazos de amortización demasiado cortos, existen otras formas de financiación para pymes que pueden ayudarlas a conseguir la financiación necesaria .

Antes de pedir un crédito, es importante valorar las diferentes opciones y elegir la que mejor satisfaga las necesidades de la pyme. El leasing y el renting, por ejemplo, son dos opciones que están creciendo en popularidad entre las pymes, ya que son alternativas excelentes para utilizar determinados bienes o inmuebles sin necesidad de comprarlos. Además, al no considerarse crédito bancario, no afectan a la capacidad crediticia de tu pyme.

5. Descuidar los plazos de amortización

Antes de firmar un crédito, es importante que te asegures de que podrás cumplir con los plazos de amortización previstos. Un error común de los emprendedores consiste en ser demasiado optimistas y pensar que podrán saldar la deuda rápidamente. Para evitar esta situación es importante que estimes cuánto tiempo necesitarás para recuperar la inversión y luego añadas, al menos, seis meses más para estar seguro de que podrás cumplir con los plazos. Ten en cuenta que incumplir los plazos no solo afectará al historial crediticio de tu pyme, dificultándole el acceso futuro a otros créditos, sino que también aumentará los intereses a pagar.

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
declarar el IVA tienda online

El comercio electrónico no para de crecer. Con 7 de cada 10 internautas españoles comprando online, el tercer trimestre de 2018 cerró con 10 000 millones de euros en ventas en España, casi el 30 % más respecto al año anterior, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Si te estás planteando aprovechar el potencial de este sector y abrir tu propio e-commerce, es importante que tengas claro el sistema de tributación.

No olvides que el IVA a la tienda online repercutirá sobre el precio final de tus productos y, por ende, en tus ventas y ganancias. Saber cuánto tendrás que pagar trimestralmente a Hacienda también te permitirá formarte una idea más precisa de tus gastos, para que puedas estimar tus beneficios y tomes medidas correctoras a tiempo.

¿Tengo que declarar el IVA de mi tienda online?

Ante todo, ten en cuenta que para operar una tienda online debes darte de alta en Hacienda y en la Seguridad Social, aunque no vendas mucho ya que la obligatoriedad de regularizar tu situación fiscal proviene de la regularidad con que realizas la actividad, no de los ingresos que obtienes. No obstante, la declaración de IVA de tu tienda e-commerce dependerá de la figura fiscal que elijas.

Si te das de alta como autónomo, debes indicar tu sector en el epígrafe de Impuesto de Actividades Económicas. Las tiendas online se pueden catalogar como “Comercio al por menor por correo o por catálogo”. Eso significa que tu negocio online se encuentra bajo el régimen fiscal de recargo de equivalencia, de manera que cuando compres a tu proveedor, tendrás que pagar un recargo adicional al IVA.

Los tipos de recargo de equivalencia que se aplican en la actualidad son:

IVA general al 21 % – recargo de equivalencia de un 5,2 %

IVA reducido al 10 % – recargo de equivalencia de un 1,4 %

IVA superreducido a un 4 % – recargo de equivalencia de un 0,5 %

La principal ventaja de este régimen es que no necesitas declarar a Hacienda el IVA de la tienda online en tus impuestos trimestrales, lo cual facilita la contabilidad. El aspecto negativo es que no puedes deducir el IVA de tus compras, ya que este sistema está pensado para que pagues directamente este impuesto a tus proveedores. También debes valorar que, al aplicar el recargo de equivalencia, si quieres ser rentable, tendrás que aumentar las ventas o alzar el precio al consumidor.

Si no quieres tributar según el recargo de equivalencia, que es obligatorio para los autónomos minoristas, o sea, aquellos que actúan como intermediarios entre el mayorista y los clientes finales, ya que no se aplica si vendes tus propios productos, debes gestionar el IVA de tu tienda online como una sociedad mercantil. Eso significa que tendrás que declarar y devolver a Hacienda todo el IVA que incluyes en cada una de tus ventas online, aunque también podrás deducir el IVA que pagues por tus compras.

¿Qué sucede si trabajo con proveedores extranjeros?

Si tus proveedores no están en España, no tendrás que pagarles el IVA, pues esas empresas no son responsables de ingresar ese dinero a la Agencia Tributaria española. En ese caso, tendrás que declarar el IVA e ingresarlo a Hacienda trimestralmente, además de pagar el recargo de equivalencia sobre las compras realizadas a tus proveedores.

Si tus proveedores son de la Unión Europea, debes presentar el modelo anual informativo de operaciones intracomunitarias. De hecho, tienes que estar dado de alta en el registro de operadores intracomunitarios y tener el VAT, el número de identificación de quienes realizan operaciones a nivel europeo. Si tus proveedores se encuentran fuera de la Unión Europea, tendrás que pagar el IVA y el recargo de equivalencia directamente en Aduana.
Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
La financiación de la pyme española

El tejido empresarial español se encuentra formado principalmente por pequeñas y medianas empresas, siendo éstas uno de los principales motores que impulsan la economía. Según el  VIII informe “La financiación de la pyme en España”, publicado por SGR-Cesgar, (link a la web de Cesgar) reveló que en 2018 se crearon 55.000 pymes más que el año anterior, sumando 3.593.369 empresas en total.

El 75,5 % de ellas se concentran en el área de los servicios, pero las telecomunicaciones y las tecnologías de la información son el sector que más ha crecido. El 95,3% de las pymes cuenta con menos de 10 empleados, predominando aquellas que solo tienen una persona empleada.

Más facturación, pero menos innovación

En sintonía con el crecimiento de la economía española, las pymes también han aumentado su facturación media. Ahora más empresas facturan entre 300.000 y 600.000 euros, un crecimiento que también se debe a la apuesta por la internacionalización. Las pymes que exportan aumentaron del 7,7 % en 2016 al 8,8 % en 2018, aunque durante el último trimestre se ha apreciado una ligera desaceleración.

No obstante, la perspectiva de crecimiento a corto plazo de estas empresas en España ha experimentado cierto retroceso respecto a 2017. El 44,8% cree que su facturación seguirá estable y el 13,4% prevé una disminución, si bien el 41,8% espera aumentar su facturación el próximo año.

Sin embargo, la innovación sigue siendo una asignatura pendiente. En el último año, el porcentaje de pymes que han realizado actividades innovadoras se ha reducido del 20,1% de 2016 al 16,8% en 2018.

Las necesidades de financiación de la pyme

La financiación es esencial para muchas pymes, sobre todo para aquellas que exportan o están innovando. En 2018, el 36,5% de las pymes españolas necesitaron financiación, una cifra que asciende al 43,8% en las empresas con más de 10 trabajadores.

La buena noticia es que el acceso a la financiación está mejorando. El 65,4% de las pymes que han necesitado financiación reconocen no haber encontrado dificultades. También se aprecia una tendencia a recurrir cada vez más a los bancos, que el año pasado fueron la fuente de financiación del 68,5% de estas empresas.

¿A qué se destina la financiación?

-       El 68,1% de las pymes destina la financiación a cubrir sus necesidades de circulante.

-       El 36,7% dedica el importe financiado a la compra de equipo productivo.

-       El 8,4% necesita la financiación para invertir en inmuebles.

-       El 2,7% destina la financiación a llevar adelante procesos de innovación.

-       El 2,5% de las empresas usa la financiación para expandirse en los mercados nacionales y

-       el 0,7% a la internacionalización.

El principal obstáculo a la financiación: La falta de garantías solicitadas

Casi una de cada dos empresas que han recibido financiación bancaria han tenido que presentar avales o garantías, una tendencia en aumento, en sintonía con la decisión de optar por los bancos. Las garantías más demandadas son aquellas que acompañan las solicitudes de financiación bancaria destinada al circulante, aunque el 5,3% de las pymes ha solicitado avales técnicos y el 4,1%, garantías para obtener financiación bancaria destinada a realizar inversiones.

La necesidad de garantías es mayor en algunos sectores: Telecomunicaciones y sociedad de la información, Hostelería y restauración, así como Servicios a las empresas y Construcción. También solicitan más garantías a las empresas innovadoras y exportadoras, así como a aquellas que tienen menos de 10 años de vida. Otro factor es el tamaño de la empresa, pues se solicitan más garantías a las empresas medianas y pequeñas que a las microempresas o a aquellas formadas por un solo empleado.

El papel de las Sociedades de Garantía Recíproca

Cada vez más pymes conocen a fondo la labor de las SGR. En 2018, un 5,9% de las pymes recurrió a los servicios de las SGR, un incremento notable en comparación con el 1,8% del 2016.

Las principales ventajas que aportan las SGR, según las pymes, son:

-       El 80,5% de las empresas señala que las SGR pueden mejorar el acceso a la financiación bancaria.

-       El 78,9% de las pymes resalta la posibilidad de recibir un asesoramiento adecuado.

-       El 75,9% indica la importancia de las SGR para ampliar los plazos de devolución de la financiación.

-       El 69,5% de las pymes reconoce que la participación de las SGR puede ser decisiva para obtener mayores importes en la financiación bancaria.

-       El 65,6% apunta que el respaldo de las SGR les ayuda a reducir los costes de la financiación bancaria.

Por último, vale aclarar que el 15% de las pequeñas y medianas empresas que necesitan financiación se plantean crear empleo si la obtuvieran, lo cual se traduciría en 713.000 nuevos empleos en un plazo de 3 años.

En esta infografía puedes ver los principales datos sobre la financiación de la pyme española:

fynaciación pymes

finacición para pymes

Autor: ConAvalSí
Categoría: Contabilidad
Seguridad Comunicación segura mediante certificado del servidor SSL y el acceso a la información protegida y se almacenada cifrada. Su IP de acceso 3.236.55.22